venmarktec - Poemas

EL RINCÓN DEL LIBRO
=> Nido de Avispas
=> El Club de los Martes
=> La casa del idolo de astarte
=> Lingotes de Oro
=> Manchas de sangre en el suelo
=> Poirot infringe la ley
=> Martín Rivas
=> El Lazarillo de Tormes
=> Carmina Burana
=> Poema de mio Cid
=> El Flaustista de Hamelin
=> Robin Hood
=> Calila y dimna
=> El poema de Gilgamesh
=> Cuerpos Superiores
=> Libro de Buen Amor
=> La Vida es Sueño
=> El Médico de su Honra
=> Romeo y Julieta
=> Hamlet
=> Otelo
=> La Fierecilla Domada
=> La Tempestad
=> Los Miserables
=> El Rey se divierte
=> Amante Liberal
=> El Coloquio de los Perros
=> Entremeses
=> La Española Inglesa
=> La Fuerza de la Sangre
=> La Gitanilla
=> La Ilustre Fregona
=> Licenciado Vidriera
=> Los Baños de Argel
=> Rinconete y Cortadillo
=> Niebla
=> La tía Tula
=> Abel Sánchez
=> San Manuel Bueno,Mártir
=> Verdad y Vida
=> El Médico a Palos
=> Las Preciosas Ridículas
=> El Vendedor más grande del mundo
=> El Milagro más grande del Mundo
=> Veinte poemas de amor y una canción desesperada
=> 100 Sonetos de Amor
=> Coplas de Jorge Manrique
=> El caballero de Olmedo
=> El arte de hacer Comedia
=> Noche de San Juan
=> El Vaso de Leche
=> Egloga I
=> Egloga III
=> Sonetos
=> Cuentos
=> El Hijo
=> Divina Comedia
=> La Vida Nueva
=> El Convivio
=> Corazón
=> Palomita Blanca
=> Bodas de Sangre
=> La casa de Bernarda Alba
=> La Zapatera Prodigiosa
=> Libro de Poemas
=> Poeta en Nueva York
=> Gitano
=> Viaje a la Luna
=> Yerma
=> Cuento de Navidad
=> Historia de dos Ciudades
=> Oliver Twist
=> Tiempos Difíciles
=> El Origen de las Especies
=> El Misterio de la Atlántida
=> Las Letanias de Satan
=> Poemas en Prosa
=> Los Cuatro Siete
=> Las Enseñanzas de Don Juan
=> Una Realidad Aparte
=> Viaje a Ixtlán
=> Relatos de Poder
=> Drácula
=> El Huésped de Drácula
=> La Joya de las siete Estrellas
=> Bailén
=> Miau
=> Misericordia
=> Trafalgar
=> Tristana
=> El Ahogado
=> El Rapto del Sol
=> En la Rueda
=> Irredención
=> Las Nieves eternas
=> Vísperas de Difuntos
=> La Chascuda
=> Bajo el Puente
=> El Trueno entre las Hojas
=> Kurupí
=> Sherlock Holmes
=> El Sabueso de los Baskerville
=> El Gato del Brasil
=> El experimento de Dr. Kleinplatz
=> El caso de Lady Sannox
=> El Carbunclo Azul
=> El aristócrata solterón
=> El Mundo Perdido
=> Memorias de una Pulga
=> Robinson Crusoe
=> La Celestina
=> El gran Inquisidor
=> El Jugador
=> El sueño del Príncipe
=> Memorias del Subsuelo
=> Noches Blancas
=> Novela en nueve cartas
=> El Alguacil Endemoniado
=> El Mundo por Dentro
=> Gracias y desgracias del ojo del culo
=> Juguetes de la Niñez
=> Poemas
=> Sueño de la Muerte
=> El artista del Hambre
=> Josefina la Cantora o el pueblo de los ratones
=> La Condena
=> La Metamorfosis
=> Ser Feliz
=> Un Medico Rural
=> Varios Cuentos
=> Brevísima relación de la destrucción de las indias
=> Crepúsculos de los ídolos
=> Chile, el golpe y los gringos
=> Crónica de una muerte anunciada
=> Cuentos de Camino
=> Del amor y otros demonios
=> Doce cuentos peregrinos
=> El amor en tiempos de cólera
=> El coronel no tiene quien le escriba
=> El olor de la Güayaba
=> El otoño del Patriarca
=> En Venezuela
=> Escritos Diversos
=> La Hojarasca
=> Eréndira y su Abuela Desalmada
=> La siesta de los Martes
=> Los funerales de la Mamá grande
=> Memoria de mis putas tristes
=> Muerte constante más allá del Amor
=> Ojos de perro azul
=> Relato de un náufrago
=> Todos los Cuentos
=> Un Hombre ha muerto de muerte natural
=> Alibech o la nueva conversa
=> de las mujeres ilustres en Romance
=> Madame Bovery
=> La leyenda de san Julian el Hospitalario
=> El Horla
=> El Lobo
=> El Miedo
=> ¿Fue un Sueño?
=> La Cabellera
=> La Mano
=> El nuevo acelerador
=> La Maquina del tiempo
=> Los depredadores del mar
=> Las Habichuelas Mágicas
=> Cuentos Indiscretos
=> La Conversión de Casanova
=> Demian
=> Siddaharta
=> Cuentos Maravillosos.
=> Narciso y goldmundo
=> La Ruta Interior
=> La explicación de la tabla de la esmeralda
=> El Zarco
=> Oye Dios!
=> 26 cuentos para pensar
=> La ilíada (parte 1)
=> La ilíada (parte 2)
=> La odisea (parte 1)
=> La odisea (parte 2)
=> Don Quijote de la Mancha (Resumen)
=> Metodo silva de control mental
=> EL CÓDIGO SECRETO DE LA BIBLIA
=> ROCKEROS CELESTES
INCREIBLE
ENIGMAS?
VENMARKTEC
GALERIA
EL RINCON DE LOS NIÑOS
EL RINCÓN DE LA ABUELA
PARIS HILTON
Contacto
Encuestas
web amigas
FOTOGRAFIAS



 

POEMAS

 

Francisco de Quevedo

 

~ ~ ~

 

SEPULCRO DE JASÓN, EL ARGONAUTA.

HABLA EN ÉL UN PEDAZO DE LA ENTENA

DE SU NAVE, EN CUYA FIGURA SE SUPONE

ESTÁ PROSOPOPEYA

 

 

Mi madre tuve entre ásperas montañas,

Si inútil con la edad soy seco leño;

Mi sombra fue regalo a más de un sueño,

Supliendo al jornalero sus cabañas.

 

Del viento desprecié sonoras sañas,

Y al encogido Invierno el cano ceño,

Hasta que a la segur, villano dueño

Dio licencia de herirme las entrañas.

 

Al mar di remos, y a la patria fría

De los granizos velas; fui el primero

Que acompañó del hombre la osadía.

 

¡Oh amigo caminante, oh pasajero,

Dile blandas palabras este día

Al polvo de Jasón mi marinero!

 

 

 

A CELESTINA

 

 

Yace en esta tierra fría,

Digna de toda crianza,

La vieja cuya alabanza

Tantas plumas merecía.

 

No quiso en el cielo entrar

A gozar de las estrellas,

Por no estar entre doncellas

Que no pudiese manchar.

 

 

 

REPRENDE A UNA ADÚLTERA LA CIRCUNSTANCIA

DE SU PECADO

 

 

Sola en ti, Lesbia, vemos ha perdido

El adulterio la vergüenza al Cielo,

Pues licenciosa, libre, y tan sin velo

Ofendes la paciencia del sufrido.

 

Por Dios, por ti, por mí, por tu marido,

No sirvas a su ausencia de libelo;

Cierra la puerta, vive con recelo,

Que el pecado se precia de escondido.

 

No digo yo que dejes tus amigos,

Mas digo que no es bien estén notados

De los pocos que son tus enemigos.

 

Mira que tus vecinos, afrentados,

Dicen que te deleitan los testigos

De tus pecados más que tus pecados.

 

 

 

SIGNIFICA EL MAL QUE ENTRA A LA ALMA

POR LOS OJOS, CON LA FÁBULA DE ACTEÓN

 

 

Estábase la Efesia cazadora

Dando en aljófar el sudor al baño,

Cuando en rabiosa luz se abrasa el año

Y la vida en incendios se evapora.

 

De sí, Narciso y Ninfa, se enamora,

Mas viendo conducido de su engaño

Que se acerca Acteón, temiendo el daño,

Fueron las Ninfas velo a su señora.

 

Con la arena intentaron el cegalle,

Mas luego que de amor miró el trofeo,

Cegó más noblemente con su talle.

 

Su frente endureció con arco feo,

Sus perros intentaron el matalle,

Y adelantóse a todos su deseo.

 

 

 

SALMO I (a)

 

 

Un nuevo corazón, un hombre nuevo

ha menester, Señor, el Alma mía:

desnúdame de mí, que ser podría

que a tu piedad pagase lo que debo.

 

Dudosos pies por ciega noche llevo,

que ya he llegado a aborrecer el día,

y temo que he de hallar la muerte fría

envuelta en (bien que dulce) mortal Cebo.

 

Tu imagen soy, tu hacienda propia he sido,

y si no es tu interés en mí, no creo

que otra cosa defiende mí partido.

 

Haz lo que pide el verme cual me veo,

no lo que pido yo: que de perdido,

aún no fío mi salud a mi deseo.

 

 

 

SALMO I (b)

 

 

Un nuevo corazón, un hombre nuevo

ha menester, Señor, la ánima mía:

desnúdame de mí, que ser podría

que a tu piedad pagase lo que debo.

 

Dudosos pies por ciega noche llevo,

que ya he llegado a aborrecer el día,

y temo que hallaré la muerte fría

envuelta en (bien que dulce) mortal Cebo.

 

Tu hacienda soy, tu imagen, Padre, he sido,

y si no es tu interés en mí, no creo

que otra cosa defiende mí partido.

 

Haz lo que pide verme cual me veo,

no lo que pido yo: pues de perdido,

recato mi salud de mi deseo.

 

 

 

SALMO VI (a)

 

 

¡Que llegue a tanto ya la maldad mía!

Aun Tú te espantarás, que tanto sabes,

eterno Autor del día,

en cuya voluntad están las llaves

del cielo y de la tierra.

Como que, porque sé por experiencia

de la mucha clemencia

que en tu pecho se encierra,

que ayudas a cualquier necesitado,

tan ciego estoy a mi mortal enredo,

que no te oso llamar, Señor, de miedo

de que querrás sacarme de pecado.

¡Oh baja servidumbre:

que quiero que me queme y no me alumbre

la Luz que la da a todos!

¡Gran cautiverio es éste en que me veo!

¡Peligrosa batalla

mi voluntad me ofrece de mil modos!

No espero libertad, ni la deseo,

de miedo de alcanzalla.

¿Cuál infierno, Señor, mi Alma espera

mayor que aquesta sujeción tan fiera?

 

 

 

SALMO VI (b)

 

 

¡Que llegue a tanto ya la maldad mía!

Aun Tú te espantarás, que bien lo sabes,

eterno Autor del día,

en cuya voluntad están las llaves

del cielo y de la tierra.

Como que, porque sé por experiencia

de la mucha clemencia

que en tu pecho se encierra,

que ayudas a cualquier necesitado,

tan ciego estoy en mi mortal enredo,

que no te oso llamar, Señor, de miedo

de que quieras sacarme de pecado.

¡Oh baja servidumbre:

que quiero que me queme y no me alumbre

la Luz que la da a todos!

¡Gran cautiverio es éste en que me veo!

¡Peligrosa batalla

mi voluntad me ofrece de mil modos!

No tengo libertad, ni la deseo,

de miedo de alcanzalla.

¿Cuál infierno, Señor, mi Alma espera

mayor que aquesta sujeción tan fiera?

 

 

 

SALMO IX (a)

 

 

Cuando me vuelvo atrás a ver los años

que han nevado la edad florida mía;

cuando miro las redes, los engaños

donde me vi algún día,

más me alegro de verme fuera dellos

que un tiempo me pesó de padecellos.

Pasa Veloz del mundo la figura,

y la muerte los pasos apresura;

la vida fugitiva nunca para,

ni el Tiempo vuelve atrás la anciana cara.

A llanto nace el hombre, y entre tanto

nace con el llanto

y todas las miserias una a una,

y sin saberlo empieza la Jornada

desde la primer cuna

a la postrera cama rehusada;

y las más veces, ¡oh, terrible caso!,

suele juntarlo todo un breve paso

y el necio que imagina que empezaba

el camino, le acaba.

¡Dichoso el que dispuesto ya a pasalle,

le empieza a andar con miedo de acaballe!

Sólo el necio mancebo,

que corona de flores la cabeza,

es el que solo empieza

siempre a vivir de nuevo.

¡Dichoso aquel que Vive de tal suerte

que el sale a recibir su misma muerte!

 

 

 

SALMO IX (b)

 

 

Cuando me vuelvo atrás a ver los años

que han nevado la edad florida mía;

cuando miro las redes, los engaños

donde me vi algún día,

más me alegro de verme fuera dellos

que un tiempo me pesó de padecellos.

Pasa Veloz del mundo la figura,

y la muerte los pasos apresura;

la vida nunca para

ni el Tiempo vuelve atrás la anciana cara.

Nace el hombre sujeto a la Fortuna,

y en naciendo comienza la jornada

desde la tierna cuna

a la tumba enlutada;

y las más veces suele un breve paso

distar aqueste oriente de su ocaso.

Sólo el necio mancebo,

que corona de flores la cabeza,

es el que solo empieza

siempre a vivir de nuevo.

Pues si la vida es tal, si es de esta suerte,

llamarla vida, agravio es de la muerte.

 

 

 

SALMO X (a)

 

 

Trabajos dulces, dulces penas mías,

pasadas alegrías

que atormentáis ahora mi memoria,

dulce en un tiempo, sí, mas breve gloria

gozada en años y perdida en días;

tarde y sin fruto derramados llantos,

si sois castigo de los cielos santos,

con vosotros me alegro y me enriquezco,

porque sé de mí mismo que os merezco,

y me consuelo más que me lastimo;

mas, si regalos sois, más os estimo,

mirando que en el suelo,

sin merecerlo, me regala el cielo.

Perdí mi libertad, mi bien con ella:

no dejó en todo el cielo alguna Estrella

que no solicitase,

entre llantos, la voz de mi querella,

¡tanto sentí mirar que me dejase!

Mas ya, ver mi dolor, me he consolado

de haber mi bien perdido,

y en parte de perderle me he holgado,

por interés de haberle conocido.

 

 

 

SALMO X (b)

 

 

Trabajos dulces, dulces penas mías,

pasadas alegrías

que atormentáis ahora mi memoria,

dulce en un tiempo, sí, mas breve gloria,

que llevaron tras sí mis breves días

mal derramados llantos,

si sois castigo de los cielos santos,

con vosotros me alegro y me enriquezco

porque sé de mí mismo que os merezco,

y me consuelo más que me lastimo;

mas si regalos sois, más os estimo,

mirando que en el suelo

sin merecerlo me regala el cielo.

Perdí mi libertad, mi bien con ella:

no dejó en todo el cielo alguna Estrella

que no solicitase,

entre llantos, la voz de mi querella,

¡tanto sentí el mirar que me dejase!

Mas ya me he consolado

de ver mi bien, ¡oh gran Señor!, perdido,

y en parte, de perderle me he holgado,

por interés de haberle conocido.

 

 

 

SALMO XIV

 

 

Perdióle a la razón el apetito

el debido respeto,

y es lo peor que piensa que el delito

tan grande, puede a Dios estar secreto,

cuya sabiduría

la oscuridad del corazón del hombre,

desde el cielo mayor, leerá más claro.

Yace esclava del cuerpo la alma mía,

tan olvidada ya del primer nombre

que hasta su perdición compra tan caro,

que no teme otra cosa

sino perder aquel estado infame,

que debiera temer tan solamente,

pues la razón más viva y más forzosa

que me consuela y fuerza a que la llame,

aunque no se arrepiente,

es que está ya tan fea,

lo mejor de la edad pasado y muerto,

que imagino por cierto

que se ha de arrepentir cuando se vea.

Sólo me da cuidado

ver que esta conversión tan prevenida

ha de venir a ser agradecida

más que a mi voluntad, a mi pecado;

pues ella no es tan buena

que desprecie por mala tanta pena,

y él es tan vil y de dolor tan lleno,

aunque muestra regalo,

que sólo tiene bueno

el dar conocimiento de que es malo.

 

 

 

SALMO XVI (a)

 

 

Ven ya, miedo de fuertes y de sabios:

irá la Alma indignada con gemido

debajo de las sombras, y el olvido

beberán por demás mis secos labios.

Por tal manera Curios, Decios, Fabios

fueron; por tal ha de ir cuanto ha nacido.

Si quieres ser a alguno bien venido,

trae con mi vida fin a mis agravios.

Esta lágrima ardiente, con que miro

el negro cerco que rodea a mis ojos,

naturaleza es, no sentimiento.

Con el aire primero este suspiro

empecé, y hoy le acaban mis enojos,

porque me deba todo al monumento.

 

 

 

SALMO XVI (b)

 

 

Ven ya, Miedo de Fuertes y de Sabios:

Huya el cuerpo indignado con gemido

Debajo de las Sombras, y el olvido

Beberán por demás mis secos labios.

Fallecieron los Curios y los Fabios,

Y no pesa una libra, reducido

A cenizas, el Rayo amanecido

En Macedonia a fulminar agravios.

Desata de este polvo y de este aliento

El nudo frágil, en que está animada

Sombra que sucesivo anhela el viento.

¿Por qué emperezas el venir rogada

A que me cobre deuda el monumento,

Pues es la Humana Vida larga, y nada?

 

 

 

SALMO XVII

 

 

Miré los muros de la Patria mía,

si un tiempo fuertes, ya desmoronados,

de larga edad y de vejez cansados,

dando obediencia al tiempo en muerte fría.

 

Salíme al campo y vi que el sol bebía

los arroyos del hielo desatados,

y del monte quejosos los ganados,

porque en sus sombras dio licencia al día.

 

Entré en mi casa y vi que, de cansada,

se entregaba a los años por despojos.

Hallé mi espada de la misma suerte;

 

mi vestidura, de servir gastada;

y no hallé cosa en que poner los ojos

donde no viese imagen de mi muerte.

 

 

 

ENSEÑA CÓMO TODAS LAS COSAS

AVISAN DE LA MUERTE

 

 

Miré los muros de la Patria mía,

Si un tiempo fuertes, ya desmoronados,

De la carrera de la edad cansados,

Por quien caduca ya su valentía.

 

Salíme al Campo, vi que el Sol bebía

Los arroyos del hielo desatados,

Y del Monte quejosos los ganados,

Que con sombras hurtó su luz al día.

 

Entré en mi Casa; vi que, amancillada,

De anciana habitación era despojos;

Mi báculo más corvo y menos fuerte.

 

Vencida de la edad sentí mi espada,

Y no hallé cosa en que poner los ojos

Que no fuese recuerdo de la muerte.

 

 

El sabio no dice lo que sabe, y el necio no sabe lo que dice.

Si los hombres han nacido con dos ojos, dos orejas y una sola lengua es porque se debe escuchar y mirar dos veces antes de hablar

Lo que importa verdaderamente en la vida no son los objetivos que nos marcamos, sino los caminos que seguimos para lograrlo.

Hay dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana; de la primera no estoy muy seguro.

Hay dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana; de la primera no estoy muy seguro.

El nacimiento y la muerte no son dos estados distintos, sino dos aspectos del mismo estado

Las personas son como la Luna. Siempre tienen un lado oscuro que no enseñan a nadie.

Las conversaciones son siempre peligrosas si se tiene algo que ocultar

El saber y la razón hablan, la ignorancia y el error gritan.

Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de mofa

Algunas personas son tan falsas que ya no distinguen que lo que piensan es justamente lo contrario de lo que dicen.

Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha.


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
VENMARKTEC-LIBROS