venmarktec - La Maquina del tiempo

EL RINCÓN DEL LIBRO
=> Nido de Avispas
=> El Club de los Martes
=> La casa del idolo de astarte
=> Lingotes de Oro
=> Manchas de sangre en el suelo
=> Poirot infringe la ley
=> Martín Rivas
=> El Lazarillo de Tormes
=> Carmina Burana
=> Poema de mio Cid
=> El Flaustista de Hamelin
=> Robin Hood
=> Calila y dimna
=> El poema de Gilgamesh
=> Cuerpos Superiores
=> Libro de Buen Amor
=> La Vida es Sueño
=> El Médico de su Honra
=> Romeo y Julieta
=> Hamlet
=> Otelo
=> La Fierecilla Domada
=> La Tempestad
=> Los Miserables
=> El Rey se divierte
=> Amante Liberal
=> El Coloquio de los Perros
=> Entremeses
=> La Española Inglesa
=> La Fuerza de la Sangre
=> La Gitanilla
=> La Ilustre Fregona
=> Licenciado Vidriera
=> Los Baños de Argel
=> Rinconete y Cortadillo
=> Niebla
=> La tía Tula
=> Abel Sánchez
=> San Manuel Bueno,Mártir
=> Verdad y Vida
=> El Médico a Palos
=> Las Preciosas Ridículas
=> El Vendedor más grande del mundo
=> El Milagro más grande del Mundo
=> Veinte poemas de amor y una canción desesperada
=> 100 Sonetos de Amor
=> Coplas de Jorge Manrique
=> El caballero de Olmedo
=> El arte de hacer Comedia
=> Noche de San Juan
=> El Vaso de Leche
=> Egloga I
=> Egloga III
=> Sonetos
=> Cuentos
=> El Hijo
=> Divina Comedia
=> La Vida Nueva
=> El Convivio
=> Corazón
=> Palomita Blanca
=> Bodas de Sangre
=> La casa de Bernarda Alba
=> La Zapatera Prodigiosa
=> Libro de Poemas
=> Poeta en Nueva York
=> Gitano
=> Viaje a la Luna
=> Yerma
=> Cuento de Navidad
=> Historia de dos Ciudades
=> Oliver Twist
=> Tiempos Difíciles
=> El Origen de las Especies
=> El Misterio de la Atlántida
=> Las Letanias de Satan
=> Poemas en Prosa
=> Los Cuatro Siete
=> Las Enseñanzas de Don Juan
=> Una Realidad Aparte
=> Viaje a Ixtlán
=> Relatos de Poder
=> Drácula
=> El Huésped de Drácula
=> La Joya de las siete Estrellas
=> Bailén
=> Miau
=> Misericordia
=> Trafalgar
=> Tristana
=> El Ahogado
=> El Rapto del Sol
=> En la Rueda
=> Irredención
=> Las Nieves eternas
=> Vísperas de Difuntos
=> La Chascuda
=> Bajo el Puente
=> El Trueno entre las Hojas
=> Kurupí
=> Sherlock Holmes
=> El Sabueso de los Baskerville
=> El Gato del Brasil
=> El experimento de Dr. Kleinplatz
=> El caso de Lady Sannox
=> El Carbunclo Azul
=> El aristócrata solterón
=> El Mundo Perdido
=> Memorias de una Pulga
=> Robinson Crusoe
=> La Celestina
=> El gran Inquisidor
=> El Jugador
=> El sueño del Príncipe
=> Memorias del Subsuelo
=> Noches Blancas
=> Novela en nueve cartas
=> El Alguacil Endemoniado
=> El Mundo por Dentro
=> Gracias y desgracias del ojo del culo
=> Juguetes de la Niñez
=> Poemas
=> Sueño de la Muerte
=> El artista del Hambre
=> Josefina la Cantora o el pueblo de los ratones
=> La Condena
=> La Metamorfosis
=> Ser Feliz
=> Un Medico Rural
=> Varios Cuentos
=> Brevísima relación de la destrucción de las indias
=> Crepúsculos de los ídolos
=> Chile, el golpe y los gringos
=> Crónica de una muerte anunciada
=> Cuentos de Camino
=> Del amor y otros demonios
=> Doce cuentos peregrinos
=> El amor en tiempos de cólera
=> El coronel no tiene quien le escriba
=> El olor de la Güayaba
=> El otoño del Patriarca
=> En Venezuela
=> Escritos Diversos
=> La Hojarasca
=> Eréndira y su Abuela Desalmada
=> La siesta de los Martes
=> Los funerales de la Mamá grande
=> Memoria de mis putas tristes
=> Muerte constante más allá del Amor
=> Ojos de perro azul
=> Relato de un náufrago
=> Todos los Cuentos
=> Un Hombre ha muerto de muerte natural
=> Alibech o la nueva conversa
=> de las mujeres ilustres en Romance
=> Madame Bovery
=> La leyenda de san Julian el Hospitalario
=> El Horla
=> El Lobo
=> El Miedo
=> ¿Fue un Sueño?
=> La Cabellera
=> La Mano
=> El nuevo acelerador
=> La Maquina del tiempo
=> Los depredadores del mar
=> Las Habichuelas Mágicas
=> Cuentos Indiscretos
=> La Conversión de Casanova
=> Demian
=> Siddaharta
=> Cuentos Maravillosos.
=> Narciso y goldmundo
=> La Ruta Interior
=> La explicación de la tabla de la esmeralda
=> El Zarco
=> Oye Dios!
=> 26 cuentos para pensar
=> La ilíada (parte 1)
=> La ilíada (parte 2)
=> La odisea (parte 1)
=> La odisea (parte 2)
=> Don Quijote de la Mancha (Resumen)
=> Metodo silva de control mental
=> EL CÓDIGO SECRETO DE LA BIBLIA
=> ROCKEROS CELESTES
INCREIBLE
ENIGMAS?
VENMARKTEC
GALERIA
EL RINCON DE LOS NIÑOS
EL RINCÓN DE LA ABUELA
PARIS HILTON
Contacto
Encuestas
web amigas
FOTOGRAFIAS



 

LA MAQUINA DEL TIEMPO

H. G. WELLS

 

 

INTRODUCCION

El Viajero a través del Tiempo (pues convendrá llamarle así al hablar de él) nos

exponía una misteriosa cuestión. Sus ojos grises brillaban lanzando centellas, y

su rostro, habitualmente pálido, mostrábase encendido y animado. El fuego ardía

fulgurante y el suave resplandor de las lámparas incandescentes, en forma de

lirios de plata, se prendía en las burbujas que destellaban y subían dentro de

nuestras copas. Nuestros sillones, construidos según sus diseños, nos abrazaban

y acariciaban en lugar de someterse a que nos sentásemos sobre ellos; y había

allí esa sibarítica atmósfera de sobremesa, cuando los pensamientos vuelan

gráciles, libres de las trabas de la exactitud. Y él nos la expuso de este modo,

señalando los puntos con su afilado índice, mientras que nosotros, arrellanados

perezosamente, admirábamos su seriedad al tratar de aquella nueva paradoja (eso

la creíamos) y su fecundidad.

-Deben ustedes seguirme con atención. Tendré que discutir una o dos ideas que

están casi universalmente admitidas. Por ejemplo, la geometría que les han

enseñado en el colegio está basada sobre un concepto erróneo.

-¿No es más bien excesivo con respecto a nosotros ese comienzo? -dijo Filby, un

personaje polemista de pelo rojo.

-No pienso pedirles que acepten nada sin motivo razonable para ello. Pronto

admitirán lo que necesito de ustedes. Saben, naturalmente, que una línea

matemática de espesor nulo no tiene existencia real. ¿Les han enseñado esto?

Tampoco la posee un plano matemático. Estas cosas son simples abstracciones.

-Esto está muy bien -dijo el Psicólogo.

-Ni poseyendo tan sólo longitud, anchura y espesor, un cubo tener existencia

real.

-Eso lo impugno -dijo Filby-. Un cuerpo sólido puede, por supuesto, existir.

Todas las cosas reales...

-Eso cree la mayoría de la gente. Pero espere un momento, ¿puede un cubo

instantáneo existir?

-No le sigo a usted -dijo Filby.

-¿Un cubo que no lo sea en absoluto durante, algún tiempo puede tener una

existencia real?

Filby quedóse pensativo.

-Evidentemente -prosiguió el Viajero a través del Tiempo- todo cuerpo real debe

extenderse en cuatro direcciones: debe tener Longitud, Anchura, Espesor y...

Duración. Pero debido a una flaqueza natural de la carne, que les explicaré

dentro de un momento, tendemos a olvidar este hecho. Existen en realidad cuatro

dimensiones, tres a las que llamamos los tres planos del Espacio, y una cuarta,

el Tiempo. Hay, sin embargo, una tendencia a establecer una distinción

imaginaria entre las tres primeras dimensiones y la última, porque sucede que

nuestra conciencia se mueve por intermitencias en una dirección a lo largo de la

última desde el comienzo hasta el fin de nuestras vidas.

-Eso -dijo un muchacho muy joven, haciendo esfuerzos espasmódicos para encender

de nuevo su cigarro encima de la lámpara eso... es, realmente, muy claro.

-Ahora bien, resulta notabilísimo que se olvide esto con tanta frecuencia

--continuó el Viajero a través del Tiempo en un ligero acceso de jovialidad-.

Esto es lo que significa, en realidad, la Cuarta Dimensión, aunque ciertas

gentes que hablan de la Cuarta Dimensión no sepan lo que es. Es solamente otra

manera de considerar el Tiempo. No hay diferencia entre el Tiempo y cualesquiera

de las tres dimensiones salvo que nuestra conciencia se mueve a lo largo de

ellas. Pero algunos necios han captado el lado malo de esa idea. ¿No han oído

todos ustedes lo que han dicho esas gentes acerca de la Cuarta Dimensión?

-Yo no-dijo el Corregidor.

-Pues, sencillamente, esto. De ese Espacio, tal como nuestros matemáticos lo

entienden, se dice que tiene tres dimensiones, que pueden llamarse Longitud,

Anchura y Espesor, y que es siempre definible por referencia a tres planos, cada

uno de ellos en ángulo recto con los otros. algunas mentes filosóficas se han

preguntado: ¿por qué tres dimensiones, precisamente?, ¿por qué no otra dirección

en ángulos rectos con las otras tres? E incluso han intentado construir una

geometría de Cuatro Dimensiones. El profesor Simon Newcomb[1] expuso esto en la

Sociedad Matemática de Nueva York hace un mes aproximadamente. Saben ustedes

que, sobre una superficie plana que no tenga más que dos dimensiones, podemos

representar la figura de un sólido de tres dimensiones, e igualmente creen que

por medio de modelos de tres dimensiones representarían uno de cuatro, si

pudiesen conocer la perspectiva de la cosa. ¿Comprenden?

-Así lo creo -murmuró el Corregidor; y frunciendo las cejas se sumió en un

estado de introversión, moviendo sus labios como quien repite unas palabras

místicas-. Sí, creo que ahora le comprendo -dijo después de un rato, animándose

de un modo completamente pasajero.

-Bueno, no tengo por qué ocultarles que vengo trabajando hace tiempo sobre esa

geometría de las Cuatro Dimensiones. Algunos de mis resultados son curiosos. Por

ejemplo, he aquí el retrato de un hombre a los ocho años, otro a los quince,

otro a los diecisiete, otro a los veintitrés, y así sucesivamente. Todas éstas

son sin duda secciones, por decirlo así, representaciones Tri-Dimensionales de

su ser de Cuatro Dimensiones, que es una cosa fija e inalterable.

»Los hombres de ciencia -prosiguió el Viajero a través del Tiempo, después de

una pausa necesaria para la adecuada asimilación de lo anterior- saben muy bien

que el Tiempo es únicamente una especie de Espacio. Aquí tienen un diagrama

científico conocido, un indicador del tiempo. Esta línea que sigo con el dedo

muestra el movimiento del barómetro. Ayer estaba así de alto, anoche descendió,

esta mañana ha vuelto a subir y llegado suavemente hasta aquí. Con seguridad el

mercurio no ha trazado esta línea en las dimensiones del Espacio generalmente

admitidas. Indudablemente esa línea ha sido trazada, y por ello debemos inferir

que lo ha sido a lo largo de la dimensión del Tiempo.

-Pero -dijo el Doctor, mirando fijamente arder el carbón en la chimenea-, si el

Tiempo es tan sólo una cuarta dimensión del Espacio, ¿por qué se le ha

considerado siempre como algo diferente? ¿Y por qué no podemos movernos aquí y

allá en el Tiempo como nos movemos y allá en las otras dimensiones del Espacio?

El viajero a través del Tiempo sonrió.

-¿Esta usted seguro de que podemos movernos libremente en el Espacio? Podemos ir

a la derecha y a la izquierda, hacia adelante y hacia atrás con bastante

libertad, y los hombres siempre lo han hecho. Admito que nos movernos libremente

en dos dimensiones. Pero ¿cómo hacia arriba y hacia abajo? La gravitación nos

limita ahí.

-Eso no es del todo exacto -dijo el Doctor---. Ahí tiene usted los globos.

-Pero antes de los globos, excepto en los saltos espasmódicos y en las

desigualdades de la superficie, el hombre no tenía libertad para el movimiento

vertical.

-Aunque puede moverse un poco hacia arriba y hacia-dijo el Doctor.

- Con facilidad, con mayor facilidad hacia abajo que hacia arriba.

-Y usted no puede moverse de ninguna manera en el Tiempo, no puede huir del

momento presente.

-Mi querido amigo, en eso es en lo que está usted pensado. Eso es justamente en

lo que el mundo entero se equivoca. Estamos escapando siempre del momento

presente. Nuestras existencias mentales, que son inmateriales y que carecen de

dimensiones, pasan a lo largo de la dimensión del Tiempo con una velocidad

uniforme, desde la cuna hasta la tumba. Lo mismo que viajaríamos hacia abajo si

empezásemos nuestra existencia cincuenta millas por encima de la superficie

terrestre.

-Pero la gran dificultad es ésta --interrumpió el Psicólogo-: puede usted

moverse de aquí para allá en todas las direcciones del Espacio; pero no puede

usted moverse de aquí para allá en el Tiempo.

-Ese es el origen de mi gran descubrimiento. Pero se equivoca usted al decir que

no podemos movernos de aquí para allá en el Tiempo. Por ejemplo, si recuerdo muy

vivamente un incidente, retrocedo al momento en que ocurrió: me convierto en un

distraído, como usted dice. Salto hacia atrás durante un momento. Naturalmente,

no tenemos medios de permanecer atrás durante un período cualquiera de Tiempo,

como tampoco un salvaje o un animal pueden sostenerse en el aire seis pies por

encima de la tierra. Pero el hombre civilizado está en mejores condiciones que

el salvaje a ese respecto. Puede elevarse en un globo pese a la gravitación; y

¿por qué no ha de poder esperarse que al final sea capaz de detener o de

acelerar su impulso a lo largo de la dimensión del Tiempo, o incluso de dar la

vuelta y de viajar en el otro sentido?

-¡Oh!, eso... -comentó Filby- es...

-¿Por qué no ... ? -dijo el Viajero a través del Tiempo.

-Eso va contra la razón --terminó Filby.

-¿Qué razón? -dijo el Viajero a través del Tiempo.

-Puede usted por medio de la argumentación demostrar que lo negro es blanco

-dijo Filby-, pero no me convencerá usted nunca.

-Es posible -replicó el Viajero a través del Tíempo---. Pero ahora empieza usted

a percibir el objeto de mis investigaciones en la geometría de Cuatro

Dimensiones. Hace mucho que tenía yo un vago vislumbre de una máquina...

- ¡Para viajar a través del Tiempo! -exclamó el Muchacho Muy joven.

- Que viaje indistintamente en todas las direcciones del Espacio y del Tiempo,

como decida el conductor de ella.

Filby se contentó con reír.

- Pero he realizado la comprobación experimental -dijo el Viajero a través del

Tiempo.

- Eso sería muy conveniente para el historiador -sugirió el Psicólogo-. ¡Se

podría viajar hacia atrás y confirmar el admitido relato de la batalla de

Hastings[2], por ejemplo!

- ¿No cree usted que eso atraería la atención? -dijo el Doctor-. Nuestros

antepasados no tenían una gran tolerancia por los anacronismos.

- Podría uno aprender el griego de los propios labios de Homero y de Platón4

-sugirió el Muchacho Muy joven.

- En cuyo caso le suspenderían a usted con seguridad en el primer curso. Los

sabios alemanes ¡han mejorado tanto el griego!

- Entonces, ahí está el porvenir -dijo el Muchacho Muy Joven-. ¡Figúrense!

¡Podría uno invertir todo su dinero, dejar que se acumulase con los intereses, y

lanzarse hacia adelante!

- A descubrir una sociedad -dije yo- asentada sobre una base estrictamente

comunista.

- De todas las teorías disparatadas y extravagantes -comenzó el Psicólogo.

- Sí, eso me parecía a mí, por lo cual no he hablado nunca de esto hasta...

- ¿Verificación experimental? -exclamé-. ¿Va usted a experimentar eso?

- ¡El experimento! -exclamó Filby, que tenía el cerebro fatigado.

- Déjenos presenciar su experimento de todos modos –dijo el Psicólogo-, aunque

bien sabe usted que es todo patraña.

El Viajero a través del Tiempo nos sonrió a todos. o, sonriendo aún levemente y

con las manos hundidas en los bolsillos de sus pantalones, salió despacio de la

habitación y oímos sus zapatillas arrastrarse por el largo corredor hacia su

laboratorio.

El Psicólogo nos miro.

- Y yo pregunto: ¿a qué ha ido?

- Algún juego de manos, o cosa parecida -dijo el Doctor; y Filby intentó

hablarnos de un prestidigitador que había visto en Burlesm[3]; pero antes de que

hubiese terminado su exordio, el Viajero a través del Tiempo volvió y la

anécdota de Filby fracasó.

LA MAQUINA

La cosa que el Viajero a través del Tiempo tenía en su mano era una brillante

armazón metálica, apenas mayor que un relojito y muy delicadamente

confeccionada. Había en aquello marfil y una sustancia cristalina y

transparente. Y ahora debo ser explícito, pues lo que sigue -a menos que su

explicación sea aceptada- es algo absolutamente inadmisible. Cogió él una de las

mesitas octogonales que había esparcidas alrededor de la habitación y la colocó

enfrente de la chimenea, con dos patas sobre la alfombra. Puso la máquina encima

de ella. Luego acercó una silla y se sentó. El otro objeto que había sobre la

mesa era una lamparita con pantalla, cuya brillante luz daba de lleno sobre

aquella cosa. Había allí también una docena de bujías aproximadamente, dos en

candelabros de bronce sobre la repisa de la chimenea y otras varias en brazos de

metal, así es que la habitación estaba profusamente iluminada. Me senté en un

sillón muy cerca del fuego y lo arrastré hacia adelante a fin estar casi entre

el Viajero a través del Tiempo y el hogar. Filby se sentó detrás de él, mirando

por encima de su hombro. El Doctor y el Corregidor le observaban de perfil desde

la derecha, y el Psicólogo desde la izquierda. El Muchacho Muy joven se erguía

detrás del Psicólogo. Estábamos todos sobre aviso. Me parece increíble que

cualquier clase de treta, aunque sutilmente ideada y realizada con destreza, nos

hubiese engañado en esas condiciones.

El Viajero a través del Tiempo nos contempló, y luego a su máquina.

-Bien, ¿y qué? -dijo el Psicólogo.

-Este pequeño objeto -dijo el Viajero a través del Tiempo acodándose sobre la

mesa y juntando sus manos por encima del aparato- es sólo un modelo. Es mi

modelo de una máquina para viajar a través del tiempo. Advertirán ustedes que

parece singularmente ambigua y que esta varilla rutilante presenta un extraño

aspecto, como si fuese en cierto modo irreal.

Y la señaló con el dedo.

-He aquí, también, una pequeña palanca blanca, y ahí otra.

El Doctor se levantó de su asiento y escudriñó el interior de la cosa.

-Está esmeradamente hecho -dijo.

-He tardado dos años en construirlo -replicó el Viajero a través del Tiempo.

Luego, cuando todos hubimos imitado el acto del Doctor, aquél dijo:

-Ahora quiero que comprendan ustedes claramente que, al apretar esta palanca,

envía la máquina a planear en el futuro y esta

otra invierte el movimiento. Este soporte representa el asiento del Viajero a

través del Tiempo. Dentro de poco voy a mover la palanca, y la máquina partirá.

Se desvanecerá, Se adentrará en el tiempo futuro, y desaparecerá. Mírenla a

gusto. Examinen también la mesa, y convénzanse ustedes de que no hay trampa. No

quiero desperdiciar este modelo y que luego me digan que soy un charlatán.

Hubo, una pausa aproximada de un minuto. El Psicólogo pareció que iba a

hablarme, pero cambió de idea. el Viajero a través del Tiempo adelantó su dedo

hacia la palanca.

-No -dijo de repente-. Déme su mano.

Y volviéndose hacía el Psicólogo, le cogió la mano y le dijo que extendiese el

índice. De modo que fue el propio Psicólogo quien envió el modelo de la Máquina

del Tiempo hacia su interminable viaje. Vimos todos bajarse la palanca. Estoy

completamente seguro de que no hubo engaño. Sopló una ráfaga de aire, y la llama

de la lámpara se inclinó. Una de las bujías de la repisa de la chimenea se apagó

y la maquinita giró en redondo de pronto, se hizo indistinta, la vimos como un

fantasma durante un segundo quizá, como un remolino de cobre y marfil brillando

débilmente; y partió... ¡se desvaneció! Sobre la mesa vacía no quedaba más que

la lámpara.

Todos permanecimos silenciosos durante un minuto.

-¡Vaya con el chisme! -dijo Filby a continuación.

El Psicólogo salió de su estupor y miró repentinamente de la mesa. Ante lo cual

el Viajero a través del Tiempo rió jovialmente.

-Bueno, ¿y qué? -dijo, rememorando al Psicólogo. Después se levantó, fue hacia

el bote de tabaco que estaba sobre la repisa de la chimenea y, de espaldas a

nosotros, empezó a llenar su pipa.

Nos mirábamos unos a otros con asombro.

-Dígame -preguntó el Doctor-: ¿ha hecho usted esto en serio? ¿Cree usted

seriamente que esa máquina viajará a través del tiempo?

-Con toda certeza -contestó el Viajero a través del Tiempo, deteniéndose para

prender una cerilla en el fuego. Luego se volvió, encendiendo su pipa, para

mirar al Psicólogo de frente. (Este, para demostrar que no estaba trastornado,

cogió un cigarro e intentó encenderlo sin cortarle la punta)-. Es más, tengo ahí

una gran máquina casi terminada -y señaló hacia el laboratorio,-, y cuando esté

montada por completo, pienso hacer un viaje por mi propia cuenta.

-¿Quiere usted decir que esa máquina viaja por el futuro? -dijo Filby.

-Por el futuro y por el pasado..., no sé, con seguridad, por cuál.

Después de una pausa el Psicólogo tuvo una inspiración.

-De haber ido a alguna parte, habrá sido al pasado -dijo.

-¿Por qué? -preguntó el Viajero a través del Tiempo.

-Porque supongo que no se ha movido en el espacio; si viajase por el futuro aún

estaría aquí en este momento, puesto que debería viajar por el momento presente.

-Pero -dije yo-, si viajase por el pasado, hubiera sido visible cuando entramos

antes en esta habitación; y el jueves último cuando estuvimos aquí; y el jueves

anterior a ése, ¡y así sucesivamente!

-Serias objeciones -observó el Corregidor con aire de imparcialidad, volviéndose

hacia el Viajero a través del Tiempo.

-Nada de eso -dijo éste, y luego, dirigiéndose al Psicólogo-: piénselo. Usted

puede explicar esto. Ya sabe usted que hay una representación bajo el umbral,

una representación diluida.

-En efecto -dijo el Psicólogo, y nos tranquilizó-. es un simple punto de

psicología. Debería haber pensado en ello. Es bastante claro y sostiene la

paradoja deliciosamente. No podemos ver, ni podemos apreciar esta como tampoco

podemos ver el rayo de una rueda en plena rotación, o una bala volando por el

aire. Si viaja a través del tiempo cincuenta o cien veces más de prisa que

nosotros, si recorre un minuto mientras nosotros un segundo, la impresión

producida será, naturalmente, tan sólo una cincuentésima o una centésima de lo

que sería si no viajase a través del tiempo. Está bastante claro.

Paso su mano por el sitio donde había estado la máquina

-¿Comprenden ustedes? -dijo riendo.

Seguimos sentados mirando fijamente la mesa vacía te casi un minuto. Luego el

Viajero a través del po nos preguntó qué pensábamos de todo aquello.

-Me parece bastante plausible esta noche -dijo el r-; pero hay que esperar hasta

mañana. De día se ven las cosas de distinto modo.

-¿Quieren ustedes ver la auténtica Máquina del Tiempo? -preguntó el Viajero a

través del Tiempo.

Y, dicho esto, cogió una lámpara y mostró el camino el largo y oscuro corredor

hacia su laboratorio. Recuerdo vivamente la luz vacilante, la silueta de su

extraña y a cabeza, la danza de las sombras, cómo le seguíamos perplejos pero

incrédulos, y cómo allí, en el laboratorio, contemplamos una reproducción en

gran tamaño de la maquinita que habíamos visto desvanecerse ante nuestros ojos.

Tenía partes de níquel, de marfil, otras que habían sido indudablemente limadas

o aserradas de un cristal de roca. La máquina estaba casi completa, pero unas

barras de cristal retorcido sin terminar estaban colocadas sobre un banco de

carpintero, junto a algunos planos; cogí una de aquéllas para examinarla mejor.

Parecía ser de cuarzo.

-¡Varnos! -dijo el Doctor- . ¿Habla usted completamente en serio? ¿0 es esto una

burla... como ese fantasma que nos enseñó usted la pasada Navidad?

-Montado en esta máquina -dijo el Viajero a través del Tiempo, levantando la

lámpara- me propongo explorar el tiempo. ¿Está claro? No he estado nunca en mi

vida más serio.

Ninguno sabíamos en absoluto cómo tomar aquello.

Capté la mirada de Filby por encima del hombro del Doctor, y me guiñó

solemnemente un ojo.

EL VIAJERO A TRAVES DEL TIEMPO VUELVE

Creo que ninguno de nosotros creyó en absoluto ni por un momento en la Máquina

del Tiempo. El hecho es que el Viajero a través del Tiempo era uno de esos

hombres demasiado inteligentes para ser creídos; con él teníase la sensación de

que nunca se le percibía por entero; sospechaba uno siempre en él alguna sutil

reserva, alguna genialidad emboscada, detrás de su lúcida franqueza. De haber

sido Filby quien nos hubiese enseñado el modelo y explicado la cuestión con las

palabras del Viajero a través del Tiempo, habríamosle mostrado mucho menos

escepticismo. Porque hubiésemos comprendido sus motivos: un carnicero entendería

a Filby. Pero el Viajero a través del Tiempo tenía más de un rasgo de fantasía

entre sus elementos, y desconfiábamos de él. Cosas que hubieran hecho la fama de

un hombre menos inteligente parecían supercherías en sus manos. Es un error

hacer las cosas con demasiada facilidad. Las gentes serias que le tomaban en

serio no se sentían nunca seguras de su proceder; sabían en cierto modo que

confiar sus reputaciones al juicio de él era como amueblar un cuarto para niños

con loza muy fina. Por eso no creo que ninguno de nosotros haya hablado mucho

del viaje a través del tiempo en el intervalo entre aquel jueves y el siguiente,

aunque sus extrañas capacidades cruzasen indudablemente por muchas de nuestras

mentes: su plausibilidad, es decir, su incredibilidad práctica, las curiosas

posibilidades de anacronismo y de completa confusión que sugería. Por mi parte,

me preocupaba especialmente la treta del modelo. Recuerdo que lo discutí con el

Doctor, a quien encontré el viernes en el Linnaean. Dijo que había visto una

cosa parecida en Tübingen[4], e insistía mucho en el apagón de la bujía. Pero no

podía explicar cómo se efectuaba el engaño.

El jueves siguiente fui a Richmond -supongo que era yo uno de los más asiduos

invitados del Viajero a través del Tiempo,-, y como llegué tarde, encontré a

cuatro o cinco hombres reunidos ya en su sala. El Doctor estaba colocado delante

del fuego con una hoja de papel en una mano y su reloj en la otra. Busqué con la

mirada al Viajero a través del Tiempo, y...

-Son ahora las siete y media -dijo el Doctor---. Creo que haríamos mejor en

cenar.

-¿Dónde está ... ? -dije yo, nombrando a nuestro anfitrión.

-¿Acaba usted de llegar? Es más bien extraño. Ha sufrido un retraso inevitable.

Me pide en esta nota que empecemos a cenar a las siete si él no ha vuelto. Dice

que lo explicará cuando llegue.

-Es realmente una lástima dejar que se estropee la comida -dijo el Director de

un diario muy conocido; y, al punto, el Doctor tocó el timbre.

El Psicólogo, el Doctor y yo éramos los únicos que habíamos asistido a la comida

anterior. Los otros concurrentes eran Blank, el mencionado Director, cierto

periodista y otro -un hombre tranquilo, tímido, con barba- a quien yo no conocía

y que, por lo que pude observar, no despegó los labios en toda la noche. Se

hicieron algunas conjeturas en la mesa sobre la ausencia del Viajero a través

del Tiempo, y yo sugerí con humor semijocoso que estaría viajando a través del

tiempo. El Director del diario quiso que le explicasen aquello, y el Psicólogo

le hizo gustoso un relato de «la ingeniosa paradoja y del engaño» de que

habíamos sido testigos días antes. Estaba en la mitad de su exposición cuando la

puerta del corredor se abrió lentamente y sin ruido. Estaba yo sentado frente a

dicha puerta y fui el primero en verlo.

-¡Hola! –dije-. ¡Por fin!

La puerta se abrió del todo y el Viajero a través del Tiempo se presentó ante

nosotros. Lancé un grito de sorpresa.

-¡Cielo santo! ¿Qué pasa amigo? -exclamó el Doctor, que lo vio después. Y todos

los presentes se volvieron hacia la puerta.

Aparecía nuestro anfitrión en un estado asombroso. Su chaqueta estaba

polvorienta y sucia, manchada de verde en las mangas, y su pelo enmarañado me

pareció más gris, ya fuera por el polvo y la suciedad o porque estuviese ahora

descolorido. Tenía la cara atrozmente pálida y en su mentón un corte oscuro, a

medio cicatrizar; su expresión era ansiosa y descompuesta como por un intenso

sufrimiento. Durante un instante vaciló en el umbral, como si le cegase la luz.

Luego entró en la habitación. Vi que andaba exactamente como un cojo que tiene

los pies doloridos de vagabundear. Le mirábamos en silencio, esperando a que

hablase.

No dijo una palabra, pero se acercó penosamente a la mesa e hizo un ademán hacia

el vino. El Director del diario llenó una copa de champaña y la empujó hacia él.

La vació, pareciendo sentirse mejor. Miró a su alrededor, y la sombra de su

antigua sonrisa fluctuó sobre su rostro.

-¿Qué ha estado usted haciendo bajo tierra, amigo mío? -dijo el Doctor.

El Viajero a través del Tiempo no pareció oír.

-Permítame que le interrumpa -dijo, con vacilante pronunciación-. Estoy muy

bien.

Se detuvo, tendió su copa para que la llenasen de nuevo, y cogiéndola la volvió

a vaciar.

-Esto sienta bien -dijo. Sus ojos grises brillaron, y un ligero color afloró a

sus mejillas. Su mirada revoloteó sobre nuestros rostros con cierta apagada

aprobación y luego recorrió el cuarto caliente y confortable. Después habló de

nuevo, como buscando su camino entre sus palabras-. Voy a lavarme y a vestirme,

y luego bajaré y explicaré las cosas. Guárdenme un poco de ese carnero. Me muero

de hambre y quisiera comer algo.

Vio al Director del diario, que rara vez iba a visitarlo, y le preguntó cómo

estaba. El Director inició una pregunta.

-Le contestaré en seguida -dijo el Viajero a través del Tiempo,-. ¡Estoy...

raro! Todo marchará bien dentro de un minuto.

Dejó su copa, y fue hacia la puerta de la escalera. Noté de nuevo su cojera y el

pesado ruido de sus pisadas y, levantándome en mi sitio, vi sus pies al salir.

No llevaba en ellos más que unos calcetines harapientos y manchados de sangre.

Luego la puerta se cerró tras él. Tuve intención de seguirle, pero recordé

cuánto le disgustaba que se preocupasen de él. Durante un minuto, quizá, estuve

ensimismado. Luego oí decir al Director del diario: «Notable conducta de

uneminente sabio», pensando (según solía) en epígrafes de periódicos Y esto

volvió mi atención hacia la brillante mesa.

-¿Qué broma es ésta? -dijo el Periodista---. ¿Es que estado haciendo de

pordiosero aficionado? No lo entiendo.

Tropecé con los ojos del Psicólogo, y leí mi propia interpretación en su cara.

Pensé en el Viajero a través del Tiempo cojeando penosamente al subir la

escalera. No creo ningún otro hubiera notado su cojera.

El primero en recobrarse por completo de su asombro fue el Doctor, que tocó el

timbre -el Viajero a través del Tiempo detestaba tener a los criados esperando

durante la comida- para que sirviesen un plato caliente. En ese momento el

Director cogió su cuchillo y su tenedor con un gruñido, y el hombre silencioso

siguió su ejemplo. La cena se reanudó. Durante un breve rato la conversación fue

una serie de exclamaciones, con pausas de asombro; y luego el Director mostró

una vehemente curiosidad.

-¿Aumenta nuestro amigo su modesta renta pasando a gente por un vado? ¿0 tiene

fases de Nabucodonosor[5]? -pregunto.

-Estoy seguro de que se trata de la Máquina del Tiempo -dije; y reanudé el

relato del Psicólogo de nuestra reunión anterior. Los nuevos invitados se

mostraron francamente incrédulos. El Director del diario planteaba objeciones.

-¿Qué era aquello del viaje por el tiempo? ¿No puede un hombre cubrirse él mismo

de polvo revolcándose en una paradoja?

Y luego, como la idea tocaba su cuerda sensible, recurrió a la caricatura. ¿No

había ningún cepillo de ropa en el Futuro? El Periodista tampoco quería creer a

ningún precio, y se unió al Director en la fácil tarea de colmar de ridículo la

cuestión entera. Ambos eran de esa nueva clase de periodistas jóvenes muy

alegres e irrespetuosos.

-Nuestro corresponsal especial para los artículos de pasado mañana... -estaba

diciendo el Periodista (o más bien gritando) cuando el Viajero a través del

Tiempo volvió. Se había vestido de etiqueta y nada, salvo su mirada ansiosa,

quedaba del cambio que me había sobrecogido.

-Dígame -preguntó riendo el Director-, estos muchachos cuentan que ha estado

usted viajando ¡por la mitad de la semana próxima! Díganos todo lo referente al

pequeño Rosebery[6], ¿quiere? ¿Cuánto pide usted por la serie de artículos?

El Viajero a través del Tiempo fue a sentarse al sitio reservado para él sin

pronunciar una palabra. Sonrió tranquilamente a su antigua manera.

-¿Dónde está mi carnero? -dijo-. ¡Qué placer este de clavar de nuevo un tenedor

en la carne!

-Eso es un cuento! -exclamó el Director.

-¡Maldito cuento! -dijo el Viajero a través del Tiempo-. Necesito comer algo. No

quiero decir una palabra hasta que haya introducido un poco de peptona en mis

arterias. Gracias. Y la sal.

-Una palabra -dije yo-. ¿Ha estado usted viajando a través del tiempo?

-Sí -dijo el Viajero a través del Tiempo, con la boca asintiendo con la cabeza.

-Pago la línea a un chelín por una reseña al pie de la letra -dijo el Director

del diario.

El Viajero a través del Tiempo empujó su copa hacia el Hombre Silencioso y la

golpeó con la uña, a lo cual el Hombre Silencioso, que lo estaba mirando

fijamente a la cara, se estremeció convulsivamente, y le sirvió vino. El resto

de la cena transcurrió embarazosamente. Por mi parte, repentinas preguntas

seguían subiendo a mis labios, y me atrevo a decir que a los demás les sucedía

lo mismo. El Periodista intentó disminuir la tensión contando anécdotas de

Hettie Potter. El Viajero dedicaba su atención a la comida, mostrando el

apetito de un vagabundo. El Doctor fumaba un cigarrillo y contemplaba al Viajero

a través del Tiempo con los ojos entornados. El Hombre Silencioso paecía más

desmañado que de costumbre, y bebía champan con una regularidad y una decisión

evidentemente nerviosas. Al fin el Viajero a través del Tiempo apartó su plato,

y nos miró a todos.

-Creo que debo disculparme -dijo-. Estaba simplemente muerto de hambre. He

pasado una temporada asombrosa.

Alargó la mano para coger un cigarro, y le cortó la punta.

-Peroro vengan al salón de fumar. Es un relato demasiado largo para contarlo

entre platos grasientos.

Y tocando el timbre al pasar, nos condujo a la habitación contigua.

-¿Ha hablado usted a Blank, a Dash y a Chose de la máquina? -me preguntó,

echándose hacia atrás en su sillón y nombrando a los tres nuevos invitados.

-Pero la máquina es una simple paradoja -dijo el Director del diario.

-No puedo discutir esta noche. No tengo inconveniente en contarles la aventura,

pero no puedo discutirla. Quiero _continuó--- relatarles lo que me ha sucedido,

si les parece, pero deberán abstenerse de hacer interrupciones. Necesito contar

esto. De mala manera. Gran parte de mi relato les sonará a falso. ¡Sea! Es

cierto (palabra por palabra) a pesar de todo. Estaba yo en mi laboratorio a las

cuatro, y desde entonces... He vivido ocho días..., ¡unos días tales como ningún

ser humano los ha vivido nunca antes! Estoy casi agotado, pero no dormiré hasta

que les haya contado esto a ustedes. Entonces me iré a acostar. Pero ¡nada de

interrupciones ! ¿De acuerdo?

-De acuerdo -dijo el Director, y los demás hicimos eco: «De acuerdo.» Y con esto

el Viajero a través del Tiempo comenzó su relato tal como lo transcribo a

continuación. Se echó hacia atrás en su sillón al principio, y habló como un

hombre rendido. Después se mostró más animado. Al poner esto por escrito siento

tan sólo con mucha agudeza la insuficiencia de la pluma y la tinta y, sobre

todo, mi propia insuficiencia para expresarlo en su valor. Supongo que lo leerán

ustedes con la suficiente atención; pero no pueden ver al pálido narrador ni su

franco rostro en el brillante círculo de la lamparita, ni oír el tono de su voz.

¡No pueden ustedes conocer cómo su expresión seguía las fases de su relato!

Muchos de sus oyentes estábamos en la sombra, pues las bujías del salón de fumar

no habían sido encendidas, y únicamente estaban iluminadas la cara del

Periodista y las piernas del Hombre Silencioso de las rodillas para abajo. Al

principio nos mirábamos de vez en cuando unos a otros. Pasado un rato dejamos de

hacerlo, y contemplamos tan sólo el rostro del Viajero a través del Tiempo.

EL VIAJE A TRAVES DEL TIEMPO

-Ya he hablado a algunos de ustedes el jueves último de los principios de la

Máquina del Tiempo, y mostrado el propio aparato tal como estaba entonces, sin

terminar, en el taller. Allí está ahora, un poco fatigado por el viaje,

realmente; una de las barras de marfil está agrietada y uno de los carriles de

bronce, torcido; pero el resto sigue bastante firme. Esperaba haberlo terminado

el viernes; pero ese día, cuando el montaje completo estaba casi hecho, me

encontré con que una de las barras de níquel era exactamente una pulgada más

corta y esto me obligó a rehacerla; por eso el aparato no estuvo acabado hasta

esta mañana. Fue, pues, a las diez de hoy cuando la primera de todas las

Máquinas del Tiempo comenzó su carrera. Le di un último toque, probé todos los

tornillos de nuevo, eché una gota de aceite más en la varilla de cuarzo y me

senté en el soporte. Supongo que el suicida que mantiene una pistola contra su

cráneo debe de sentir la misma admiración por lo que va a suceder, que

experimenté yo entonces. Cogí la palanca de arranque con una mano y la de freno

con la otra, apreté con fuerza la primera, y casi inmediatamente la segunda. Me

pareció tambalearrne; tuve una sensación pesadillesca de caída; y mirando

alrededor, vi el laboratorio exactamente como antes- ¿Había ocurrido algo? Por

un momento sospeché que mi intelecto me había engañado. Observé el reloj. Un

momento antes, eso me pareció, marcaba un minuto o así después de las diez, ¡y

ahora eran casi las tres y media!

Respiré, apretando los dientes, así con las dos manos la palanca de arranque, y

partí con un crujido. El laboratorio se volvió brumoso y luego oscuro. La señora

Watchets, mi ama de llaves, apareció y fue, al parecer sin verme, hacia la

puerta del jardín. Supongo que necesitó un minuto o así para cruzar ese espacio,

pero me pareció que iba disparada a través de la habitación como un cohete.

Empujé la palanca hasta su posición extrema. La noche llegó como se apaga una

lámpara, y en otro momento vino la mañana. El laboratorio se tornó desvaído y

brumoso, y luego cada vez más desvaído. Llegó la noche de mañana, después el día

de nuevo, otra vez la noche; luego, volvió el día, y así sucesivamente más y más

de prisa. Un murmullo vertiginoso llenaba mis oídos, y una extraña, silenciosa

confusión descendía sobre mi mente.

Temo no poder transmitir las peculiares sensaciones del viaje a través del

tiempo. Son extremadamente desagradables. Se experimenta un sentimiento

sumamente parecido al que se tiene en las montañas rusas zigzagueantes (¡un

irresistible movimiento como si se precipitase uno de cabeza!). Sentí también la

misma horrible anticipación de inminente aplastamiento. Cuando emprendí la

marcha, la noche seguía al día como el aleteo de un ala negra. La oscura

percepción del laboratorio pareció ahora debilitarse en mí, y vi el sol saltar

rápidamente por el cielo, brincando a cada minuto, y cada minuto marcando un

día. Supuse que el laboratorio había quedado destruido y que estaba yo al aire

libre. Tuve la oscura impresión de hallarme sobre un andamiaje, pero iba ya

demasiado de prisa para tener conciencia de cualquier cosa movible. El caracol

más lento que se haya nunca arrastrado se precipitaba con demasiada velocidad

para mí. La centelleante sucesión de oscuridad y de luz era sumamente dolorosa

para los ojos. Luego, en las tinieblas intermitentes vi la luna girando

rápidamente a través de sus fases desde la nueva hasta la llena, y tuve un débil

atisbo de las órbitas de las estrellas. Pronto, mientras avanzaba con velocidad

creciente aún, la palpitación de la noche y del día se fundió en una continua

grisura; el cielo tomó una maravillosa intensidad azul, un espléndido y luminoso

color como el de un temprano amanecer; el sol saltarín se convirtió en una raya

de fuego, en un arco brillante en el espacio, la luna en una débil faja

oscilante; y no pude ver nada de estrellas, sino de vez en cuando un círculo

brillante fluctuando en el azul.

La vista era brumosa e incierta. Seguía yo situado en la de la colina sobre la

cual está ahora construida esta casa y e1 saliente se elevaba por encima de mí,

gris y confuso. Vi unos árboles crecer y cambiar como bocanadas de vapor, tan

pronto pardos como verdes: crecían, se desarrollaban, se quebraban y

desaparecían. Vi alzarse edificios vagos y bellos y pasar como sueños. La

superficie de la tierra parecía cambiada, disipándose y fluyendo bajo mis ojos.

Las manecillas sobre los cuadrantes que registraban mi velocidad giraban cada

vez más de prisa. Pronto observé que el círculo solar oscilaba de arriba abajo,

solsticio a solsticio, en un minuto o menos, y que, por consiguiente, mi marcha

era de más de un año por minuto; y minuto por minuto la blanca nieve destellaba

sobre el mundo, y se disipaba, siendo seguida por el verdor brillante y corto de

la primavera.

Las sensaciones desagradables de la salida eran menos punzantes ahora. Se

fundieron al fin en una especie de hilaridad histérica. Noté, sin embargo, un

pesado bamboleo de la máquina, que era yo incapaz de explicarme. Pero mi mente

se hallaba demasiado confusa para fijarse en eso, de modo que, con una especie

de locura que aumentaba en mí, me precipité en el futuro. Al principio no pensé

apenas en detenerme, no pensé apenas sino en aquellas nuevas sensaciones. Pero

pronto una nueva serie de impresiones me vino a la mente -cierta curiosidad y

luego cierto temor-, hasta que por último se apoderaron de mi por completo. ¡Qué

extraños desenvolvimientos de la Humanidad, qué maravillosos avances sobre

nuestra rudimentaria civilización, *Pensé, iban a aparecérseme cuando llegase a

contemplar de cerca el vago y fugaz mundo que desfilaba rápido y que fluctuaba

ante mis ojos! Vi una grande y espléndida arquitectura elevarse a mi alrededor,

más sólida que cualquiera de los edificios de nuestro tiempo; y, sin embargo,

parecía construida de trémula luz y de niebla. Vi un verdor más rico extenderse

sobre la colina, y permanecer allí sin interrupción invernal. Aun a través del

velo de mi confusión la tierra parecía muy bella. Y así vino a mi mente la

cuestión de detener la máquina.

El riesgo especial estaba en la posibilidad de encontrarme alguna sustancia en

el espacio que yo o la máquina ocupábamos. Mientras viajaba a una gran velocidad

a través del tiempo, esto importaba poco: el peligro estaba, por decirlo así,

atenuado, ¡deslizándome como un vapor a través de los intersticios de las

sustancias intermedias! Pero llegar a detenerme entrañaba el aplastamiento de mí

mismo, molécula por molécula, contra lo que se hallase en mi ruta; significaba

poner a mis átomos en tan íntimo contacto con los del obstáculo, que una

profunda reacción química -tal vez una explosión de gran alcance- se produciría,

lanzándonos a mí y a mi aparato fuera de todas las dimensiones posibles... en lo

Desconocido. Esta posibilidad se me había ocurrido muchas veces mientras estaba

construyendo la máquina; pero entonces la había yo aceptado alegremente, como un

riesgo inevitable, ¡uno de esos riesgos que un hombre tiene que admitir! Ahora

que el riesgo era inevitable, ya no lo consideraba bajo la misma alegre luz. El

hecho es que, insensiblemente, la absoluta rareza de todo aquello, la débil

sacudida y el bamboleo de la máquina, y sobre todo la sensación de caída

prolongada, habían alterado por completo mis nervios. Me dije a mí mismo que no

podría detenerme nunca, y en un acceso de enojo decidí pararme inmediatamente.

Como un loco impaciente, tiré de la palanca y acto seguido el aparato se

tambaleó y salí despedido de cabeza por el aire.

Hubo un ruido retumbante de trueno en mis oídos. Debí quedarme aturdido un

momento. Un despiadado granizo silbaba a mi alrededor, y me encontré sentado

sobre una blanda hierba, frente a la máquina volcada. Todo. me pareció gris

todavía, pero pronto observé que el confuso ruido en mis oídos había

desaparecido. Miré en derredor. Estaba lo que parecía ser un pequeño prado de un

jardín, rodeado de macizos de rododendros; y observé que sus flores malva y

púrpura caían como una lluvia bajo el golpeteo de las piedras de granizo. La

rebotante y danzarina granizada caía en una nubecilla sobre la máquina, y se

moría a lo largo de la tierra como una humareda. En un momento me encontré

calado hasta los huesos.

Bonita hospitalidad -dije- con un hombre que ha viajado innumerables años para

veros.

Pronto pensé que era estúpido dejarse empapar. Me levanté y miré a mi alrededor.

Una figura colosal, esculpida al parecer en una piedra blanca, aparecía

confusamente más allá de los rododendros, a través del aguacero brumoso. Pero

todo el resto del mundo era invisible.

Sería difícil describir mis sensaciones. Como las columnas de granizo

disminuían, vi la figura blanca más claramente. Parecía muy voluminosa, pues un

abedul plateado tocaba sus hombros. Era de mármol blanco, algo parecida en su

forma a una esfinge alada; pero las alas, en lugar de llevarlas verticalmente a

los lados, estaban desplegadas de modo que parecían planear. El pedestal me

pareció que era de bronce y estaba cubierto de un espeso verdín. Sucedió que la

cara estaba de frente a mí; los ojos sin vista parecían mirarme; había la débil

sombra de una sonrisa sobre sus labios. Estaba muy deteriorada por el tiempo, y

ello le comunicaba una desagradable impresión de enfermedad. Permanecí

contemplándola un breve momento, medio minuto quizá, o media hora. Parecía

avanzar y retroceder según cayese delante de ella el granizo más denso o más

espaciado. Por último aparté mis ojos de ella por un momento, y vi que la

cortina de granizo aparecía más transparente, y que el cielo se iluminaba con la

promesa del sol.

Volví a mirar a la figura blanca, agachado, y la plena temeridad de mi viaje se

me apareció de repente. ¿Qué iba a suceder cuando aquella cortina brumosa se

hubiera retirado por entero? ¿Qué podría haberles sucedido a los hombres? ¿Qué

hacer si la crueldad se había convertido en una pasión común? ¿Qué, si en ese

intervalo la raza había perdido su virilidad, desarrollándose como algo

inhumano, indiferente y abrumadoramente potente? Yo podría parecer algún salvaje

del viejo mundo, pero el más espantoso por nuestra común semejanza, un ser

inmundo que habría que matar inmediatamente.

Ya veía yo otras amplias formas: enormes edificios con intricados parapetos y

altas columnas, entre una colina oscuramente arbolada que llegaba hasta mí a

través de la tormenta encalmada. Me sentí presa de un terror pánico. Volví

frenéticamente hacia la Máquina del Tiempo, y me esforcé penosamente en

reajustarla. Mientras lo intentaba los rayos del sol traspasaron la tronada. El

gris aguacero había pasado y se desvaneció como las vestiduras arrastradas por

un fantasma. Encima de mí, en el azul intenso del cielo estival, jirones oscuros

y ligeros de nubes remolineaban en la nada. Los grandes edificios a mi alrededor

se elevaban claros y nítidos, brillantes con la lluvia de la tormenta, y

resultando blancos por las piedras de granizo sin derretir, amontonadas a lo

largo de sus hiladas. Me sentía desnudo en un extraño mundo. Experimenté lo que

quizá experimenta un pájaro en el aire claro, cuando sabe que el gavilán vuela y

quiere precipitarse sobre él. Mi pavor se tornaba frenético. Hice una larga

aspiración, apreté los dientes, y luché de nuevo furiosamente, empleando las

muñecas y las rodillas, con la máquina. Cedió bajo mi desesperado esfuerzo y

retrocedió. Golpeó violentamente mi barbilla. Con una mano sobre el asiento y la

otra sobre la palanca permanecí jadeando penosamente en actitud de montarme de

nuevo.

Pero con la esperanza de una pronta retirada recobré mi valor. Miré con más

curiosidad y menos temor aquel mundo del remoto futuro. Por una abertura

circular, muy alta en el muro del edificio más cercano, divisé un grupo de

figuras vestidas con ricos y suaves ropajes. Me habían visto, y sus caras

estaban vueltas hacia mí.

Oí entonces voces que se acercaban. Viniendo a través de los macizos que crecían

junto a la Esfinge Blanca, veía las cabezas y los hombros de unos seres

corriendo. Uno de ellos surgió de una senda que conducía directamente al pequeño

prado en el cual permanecía con mi máquina. Era una ligera criatura -de una

estatura quizá de cuatro pies- vestida con una túnica púrpura, ceñida al talle

por un cinturón de cuero. Unas sandalias o coturnos -no pude distinguir

claramente lo que eran- calzaban sus pies; sus piernas estaban desnudas hasta

las rodillas, y su cabeza al aire. Al observar esto, me di cuenta por primera

vez de lo cálido que era el aire.

Me impresionaron la belleza y la gracia de aquel ser, aunque me chocó también su

fragilidad indescriptible. Su cara sonrosada me recordó mucho la clase de

belleza de los tísicos, esa belleza hética de la que tanto hemos oído hablar. Al

verle recobré de pronto la confianza. Aparté mis manos de la máquina.

EN LA EDAD DE ORO

En un momento estuvimos cara a cara, yo y aquel ser frágil, mas allá del futuro.

Vino directamente a mí y se echó a reír en mis narices. La ausencia en su

expresión de todo signo de miedo me impresionó en seguida. Luego se volvió hacia

los otros dos que le seguían y les habló en una lengua extraña muy dulce y

armoniosa.

Acudieron otros más, y pronto tuve a mi alrededor un pequeño grupo de unos ocho

o diez de aquellos exquisitos seres. Uno de ellos se dirigió a mí. Se me

ocurrió, de un modo bastante singular, que mi voz era demasiado áspera y

profunda para ellos. Por eso moví la cabeza y, señalando mis oídos, la volví a

mover. Dio él un paso hacia delante, vaciló tocó mi mano. Entonces sentí otros

suaves tentáculos sobre mi espalda y mis hombros. Querían comprobar si era yo un

ser real. No había en esto absolutamente nada de alarmante. En verdad tenían

algo aquellas lindas gentes que inspiraba confianza: una graciosa dulzura,

cierta desenvoltura infantil. Y, además, parecían tan frágiles que me imaginé a

mí mismo derribando una docena entera de ellos como si fuesen bolos. Pero hice

un movimiento repentino para cuando vi sus manitas rosadas palpando la Máquina

del Tiempo. Afortunadamente, entonces, cuando no era todavía demasiado tarde,

pensé en un peligro del que me había olvidado hasta aquel momento, y, tomando

las barras de la máquina, desprendí las pequeñas palancas que la hubieran puesto

en movimiento y las metí en mi bolsillo. Luego intenté hallar el medio de

comunicarme con ellos.

Entonces, viendo más de cerca sus rasgos, percibí nuevas particularidades en su

tipo de belleza, muy de porcelana de Desde[7]. Su pelo, que estaba rizado por

igual, terminaba en punta sobre el cuello y las mejillas; no se veía el más leve

indicio de vello en su cara, y sus orejas eran singularmente menudas. Las bocas,

pequeñas, de un rojo brillante, de labios más bien delgados, y las barbillas

reducidas, acababan en punta. Los ojos grandes y apacibles, y -esto puede

parecer egoísmo por mi parte- me imaginé entonces que les faltaba cierta parte

del interés que había yo esperado encontrar en ellos.

Como no hacían esfuerzo alguno para comunicarse conmigo, sino que me rodeaban

simplemente, sonriendo y hablando entre ellos en suave tono arrullado, inicié la

conversación. Señalé hacia la máquina del Tiempo y hacia mí mismo. Luego,

vacilando un momento sobre cómo expresar la idea de tiempo, indiqué el sol con

el dedo. Inmediatamente una figura pequeña, lindamente arcaica, vestida con una

estofa blanca y púrpura, siguió mi gesto y, después, me dejó atónito imitando el

ruido del trueno.

Durante un instante me quedé tambaleante, aunque la importancia de su gesto era

suficientemente clara. Una pregunta se me ocurrió bruscamente: ¿estaban locos

aquellos seres? Les sería difícil a ustedes comprender cómo se me ocurrió

aquello. Ya saben que he previsto siempre que las gentes del año 802.000 y

tantos nos adelantarán increíblemente en conocimientos, arte, en todo. Y, en

seguida, uno de ellos me hacía de repente una pregunta que probaba que su nivel

intelectual era el de un niño de cinco años, que me preguntaba en realidad ¡si

había yo llegado del sol con 1. tronada! Lo cual alteró la opinión que me había

formado de ellos por sus vestiduras, sus miembros frágiles y ligeros y sus

delicadas facciones. Una oleada de desengaño cayó sobre mi mente. Durante un

momento sentí que había construido la Máquina del Tiempo en vano.

Incliné la cabeza, señalando hacia el sol, e interpreté tal, gráficamente un

trueno, que los hice estremecer. Se apartaron todos un paso o más y se

inclinaron. Entonces uno de ellos avanzó riendo hacia mí, llevando una guirnalda

de bellas flores, que me eran desconocidas por completo, y me la puso al cuello.

La idea fue acogida con un melodioso aplauso; y pronto todos empezaron a correr

de una parte a otra cogiendo flores; y, riendo, me las arrojaban hasta que

estuve casi asfixiado bajo el amontonamiento. Ustedes que no han visto nunca

nada parecido, apenas podrán figurarse qué flores delicadas y maravillosas han

creado innumerables anos de cultura. Después, uno de ellos sugirió que su

juguete debía ser exhibido en el edificio más próximo y así me llevaron más allá

de la esfinge de mármol blanco, que parecía haber estado mirándome entretanto

con una sonrisa ante mi asombro, hacia un amplio edificio gris de piedra

desgastada. Mientras iba con ellos, volvió a mi mente con irresistible júbilo el

recuerdo de mis confiadas anticipaciones de una posteridad hondamente seria e

intelectual.

El edificio tenía una enorme entrada y era todo él de colosales dimensiones.

Estaba yo naturalmente muy ocupado por la creciente multitud de gentes menudas y

por las grandes puertas que se abrían ante mí sombrías y misteriosas. Mi

impresión general del mundo que veía sobre sus cabezas era la de un confuso

derroche de hermosos arbustos y de flores, de un jardín largo tiempo descuidado

y, sin embargo, sin malas hierbas. Divisé un gran número de extrañas flores

blancas, de altos tallos, que medían quizá un pie en sus pétalos de cera

extendidos. Crecían desperdigadas, silvestres, entre los diversos arbustos,

pero, como ya he dicho, no pude examinarlas de cerca en aquel momento. La

Máquina del Tiempo quedó abandonada sobre la hierba, entre los rododendros.

El arco de la entrada estaba ricamente esculpido, pero, naturalmente, no pude

observar desde muy cerca las esculturas, aunque me pareció vislumbrar indicios

de antiguos adornos fenicios al pasar y me sorprendió que estuvieran muy rotos y

deteriorados por el tiempo. Vinieron a mi encuentro en la puerta varios seres

brillantemente ataviados, entramos, yo vestido con deslucidas ropas del siglo

XIX, de aspecto bastante grotesco, enguirnaldado de flores, y rodeado de una

remolineante masa de vestidos alegres y suavemente coloridos y de miembros

tersos y blancos en un melodoso corro de risas y de alegres palabras.

La enorme puerta daba a un vestíbulo relativamente grande, tapizado de oscuro.

El techo estaba en la sombra, y las ventanas, guarnecidas en parte de cristales

de colores y desprovistas de ellos, dejaban pasar una luz suave. El suelo estaba

hecho de inmensos bloques de un metal muy duro, no de planchas ni de losas;

pensé que debía estar tan desgastado por el ir y venir de pasadas generaciones,

debido a los hondos surcos que había a lo largo de los caminos más frecuentados.

Transversalmente a su longitud había innumerables mesas hechas de losas de

pulimentada, elevadas, quizá, un pie del suelo, y sobre ellas montones de

frutas. Reconocí algunas como una especie de frambuesas y naranjas

hipertrofiadas, pero la mayoría eran muy raras.

Entre las mesas había esparcidos numerosos cojines. Mis guías se sentaron sobre

ellos, indicándome que hiciese otro tanto. Con una grata ausencia de ceremonia

comenzaron a comer las frutas con sus manos, arrojando las pieles, las pepitas y

lo demás, dentro de unas aberturas redondas que había a los lados de las mesas.

Estaba yo dispuesto a seguir su ejemplo, pues me sentía sediento y hambriento.

Mientras lo hacía, observé el vestíbulo con todo sosiego.

Y quizá la cosa que me chocó más fue su aspecto ruinoso. Los cristales de color,

que mostraban un solo modelo geométrico, estaban rotos en muchos sitios y las

cortinas que colgaban sobre el extremo inferior aparecían cubiertas de polvo. Y

mi mirada descubrió que la esquina de la mesa de mármol, cercana a mí, estaba

rota. No obstante lo cual, el efecto general era de suma suntuosidad y muy

pintoresco. Había allí, quizá, un par de centenares de gente comiendo en el

vestíbulo; y muchas de ellas, sentadas tan cerca de mí como podían, me

contemplaban con interés, brillándoles los ojillos sobre el fruto que comían.

Todas estaban vestidas con la misma tela suave, sedeña y, sin embargo, fuerte.

La fruta, dicho sea de paso, constituía todo su régimen alimenticio. Aquella

gente del remoto futuro era estrictamente vegetariana, y mientras estuve con

ella, pese a algunos deseos carnívoros, tuve que ser frugívoro. Realmente, vi

después que los caballos, el ganado, las ovejas, los perros, habían seguido al

ictiosaurio en su extinción. Pero las frutas eran en verdad deliciosas; una en

particular, que pareció estar en sazón durante todo el tiempo que permanecí allí

-una fruta harinosa de envoltura triangular-, era especialmente sabrosa, e hice

de ella mi alimento habitual. Al principio me desconcertaban todas aquellas

extrañas frutas, y las flores raras que veía, pero después empecé a comprender

su importancia.

Y ahora ya les he hablado a ustedes bastante de mi alimentación frugívora en el

lejano futuro. Tan pronto como calmé un poco mi apetito, decidí hacer una

enérgica tentativa para aprender el lenguaje de aquellos nuevos compañeros míos.

Era, evidentemente, lo primero que debía hacer. Las frutas parecían una cosa

adecuada para iniciar aquel aprendizaje, y cogiendo una la levanté esbozando una

serie de sonidos y de gestos interrogativos. Tuve una gran dificultad en dar a

entender mi propósito. Al principio mis intentos tropezaron con unas miradas

fijas de sorpresa o con risas inextinguibles, pero pronto una criatura de

cabellos rubios pareció captar mi intención y repitió un nombre. Ellos charlaron

y se explicaron largamente la cuestión unos a otros, y mis primeras tentativas

de imitar los exquisitos y sonidos de su lenguaje produjeron una enorme e

ingenua, ya que no cortés, diversión. Sin embargo, me sentí un maestro de

escuela rodeado de niños, insistí, y conté con una veintena de nombres

sustantivos, por lo menos, a mi disposición; luego llegué a los pronombres

demostrativos e incluso al verbo «comer». Pero era una tarea lenta, y aquellos

pequeños seres se cansaron pronto y quisieron huir de mis interrogaciones, por

lo cual decidí, más bien por necesidad, dejar que impartiesen sus lecciones en

pequeñas dosis cuando se sintieran inclinados a ello. Y en me di cuenta de que

tenía que ser en dosis muy pequeñas, pues jamás he visto gente más indolente ni

que se cansase con mayor facilidad.

EL OCASO DE LA HUMANIDAD

Pronto descubrí una cosa extraña en relación con mis pequeños huéspedes: su

falta de interés. Venían a mí con gritos anhelantes de asombro, como niños; pero

cesaban en seguida de examinarme, y se apartaban para ir en pos de algún otro

juguete. Terminadas la comida y mis tentativas de conversación, observé por

primera vez que casi todos los que me rodeaban al principio se habían ido. Y

resulta también extraño cuán rápidamente llegué a no hacer caso de aquella gente

menuda. Franqueé la puerta y me encontré de nuevo a la luz del sol del mundo,

una vez satisfecha mi hambre. Encontré continuamente más grupos de aquellos

hombres del futuro, que me seguían a corta distancia, parloteando y riendo a mi

costa, y habiéndome sonreído y hecho gestos de una manera amistosa, me dejaban

entregado a mis propios pensamientos.

La calma de la noche se extendía sobre el mundo cuando salí del gran vestíbulo y

la escena estaba iluminada por el cálido resplandor del sol poniente. Al

principio las cosas aparecían muy confusas. Todo era completamente distinto del

mundo que yo conocía; hasta las flores. El enorme edificio que acababa de

abandonar estaba situado sobre la ladera de un valle por el que corría un ancho

río; pero el Támesis[8] había sido desviado, a una milla aproximadamente de u

actual posición. Decidí subir a la cumbre de una colina, a una milla y medida

poco más o menos de allí, desde donde podría tener una amplia vista de este

nuestro planeta en el año de gracia 802.701. Pues ésta era, como debería

-haberlo explicado, la fecha que los pequeños cuadrantes de mi máquina

señalaban.

Mientras caminaba, estaba alerta a toda impresión que pudiera probablemente

explicarme el estado de ruinoso esplendor en que encontré al mundo, pues

aparecía ruinoso. En un pequeño sendero que ascendía a la colina, por ejemplo,

había un amontonamiento de granito, ligado por masas de aluminio, un amplio

laberinto de murallas escarpadas y de piedras desmoronadas, entre las cuales

crecían espesos macizos de bellas plantas en forma de pagoda -ortigas

probablemente---, pero de hojas maravillosamente coloridas de marrón y que no

podían pinchar. Eran evidentemente los restos abandonados de alguna gran

construcción, erigida con un fin que no podía yo determinar. Era allí donde

estaba yo destinado, en una fecha posterior, a llevar a cabo una experiencia muy

extrana -primer indicio de un descubrimiento más extraño aún-, pero de la cual

hablaré en su adecuado lugar.

Miré alrededor con un repentino pensamiento, desde una terraza en la cual

descansé un rato, y me di cuenta de que no había allí ninguna casa pequeña. Al

parecer, la mansión corriente, y probablemente la casa de familia, habían

desaparecido. Aquí y allá entre la verdura había edificios semejantes a

palacios, pero la casa normal y la de campo, que prestan unos rasgos tan

característicos a nuestro paisaje inglés, habían desaparecido.

«Es el comunismo», dije para mí.

Y pisándole los talones a éste vino otro pensamiento. Miré la media docena de

figuritas que me seguían. Entonces, en un relámpago, percibí que todas tenían la

misma forma de vestido, la misma cara imberbe y suave, y la misma morbidez

femenil de miembros. Podrá parecer extraño, quizá, que no hubiese yo notado

aquello antes. Pero ¡era todo tan extraño! Ahora veo el hecho con plena

claridad. En el vestido y en todas las diferencias de contextura y de porte que

marcan hoy la distinción entre uno y otro sexo, aquella gente del futuro era

idéntica. Y los hijos no parecían ser a mis ojos sino las miniaturas de sus

padres. Pensé entonces que los niños de aquel tiempo eran sumamente precoces, al

menos físicamente, y pude después comprobar ampliamente mi opinión.

Viendo la desenvoltura y la seguridad en que vivían aquellas gentes, comprendí

que aquel estrecho parecido de los sexos era, después de todo, lo que podía

esperarse; pues la fuerza de un hombre y la delicadeza de una mujer, la

institución de la familia y la diferenciación de ocupaciones son simples

necesidades militantes de una edad de fuerza física. Allí donde la población es

equilibrada y abundante, muchos nacimientos llegan a ser un mal más que un

beneficio para el Estado; allí donde la violencia es rara y la prole es segura,

hay menos necesidad -realmente no existe la, necesidad- de una familia eficaz, y

la especialización de los sexos con referencia a las necesidades de sus hijos

desaparece Vemos algunos indicios de esto hasta en nuestro propio tiempo, y en

esa edad futura era un hecho consumado. Esto, debo recordárselo a ustedes, era

una conjetura que hacia yo en aquel momento. Después, iba a poder apreciar cuán

lejos estaba de la realidad.

Mientras meditaba sobre estas cosas, atrajo mi atención una linda y pequeña

construcción, parecida a un pozo bajo una cúpula. Pensé de modo pasajero en la

singularidad de que existiese aún un pozo, y luego reanudé el hilo de mis

teorías. No había grandes edificios hasta la cumbre de la colina, Y corno mis

facultades motrices eran evidentemente milagrosas, pronto me encontré solo por

primera vez. Con una extrana sensacion de libertad y de aventura avancé h la

cumbre.

Allí encontré un asiento hecho de un metal amarillo, no reconocí, corroído a

trechos por una especie de o rosado y semicubierto de blando musgo; tenía los

brazos vaciados y bruñidos en forma de cabezas de grifo. Me senté y contemplé la

amplia visión de nuestro viejo mundo bajo el sol poniente de aquel largo día.

Era uno de los más bellos y agradables espectáculos que he visto nunca. El sol

se había puesto ya por debajo del horizonte y el oeste era de oro llameante,

tocado por .algunas barras horizontales de púrpura y carmesí. Por debajo estaba

el valle del Támesis en donde el río se extendía como una banda de acero pulido.

He hablado ya de los grandes palacios que despuntaban entre el abigarrado

verdor, algunos en ruinas y otros ocupados aún. Aquí y allá surgía una figura

blanca o plateada en el devastado jardín de la tierra, aquí y allá aparecía la

afilada línea vertical de alguna cúpula u obelisco. No había setos, ni señales

de derechos de propiedad, ni muestras de agricultura; la tierra entera se había

convertido en un jardín.

Contemplando esto, comencé a urdir mi interpretación acerca de las cosas que

había visto, y dada la forma que tomó para mí aquella noche, mi interpretación

fue algo por el siguiente estilo (después vi que había encontrado solamente una

semiverdad, o vislumbrado únicamente una faceta de la verdad):

Me pareció encontrarme en la decadencia de la Humanidad. El ocaso rojizo me hizo

pensar en el ocaso de la Humanidad. Por primera vez empecé a comprender una

singular consecuencia del esfuerzo social en que estamos ahora comprometidos. Y

sin embargo, créanlo, ésta es una consecuencia bastante lógica. La fuerza es el

resultado de la necesidad; la seguridad establece un premio a la debilidad. La

obra de mejoramiento de las condiciones de vida -el verdadero proceso

civilizador que hace la vida cada vez más segura- había avanzado constantemente

hacia su culminación. Un triunfo de una Humanidad unida sobre la Naturaleza

había seguido a otro. Cosas que ahora son tan sólo sueños habían llegado a ser

proyectos deliberadamente emprendidos y llevados adelante. ¡Y lo que yo veía era

el fruto de aquello!

Después de todo, la salubridad y la agricultura de hoy día se hallan aún en una

etapa rudimentaria. La ciencia de nuestro tiempo no ha atacado más que una

pequeña división del canipo de las enfermedades humanas, pero, aun así, extiende

sus operaciones de modo constante y persistente. Nuestra agricultura y nuestra

horticultura destruyen una mala hierba sólo aquí y allá y cultivan quizá una

veintena aproximadamente de plantas saludables, dejando que la mayoría luche por

equilibrarse como pueda. Mejoran-los nuestras plantas y nuestros animales

favoritos -¡y qué pocos son!- gradualmente, por vía selectiva; ora un melocotón

mejor, ora . y más grande y perfumada, ora una raza de ganado vacuno más

conveniente. Los mejoramos gradualmente, porque nuestros ideales son vagos y

tanteadores, y nuestro conocimiento muy limitado, pues la Naturaleza es también

tímida y lenta en nuestras manos torpes. Algún día todo esto estará mejor

organizado y será incluso mejor. Esta es la dirección de la corriente a pesar de

los remansos. El mundo entero será inteligente, culto y servicial; las cosas se

moverán más y más de prisa hacia la sumisión de la Naturaleza. Al final, sabia y

cuidadosamente, reajustaremos el equilibrio de la vida animal y vegetal para

adaptarlas a nuestras necesidades humanas.

Este reajuste, digo yo, debe haber sido hecho y bien hecho, realmente para

siempre, en el espacio de tiempo a través del cual mi máquina había saltado. El

aire estaba libre de mosquitos, la tierra de malas hierbas y de hongos; por

todas partes había frutas y flores deliciosas; brillantes mariposas revoloteaban

aquí y allá. El ideal de la medicina preventiva estaba alcanzado. Las

enfermedades, suprimidas. No vi ningún indicio de enfermedad contagiosa durante

toda mi estancia allí. Y ya les contaré más adelante que hasta el proceso de la

putrefacción y de la vejez había sido profundamente afectado por aquellos

cambios.

Se habían conseguido también triunfos sociales. Veía yo la Humanidad alojada en

espléndidas moradas, suntuosamente vestida; y, sin embargo, no había encontrado

aquella gente ocupada en ninguna faena. Allí no había signo alguno de lucha, ni

social ni económica. La tienda, el anuncio, el tráfico, todo ese comercio que

constituye la realidad de nuestro mundo había desaparecido. Era natural que en

aquella noche preciosa me apresurase a aprovechar la idea de un paraíso social.

La dificultad del aumento de población había sido resuelta, supongo, y la

población cesó de aumentar.

Pero con semejante cambio de condición vienen las inevitables adaptaciones a

dicho cambio. A menos que la ciencia biológica sea un montón de errores, ¿cuál

es la causa de la inteligencia y del vigor humanos? Las penalidades y la

libertad: condiciones bajo las cuales el ser activo, fuerte y apto, sobrevive, y

el débil sucumbe; condiciones que recompensan la alianza leal de los hombres

capaces basadas en la autocontención, la paciencia y la decisión. Y la

institución de la familia y las emociones que entraña, los celos feroces, la

ternura por los hijos, la abnegación de los padres, todo ello encuentra su

justificación y su apoyo en los peligros inminentes que amenazan a los jóvenes.

Ahora, ¿dónde están esos peligros inminentes? Se origina aquí un sentimiento que

crecerá contra los celos conyugales, contra la maternidad feroz, contra toda

clase de pasiones; cosas inútiles ahora, cosas que nos hacen sentirnos molestos,

supervivientes salvajes y discordantes en una vida refinada y grata.

Pensé en la pequeñez física de la gente, en su falta de inteligencia, en

aquellas enormes y profundas ruinas; y esto fortaleció mi creencia en una

conquista perfecta de la Naturaleza. Porque después de la batalla viene la

calma. La Humanidad había sido fuerte, enérgica e inteligente, y había utilizado

su abundante vitalidad para modificar las condiciones bajo las cuales vivía. Y

ahora llegaba la reacción de aquellas condiciones cambiadas.

Bajo las nuevas condiciones de bienestar y de seguridad perfectos, esa

bulliciosa energía, que es nuestra fuerza, llegaría a ser debilidad. Hasta en

nuestro tiempo ciertas inclinaciones y deseos, en otro tiempo necesarios para

sobrevivir, son un constante origen de fracaso. La valentía física y el amor al

combate, por ejemplo, no representan una gran ayuda -pueden incluso ser

obstáculos- para el hombre civilizado. Y en un estado de equilibrio físico y de

seguridad, la potencia, tanto intelectual como física, estaría fuera de lugar.

Pensé que durante incontables años no había habido peligro alguno de guerra o de

violencia aislada, ningún peligro de fieras, ninguna enfermedad agotadora que

haya requerido una constitución vigorosa, ni necesitado un trabajo asiduo. Para

una vida tal, los que llamaríamos débiles se hallan tan bien pertrechados como

los fuertes, no son realmente débiles. Mejor pertrechados en realidad, pues los

fuertes estarían gastados por una energía para la cual no hay salida. Era

indudable que la exquisita belleza de los edificios que yo veía era el resultado

de las últimas agitaciones de la energía ahora sin fin determinado de la

Humanidad, antes de haberse asentado en la perfecta armonía con las condiciones

bajo las cuales vivía: el florecimiento de ese triunfo que fue el comienzo de la

última gran paz. Esta ha sido siempre la suerte de la energía en seguridad; se

consagra al arte y al erotismo, y luego vienen-la languidez y la decadencia.

Hasta ese impulso artístico deberá desaparecer al final -había desaparecido casi

en el Tiempo que yo veía -. Adornarse ellos mismos con flores, danzar, cantar al

sol; esto era lo que quedaba del espíritu artístico y nada más. Aun eso

desaparecería al final, dando lugar a una satisfecha inactividad. Somos afilados

sin cesar sobre la muela del dolor y de la necesidad, y, según me parecía, ¡he

aquí que

aquella odiosa muela se rompía al fin!

Permanecí allí en las condensadas tinieblas pensando que con aquella simple

explicación había yo dominado el problema del mundo, dominando el secreto entero

de aquel delicioso pueblo. Tal vez los obstáculos por ellos ideados para detener

el aumento de población habían tenido demasiado buen éxito, y su número, en

lugar de permanecer estacionario, había más bien disminuido. Esto hubiese

explicado aquellas ruinas abandonadas. Era muy sencilla mi explicación y

bastante plausible, ¡como lo son la mayoría de las teorías equivocadas!

UNA CONMOCION REPENTINA

Mientras permanecía meditando sobre este triunfo demasiado perfecto del hombre,

la luna llena, amarilla y jibosa, salió entre un desbordamiento de luz plateada,

al nordeste. Las brillantes figuritas cesaron de moverse debajo de mí, un búho

silencioso revoloteó, y me estremecí con el frío de la noche. Decidí descender y

elegir un sitio donde poder dormir.

Busqué con los ojos el edificio que conocía. Luego mi mirada corrió a lo largo

de la figura de la Esfinge Blanca sobre su pedestal de bronce, cada vez más

visible a medida que la luz de la luna ascendente se hacía más brillante. Podía

yo ver el argentado abedul enfrente. Había allí, por un lado, el macizo de

rododendros, negro en la pálida claridad, v por el otro la pequeña pradera, que

volví a contemplar. Una extraña duda heló mi satisfacción. «No», me dije con

resolución, «ésa no es la pradera».

Pero era la pradera. Pues la lívida faz leprosa de la esfinge estaba vuelta

hacia allí. ¿Pueden ustedes imaginar lo que sentí cuando tuve la plena

convicción de ello? No Podrían. ¡La Máquina del Tiempo había desaparecido!

En seguida, como un latigazo en la cara, se me ocurrió la posibilidad de perder

mi propia época, de quedar abandonado e impotente en aquel extraño mundo nuevo.

El simple pensamiento de esto representaba una verdadera sensación física.

Sentía que me agarraba por la garganta, cortándome la. respiración. Un momento

después sufrí un ataque de miedo y corrí con largas zancadas ladera abajo. En

seguida tropecé, caí de cabeza y me hice un corte en la cara; no perdí el tiempo

en restañar la sangre, sino que salté de nuevo en pie y seguí corriendo,

mientras me escurría la sangre caliente por la mejilla y el mentón. Y mientras

corría me iba diciendo a mí mismo: «La han movido un poco, la han empujado

debajo del macizo, fuera del camino.» Sin embargo, corría todo cuanto me era

posible. Todo el tiempo, con la certeza que algunas veces acompaña a un miedo

excesivo, yo sabía que tal, seguridad era una locura, sabía instintivamente que

la máquina había sido transportada fuera de mi alcance. Respiraba penosamente.

Supongo que recorrí la distancia entera desde la cumbre de la colina hasta la

pradera, dos millas aproximadamente, en diez minutos. Y no soy ya un joven.

Mientras iba corriendo maldecía en voz alta mi necia confianza, derrochando así

mi aliento. Gritaba muy fuerte y nadie contestaba. Ningún ser parecía agitarse

en aquel mundo iluminado por la luna.

Cuando llegué a la pradera mis peores temores se realizaron. No se veía el menor

rastro de la máquina. Me sentí desfallecido y helado cuando estuve frente al

espacio vacío, entre la negra maraña de los arbustos. Corrí furiosamente

alrededor, como si la máquina pudiera estar oculta en algún rincón, y luego me

detuve en seco, agarrándome el pelo con las manos. Por encima de mí descollaba

la esfinge, sobre su pedestal de bronce, blanca, brillante, leprosa, bajo la luz

de la luna que ascendía. Parecía reírse burlonamente de mi congoja.

Pude haberme consolado a mí mismo imaginando que los pequeños seres habían

llevado por mí el aparato a algún refugio, de no haber tenido la seguridad de su

incapacidad física e intelectual. Esto era lo que me acongojaba: la sensación de

algún poder insospechado hasta entonces, por cuya intervención mi invento había

desaparecido. Sin embargo, estaba seguro de una cosa: salvo que alguna otra

Época hubiera construido un duplicado exacto, la máquina no podía haberse movido

a través del tiempo. Las conexiones de las palancas -les mostraré después el

sistema- impiden que, una vez quitadas, nadie pueda ponerla en movimiento de

ninguna manera. Había sido transportada y escondida solamente en el espacio.

Pero, entonces, ¿dónde podía estar?

Creo que debí ser presa de una especie de frenesí. Recuerdo haber recorrido

violentamente por dentro y por fuera, a la luz de la luna, todos los arbustos

que rodeaban a la esfinge, y asustado en la incierta claridad a algún animal

blanco al que tomé por un cervatillo. Recuerdo también, ya muy avanzada la

noche, haber aporreado las matas con mis puños cerrados hasta que mis

articulaciones quedaron heridas y sangrantes por las ramas partidas. Luego,

sollozando y delirando en mi angustia de espíritu, descendí hasta el gran

edificio de piedra. El enorme vestíbulo estaba oscuro, silencioso y desierto.

Resbalé sobre un suelo desigual y caí encima de una de las mesas de malaquita,

casi rompiéndome la espinilla. Encendí una cerilla y penetré al otro lado de las

cortinas polvorientas de las que les he hablado.

Allí encontré un segundo gran vestíbulo cubierto de cojines, sobre los cuales

dormían, quizá, una veintena de aquellos pequeños seres. Estoy seguro de que

encontraron mi segunda aparición bastante extraña, surgiendo repentinamente de

la tranquila oscuridad con ruidos inarticulados y el chasquido y la llama de una

cerilla. Porque ellos habían olvidado lo que eran las cerillas. «¿Dónde está mi

Máquina del Tiempo?», comencé, chillando como un niño furioso, asiéndolos y

sacudiéndolos a un tiempo. Debió parecerles muy raro aquello. Algunos rieron, la

mayoría parecieron dolorosamente amedrentados. Cuando vi que formaban corro a mi

alrededor, se me ocurrió que estaba haciendo una cosa tan necia como era posible

hacerla en aquellas circunstancias, intentando revivir la sensación de miedo.

Porque razonando conforme a su comportamiento a la luz del día: pensé que el

miedo debía estar olvidado.

Bruscamente tiré la cerilla, y, chocando con algunos de aquellos seres en mi

carrera, crucé otra vez, desatinado, el enorme comedor hasta Regar afuera bajo

la luz de la luna. Oí gritos de terror y sus piececitos corriendo y tropezando

aquí y allá. No recuerdo todo lo que hice mientras la luna ascendía por el

cielo. Supongo que era la circunstancia inesperada de mi pérdida lo que me

enloquecía. Sentíame desesperanzado, separado de mi propia especie, -como un

extraño animal en un mundo desconocido. Debí desvariar de un lado para otro,

chillando y vociferando contra Dios y el Destino. Recuerdo que sentí una

horrible fatiga, mientras la larga noche de desesperación transcurría; que

remiré en tal o cual sitio imposible; que anduve a tientas entre las ruinas

iluminadas por la luna y que toqué extrañas criaturas en las negras sombras, y,

por último, que me tendí sobre la tierra junto a la esfinge, llorando por mi

absoluta desdicha, pues hasta la cólera por haber cometido la locura de

abandonar la máquina había desaparecido con mi fuerza. No me quedaba más que mi

desgracia. Luego me dormí, N, cuando desperté otra vez era ya muy de día, y una

pareja dé gorriones brincaba a mi alrededor sobre la hierba, al alcance de mi

mano.

Me senté en el frescor de la mañana, -intentando recordar cómo había llegado

hasta allí, y por qué experimentaba una tan profunda sensación de abandono y

desesperación. Entonces las cosas se aclararon en mi mente. Con la clara

razonable luz del día, podía considerar de frente mis circunstancias. Me di

cuenta de la grandísima locura cometida en mi frenesí de la noche anterior, pude

razonar conmigo mismo. «¿Suponer lo peor? -me dije--. ¿Suponer que la máquina

está enteramente perdida, destruida, quizá? Me importa estar tranquilo, ser

paciente, aprender el modo de ser de esta gente, adquirir una idea clara de cómo

se ha Perdido mi aparato, y los medios de conseguir materiales y herramientas; a

fin de poder, al final, construir tal vez otro.» Tenía que ser aquélla mi única

esperanza, una mísera esperanza tal vez, pero mejor que la desesperación. Y,

después de todo, era aquél un mundo bello y curioso.

Pero probablemente la máquina había sido tan sólo sustraída. Aun así, debía yo

mantenerme sereno, tener Paciencia, buscar el sitio del escondite, y recuperarla

por la fuerza o con astucia. Y con esto me puse en pie rápidamente y miré a mi

alrededor, preguntándome dónde Podría lavarme. Sentíame fatigado, entumecido y

sucio a causa del viaje. El frescor de la mañana me hizo desear una frescura

igual. Había agotado mi emoción. Realmente, buscando lo que necesitaba, me sentí

asombrado de mi intensa excitación de la noche anterior. Examiné cuidadosamente

el suelo de la praderita. Perdí un rato en fútiles preguntas dirigidas lo mejor

que pude a aquellas gentecillas que se acercaban. Todos fueron incapaces de

comprender mis gestos; algunos se mostraron simplemente estúpidos; otros

creyeron que era una chanza, y se rieron en mis narices. Fue para mí la tarea

más difícil del mundo impedir que mis manos cayesen sobre sus lindas caras

rientes. Era un loco impulso, pero el demonio engendrado por el miedo y la

cólera ciega estaba mal refrenado y aun ansioso de aprovecharse de mi

perplejidad. La hierba me trajo un mejor consejo. Encontré unos surcos marcados

en ella, aproximadamente a mitad de camino entre el pedestal de la esfinge y las

huellas de pasos de mis pies, a -mi llegada. Había alrededor otras señales de

traslación, con extrañas y estrechas huellas de pasos tales que las pude creer

hechas por un perezoso[9]. Esto dirigió mi atención más cerca del pedestal.

Era éste, como creo haber dicho, de bronce. No se trataba de un simple bloque,

sino que estaba ambiciosamente adornado con unos paneles hondos a cada lado.

Me acerqué a golpearlos. El pedestal era hueco. Examinando los paneles

minuciosamente, observé que quedaba una abertura entre ellos y el marco. No

había allí asas ni cerraduras, pero era posible que aquellos paneles, si eran

puertas como yo suponía, se abriesen hacia dentro. Una cosa aparecía clara a mi

inteligencia. No necesité un gran esfuerzo mental para inferir que mi Máquina

del Tiempo estaba dentro de aquel pedestal. Pero cómo había llegado hasta allí

era un problema diferente.

Vi las cabezas de dos seres vestidos color naranja, entre las matas y bajo unos

manzanos cubiertos de flores, venir hacia mí. Me volví a ellos sonriendo y

llamándoles por señas. Llegaron a mi lado, y entonces, señalando el pedestal de

bronce, intenté darles a entender mi deseo de abrirlo. Pero a mi primer gesto

hacia allí se comportaron de un modo muy extraño. No sé cómo describirles a

ustedes su expresión. Supongan que hacen a una dama de fino temperamento unos

gestos groseros e impropios; la actitud que esa dama adoptaría fue la de ellos.

Se alejaron como si hubiesen recibido el último insulto. Intenté una amable

mímica parecida ante un mocito vestido de blanco, con el mismo resultado

exactamente. De un modo u otro su actitud me dejó avergonzado de mí mismo. Pero,

como ustedes comprenderán, yo deseaba recuperar la Máquina del Tiempo, e hice

una nueva tentativa. Cuando le vi a éste dar la vuelta, como los otros, mi mal

humor predominó. En tres zancadas le alcancé, le cogí por la parte suelta de su

vestido alrededor del cuello, y le empecé a arrastrar hacia la esfinge. Entonces

vi tal horror y tal repugnancia en su rostro' que le solté de repente.

Pero no quería declararme vencido aún. Golpeé con los puños los paneles de

bronce. Creí oír algún movimiento dentro -para ser más claro, creí percibir un

ruido como de risas sofocadas-, pero debí equivocarme. Entonces fui a buscar una

gruesa piedra al río, y volví a martillar con ella 1os paneles hasta que hube

aplastado una espiral de los adornos, y cayó el verdín en laminillas

polvorientas. La delicada gentecilla debió de oírme golpear en violentas

arremetidas hasta una milla, pero no se acercó. Vi una multitud de ellos por las

laderas, mirándome furtivamente. Al final, sofocado y rendido, me senté para

vigilar aquel sitio. Pero estaba demasiado inquieto para vigilar largo rato. soy

demasiado occidental para una larga vigilancia. Puedo trabajar durante años

enteros en un problema, pero aguardar inactivo durante veinticuatro horas es

otra cuestión.

Después de un rato me levanté, y empecé a caminar a la ventura entre la maleza,

hacia la colina otra vez. «Paciencia -me dije--; si quieres recuperar tu máquina

debes dejar sola a la esfinge. Si piensan quitártela, de poco sirve destrozar

sus paneles de bronce, y si no piensan hacerlo, te la devolverán tan pronto como

se la pidas. Velar entre todas esas cosas desconocidas ante un rompecabezas como

éste es desesperante. Representa una línea de conducta que lleva a la demencia.

Enfréntate con este mundo. Aprende sus usos, obsérvale, abstente de hacer

conjeturas demasiado precipitadas en cuanto a sus intenciones; al final

encontrarás la pista de todo esto.» Entonces, me di cuenta de repente de lo

cómico de la situación: el recuerdo de los años que había gastado en estudios y

trabajos para adentrarme en el tiempo futuro y, ahora, una ardiente ansiedad por

salir de él. Me había creado la más complicada y desesperante trampa que haya

podido inventar nunca un hombre. Aunque era a mi propia costa, no pude

remediarlo. Me reí a carcajadas.

Cuando cruzaba el enorme palacio, parecióme que aquellas gentecillas me

esquivaban. Podían ser figuraciones mías, o algo relacionado con mis golpes en

las puertas de bronce. Estaba, sin embargo, casi seguro de que me rehuían. Pese

a lo cual tuve buen cuidado de mostrar que no me importaba, y de, abstenerme de

perseguirles, y en el transcurso de uno o dos días las cosas volvieron a su

antiguo estado. Hice todos los progresos que pude en su lengua, y, además,

proseguí mis exploraciones aquí y allá. A menos que no haya tenido en cuenta

algún punto -sutil, su lengua parecía excesivamente simple, compuesta casi

exclusivamente de sustantivos concretos y verbos. En lo relativo a los

sustantivos abstractos, parecía haber pocos (si los había). Empleaban

escasamente el lenguaje figurado. Como sus frases eran por lo general simples y

de dos palabras, no pude darles a entender ni comprender yo sino las cosas más

sencillas. Decidí apartar la idea de mi Máquina del Tiempo y el misterio de las

puertas de bronce de la esfinge hasta donde fuera posible, en un rincón de mi

memoria, esperando que mi creciente conocimiento me llevase a ella por un camino

natural. Sin embargo, cierto sentimiento, como podrán ustedes comprender, me

retenía en un círculo de unas cuantas millas alrededor del sitio de mi llegada.

EXPLICACION

Hasta donde podía ver, el mundo entero desplegaba la misma exuberante riqueza

que el valle del Támesis. Desde cada colina a la que yo subía, vi la misma

profusión de edificios espléndidos, infinitamente variados de materiales y de

estilos; los mismos amontonamientos de árboles de hoja perenne, los mismos

árboles cargados de flores y los mismos altos helechos. Aquí y allá el agua

brillaba como plata, y más lejos la tierra se elevaba en azules ondulaciones de

colinas, y desaparecía así en la serenidad del cielo. Un rasgo peculiar que

pronto atrajo mi atención fue la presencia de ciertos pozos circulares, varios

de ellos, según me pareció, de una profundidad muy grande. Uno se hallaba

situado cerca del sendero que subía a la colina, y que yo había seguido durante

mi primera caminata. Como los otros, estaba bordeado de bronce, curiosamente

forjado, y protegido de la lluvia por una pequeña cúpula. Sentado sobre el borde

de aquellos pozos, y escrutando su oscuro fondo, no pude divisar ningún

centelleo de agua, ni conseguir ningún reflejo con la llama de una cerilla. Pero

en todos ellos oí cierto ruido: un toc-toc-toc, parecido a la pulsación de

alguna enorme máquina; y descubrí, por la llama de mis cerillas, que una

corriente continua de aire soplaba abajo, dentro del hueco de los pozos. Además,

arrojé un pedazo de papel en el orificio de uno de ellos; y en vez de descender

revoloteando lentamente, fue velozmente aspirado y se perdió de vista.

También, después de un rato, llegué a relacionar aquellos pozos con altas torres

que se elevaban aquí y allá sobre las laderas; pues había con frecuencia por

encima de ellas es, misma fluctuación que se percibe en un día caluroso sobre

una playa abrasada por el sol. Enlazando estas cosas, llegué a la firme

presunción de un amplio sistema de ventilación subterránea, cuya verdadera

significación érame dificil imaginar. Me incliné al principio a asociarlo con la

instalación sanitaria de aquellas gentes. Era una conclusión evidente, pero

absolutamente equivocada.

Y aquí debo admitir que he aprendido muy poco de desagües, de campanas y de

modos de transporte, y de comodidades parecidas, durante el tiempo de mi

estancia en aquel futuro real. En algunas de aquellas visiones de Utopía[10] y de

los tiempos por venir que he leído, hay una gran cantidad de detalles sobre la

construcción, las ordenaciones sociales y demás cosas de ese género. Pero aunque

tales detalles son bastante fáciles de obtener cuando el mundo entero se halla

contenido en la sola imaginación, son por completo inaccesibles para un

auténtico viajero mezclado con la realidad, como me encontré allí. ¡Imagínense

ustedes lo que contaría de Londres un negro recién llegado del África central al

regresar a su tribu! ¿Qué podría él saber de las compañías de ferrocarriles, de

los movimientos sociales, del teléfono y el telégrafo, de la compañía de envío

de paquetes a domicilio, de los giros postales y de otras cosas parecidas? ¡Sin

embargo, nosotros accederíamos, cuando menos, a explicarle esas cosas! E incluso

de lo que él supiese, ¿qué le haría comprender o creer a su amigo que no hubiese

viajado? ¡Piensen, además, qué escasa distancia hay entre un negro y un blanco

de nuestro propio tiempo, y qué extenso espacio existía entre aquellos seres de

la Edad de oro y yo! Me daba cuenta de muchas cosas invisibles que contribuían a

mi bienestar; pero salvo por una impresión general de organización automática,

temo no poder hacerles comprender a ustedes sino muy poco de esa diferencia.

En lo referente a la sepultura, por ejemplo, no podía yo ver signos de

cremación, ni nada que sugiriese tumbas. Pero se me ocurrió que, posiblemente,

habría cementerios (u hornos crematorios) en alguna parte, más allá de mi línea

de exploración. Fue ésta, de nuevo, una pregunta que me planteé deliberadamente

y mi curiosidad sufrió un completo fracaso al principio con respecto a ese

punto. La cosa me desconcertaba, y acabé por hacer una observación ulterior que

me desconcertó más aún: que no había entre aquella gente ningún ser anciano o

achacoso.

Debo confesar que la satisfacción que sentí por mi primera teoría de una

civilización automática y de una Humanidad en decadencia, no duró mucho tiempo.

Sin embargo, no podía yo imaginar otra. Los diversos enormes palacios que había

yo explorado eran simples viviendas, grandes salones comedores y amplios

dormitorios. No pude encontrar ni máquinas ni herramientas de ninguna clase. Sin

embargo, aquella gente iba vestida con bellos tejidos, que deberían

necesariamente renovar de vez en cuando, y sus sandalias, aunque sin adornos,

eran muestras bastante complejas de labor metálica. De un modo o de otro tales

cosas debían ser fabricadas. Y aquella gentecilla no revelaba indicio alguno de

tendencia creadora. No había tiendas, ni talleres, ni señal ninguna de

importaciones entre ellos. Gastaban todo su tiempo en retozar lindamente, en

bañarse In el río, en hacerse el amor de una manera semijuguetona, en comer

frutas y en dormir. No pude ver cómo se conseguía que las cosas siguieran

marchando.

Volvamos, entonces, a la Máquina del Tiempo: alguien, no sabía yo quién, la

había encerrado en el pedestal hueco de la Esfinge Blanca. ¿Por qué? A fe mía no

pude imaginarlo. Había también aquellos pozos sin agua, aquellas columnas de

aireación. Comprendí que me faltaba una pista. Comprendí..., ¿cómo les

explicaría aquello? Supónganse que encuentran ustedes una inscripción, con

frases aquí y allá en un excelente y claro inglés, e, interpoladas con esto,

otras compuestas de palabras, incluso de letras, absolutamente desconocidas para

ustedes. ¡Pues bien, al tercer día de mi visita, así era como se me presentaba

el mundo del año 802.701!

Ese día, también, me eché una amiga... en cierto modo. Sucedió que, cuando

estaba yo contemplando a algunos de aquellos seres bañándose en un bajío, uno de

ellos sufrió un calambre, y empezó a ser arrastrado por el agua. La corriente

principal era más bien rápida, aunque no demasiado fuerte para un nadador

regular. Les daré a ustedes una idea, por tanto, de la extraña imperfección de

aquellas criaturas, cuando les diga que ninguna hizo el más leve gesto para

interitar salvar al pequeño ser que gritando débilmente se estaba ahogando ante

sus ojos. Cuando me di cuenta de ello, me despojé rápidamente de la ropa, y

vadeando el agua por un sitio más abajo, agarré aquella cosa menuda y la puse a

salvo en la orilla. Unas ligeras fricciones 111 sus miembros la reanimaron

pronto, y tuve la satisfacción de verla completamente bien antes de separarme de

ella. Tenía tan poca estimación por los de su raza que no esperé ninguna

gratitud de la muchachita. Sin embargo, en esto me equivocaba.

Lo relatado ocurrió por la mañana. Por la tarde encontré a mi mujercilla -eso

supuse que era- cuando regresaba yo hacia mi centro de una exploración. Me

recibió con gritos de deleite, y me ofreció una gran guirnalda de flores, hecha

evidentemente para mí. Aquello impresionó mi imagina

Es muy posible que me sintiese solo-Sea como fuere, hice cuanto pude para

mostrar mi reconocimiento por si, regalo. Pronto estuvimos sentados juntos bajo

un árbol sosteniendo una conversación compuesta principalmente de sonrisas. La

amistad de aquella criatura me afectaba exactamente como puede afectar la de una

niña. Nos dábamos flores uno a otro, y ella me besaba las manos. Le besé yo

también las suyas. Luego intenté hablar y supe que se llamaba Weena, nombre que

a pesar de no saber yo lo que significaba me pareció en cierto modo muy

apropiado. Este fue el comienzo de una extraña amistad que duró una semana, ¡y

que terminó como les diré!

Era ella exactamente parecida a una niña. Quería estar siempre conmigo.

Intentaba seguirme por todas partes, y en mi viaje siguiente sentí el corazón

oprimido, teniendo que dejarla, al final, exhausta y llamándome

quejumbrosamente, Pues érame preciso conocer a fondo los problemas de aquel

mundo. No había llegado, me dije a mí mismo, al futuro para mantener un flirteo

en miniatura. Sin embargo, su angustia cuando la dejé era muy grande, sus

reproches al separarnos eran a veces frenéticos, y creo plenamente que sentí

tanta inquietud como consuelo con su afecto. Sin embargo, significaba ella, de

todos modos, un gran alivio para mí. Creí que era un simple cariño infantil el

que la hacía apegarse a mí. Hasta que fue demasiado tarde, no supe claramente

qué pena le había infligido al abandonarla. Hasta entonces no supe tampoco

claramente lo que era ella para mí. Pues, por estar simplemente en apariencia

enamorada de mí, por su manera fútil de mostrar que yo le preocupaba, aquella

humana muñequita pronto dio a mi regreso a las proximidades de la Esfinge Blanca

casi el sentimiento de la vuelta al hogar; y acechaba la aparición de su

delicada figurita, blanca y oro, no bien llegaba yo a la colina.

Por ella supe también que el temor no había desaparecido aún de la tierra.

Mostrábase ella bastante intrépida durante el día y tenía una extraña confianza

en mi; pues una vez, en un momento estúpido, le hice muecas amenazadoras y, ella

se echó a reír simplemente. Pero le amedrentaban la oscuridad, las sombras, las

cosas negras. Las tinieblas eran para ella.la única cosa aterradora. Era una

emoción singularmente viva, y esto me hizo meditar y observarla. Descubrí,

entonces, entre otras cosas, que aquellos seres se congregaban dentro de las

grandes casas, al anochecer, y dormían en grupos. Entrar donde ellos estaban sin

una luz les llenaba de una inquietud tumultuosa. Nunca encontré a nadie de

puertas afuera, o durmiendo solo de puertas adentro, después de ponerse el sol.

Sin embargo, fui tan estúpido que no comprendí la lección de ese temor, y, pese

a la angustia de Weena, me obstiné en acostarme apartado de aquellas multitudes

adormecidas.

Esto le inquietó a ella mucho, pero al final su extraño afecto por mí triunfó, y

durante las cinco noches de nuestro conocimiento, incluyendo la última de todas,

durmió ella con la cabeza recostada sobre mi brazo. Pero mi relato se me escapa

mientras les hablo a ustedes de ella. La noche anterior a su salvación debía

despertarme al amanecer. Había estado inquieto, soñando muy desagradablemente

que me ahogaba, y que unas anémonas de mar me palpaban la cara con Sus blandos

apéndices. Me desperté sobresaltado, con la extraña sensación de que un animal

gris acababa de huir de la habitación. Intenté dormirme de nuevo, pero me sentía

desasosegado y a disgusto. Era esa hora incierta y gris en que las cosas acaban

de surgir de las tinieblas, cuando todo el incoloro y se recorta con fuerza, aun

pareciendo irreal. Me levanté, fui al gran vestíbulo y llegué así hasta las

losas de Piedra delante del palacio. Tenía intención, haciendo virtud de la

necesidad, de contemplar la salida del sol.

La luna se ponía, y su luz moribunda y las primeras Palideces del alba se

mezclaban en una semiclaridad fantasmal. Los arbustos eran de un negro tinta, la

tierra de un gris oscuro, el cielo descolorido y triste. Y sobre la colina creía

ver unos espectros. En tres ocasiones distintas, mientras escudriñaba la ladera,

vi unas figuras blancas. Por dos veces me pareció divisar una criatura

solitaria, blanca, con el aspecto de un mono, subiendo más bien rápidamente Por

la colina, y una vez cerca de las ruinas vi tres de aquellas figuras arrastrando

un cuerpo oscuro. Se movían velozmente. Y no pude ver qué fue de ellas.

Parecieron desvanecerse entre los arbustos. El alba era todavía incierta, como

ustedes comprenderán. Y tenía yo esa sensación helada, confusa, del despuntar

del alba que ustedes conocen tal vez. Dudaba de mis ojos.

Cuando el cielo se tornó brillante al este, y la luz del sol subió y esparció

una vez más sus vivos colores sobre el mundo, escruté profundamente el paisaje,

pero no percibí ningún vestigio de mis figuras blancas. Eran simplemente seres

de la media luz. «Deben de haber sido fantasmas -me dije . Me pregunto qué edad

tendrán.» Pues una singular teoría de Grant Allen[11] vino a mi mente, y me

divirtió. Si cada generación fenece y deja fantasmas, argumenta él, el mundo al

final estará atestado de ellos. Según esa teoría habrían crecido de modo

innumerable dentro de unos ochocientos mil años a contar de esta fecha, y no

sería muy sorprendente ver cuatro a la vez. Pero la broma no era convincente y

me pasé toda la mañana pensando en aquellas figuras, hasta que gracias a Weena

logré desechar ese pensamiento. Las asocié de una manera vaga con el animal

blanco que había yo asustado en mi primera y ardorosa busca de la Máquina del

Tiempo.

Pero Weena era una grata sustituta. Sin embargo, todas ellas estaban destinadas

pronto a tomar una mayor y más implacable posesión de mi espíritu.

Creo haberles dicho cuánto más calurosa que la nuestra era la temperatura de esa

Edad de Oro. No puedo explicarme por qué. Quizá el sol era más fuerte, o la

tierra estaba más cerca del sol. Se admite, por lo general, que el sol se irá

enfriando constantemente en el futuro. Pero la gente, poco familiarizada con

teorías tales como las de Darwin[12], olvida que los planetas¡ deben finalmente

volver a caer uno por uno dentro de la masa que los engendró. Cuando esas

catástrofes ocurran, el sol llameará con renovada energía; y puede que algún

planeta interior haya sufrido esa suerte. Sea cual fuere la razón, persiste el

hecho de que el sol era mucho más fuerte que el que nosotros conocemos.

Bien, pues una mañana muy calurosa -la cuarta, creo, de mi estancia-, cuando

intentaba resguardarme del calor y de la reverberación entre algunas ruinas

colosales cerca del gran edificio donde dormía y comía, ocurrió una cosa

extraña. Encaramándome sobre aquel montón de mampostería, encontré una estrecha

galería, cuyo final y respiradero laterales estaban obstruidos por masas de

piedras caídas. En contraste con la luz deslumbrante del exterior, me pareció al

principio de una oscuridad impenetrable. Entré a tientas, pues el cambio de la

luz a las tinieblas hacía surgir manchas flotantes de color ante mí. De repente

me detuve como hechizado. Un par de ojos, luminosos por el reflejo de la luz de

afuera, me miraba fijamente en las tinieblas.

El viejo e instintivo terror a las fieras se apoderó nuevamente de mí. Apreté

los puños y miré con decisión aquellos brillantes ojos. Luego, el pensamiento de

la absolu_ ta seguridad en que la Humanidad parecía vivir se apareció a mi

mente. Y después recordé aquel extraño terror a las tinieblas. Dominando mi

pavor hasta cierto punto, avancé un paso y hablé. Confesaré que mi voz era

bronca e insegura. Extendí la mano y toqué algo suave. Inmediatamente los ojos

se apartaron y algo blanco huyó rozándome. Me volví con el corazón en la

garganta, y vi una extraña figurilla de aspecto simiesco, sujetándose la cabeza

de una manera especial, cruzar corriendo el espacio iluminado por el sol, a mi

espalda. Chocó contra un bloque de granito, se tambaleó, y en un instante se

ocultó en la negra sombra bajo otro montón de escombros de las -ruinas.

La impresión que recogí de aquel ser. fue, naturalmente, imperfecta; pero sé que

era de un blanco desvaído, y, que tenía unos ojos grandes y extraños de un rojo

grisáceo, y también unos cabellos muy rubios que le caían por la espalda. Pero,

como digo, se movió con demasiada rapidez para que pudiese verle con claridad.

No puedo siquiera decir si corría a cuatro pies, o tan sólo manteniendo sus

antebrazos muy bajos. Después de unos instantes de detención le seguí hasta el

segundo montón de ruinas. No pude encontrarle al principio; pero después de un

rato entre la profunda oscuridad, llegué a una de aquellas aberturas redondas y

parecidas a un pozo de que ya les he hablado a ustedes, semiobstruida por una

columna derribada. Un pensamiento repentino vino a mi mente. ¿Podría aquella

Cosa haber desaparecido por dicha abertura abajo? Encendí una cerilla y, mirando

hasta el fondo, vi agitarse una pequeña y blanca criatura con unos ojos

brillantes que me miraban fijamente. Esto me hizo estremecer. ¡Aquel ser se

asemejaba a una araña humana! Descendía por la pared y divisé ahora por primera

vez una serie de soportes y de asas de metal formando una especie de escala, que

se hundía en la abertura. Entonces la llama me quemó los dedos y la solté,

apagándose al caer; y cuando encendí otra, el pequeño monstruo había

desaparecido.

No sé cuánto tiempo permanecí mirando el interior de aquel pozo. Necesité un

rato para conseguir convencerme a mí mismo de que aquella cosa entrevista era un

ser humano. Pero, poco a poco, la verdad se abrió paso en mí: el Hombre no había

seguido siendo una especie única, sino que se había diferenciado en dos animales

distintos; las graciosas criaturas del Mundo Superior no eran los solos

descendientes de nuestra generación, sino que aquel ser, pálido, repugnante,

nocturno, que había pasado fugazmente ante mí, era también el heredero de todas

las edades.

Pensé en las columnas de aireación y en mi teoría de una ventilación

subterránea. Empecé a sospechar su verdadera importancia. ¿Y qué viene a hacer,

me pregunté, este Lémur en mi esquema de una organización perfectamente

equilibrada? ¿Qué relación podía tener con la indolente serenidad de los

habitantes del Mundo Superior? ¿Y qué se ocultaba debajo de aquello en el fondo

de aquel pozo? Me senté sobre el borde diciéndome que, en cualquier caso, no

había nada que temer, y que debía yo bajar allí para solucionar mis apuros. ¡Y

al mismo tiempo me aterraba en absoluto bajar! Mientras vacilaba, dos de los

bellos seres del Mundo Superior llegaron corriendo en su amoroso juego desde la

luz del sol hasta la sombra. El varón perseguía a la hembra, arrojándole flores

en su huida.

Parecieron angustiados de encontrarme, con mi brazo apoyado contra la columna

caída, y escrutando el pozo. Al parecer, estaba mal considerado el fijarse en

aquellas aberturas; pues cuando señalé ésta junto a la cual estaba yo e intenté

dirigirles una pregunta sobre ello en su lengua, se mostraron más angustiados

aún y se dieron la vuelta. Pero les interesaban mis cerillas, y encendí unas

cuantas para divertirlos. Intenté de nuevo preguntarles sobre el pozo, Y fracasé

otra vez. Por eso los dejé en seguida, a fin de ir en busca de Weena, y ver qué

podía sonsacarle. Pero Mi mente estaba ya trastornada; mis conjeturas e

impresiones se deslizaban y enfocaban hacia una nueva interpretación. Tenía

ahora una pista para averiguar la importancia de aquellos pozos, de aquellas

torres de ventilación, de aquel misterio de los fantasmas; ¡y esto sin mencionar

la indicación relativa al significado de las puertas de bronce y de la suerte de

la Máquina del Tiempo! Y muy vagamente hallé una sugerencia acerca de la

solución del problema económico que me había desconcertado.

He aquí mi nuevo punto de vista. Evidentemente, aquella segunda especie humana

era subterránea. Había en especial tres detalles que me hacían creer que sus

raras apariciones sobre el suelo eran la consecuencia de una larga y continuada

costumbre de vivir bajo tierra. En primer lugar, estaba el aspecto lívido común

a la mayoría de los animales que viven prolongadamente en la oscuridad; el pez

blanco de las grutas del Kentucky, por ejemplo. Luego, aquellos grandes ojos con

su facultad de reflejar la luz son rasgos comunes en los seres nocturnos, según

lo demuestran el búho y el gato. Y por último, aquel patente desconcierto a la

luz del sol, y aquella apresurada y, sin embargo, torpe huida hacia la oscura

sombra, y aquella postura tan particular de la cabeza mientras estaba a la luz,

todo esto reforzaba la teoría de una extremada sensibilidad de la retina.

Bajo mis pies, por tanto, la tierra debía estar inmensamente socavada y aquellos

socavones eran la vivienda de a Nueva Raza. La presencia de tubos de ventilación

y de los pozos a lo largo de las laderas de las colinas, por todas partes en

realidad, excepto a lo largo del valle por donde corría el río, revelaba cuán

universales eran sus ramificacio nes. ¿No era muy natural, entonces, suponer que

era en aquel Mundo Subterráneo donde se hacía el trabajo necesario para la

comodidad de la raza que vivía a la luz del sol? La explicación era tan

plausible que la acepté inmediatamente y llegué hasta imaginar el porqué de

aquella diferenciación de la especie humana. Me atrevo a creer que prevén

ustedes la hechura de mi teoría, aunque pronto comprendí por mí mismo cuán

alejada estaba de la verdad.

Al principio, procediendo conforme a los problemas de nuestra propia época,

parecíame claro como la luz del día que la extensión gradual de las actuales

diferencias meramente temporales y sociales entre el Capitalista y el Trabajador

era la clave de la situación entera. Sin duda les parecerá a ustedes un tanto

grotesco -¡y disparatadamente increíble!-, y, sin embargo, aun ahora existen

circunstancias que señalan ese camino. Hay una tendencia a utilizar el espacio

subterráneo para los fines menos decorativos de la civilización; hay, por

ejemplo, en Londres el Metro, hay los nuevos tranvías eléctricos, hay pasos

subterráneos, talleres y restaurantes subterráneos, que aumentan y se

multiplican. «Evidentemente -pensé- esta tendencia ha crecido hasta el Punto que

la industria ha perdido gradualmente su derecho de existencia al aire libre.»

Quiero decir que se había extendido cada vez más profundamente y cada vez en más

y más amplias fábricas subterráneas ¡consumiendo una cantidad de tiempo sin

cesar creciente, hasta que al final ... ! Aun hoy día, ¿es que un obrero del

East End[13] no vive en condiciones de tal modo artificiales que, prácticamente,

está separado de la superficie natural de la tierra?

Además, la tendencia exclusiva de la gente rica -debida, sin duda, al creciente

refinamiento de su educación y al amplio abismo en aumento entre ella y la ruda

violencia de la gente pobre- la lleva ya a acotar, en su interés, considerables

partes de la superficie del país. En lo, alrededores de Londres, por ejemplo,

tal vez la mitad de los lugares más hermosos están cerrados a la intrusión. Y

ese mismo abismo creciente que se debe a los procedimientos más largos s,

costosos de la educación superior y a las crecientes facilidades y tentaciones

por parte de los ricos, hará que cada vez sea menos frecuente el intercambio

entre las clases y el ascenso en la posición social por matrimonios entre ellas,

que retrasa actualmente la división de nuestra especie a lo largo de líneas de

estratificación social. De modo que, al final, sobre el suelo habremos de tener

a los Poseedores, buscando el placer, el bienestar y la belleza, y debajo del

suelo a los No Poseedores; los obreros se adaptan continuamente a las

condiciones de su trabajo. Una vez allí, tuvieron, sin duda, que pagar un canon

nada reducido por la ventilación de sus cavernas; y si se negaban, los mataban

de hambre o los asfixiaban para hacerles pagar los atrasos. Los que habían

nacido para ser desdichados o rebeldes, murieron; y finalmente, al ser

permanente el equilibrio, los supervivientes acabaron por estar adaptados a las

condiciones de la vida subterránea y tan satisfechos en su medio como la gente

del Mundo Superior en el suyo. Por lo que, me parecía, la refinada belleza y la

palidez marchita seguíanse con bastante naturalidad.

El gran triunfo de la Humanidad que había yo soñado tomaba una forma distinta en

mi mente. No había existido tal triunfo de la educación moral y de la

cooperación general, como imaginé. En lugar de esto, veía yo una verdadera

aristocracia, armada de una ciencia perfecta y preparando una lógica conclusión

al sistema industrial de hoy día. Su triunfo no había sido simplemente un

triunfo sobre la Naturaleza, sino un triunfo sobre la Naturaleza y sobre el

prójimo. Esto, debo advertirlo a ustedes, era mi teoría de aquel momento. No

tenla ningún guía adecuado como ocurre en los libros utópicos. Mi explicación

puede ser errónea por completo. Aunque creo que es la más plausible. Pero, aun

suponiendo esto, la civilización equilibrada que había sido finalmente alcanzada

debía haber sobrepasado hacía largo tiempo su cenit, y haber caído en una

profunda decadencia. La seguridad demasiado perfecta de los habitantes del Mundo

Superior los había llevado, en un pausado movimiento de degeneración, a un

aminoramiento general de estatura, de fuerza e inteligencia. Eso podía yo verlo

ya con bastante claridad. Sin embargo, no sospechaba aún lo que había ocurrido a

los habitantes del Mundo Subterráneo, pero por lo que había visto de los

Morlocks -que era el nombre que daban a aquellos serespodía imaginar que la

modificación del tipo humano era aún más profunda que entre los Eloi, la raza

que ya conocía.

Entonces surgieron los Morlocks, unas dudas fastidiosas. ¿Por qué habían cogido

mi Máquina del Tiempo? Pues estaba seguro de que eran ellos quienes la habían

cogido. ¿Y por qué, también, si los Eloi eran los amos, no podían devolvérmela?

¿Y por qué sentían un miedo tan terrible de la oscuridad? Empecé, como ya he

dicho, por interrogar a Weena acerca de aquel Mundo Subterráneo, pero de nuevo

quedé defraudado. Al principio no comprendió mis pregunta', y luego se negó a

contestarlas. Se estremecía como si el tema le fuese insoportable. Y cuando la

presioné, quizá un poco bruscamente, se deshizo en llanto. Fueron las únicas

lágrimas, exceptuando las mías, que vi jamás en la Edad de Oro. Viéndolas cesé

de molestarla sobre los Morlocks, y me dediqué a borrar de los ojos de Weena

aquellas muestras de su herencia humana. Pronto sonrió, aplaudiendo con sus

manitas, mientras yo encendía solemnemente una cerilla.

LOS MORLOCKS

Podrá parecerles raro, pero dejé pasar dos días antes de seguir la reciente

pista que llevaba evidentemente al camino apropiado. Sentía una aversión

especial por aquellos cuerpos pálidos. Tenían exactamente ese tono semiblancuzco

de los gusanos y de los animales conservados en alcohol en un museo zoológico. Y

al tacto eran de una frialdad repugnante. Mi aversión se debía en gran parte a

la influencia simpática de los Eloi, cuyo asco por los Morlocks empezaba yo a

comprender.

La noche siguiente no dormí nada bien. Sin duda mi salud estaba alterada.

Sentíame abrumado de perplejidad y de dudas. Tuve una o dos veces la sensación

de un pavor intenso al cual no podía yo encontrar ninguna razón concreta.

Recuerdo haberme deslizado sin ruido en el gran vestíbulo donde los seres

aquellos dormían a la luz de la luna -aquella noche Weena se hallaba entre

ellas- y sentíame tranquilizado con su presencia. Se me ocurrió, en aquel

momento, que en el curso de pocos días la luna debería entrar en su último

cuarto, y las noches serían oscuras; entonces, las apariciones de aquellos

desagradables seres subterráneos, de aquellos blancuzcos lémures, de aquella

nueva gusanera que había sustituido a la antigua, serían más numerosas. Y

durante esos dos días tuve la inquieta sensación de quien elude una obligación

inevitable. Estaba seguro de que solamente recuperaría la Máquina del Tiempo

penetrando audazmente en aquellos misterios del subsuelo. Sin embargo, no podía

enfrentarme con aquel enigma. De haber tenido un compañero la cosa sería muy

diferente. Pero estaba horriblemente solo, y el simple hecho de descender por

las tinieblas del pozo me hacía Palidecer. No sé si ustedes comprenderán mi

estado de ánimo, pero sentía sin cesar un peligro a mi espalda.

Esta inquietud, esta inseguridad, era quizá la que me arrastraba más y más lejos

en mis excursiones exploradoras. Yendo al sudoeste, hacia la comarca escarpada

que se llarna ahora Combe Wood, observé a lo lejos, en la dirección del

Banstead[14] del siglo XIX, una amplia construcción verde, de estilo diferente a

las que había visto hasta entonces. Era más grande que el mayor de los palacios

o ruinas que conocía, y la fachada tenía un aspecto oriental: mostraba ésta el

brillo de un tono gris pálido, de cierta clase de porcelana china, Esta

diferencia de aspecto sugería una diferencia de uso, y se me ocurrió llevar

hasta allí mi exploración. Pero el día declinaba ya, y llegué a la vista de

aquel lugar después de un largo y extenuante rodeo; por lo cual decidí aplazar

la aventura para el día siguiente, y volví hacia la bienvenida y las caricias de

la pequeña Weena. Pero a la mañana siguiente me di cuenta con suficiente

claridad que mi curiosidad referente al Palacio de Porcelana Verde era un acto

de autodecepción, capaz de evitarme, por un día más, la experiencia que yo

temía. Decidí emprender el descenso sin más pérdida de tiempo, y salí al

amanecer hacia un pozo cercano a las ruinas de granito y aluminio.

La pequeña Weena vino corriendo conmigo, Bailaba junto al pozo, pero, cuando vio

que me inclinaba yo sobre el brocal mirando hacia abajo, pareció singularmente

desconcertada. «Adiós, pequeña Weena», dije, besándola; y luego, dejándola sobre

el suelo, comencé a buscar sobre el brocal los escalones y los ganchos. Más bien

de prisa –debo confesarlo-, ¡pues temía que flaquease mi valor! Al principio

ella me miró con asombro. Luego lanzó un grito quejumbroso y, corriendo hacia

mí, quiso retenerme con sus manitas. Creo que su oposición me incitó más bien a

continuar. La rechacé, acaso un poco bruscamente, y un momento después estaba

adentrándome en el pozo. Vi su cara agonizante sobre el brocal y le sonreí para

tranquilizarla. Luego me fue preciso mirar hacia abajo a los ganchos inestables

a que me agarraba.

Tuve que bajar un trecho de doscientas yardas, quizá. El descenso lo efectuaba

por medio de los barrotes metálicos que salían de las paredes del pozo, y como

estaban adaptados a las necesidades de unos mucho más pequeños que yo, pronto me

sentí entumecido y fatigado por la bajada. ¡Y no sólo fatigado! Uno de los

barrotes cedió de repente bajo mi peso, y casi me balanceé en las tinieblas de

debajo. Durante un momento quedé suspendido por una mano, y después de esa

prueba no me atreví a descansar de nuevo. Aunque mis brazos y mi espalda me

doliesen ahora agudamente, seguía descendiendo de un tirón, tan de prisa como

era posible. Al mirar hacia arriba, vi la abertura, un pequeño disco azul, en el

cual era visible una estrella, mientras que la cabeza de la pequeña Weena

aparecía como una proyección negra y redonda. El ruido acompasado de una

máquina, desde el fondo, se hacía cada vez más fuerte y opresivo. Todo, salvo el

pequeño disco de arriba, era profundamente oscuro, y cuando volví a mirar hacia

allí, Weena había desaparecido. Sentíame en una agonía de inquietud. Pensé

vagamente Intentar remontar del pozo y dejar en su soledad al Mundo Subterráneo.

Pero hasta cuando estaba dándole vueltas a esa idea, seguía descendiendo. Por

último, con un profundo alivio, vi confusamente aparecer, a un pie a mi derecha,

una estrecha abertura en la pared. Me introduje allí y descubrí que era el

orificio de un reducido túnel horizontal en el cual pude tenderme y descansar. Y

ya era hora. Mis brazos estaban doloridos, mi espalda entumecida, y temblaba con

el prolongado terror de una caída. Además, la oscuridad ininterrumpida tuvo un

efecto doloroso sobre mis ojos. El aire estaba lleno del palpitante zumbido de

la maquinaria que ventilaba el pozo.

No sé cuánto tiempo permanecí tendido allí. Me despertó una mano suave que

tocaba mi cara. Me levanté de un salto en la oscuridad y, sacando mis cerillas,

encendí una rápidamente: vi tres seres encorvados y blancos semejantes a aquel

que había visto sobre la tierra, en las ruinas, y que huyó velozmente de la luz.

Viviendo, como vivían, en las que me parecían tinieblas impenetrables, sus ojos

eran de un tamaño anormal y muy sensibles, como lo son las pupilas de los peces

de los fondos abisales, y reflejaban la luz de idéntica manera. No me cabía duda

de que podían verme en aquella absoluta oscuridad, y no parecieron tener miedo

de mí, aparte de su temor a la luz. Pero, en cuanto encendí una cerilla con

objeto de verlos, huyeron veloces, desapareciendo dentro de unos sombríos

canales y túneles, desde los cuales me miraban sus ojos del modo más extraño.

Intenté llamarles, pero su lenguaje era al parecer diferente del de los

habitantes del Mundo Superior; por lo cual me quedé entregado a mis propios

esfuerzos, y la idea de huir antes de iniciar la exploración pasó por mi mente.

Pero me dije a mí mismo: «Estás aquí ahora para eso», y avancé a lo largo del

túnel, sintiendo que el ruido de la maquinaria se hacía más fuerte.

Pronto dejé de notar las paredes a mis lados, llegué a un espacio amplio y

abierto, y encendiendo otra cerilla, vi que había entrado en una vasta caverna

arqueada que se extendía el, las profundas tinieblas más allá de la claridad de

mi cerilla. Vi lo que se puede ver mientras arde una cerilla.

Mi recuerdo es forzosamente vago. Grandes formas parecidas a enormes máquinas

surgían de la oscuridad y proyectaban negras sombras entre las cuales los

inciertos y espectrales Morlocks se guarecían de la luz. El sitio, dicho sea de

paso, era muy sofocante y opresivo, y débiles emanaciones de sangre fresca

flotaban en el aire. Un poco más abajo del centro había una mesita de un metal

blanco, en la que parecía haberse servido una comida. ¡Los Morlocks eran, de

todos modos, carnívoros! Aun en aquel momento, recuerdo haberme preguntado qué

voluminoso animal podía haber sobrevivido para suministrar el rojo cuarto que yo

veía. Estaba todo muy confuso: el denso olor, las enormes formas carentes de

significado, la figura repulsiva espiando en las sombras, ¡y esperando tan sólo

a que volviesen a reinar las tinieblas para acercarse a mí de nuevol Entonces la

cerilla se apagó, quemándome los dedos, y cayó, con una roja ondulación, en las

tinieblas.

He pensado después lo mal equipado que estaba yo para semejante experiencia.

Cuando la inicié con la Máquina del Tiempo, lo hice en la absurda suposición de

que todos los hombres del futuro debían ser infinitamente superiores a nosotros

mismos en todos los artefactos. Había llegado sin armas, sin medicinas, sin nada

que fumar -¡a veces notaba atrozmente la falta del tabaco!-; hasta sin

suficientes cerillas. ¡Si tan sólo hubiera pensado en una Kodak! Podría haber

tomado aquella visión del Mundo Subterráneo en un segundo, y haberlo examinado a

gusto. Pero, sea lo que fuere, estaba allí con las únicas armas y los únicos

poderes con que la Naturaleza me ha dotado: manos, pies y dientes; esto y cuatro

cerillas suecas que aún me quedaban.

Temía yo abrirme camino entre toda aquella maquinaria en la oscuridad, y

solamente con la última llama descubrí que mi provisión de cerillas habíase

agotado. No se me había ocurrido nunca hasta entonces que hubiera necesidad de

economizarlas, y gasté casi la mitad de la caja en asombrar a los habitantes del

Mundo Superior, para quienes el fuego era una novedad. Ahora, como digo, me

quedaban cuatro, y mientras permanecía en la oscuridad, una mano tocó la mía,

sentí unos dedos descarnados sobre mi cara, y percibí un olor especial muy

desagradable. Me pareció oír a mi alrededor la respiración de una multitud de

aquellos horrorosos pequeños seres. Sentí que intentaban quitarme suavemente la

caja de cerillas que tenía en la mano, y que otras manos detrás de mí me tiraban

de la ropa. La sensación de que aquellas criaturas invisibles me examinaban

érame desagradable de un modo indescriptible. La repentina comprensión de mi

desconocimiento de sus maneras de pensar y de obrar se me presentó de nuevo

vivamente en las tinieblas. Grité lo más fuerte que pude. Se apartaron y luego

los sentí acercarse otra vez. Sus tocamientos se hicieron más osados mientras se

musitaban extraños sonidos unos a otros. Me estremecí con violencia, y volví a

gritar, de un modo más bien discordante. Esta vez se Mostraron menos seriamente

alarmados, y se acercaron de nuevo a mí con una extraña y ruidosa risa. Debo

confesar que estaba horriblemente asustado. Decidí encender otra ¿erilla y

escapar amparado por la claridad. Así lo hice, y acreciendo un poco la llama con

un pedazo de papel que saqué de mi bolsillo, llevé a cabo mi retirada hacia el

estrecho túnel. Pero apenas hube entrado mi luz se apagó, y en tinieblas pude

oír a los Morlocks susurrando como el viento entre las hojas, haciendo un ruido

acompasado como la lluvia, mientras se Precipitaban detrás de mí.

En un momento me sentí agarrado por varias manos, y no Pude equivocarme sobre su

propósito, que era arrastrarMe hacia atrás. Encendí otra cerilla y la agité ante

sus deslumbrantes caras. Dificilmente podrán ustedes imaginar lo nauseabundos e

inhumanos que parecían -¡rostros líVidos y sin mentón, ojos grandes, sin

párpados, de un gris rosado!- mientras que se paraban en su- ceguera y

aturdimiento. Pero no me detuve a mirarlos, se lo aseguro a ustedes: volví a

retirarme, y cuando terminó mi segunda cerilla, encendí la tercera. Estaba casi

consumida cuando alcancé la abertura que había en el pozo. Me tendí sobre el

borde, pues la palpitación de la gran bomba del fondo rne aturdía. Luego palpé

los lados para buscar los asideros salientes, y al hacerlo, me agarraron de los

pies Y fui tirado violentamente hacia atrás. Encendí mi última cerilla... y se

apagó en el acto. Pero había yo empuñado ahora uno de los barrotes, y dando

fuertes puntapiés, me desprendí de las manos de los Morlocks, y ascendí

rápidamente por el pozo, mientras ellos se quedaban abajo atisbando y guiñando

los ojos hacia mí: todos menos un pequeño miserable que me siguió un momento, y

casi se apoderó de una de mis botas como si hubiera sido un trofeo.

Aquella escalada me pareció interminable. En los últimos veinte o treinta pies

sentí una náusea mortal. Me costó un gran trabajo mantenerme asido. En las

últimas yardas sostuve una lucha espantosa contra aquel desfallecimiento. Me

dieron varios vahídos y experimenté todas las sensaciones de la caída. Al final,

sin embargo, pude, no sé cómo, llegar al brocal y escapar tambaleándome fuera de

las ruinas bajo la cegadora luz del sol. Caí de bruces. Hasta el suelo olía

dulce y puramente. Luego recuerdo a Weena besando mis manos y mis orejas, y las

voces de otros Eloi. Después estuve sin sentido durante un rato.

AL LLEGAR LA NOCHE

Ahora, realmente, parecía encontrarme en una situación peor que la de antes.

Hasta aquí, excepto durante mi noche angustiosa después de la pérdida de la

Máquina del Tiempo, había yo tenido la confortadora esperanza de una última

escapatoria, pero esa esperanza se desvanecía con los nuevos descubrimientos.

Hasta ahora me había creído simplemente obstaculizado por la pueril simplicidad

de aquella pequeña raza, y por algunas fuerzas desconocidas que érame preciso

comprender para superarlas; pero había un elemento nuevo por completo en la

repugnante especie de los Morlocks, algo inhumano y maligno. Instintivamente los

aborrecía. Antes había yo sentido lo que sentiría un hombre que cayese en un

precipicio: mi preocupación era el precipicio y cómo salir de él. Ahora sentíame

como una fiera en una trampa, cuyo enemigo va a caer pronto sobre ella.

El enemigo al que yo temía tal vez les sorprenda a ustedes. Era la oscuridad de

la luna nueva. Weena me había inculcado eso en la cabeza haciendo algunas

observaciones, al principio 'incomprensibles, acerca de las Noches Oscuras. No

era un problema muy dificil de adivinar lo que iba a significar la llegada de

las Noches Oscuras. La luna estaba en menguante cada noche era- más largo el

período de oscuridad. Y ahora comprendí hasta cierto grado, cuando menos, la

razón del miedo de los pequeños habitantes del Mundo Superior a las tinieblas.

Me pregunté vagamente qué perversas infamias podían ser las que los Morlocks

realizaban durante la luna nueva. Estaba casi seguro de que mi segunda hipótesis

era totalmente falsa. La gente del Mundo Superior podía haber sido antaño la

favorecida aristocracia y los Morlocks sus servidores mecánicos; pero aquello

había' acabado hacía largo tiempo. Las dos especies que habían resultado de la

evolución humana declinaban o habían llegado ya a unas relaciones completamente

nuevas. Los Eloi, como los reyes carlovingios[15], habían llegado a ser

simplemente unas lindas inutilidades- Poseían todavía la tierra por

consentimiento tácito, desde que los Morlocks, subterráneos hacía innumerables

generaciones, habían Degado a encontrar intolerable la superficie iluminada por

el sol. Y los Morlocks confeccionaban sus vestidos, infería yo, y subvenían a

sus necesidades habituales, quizá a causa de la supervivencia de un viejo hábito

de servidumbre. Lo hacían como un caballo encabritado agita sus patas, o como un

hombre se divierte en matar animales por deporte: porque unas antiguas y

fenecidas necesidades lo habían inculcado en su organismo. Pero, evidentemente,

el antiguo orden estaba ya en parte invertido. La Némesis[16] de los delicados

hombrecillos se acercaba de prisa. Hacía edades, hacía miles de generaciones, el

hombre había privado a su hermano el hombre de la comodidad y de la luz del sol.

¡Y ahora aquel hermano volvía cambiado! Ya los Eloi habían empezado a aprender

una vieja lección otra vez. Trababan de nuevo conocimiento con el Miedo. Y de

pronto me vino a la mente el recuerdo de la carne que había visto en el mundo

subterráneo. Parece extraño cómo aquel recuerdo me obsesionó; no lo despertó,

por decirlo así, el curso de mis meditaciones, sino que surgió casi como una

interrogación desde fuera. Intenté recordar la forma de aquello. Tenía yo una

vaga sensación de algo familiar, pero no pude decir lo que era en aquel momento.

Sin embargo, por impotentes que fuesen los pequeños seres en presencia de su

misterioso Miedo, yo estaba constituido de un modo diferente. Venía de esta edad

nuestra, de esta prístina y madura raza humana, en la que el Miedo no paraliza y

el misterio ha perdido sus terrores. Yo, al menos, me defendería por mí mismo.

Sin dilación, decidí fabricarme unas armas y un albergue fortificado donde poder

dormir. Con aquel refugio como base, podría hacer frente a aquel extraño mundo

con algo de la confianza que había perdido al darme cuenta de la clase de seres

a que iba a estar expuesto noche tras noche. Sentí que no podría dormir de nuevo

hasta que mi lecho estuviese a salvo de ellos. Me estremecí de horror al pensar

cómo me habían examinado ya.

Vagué durante la tarde a lo largo del valle del Támesis, pero no pude encontrar

nada que se ofreciese a mi mente como inaccesible. Todos los edificios y todos

los árboles parecían fácilmente practicables para unos trepadores tan hábiles

como debían ser los Morlocks, a juzgar por sus pozos. Entonces los altos

pináculos del Palacio de Porcelana Verde y el bruñido fulgor de sus muros

resurgieron en mi memoria; y al anochecer, llevando a Weena como una niña sobre

mi hombro, subí a la colina, hacia el sudoeste. Había calculado la distancia en

unas siete u ocho millas, pero debía estar cerca de las dieciocho. Había yo

visto el palacio por primera vez en una tarde húmeda, en que las distancias

disminuyen engañosamente. Además, perdí el tacón de una de mis botas, y un clavo

penetraba a través de la suela -eran unas botas viejas, cómodas, que usaba en

casa-, por lo que cojeaba. Y fue ya largo rato después de ponerse el sol cuando

llegué a la vista del palacio, que se recortaba en negro sobre el amarillo

pálido del cielo.

Weena se mostró contentísima cuando empecé a llevarla, pero pasado un rato quiso

que la dejase en el suelo, para correr a mi lado, precipitándose a veces a coger

flores que introducía en mis bolsillos. Estas habían extrañado siempre a Weena,

pero al final pensó que debían ser una rara clase de búcaros para adornos

florales. ¡Y esto me recuerda ... ! Al cambiar de chaqueta he encontrado...

El Viajero a través del Tiempo se interrumpió, metió la mano en el bolsillo y

colocó silenciosamente sobre la mesita dos flores marchitas, que no dejaban de

parecerse a grandes malvas blancas. Luego prosiguió su relato.

Cuando la quietud del anochecer se difundía sobre- el mundo y avanzábamos más

allá de la cima de la colina hacia Wimbledon, Weena se sintió cansada y quiso

volver a la casa de piedra gris. Pero le señalé los distantes pináculos del

Palacio de Porcelana Verde, y me las ingenié para hacerle comprender que íbamos

a buscar allí un refugio contra su miedo ¿Conocen ustedes esa gran inmovilidad

que cae sobre las cosas antes de anochecer? La brisa misma se detiene en los

árboles. Para mí hay siempre un aire de expectación en esa quietud del

anochecer. El cielo era claro remoto y despejado, salvo algunas fajas

horizontales al fondo, hacia poniente. Bueno, aquella noche la expectación tomó

el color de mis temores. En aquella oscura calma mis sentidos parecían

agudizados de un modo sobrenatural. Imaginé que sentía incluso la tierra hueca

bajo mis pies: y que podía, realmente, casi ver a través de ella a los Morlocks

en su hormiguero, yendo de aquí para allá en espera de la oscuridad. En mi

excitación me figuré que recibieron mi invasión de sus madrigueras como una

declaración de guerra. ¿Y por qué habían cogido mi Máquina del Tiempo?

Así pues, seguimos en aquella ciudad, y el crepúsculo se adensó en la noche. El

azul claro de la distancia palideció, y una tras otra aparecieron las estrellas.

La tierra se tornó gris oscura y los árboles negros. Los temores de Weena y su

fatiga aumentaron. La cogí en mis brazos, le hablé y la acaricié. Luego, como la

oscuridad aumentaba, me rodeó ella el cuello con sus brazos, y cerrando los

ojos, apoyó apretadamente su cara contra mi hombro. Así descendimos una larga

pendiente hasta el valle y allí, en la oscuridad, me metí casi en un pequeño

río. Lo vadeé y ascendí al lado opuesto del valle, más allá de muchos

edificios-dormitorios y de una estatua -un Fauno o una figura por el estilo- sin

cabeza. Allí también había acacias. Hasta entonces no había visto nada de los

Morlocks, pero la noche se hallaba en su comienzo y las horas de oscuridad

anteriores a la salida de la luna nueva no habían llegado aún.

Desde la cumbre de la cercana colina vi un bosque espeso que se extendía, amplio

y negro, ante mí. Esto me hizo vacilar. No podía ver el final, ni hacia la

derecha ni hacia la izquierda. Sintiéndome cansado -el pie en especial me dolía

mucho---- bajé cuidadosamente a Weena de mi hombro al detenerme, y me senté

sobre la hierba. No podía ya ver el Palacio de Porcelana Verde, y dudaba sobre

la dirección a seguir. Escudriñé la espesura del bosque y pensé en lo que podía

ocultar. Bajo aquella densa maraña de ramas no debían verse las estrellas.

Aunque no existiese allí ningún peligro emboscado -un peligro sobre el cual no

quería yo dar rienda suelta a la imaginación-, habría, sin embargo, raíces en

que tropezar y troncos contra los cuales chocar. Estaba rendido, además, después

de las excitaciones del día; por eso decidí no afrontar aquello, y pasar en

cambio la noche al aire libre en la colina.

Me alegró ver que Weena estaba profundamente dormida. La envolví con cuidado en

mi chaqueta, y me senté junto a ella para esperar la salida de la luna. La

ladera estaba tranquila y desierta, pero de la negrura del bosque venía de vez

en cuando una agitación de seres vivos. Sobre mí brillaban las estrellas, pues

la noche era muy clara. Experimentaba cierta sensación de amistoso bienestar con

su centelleo. Sin embargo, todas las vetustas constelaciones habían desaparecido

del cielo; su lento movimiento, que es imperceptible durante centenares de vidas

humanas, las había, desde hacía largo tiempo, reordenado en grupos desconocidos.

Pero la Vía Láctea, parecíame, era aún la misma banderola harapienta de polvo de

estrellas de antaño. Por la parte sur (según pude apreciar) había una estrella

roja muy brillante, nueva para mí; parecía aún más espléndida que nuestra propia

y verde Sirio[17]. Y entre todos aquellos puntos de luz centelleante, brillaba un

planeta benévola y constantemente como la cara de un antiguo amigo.

Contemplando aquellas estrellas disminuyeron mis propias inquietudes y todas las

seriedades de la vida terrenal. Pensé en su insondable distancia, y en el curso

lento e inevitable de sus movimientos desde el desconocido pasado hacia el

desconocido futuro. Pensé en el gran ciclo precesional[18] que describe el eje de

la Tierra. Sólo cuarenta veces se había realizado aquella silenciosa revolución

durante todos los años que había yo atravesado. Y durante aquellas escasas

revoluciones todas las actividades, todas las tradiciones las complejas

organizaciones, las naciones, lenguas, literaturas, aspiraciones, hasta el

simple recuerdo del Hombre tal corno yo lo conocía, habían sido barridas de la

existencia. En lugar de ello quedaban aquellas &ágiles criaturas que habían

olvidado a sus llevados antepasados, y los seres blancuzcos que me aterraban..

Pensé entonces en el Gran Miedo que separaba a las dos especies, y por primera

vez, con un estremecimiento repentino, comprendí claramente de dónde procedía la

carne que había yo visto. ¡Sin embargo, era demasiado horrible! Comtemplé a la

pequeña Weena durmiendo junto a mí, su, cara blanca y radiante bajo las

estrellas, e inmediatamente deseché aquel pensamiento.

Durante aquella larga noche aparté de mi mente lo mejor que pude a los Morlocks,

y entretuve el tiempo intentando imaginar que, podía encontrar las huellas de

las viejas constelaciones en lla nueva confusión. El cielo seguía muy claro,

aparte de algunas nubes como brumosas. Sin duda me adormecí a ratos- Luego, al

transcurrir mi velada, se difundió una débil claridad por el cielo, al este,

como reflejo de un fuego incoloro, Y salió la luna nueva, delgada, puntiaguda y

blanca. E inmediatamente detrás, alcanzándola e inundándola, llegó el alba,

pálida al principio, y luego rosada y ardiente. Ningún Morlock se había acercado

a nosotros. Realmente, no había yo visto ninguno en la colina aquella noche. Y

con la confianza que aportaba el día renovado, me pareció casi que mi miedo

había sido irrazonable. Me levanté, y vi que mi pie calzado con la bota sin

tacón estaba hifichado por el tobillo y muy dolorido bajo el talón; de modo que

me senté, me quité las botas, y las arrojé lejos.

Desperté a Weena y nos adentramos en el bosque, ahora verde y agradable, en

lugar de negro y aborrecible. Encontramos algunas frutas con las cuales rompimos

nuestro ayuno. Pronto encontramos a otros delicados Eloi, riendo y danzando al

sol como si no existiera en la Naturaleza esa cosa que es la noche. Y entonces

pensé otra vez en la carne que había visto. Estaba ahora seguro de lo que era

aquello, y desde el fondo de mi corazón me apiadé de aquel último y débil

arroyuelo del gran río de la Humanidad. Evidentemente, en cierto momento del

Largo Pasado de la decadencia humana, el alimento de los Morlocks había

escaseado. Quizá habían subsistido con ratas y con inmundicias parecidas. Aun

ahora el hombre es mucho menos delicado y exclusivo para su alimentación que lo

era antes; mucho menos que cualquier mono. Su prejuicio contra la carne humana

no es un instinto hondamente arraigado. ¡Así pues, aquellos inhumanos hijos de

los hombres ... ! Intenté considerar la cosa con un espíritu científico. Después

de todo, eran menos humanos y estaban más alejados que nuestros caníbales

antepasados de hace tres o cuatro mil años. Y la inteligencia que hubiera hecho

de ese estado de cosas un tormento había desaparecido. ¿Por qué inquietarme?

Aquellos Eloi eran simplemente ganado para cebar, que, como las hormigas, los

Morlocks preservaban y consumían, y a cuya cría tal vez atendían. ¡Y allí estaba

Weena bailando a mi lado!

Intenté entonces protegerme a mí mismo del horror que Me invadía, considerando

aquello como un castigo riguroso del egoísmo humano. El hombre se había

-contentado con vivir fácil y placenteramente a expensas del trabajo de sus

hermanos, había tomado la Necesidad como consigna y disculpa, y en la plenitud

del tiempo la Necesidad se había vuelto contra él. Intenté incluso una especie

de desprecio a 1o Carlyle[19] de esta mísera aristocracia en decadencia. Pero

esta actitud mental resultaba imposible. Por grande que hubiera sido su

degeneración intelectual, los Eloi habían conservado en demasía la forma humana

para no tener derecho a mi simpatía y hacerme compartir a la fuerza su

degradación y su miedo.

Tenía yo en aquel momento ideas muy vagas sobre el camino que seguir. La primera

de ellas era asegurarme algún sitio para refugio, y fabricarme yo mismo las

armas de metal o de piedra que pudiera idear. Esta necesidad era inmediata. En

segundo lugar, esperaba proporcionarme algún medio de hacer fuego, teniendo así

el arma de una antorcha en la mano, porque yo sabía que nada sería más eficaz

que eso contra aquellos Morlocks. Luego, tenía que idear algún artefacto para

romper las puertas de bronce que había bajo la Esfinge Blanca. Se me ocurrió

hacer una especie de ariete. Estaba persuadido de que si podía abrir aquellas

puertas y tener delante una llama descubriría la Máquina del Tiempo y me

escaparía. No podía imaginar que los Morlocks fuesen lo suficientemente fuertes

para transportarla lejos. Estaba resuelto a llevar a Weena conmigo a nuestra

propia época. Y dando vueltas a estos planes en mi cabeza proseguí mi camino

hacia el edificio que mi fantasía había escogido para morada nuestra.

EL PALACIO DE PORCELANA VERDE

Encontré el Palacio de Porcelana Verde,, al filo de mediodía, desierto y

desmoronándose en ruinas. Sólo quedaban trozos de vidrio en sus ventanas, y

extensas capas del verde revestimiento se habían desprendido de las armaduras

metálicas corroídas. El palacio estaba situado en lo más alto de una pendiente

herbosa; mirando, antes de entrar allí, hacia el nordeste, me sorprendió ver un

ancho estuario, o incluso una ensenada, donde supuse que Wandsworth[20] y

Battersea[21] debían haber estado en otro tiempo. Pensé entonces -aunque no seguí

nunca más lejos este pensamiento, qué debía haber sucedido, o qué sucedía, a los

seres que vivían en el mar.

Los materiales del palacio resultaron ser, después de bien examinados, auténtica

porcelana, y a lo largo de la fachada vi una inscripción en unos caracteres

desconocidos. Pensé, más bien neciamente, que Weena podía ayudarme a

interpretarla, pero me di cuenta luego de que la simple idea de la escritura no

había nunca penetrado en su cabeza. Ella me pareció siempre, creo yo, más humana

de lo que era, quizá por ser su afecto tan humano.

Pasadas las enormes hojas de la puerta -que estaban abiertas y rotas-,

encontramos, en lugar del acostumbrado vestíbulo, una larga galería iluminada

por numerosas ventanas laterales. A primera vista me recordó un museo. El

enlosado estaba cubierto de polvo, y una notable exhibición de objetos diversos

se ocultaba bajo aquella misma capa gris Vi entonces, levantándose extraño y

ahilado en el centro del vestíbulo, lo que era sin duda la parte inferior de un

inmenso esqueleto. Reconocí por los pies oblicuos que se trataba de algún ser

extinguido, de la especie del megaterio El cráneo y los huesos superiores yacían

al lado sobre 1* capa de polvo; y en un sitio en que el agua de la lluvia había

caído por una gotera del techo, aquella osamenta estaba deteriorada. Más

adelante, en la galería, se hallaba el enorme esqueleto encajonado de un

brontosaurio[22]. Mi hipótesis de un museo se confirmaba. En los lados encontré

los que me parecieron ser estantes inclinados, y quitando la capa de polvo,

descubrí las antiguas y familiares cajas encristaladas de nuestro propio tiempo.

Pero debían ser herméticas al aire a juzgar por la perfecta conservación de sus

contenidos.

¡Evidentemente, estábamos en medio de las ruinas de algún South Kensington[23] de

nuestros días! Allí estaba, evidentemente, la Sección de Paleontología, que

debía haber encerrado una espléndida serie de fósiles, aunque el inevitable

proceso de descomposición, que había sido detenido por un tiempo, perdiendo

gracias a la extinción de las bacterias y del moho las noventa y nueve

centésimas de su fuerza, se había, sin embargo, puesto de nuevo a la obra con

extrema seguridad, aunque con suma lentitud, para la destrucción de todos sus

tesoros. Aquí y allá encontré vestigios de los pequeños seres en forma de raros

fósiles rotos en pedazos o ensartados con fibra de cañas. Y las cajas, en

algunos casos, habían sido removidas por los Morlocks, a mi juicio. Reinaba un

gran silencio en aquel sitio. La capa de polvo amortiguaba nuestras pisadas.

Weena, que hacía rodar un erizo de mar sobre el cristal inclinado de una caja,

se acercó pronto a mí -mientras miraba yo fijamente alrededor-, me cogió muy

tranquilamente la mano y permaneció a mi lado,

Al principio me dejó tan sorprendido aquel antiguo monumento de una época

intelectual, que no me paré a pensar en las posibilidades que presentaba. Hasta

la preocupación por la Máquina del Tiempo se alejó un tanto de mi mente

A juzgar por el tamaño del lugar, aquel Palacio de Porcelana Verde contenía

muchas más cosas que una Galería de Paleontología; posiblemente tenía galerías

históricas; ¡e incluso podía haber allí una biblioteca! Para mí, al. menos en

aquellas circunstancias, hubiera sido mucho más interesante que aquel

espectáculo de una vieja geología en decadencia. En mi exploración encontré otra

corta galería, que se extendía transversalmente a la primera. Parecía estar

dedicada a los minerales, y la vista de un bloque de azufre despertó en mi mente

la idea de la potencia de la pólvora. Pero no pude encontrar salitre; ni, en

realidad, nitrato de ninguna clase. Sin duda se habían disuelto desde hacía

muchas edades. Sin embargo, el azufre persistió en mi pensamiento e hizo surgir

una serie de asociaciones de cosas. En cuanto al resto del contenido de aquella

galería, aunque era, en conjunto, lo mejor conservado de todo cuanto vi, me

interesaba poco. No soy especialista en mineralogía. Me dirigí hacia un ala muy

ruinosa paralela al primer vestíbulo en que habíamos entrado. Evidentemente,

aquella sección estaba dedicada a la Historia Natural, pero todo resultaba allí

imposible de reconocer. Unos cuantos vestigios encogidos y ennegrecidos de lo

que habían sido en otro tiempo animales disecados, momias disecadas en frascos

que habían contenido antaño alcohol, un polvo marrón de plantas desaparecidas:

¡esto era todo! Lo deploré, porque me hubiese alegrado trazar los pacientes

reajustes por medio de los cuales habían conseguido hacer la conquista de la

naturaleza animada. Luego, Regamos a una galería de dimensiones sencillamente

colosales, pero muy mal iluminada, y cuyo suelo en suave pendiente hacía un

ligero ángulo con la última galería el' que había entrado. Globos blancos

pendían, a intervalos, del techo -muchos de ellos rajados y rotos- indicando que

aquel sitio había estado al principio iluminado artíficialmente. Allí me

encontraba más en mi elemento, pues de cada lado se levantaban las enormes masas

de unas gigantescas máquinas, todas muy corroídas y muchas rotas, pero algunas

aún bastante completas. Como ustedes saben, siento cierta debilidad por la

mecánica, y estaba dispuesto a detenerme entre ellas; tanto más cuanto que la

mayoría ofrecían el interés de un rompecabezas, y yo no podía hacer más que

vagas conjeturas respecto a su utilidad. Me imaginé que si podía resolver

aquellos rompecabezas me encontraría en posesión de fuerzas que podían servirme

contra los Morlocks.

De pronto, Weena se acercó mucho a mí. Tan repentinamente, que me estremecí. Si

no hubiera sido por ella no creo que hubiese yo notado que el suelo de la

galería era inclinado, en absoluto[24]. El extremo a que había llegado se hallaba

por completo encima del suelo, y estaba iluminado por escasas ventanas parecidas

a troneras. Al descender en su longitud, el suelo se elevaba contra aquellas

ventanas, con sólo una estrecha faja de luz en lo alto delante de cada una de

ellas, hasta ser al final un foso, como el sótano de una casa de Londres. Avancé

despacio, intentando averiguar el uso de las máquinas, y prestándoles demasiada

atención Para advertir la disminución gradual de la luz del día, hasta que las

crecientes inquietudes de Weena atrajeron mi atención hacia ello. Vi entonces

que la galería quedaba sumida al final en densas tinieblas. Vacilé, y luego, al

mirar a mi alrededor, vi que la capa de polvo era menos abundante y su

superficie menos lisa. Más lejos, hacia la oscuridad, Parecía marcada por varias

pisadas, menudas y estrechas. Mi sensación de la inmediata presencia de los

Morlocks se reanimó ante aquello. Comprendí que estaba perdiendo el tiempo en

aquel examen académico de la maquinaria.

Recordé que la tarde se hallaba ya muy avanzada y que yo no tenía aún ni arma,

ni refugio, ni medios de hacer fuego. Y luego, viniendo del fondo, en la remota

oscuridad de 1a galería, oí el peculiar pateo, y los mismos raros ruidos que

había percibido abajo en el pozo.

Cogí la mano de Weena. Luego, con una idea repentina, la solté y volví hacia una

máquina de la cual sobresalía una palanca bastante parecida a las de las garitas

de señales en las estaciones. Subiendo a la plataforma, así aquella palanca y la

torcí hacia un lado con toda mi fuerza. De repente, Weena, abandonada en la nave

central, empezó a gemir. Había yo calculado la resistencia de la palanca con

bastante corrección, pues al minuto de esfuerzos se partió, y me uni a Weena con

una maza en la mano, más que suficiente, creía yo, para romper el cráneo de

cualquier Morlock que pudiese encontrar. Estaba impaciente por matar a un

Morlock o a varios. ¡Les parecerá a ustedes muy inhumano aquel deseo de matar a

mis propios descendientes! Pero era imposible, de un modo u otro, sentir ninguna

piedad por aquellos seres. Tan sólo mi aversión a abandonar a Weena, y el

convencimiento de que si comenzaba a apagar mi sed de matanza mi Máquina del

Tiempo sufriría por ello, me contuvieron de bajar derechamente a la galería y de

ir a matar a los Morlocks.

Así pues, con la maza en una mano y llevando de la otra a Weena, salí de aquella

galería y entré en otra más amplia aún, que a primera vista me recordó una

capilla militar con banderas desgarradas colgadas. Pronto reconocí en los

harapos oscuros y carbonizados que pendían a los lados restos averiados de

libros. Desde hacía largo tiempo Se habían caído a pedazos, desapareciendo en

ellos toda apariencia de impresión. Pero aquí y allá, cubiertas acartonadas y

cierres metálicos decían bastante sobre aquella historia. De haber sido yo un

literato, hubiese podido quizá moralizar sobre la futileza de toda ambición.

Pero tal como era, la cosa que me impresionó con más honda fuerza fue el enorme

derroche de trabajo que aquella sombría mezcolanza de papel podrido atestiguaba.

Debo confesar que en aquel momento pense principalmente en las Philosophical

Transactions[25] y en mis propios diecisiete trabajos sobre física óptica.

Luego, subiendo una ancha escalera llegamos a lo que debía haber sido en otro

tiempo una galería de química técnica. Y allí tuve una gran esperanza de hacer

descubrimientos útiles. Excepto en un extremo, donde el techo se había

desplomado, aquella galería estaba bien conservada. Fui presuroso hacia las

cajas que no estaban deshechas y que eran realmente herméticas. Y al fin, en una

de ellas, encontré una caja de cerillas. Probé una a toda prisa. Estaban en

perfecto estado. Ni siquiera parecían húmedas. Me volví hacia Weena. «¡Baila!»,

le grité en su propia lengua. Pues ahora poseía yo una verdadera arma contra los

horribles seres a quienes temíamos. Y así, en aquel museo abandonado, sobre el

espeso y suave tapiz de polvo, ante el inmenso deleite de Weena, ejecuté

solemnemente una especie de danza compuesta, silbando unos compases de El País

del Hombre Leal, tan alegremente como pude. Era en Parte un modesto cancán, en

parte un paso de baile, en parte una danza de faldón (hasta donde mi levita lo

permitía), y en Parte original. Porque, como ustedes saben, soy inventivo Por

naturaleza.

Aun ahora, pienso que el hecho de haber escapado aquella caja de cerillas al

desgaste del tiempo durante años memoriales resultaba muy extraño, y para mí la

cosa más afortunada. Además, de un modo bastante singular, encontré una

sustancia más inverosímil, que fue alcanfor. Lo hallé en un frasco sellado que,

por casualidad, supongo, había sido en verdad herméticamente cerrado. Creí al

principio que sería cera de parafina, y, en consecuencia, rompí el cristal. Pero

el olor del alcanfor era evidente. En la descomposición universal aquella

sustancia volátil había sobrevivido casualmente, quizá a través de muchos miles

de centurias. Esto me recordó una pintura en sepia que había visto ejecutar una

vez con la tinta de una belemnita[26] fósil hacía millones de años. Estaba a

punto de tirarlo, pero recordé que el alcanfor era inflamable y que ardía con

una buena y brillante llama -fue, en efecto, una excelente bujía- y me lo metí

en el bolsillo. No encontré, sin embargo, explosivos, ni medio alguno de

derribar las puertas de bronce. Todavía mi palanca de hierro era la cosa más

útil que poseía yo por casualidad. A pesar de lo cual salí de aquella galería

altamente exaltado.

No puedo contarles a ustedes toda la historia de aquella larga tarde. Exigiría

un gran esfuerzo de memoria recordar mis exploraciones en todo su adecuado

orden. Recuerdo una larga galería con panoplias de -armas enmohecidas, y cómo

vacilé entre mi palanca y un hacha o una espada. No podía, sin embargo, llevarme

las dos, y mi barra de hierro prometía un mejor resultado contra las puertas de

bronce. Había allí innumerables fusiles, pistolas y rifles. La mayoría eran

masas de herrumbre, pero muchas estaban hechas de algún nuevo metal y se

hallaban aún en bastante buen estado. Pero todo lo que pudo haber sido en otro

tiempo cartuchos estaba convertido en polvo. Vi que una de las esquinas de

aquella galería estaba carbonizada y derruida; quizá -me figuro yo- por la

explosión de alguna de las muestras. En otro sitio había una amplia exposición

de ídolos -polinésicos, mexicanos, griegos, fenicios-, creo que de todos los

países de la tierra. Y allí, cediendo a un impulso irresistible, escribí mi

nombre sobre la nariz de un monstruo de esteatita procedente de Sudamérica, que

impresionó en especial mi imaginación.

A medida que caía la tarde, mi interés disminuía. Recorrí galería tras galería,

polvorientas, silenciosas, con frecuencia ruinosas; los objetos allí expuestos

eran a veces meros montones de herrumbre y de lignito, en algunos casos

recientes. En un lugar me' encontré de repente cerca del modelo de una mina de

estaño, y entonces por el más simple azar descubrí dentro de una caja hermética

dos cartuchos de dinamita. Lancé un «¡Eureka!» y rompí aquella caja con alegría.

Entonces surgió en mi una duda. Vacilé. Luego, escogiendo una pequeña galería

lateral, hice la prueba. No he experimentado nunca desengaño igual al que sentí

esperando cinco, diez, quince minutos a que se produjese una explosión.

Naturalmente, aquello era simulado, como debía haberlo supuesto por su sola

presencia allí. Creo, en realidad, que, de no haber sido así, me hubiese

precipitado inmediatamente y hecho saltar la Esfinge, las puertas de bronce y

(como quedó probado) mis probabilidades de encontrar la Máquina del Tiempo,

acabando con todo.

Creo que fue después de aquello cuando llegué a un pequeño patio abierto del

palacio. Estaba tapizado de césped Y habían crecido tres árboles frutales en su

centro. De modo que descansamos y nos refrescamos allí. Hacia el ocaso empecé a

pensar en nuestra situación. La noche se arrastraba a nuestro alrededor y aún

tenía que encontrar nuestro inaccesible escondite. Pero aquello me inquietaba

ahora muy poco. Tenía en mi poder una cosa que era, quizá, la mejor de todas las

defensas contra los Morlocks: ¡tenía cerillas!

Llevaba también el alcanfor en el bolsillo, por si era necesario una llamarada.

Parecíame que lo mejor que podíamos hacer era pasar la noche al aire libre,

protegido, por el fuego. Por la mañana recuperaría la Máquina del Tiempo. Para

ello, hasta entonces, tenía yo solamente mi maza de hierro. Pero ahora, con mi

creciente conocimiento, mis sentimientos respecto a aquellas puertas de bronce

eran muy diferentes. Hasta aquel momento, me había abstenido de forzarlas, en

gran parte a causa del misterio del otro lado. No me habían hecho nunca la

impresión de ser muy resistentes, y esperaba que mi barra de hierro no sería del

todo inadecuada para aquella obra.

EN LAS TINIEBLAS

Salimos del palacio cuando el sol estaba aún en parte sobre el horizonte. Había

yo decidido llegar a la Esfinge Blanca a la manana siguiente muy temprano y

tenía el propósito de atravesar antes de anochecer el bosque que me había

detenido en mi anterior trayecto. Mi plan era ir lo más lejos posible aquella

noche, y, luego, hacer un fuego y dormir bajo la protección de su resplandor. De

acuerdo con esto, mientras caminábamos recogí cuantas ramas y hierbas secas vi,

y pronto tuve los brazos repletos de tales elementos. Así cargado, avanzábamos

más lentamente de lo que había previsto -y además Weena estaba rendida y yo

empezaba también a tener sueño- de modo que era noche cerrada cuando llegamos al

bosque. Weena hubiera querido detenerse en un altozano con arbustos que había en

su lindero, temiendo que la oscuridad se nos anticipase; pero una singular

sensación de calamidad inminente, que hubiera debido realmente servirme de

advertencia, me impulsó hacia adelante. Había estado sin dormir durante dos días

y una noche y me sentía febril e irritable. Sentía que el sueño me invadía, y

que con él vendrían los Morlocks.

Mientras vacilábamos, vi entre la negra maleza, a nuestra espalda, confusas en

la oscuridad, tres figuras agachadas. Había matas y altas hierbas a nuestro

alrededor, y yo no me sentía a salvo de su ataque insidioso. El bosque, según mi

cálculo, debía tener menos de una milla de largo. Si podíamos atravesarla y

llegar a la ladera pelada, parecíame que encontraríamos un sitio donde descansar

con plena seguridad; pensé que con mis cerillas y mi alcanfor lograría iluminar

mi camino por el bosque. Sin embargo, era evidente que si tenía que agitar las

cerillas con mis manos debería abandonar mi leña; así pues, la dejé en el suelo,

más bien de mala gana. Y entonces se me ocurrió la idea de prenderle fuego para

asombrar a los seres ocultos a nuestra espalda. Pronto iba a descubrir la atroz

locura de aquel acto; pero entonces se presentó a mi mente como un recurso

ingenioso para cubrir nuestra retirada.

No sé si han pensado ustedes alguna vez qué extraña cosa es la llama en ausencia

del hombre y en un clima templado. El calor del sol es rara vez lo bastante

fuerte para producir llama, aunque esté concentrado por gotas de rocío, como

ocurre a veces en las comarcas más tropicales. El rayo puede destrozar y

carbonizar, mas con poca frecuencia es causa de incendios extensos. La

vegetación que se descompone puede casualmente arder con el calor de su

fermentación, pero es raro que produzca llama. En aquella época de decadencia,

además, el arte de hacer fuego había sido olvidado en la tierra. Las rojas

lenguas que subían lamiendo mi montón de leña eran para Weena algo nuevo y

extraño por completo.

Quería cogerlas y jugar con ellas. Creo que se hubiese arrojado dentro de no

haberla yo contenido. Pero la levanté y, pese a sus esfuerzos, me adentré

osadamente en el bosque. Durante un breve rato, el resplandor de aquel fuego

iluminó mi camino. Al mirar luego hacia atrás, pude ver, entre los apiñados

troncos, que de mi montón de ramaje la llama se había extendido a algunas matas

contiguas y que una línea curva de fuego se arrastraba por la hierba de la

colina. Aquello me hizo reír y volví de nuevo a caminar avanzando entre los

árboles oscuros. La oscuridad era completa, Y Weena se aferraba a mí

convulsivamente; pero como mis ojos se iban acostumbrando a las tinieblas, había

aún la suficiente luz para permitirme evitar los troncos. Sobre mi cabeza todo

estaba negro, excepto algún resquicio de cielo azul que brillaba aquí y allá

sobre nosotros. No encendí ninguna de mis cerillas, porque no tenía las manos

libres. Con mi brazo izquierdo sostenía a mi amiguita, y en la mano derecha

llevaba mi barra de hierro.

Durante un rato no oí más que los -crujidos de las ramitas bajo mis pies, el

débil susurro de la brisa sobre mí, mi propia respiración y los latidos de los

vasos sanguíneos en mis oídos. Luego me pareció percibir unos leves ruidos a mi

alrededor. Apresuré el paso, ceñudo. Los ruidos se hicieron más claros, y capté

los mismos extraños sonidos y las voces que había oído en el Mundo Subterráneo.

Debían estar allí evidentemente varios Morlocks, y me iban rodeando. En efecto,

un minuto después sentí un tirón de mi chaqueta, y luego de mi brazo. Y Weena se

estremeció violentamente, quedando inmóvil en absoluto.

Era el momento de encender una cerilla. Pero para ello tuve que dejar a Weena en

el suelo. Así lo hice, y mientras registraba mi bolsillo, se inició una lucha en

la oscuridad cerca de mis rodillas, completamente silenciosa por parte de ella y

con los mismos peculiares sonidos arrulladores por parte de los Morlocks. Unas

suaves manitas se deslizaban taMbién sobre mi chaqueta y mi espalda, incluso mi

cuello. Entonces rasqué y encendí la cerilla. La levanté flameante, y vi las

blancas espaldas de los Morlocks que huían entre los árboles. Cogí presuroso un

trozo de alcanfor de mi bolsillo, Y me preparé a encenderlo tan pronto como la

cerilla se apagase. Luego examiné a Weena. Yacía en tierra, agarrada a mis pies,

completamente inanimada, de bruces sobre el suelo. Con un terror repentino me

incliné hacia ella. Parecía respirar apenas. Encendí el trozo de alcanfor y, lo

puse sobre el suelo; y mientras estallaba y llameaba, alejando los Morlocks y

las sombras, me arrodillé y la incorporé. ¡El bosque, a mi espalda, parecía

lleno de la agitación Y del murmullo de una gran multitud!

Weena parecía estar desmayada. La coloqué con. sumo cuidado sobre mi hombro y me

levanté para caminar,- Y entonces se me apareció la horrible realidad. Al

maniobrar con mis cerillas y con Weena, había yo dado varias vueltas sobre mí

mismo, y ahora no tenía ni la más ligera idea de la dirección en que estaba mi

camino. Todo lo que pude saber es que debía hallarme de cara al Palacio de

Porcelana Verde. Sentí un sudor frío por mi cuerpo. Era preciso pensar

rápidamente qué debía hacer. Decidí encender un fuego y acampar donde estábamos.

Apoyé a Weena, todavía inanimada, sobre un tronco cubierto de musgo, y a toda

prisa, cuando mi primer trozo de alcanfor iba a apagarse, empecé a amontonar

ramas y hojas. Aquí y allá en las tinieblas, a mi alrededor, los ojos de los

Morlocks brillaban como carbunclos.

El alcanfor vaciló y se extinguió. Encendí una cerilla, y mientras lo hacía, dos

formas blancas que se habían acercado a Weena, huyeron apresuradamente. Una de

ellas quedó tan cegada por la luz que vino en derechura hacia mí, y sentí sus

huesos partirse bajo mi violento puñetazo. Lanzó un grito de espanto, se

tambaleó un momento y se desplomó. Encendí otro trozo de alcanfor y seguí

acumulando la leña de mi hoguera. Pronto noté lo seco que estaba el follaje

encima de mí, pues desde mi llegada en la Máquina del Tiempo, una semana antes,

no había llovido. Por eso, en lugar de buscar entre los árboles caídos, empecé a

alcanzar y a partir ramas. Conseguí en seguida un fuego sofocante de leña verde

y de ramas secas, y pude economizar mi alcanfor. Entonces volví donde Weena

yacía junto a mi maza de hierro. Intenté todo cuanto pude para reanimarla, pero

estaba como muerta. No logré siquiera comprobar si respiraba o no.

Ahora el humo del fuego me envolvía y debió dejarme como embotado de pronto.

Además, los vapores del alcanfor flotaban en el aire. Mi fuego podía durar aún

una hora, aproximadamente. Me sentía muy débil después de aquellos esfuerzos, y

me senté. El bosque también estaba lleno de un soñoliento murmullo que no podía

yo comprender. Parecióme realmente que dormitaba y abrí los ojos. Pero todo

estaba oscuro, y los Morlocks tenían sus manos sobre mí. Rechazando sus dedos

que me asían, busqué apresuradamente la caja de cerillas de mi bolsillo, y...

¡había desaparecido! Entonces me agarraron y cayeron sobre mí de nuevo. En un

instante supe lo sucedido Habíame dormido, y mi fuego se extinguió; la amargura

de la muerte invadió mi alma. La selva parecía llena del olor a madera quemada.

Fui cogido del cuello, del pelo, de los brazos y derribado. Era de un horror

indecible sentir en las tinieblas todos aquellos seres amontonados sobre mí.

Tuve la sensación de hallarme apresado en una monstruosa telaraña. Estaba

vencido y me

abandoné. Sentí que unos dientecillos me mordían en el cuello. Rodé hacia un

lado y mi mano cayó por casualidad sobre mi palanca de hierro. Esto me dio

nuevas fuerzas. Luché, apartando de mí aquellas ratas humanas, y sujetando la

barra con fuerza, la hundí donde juzgué que debían estar sus caras. Sentía bajo

mis golpes el magnífico aplastamiento de la carne y de los huesos y por un

instante estuve libre.

La extraña exultación que con tanta frecuencia parece acompañar una lucha

encarnizada me invadió. Sabía que Weena y yo estábamos perdidos, pero decidí

hacerles pagar caro su alimento a los Morlocks. Me levanté, y apoyándome contra

un árbol, blandí la barra de hierro ante mi. El bosque entero estaba lleno de la

agitación y del griterío de aquellos ,eres. Pasó un minuto. Sus voces parecieron

elevarse hasta un alto grado de excitación y sus movimientos se hicieron más

rápidos. Sin embargo, ninguno se puso a mi alcance.

Permanecí mirando fijamente en las tinieblas. Luego tuve de repente una

esperanza. ¿Qué era lo que podía espantar a los Morlocks? Y pisándole los

talones a esta pregunta sucedió una extraña cosa. Las tinieblas parecieron

tomarse luminosas. Muy confusamente comencé a ver a los Morlocks a mi alrededor

-tres de ellos derribados a mis pies- y entonces reconocí con una sorpresa

incrédula que los otros huían, en una oleada incesante, al parecer, por detrás

de mí y que desaparecían en el bosque. Sus espaldas no eran ya blancas sino

rojizas. Mientras permanecía con la boca abierta, vi una chispita roja

revolotear y disiparse, en un retazo de cielo estrellado, a través de las ramas.

Y por ello comprendí el olor a madera quemada, el murmullo monótono que se había

convertido ahora en un borrascoso estruendo, el resplandor rojizo y la huida de

los Morlocks.

Separándome del tronco de mi árbol y mirando hacia atrás, vi entre las negras

columnas de los árboles más cercanos las llamas del bosque incendiado. Era mi

primer fuego que me seguía. Por eso busqué a Weena, pero había desaparecido.

Detrás de mí los silbidos y las crepitaciones, el ruido estallante de cada árbol

que se prendía me dejaban poco tiempo para reflexionar. Con mi barra de hierro

asida aún seguí la trayectoria de los Morlocks. Fue una carrera precipitada. En

una ocasión las llamas avanzaron tan rápidamente a mi derecha, mientras corría,

que fui adelantado y tuve que desviarme hacia la izquierda. Pero al fin salí a

un pequeño claro, y en el mismo momento un Morlock vino equivocado hacia mi, me

pasó, ¡y se precipitó derechamente en el fuego!

Ahora iba yo a contemplar la cosa más fantasmagórica y horripilante, creo, de

todas las que había visto en aquella edad futura¿ Todo el espacio descubierto

estaba tan iluminado como si fuese de día por el reflejo del incendio. En el

centro había un montículo o túmulo, coronado por un espino abrasado. Detrás,

otra parte del bosque incendiado, con lenguas amarillas que se retorcían,

cercando por completo el espacio con una barrera de fuego. Sobre la ladera de la

colina estaban treinta o cuarenta Morlocks, cegados por la luz y el calor,

corriendo desatinadamente de un lado para otro, chocando entre ellos en su

trastorno.

Al principio no pensé que estuvieran cegados, y cuando se acercaron los golpeé

furiosamente con mi barra, en un frenesí de pavor, matando a uno y lisiando a

varios más. Pero cuando hube observado los gestos de uno de ellos, yendo a

tientas entre el espino bajo el rojo cielo, y oí sus quejidos, me convencí de su

absoluta y desdichada impotencia bajo aquel resplandor, y no los golpeé más.

Sin embargo, de vez en cuando uno de ellos venía directamente hacia mí,

causándome un estremecimiento de horror que hacía que le rehuyese con toda

premura. En un momento dado las llamas bajaron algo, y temí que aquellos

inmundos seres consiguieran pronto verme. Pensé incluso entablar la lucha

matando a algunos de ellos antes de que sucediese aquello; pero el fuego volvió

a brillar voraz, y contuve mi mano. Me paseé alrededor de la colina entre ellos,

rehuyéndolos, buscando alguna huella de Weena. Pero Weena había desaparecido.

Al final me senté en la cima del montículo y contemplé aquel increíble tropel de

seres ciegos arrastrándose de aquí para allá, y lanzando pavorosos gritos

mientras el resplandor del incendio los envolvía. Las densas volutas de humo

ascendían hacia el cielo, y a través de los raros resquicios de aquel rojo

dosel, lejanas como si perteneciesen a otro universo, brillaban menudas las

estrellas. Dos o tres Morlocks vinieron a tropezar conmigo; los rechacé a

puñetazos, temblando al hacerlo.

Durante la mayor parte de aquella noche tuve el convencimiento de que sufría una

pesadilla. Me mordí a mí mismo y grité con el ardiente deseo de despertarme.

Golpeé la tierra con mis manos, me levanté y volví a sentarme, vagué de un lado

a otro y me senté de nuevo. Luego llegué a frotarme los ojos y a pedir a Dios

que me despertase. Por tres veces vi a unos Morlocks lanzarse dentro de las

llamas en una especie de agonía. Pero al final, por encima de las encalmadas

llamas del incendio, por encima de las flotantes masas de humo negro, el blancor

y la negrura de los troncos, y el número decreciente de aquellos seres

indistintos, se difundió la blanca luz del día.

Busqué de nuevo las huellas de Weena, peto allí no encontré ninguna. Era

evidente que ellos habían abandonado su pobre cuerpecillo en el bosque. No puedo

describir hasta qué punto alivió mi dolor el pensar que ella se había librado

del horrible destino que parecía estarle reservado. Pensando en esto, sentí casi

impulsos de comenzar la matanza de las impotentes abominaciones que estaban a mi

alrededor, pero me contuve. Aquel montículo, como ya he dicho, era una especie

de isla en el bosque. Desde su cumbre, podía ahora descubrir a través de una

niebla de humo el Palacio de Porcelana Verde, y desde allí orientarme hacía la

Esfinge Blanca. Y así, abandonando el resto de aquellas almas malditas, que se m

ovian aún de aquí para allá gimiendo, mientras el día iba clareando, até

algunas hierbas alrededor de mis pies y avancé cojeando -entre las cenizas

humeantes y los troncos negruzcos, agitados aún por el

fuego en una conmoción interna-, hacia el escondite de la Máquina del Tiempo.

Caminaba despacio, pues estaba casi agotado, y asimismo cojo, y me sentía

hondamente desdichado con la horrible muerte de la pequeña Weena. Parecíame una

calamidad abrumadora. Ahora, en esta vieja habitación familiar, aquello se me

antoja más la pena de un sueno que una pérdida real. Pero aquella mañana su

pérdida me dejó otra vez solo por completo, terriblemente solo. Empecé a pensar

en esta casa mia, en este rincón junto al fuego, en algunos de ustedes, y con

tales pensamientos se apoderó de mí un anhelo que era un sufrimiento.

Pero al caminar sobre las cenizas humeantes bajo el brillante' cielo matinal,

hice un descubrimiento. En el bolsillo del pantalón quedaban algunas cerillas.

Debían haberse caído de la caja antes de perderse ésta.

LA TRAMPA DE LA ESFINGE BLANCA

Alrededor de las ocho o las nueve de la mañana llegué al mismo asiento de metal

amarillo desde el cual había contemplado el mundo la noche de mi llegada. Pensé

en las conclusiones precipitadas que hice aquella noche, y no pude dejar de

reírme amargamente de mi presunción. Allí había aún el mismo bello paisaje, el

mismo abundante follaje; los mismos espléndidos palacios y magníficas ruinas, el

mismo río plateado corriendo entre sus fértiles orillas. Los alegres vestidos de

aquellos delicados seres se movían de aquí para allí entre los árboles. Algunos

se bañaban en el sitio preciso en que había yo salvado a Weena, y esto me asestó

de repente una aguda puñalada de dolor. Como manchas sobre el paisaje se

elevaban las cúpulas por encima de los caminos hacia el Mundo Subterráneo. Sabía

ahora lo que ocultaba toda la belleza del Mundo Superior. Sus días eran muy

agradables, como lo son los días que pasa el ganado en el campo. Como el ganado,

ellos ignoraban que tuviesen enemigos, y no prevenían sus necesidades. Y su fin

era el mismo.

. Me afligió pensar cuán breve había sido el sueño de la Inteligencia humana.

Habíase suicidado. Se había puesto con firmeza en busca de la comodidad y el

bienestar de una Sociedad equilibrada con seguridad y estabilidad, como lema;

había realizado sus esperanzas, para llegar a esto al Final. Alguna vez, la vida

y la propiedad debieron alcanzar Una casi absoluta seguridad. Al rico le habían

garantizado su riqueza y su bienestar, al trabajador su vida y su trabajo. Sin

duda en aquel mundo perfecto no había existido ningún problema de desempleo,

ninguna cuestión social dejada sin resolver. Y esto había sido seguido de una

gran calma.

Una ley natural que olvidamos es que la versatilidad intelectual es la

compensación por el cambio, el peligro y la inquietud. Un animal en perfecta

armonía con su medio ambiente es un perfecto mecanismo. La naturaleza no hace

nunca un llamamiento a la inteligencia, como el hábito y el instinto no sean

inútiles. No hay inteligencia allí donde no hay cambio ni necesidad de cambio.

Sólo los animales que cuentan con inteligencia tienen que hacer frente a una

enorme variedad de necesidades y de peligros.

Así pues, como podía ver, el hombre del Mundo Superior había derivado hacia su

blanda belleza, y el del Mundo Subterráneo hacia la simple industria mecánica.

Pero aquel perfecto estado carecía aún de una cosa para alcanzar la perfección

mecánica: la estabilidad absoluta. Evidentemente, a medida que transcurría el

lempo, la subsistencia del Mundo Subterráneo, como quiera que se efectuase, se

había alterado. La Madre Necesidad, que había sido rechazada durante algunos

milenios, volvió otra vez y comenzó de nuevo su obra, abajo. El Mundo

Subterráneo, al estar en contacto con una maquinaria que, aun siendo perfecta,

necesitaba sin embargo un poco de pensamiento además del hábito, había

probablemente conservado, por fuerza, bastante más iniciativa, pero menos

carácter humano que el Superior. Y cuando les faltó un tipo de carne, acudieron

a lo que una antigua costumbre les había prohibido hasta entonces. De esta

manera vi en mi última mirada el mundo del año 802.701. Esta es tal vez la

explicación más errónea que puede inventar un mortal. Esta es, sin embargo, la

forma que tomó para mí la cosa y así se la ofrezco a ustedes.

Después de las fatigas, las excitaciones y los terrores de los pasados días, y

pese a mi dolor, aquel asiento, la tranquila vista y el calor del sol eran muy

agradables. Estaba muy cansado y soñoliento y pronto mis especulaciones se

convirtieron en sopor. Comprendiéndolo así, acepté mi propia sugerencia y

tendiéndome sobre el césped gocé de un sueño vivificador. Me desperté un poco

antes de ponerse el sol. Me sentía ahora a salvo de ser sorprendido por los

Morlocks y, desperezándome, bajé por la colina hacia la Esfinge Blanca. Llevaba

mi palanca en una mano, y la otra jugaba con las cerillas en mi bolsillo.

Y ahora viene lo más inesperado. Al acercarme al pedestal de la esfinge,

encontré las hojas de bronce abiertas. Habían resbalado hacia abajo sobre unas

ranuras.

Ante esto me detuve en seco vacilando en entrar.

Dentro había un pequeño aposento, y en un rincón elevado estaba la Máquina del

Tiempo. Tenía las pequeñas palancas en mi bolsillo. Así pues, después de todos

mis estudiados preparativos para el asedio de la Esfinge Blanca, me encontraba

con una humilde rendición. Tiré mi barra de hierro, sintiendo casi no haberla

usado.

Me vino a la mente un repentino pensamiento cuando me agachaba hacia la entrada.

Por una vez al menos capté las operaciones mentales de los Morlocks. Conteniendo

un enorme deseo de reír, pasé bajo el marco de bronce y avancé hacia la Máquina

del Tiempo. Me sorprendió observar que había sido cuidadosamente engrasada y

limpiada. Después he sospechado que los Morlocks la habían desmontado en parte,

intentando a su insegura manera averiguar para qué servía.

Ahora, mientras la examinaba, encontrando un placer en el simple contacto con el

aparato, sucedió lo que yo esperaba. Los paneles de bronce resbalaron de repente

y cerraron el marco con un ruido metálico. Me hallé en la oscuridad, cogido en

la trampa. Eso pensaban los Morlocks. Me reí entre dientes gozosamente.

Oía ya su risueño murmullo mientras avanzaban hacia mí. Con toda tranquilidad

intenté encender una cerilla. No tenía más que tirar de las palancas y partiría

como un fantasma. Pero había olvidado una cosa insignificante. Las cerillas eran

de esa clase abominable que sólo se encienden rascándolas sobre la caja.

Pueden ustedes imaginar cómo desapareció toda mi calma. Los pequeños brutos

estaban muy cerca de mí. Uno de ellos me tocó. Con la ayuda de las palancas

barrí de un golpe la oscuridad y empecé a subir al sillín de la máquina.

Entonces una mano se posó sobre mí y luego otra. Tenía, por tanto, simplemente

que luchar contra sus dedos persistentes para defender mis palancas y al mismo

tiempo encontrar a tientas los pernos sobre los cuales encajaban. Casi

consiguieron apartar una de mí. Pero cuando sentí que me escurría de la mano, no

tuve más remedio que topar mi cabeza en la oscuridad -pude oír retumbar el

cráneo del Morlock- para recuperarla. Creo que aquel último esfuerzo

representaba algo más inmediato que la lucha en la selva.

Pero al fin la palanca quedó encajada en el movimiento de la puesta en marcha.

Las manos que me asían se desprendieron de mí. Las tinieblas se disiparon luego

ante mis ojos. Y me encontré en la misma luz grisácea y entre el mismo tumulto

que ya he descrito.

LA VISION MAS DISTANTE

Ya les he narrado las náuseas y la confusión que produce el viajar a través del

tiempo. Y ahora no estaba yo bien sentado en el sillín, sino puesto de lado y de

un modo inestable. Durante un tiempo indefinido me agarre a la máquina que

oscilaba y vibraba sin preocuparme en absoluto cómo iba, y cuando quise mirar

los cuadrantes de nuevo, me dejó asombrado ver adónde había llegado. Uno de los

cuadrantes señala los días; otro, los millares de días; otro, los millones de

días, y otro, los miles de millones. Ahora, en lugar de poner las palancas en

marcha atrás las había puesto en posición de marcha hacia delante, y cuando

consulté aquellos indicadores vi que la aguja de los millares tan de prisa como

la del segundero de un reloj giraba hacia el futuro.

Entretanto, un cambio peculiar se efectuaba en el aspecto de las cosas. La

palpitación grisácea se tornó oscura; entonces -aunque estaba yo viajando

todavía a una velocidad prodigiosa- la sucesión parpadeante del día y de la

noche, que indicaba por lo general una marcha aminorada, volvió cada vez más

acusada. Esto me desconcertó mucho al principio. Las alternativas de día y de

noche se hicieron más y más lentas, así como también el paso del sol por el

cielo, aunque parecían extenderse a través de las centurias. Al final, un

constante crepúsculo envolvió la tierra, un crepusculo interrumpido tan sólo de

vez en cuando por el resplandor de un cometa en el cielo entenebrecido. La faja

de luz que señalaba el sol había desaparecido hacía largo rato, pues el sol no

se ponía; simplemente se levantaba y descendía por el oeste, mostrándose más

grande y más rojo. Todo rastro de la luna habíase desvanecido. Las revoluciones

de las estrellas, cada vez más lentas, fueron sustituidas por puntos de luz que

ascendían despacio. Al final, poco antes de hacer yo alto, el sol rojo e inmenso

quedóse inmóvil sobre el horizonte: una amplia cúpula que brillaba con un

resplandor empañado, y que sufría de vez en cuando una extinción momentánea. Una

vez se reanimó un poco mientras brillaba con más fulgor nuevamente, pero recobró

en seguida su rojo y sombrío resplandor. Comprendí que por aquel aminoramiento

de su salida y de su puesta se realizaba la obra de las mareas. La tierra

reposaba con una de sus caras vuelta hacia el sol, del mismo modo que en nuestra

propia época la luna presenta su cara a la tierra. Muy cautelosamente, pues

recordé mi anterior caída de bruces, empecé a invertir el movimiento. Giraron

cada vez más despacio las agujas hasta que la de los millares pareció

inmovilizarse y la de los días dejó de ser una simple nube sobre su cuadrante.

Más despacio aún, hasta que los vagos contornos de una playa desolada se

hicieron visibles.

Me detuve muy delicadamente y, sentado en la Máquina del Tiempo, miré alrededor.

El cielo ya no era azul.

Hacia el nordeste era negro como tinta, y en aquellas tinieblas brillaban con

gran fulgor, incesantemente, las pálidas estrellas. Sobre mí era de un almagre

intenso y sin estrellas, y al sudeste hacíase brillante, llegando a un escarlata

resplandeciente hasta donde, cortado por el horizonte, estaba el inmenso disco

del sol, rojo e inmóvil. Las rocas a mi alrededor eran de un áspero color

rojizo, y el único vestigio de vida que pude ver al principio fue la vegetación

intensamente verde que cubría cada punto saliente sobre su cara del sudeste. Era

ese mismo verde opulento que se ve en el musgo de la selva o en el liquen de las

cuevas: plantas que, como éstas, crecen en un perpetuo crepúsculo.

La máquina se había parado sobre una playa en pendiente. El mar se extendía

hacia el sudeste, levantándose claro y brillante sobre el cielo pálido. No había

allí ni rompientes ni olas, pues no soplaba ni una ráfaga de viento. Sólo una

ligera y oleosa ondulación mostraba que el mar eterno aún se agitaba y vivía. Y

a lo largo de la orilla, donde el agua rompía a veces, había una gruesa capa de

sal rosada bajo el cielo espeluznante. Sentía una opresión en mi cabeza, y

observé que tenía la respiración muy agitada. Aquella sensación me recordó mi

único ensayo de montañismo, y por ello juzgué que el aire debía estar más

enrarecido que ahora.

Muy lejos, en lo alto de la desolada pendiente, oí un áspero grito y vi una cosa

parecida a una inmensa mariposa blanca inclinarse revoloteando por el cielo y,

dando vueltas, desaparecer sobre unas lomas bajas. Su chillido era tan lúgubre,

que me estremecí, asentándome con más firmeza en la máquina. Mirando nuevamente

a mi alrededor vi que, muy cerca, lo que había tomado por una rojiza masa de

rocas se movía lentamente hacia mí. Percibí entonces que la cosa era en realidad

un ser monstruoso parecido a un cangrejo. ¿Pueden ustedes imaginar un cangrejo

tan grande como aquella masa, moviendo lentamente sus numerosas patas,

bamboleándose, cimbreando sus enormes pinzas, sus largas antenas, como látigos

de carretero, ondulantes tentáculos, con sus ojos acechándoles centelleantes a

cada lado de su frente metálica? Su lomo era rugoso y adornado de protuberancias

desiguales, y unas verdosas incrustaciones lo recubrían aquí y allá. Veía yo,

mientras se movía, los numerosos palpos de su complicada boca agitarse y

tantear.

Mientras miraba con asombro aquella siniestra aparición que se arrastraba hacia

mí, sentí sobre mi mejilla un cosquilleo como si una mosca se posase en ella.

Intenté apartarla con la mano, pero al momento volvió, y casi inmediatamente

sentí otra sobre mi oreja. La apresé y cogí algo parecido a un hilo. Se me

escapó rápidamente de la mano. Con una náusea atroz me volví y pude ver que

había atrapado la antena de otro monstruoso cangrejo que estaba detrás de mí.

Sus ojos malignos ondulaban sus pedúnculos, su boca estaba animada de voracidad,

y sus recias pinzas torpes, untadas de un limo algáceo, iban a caer sobre mí. En

un instante mi mano asió la palanca y puse un mes de intervalo entre aquellos

monstruos y yo. Pero me encontré aún en la misma playa y los vi claramente en

cuanto paré. Docenas de ellos parecían arrastrarse aquí y allá, en la sombría

luz, entre las capas superpuestas de un verde intenso.

No puedo describir la sensación de abominable desolación que pesaba sobre el

mundo. El cielo rojo al oriente, el norte entenebrecido, el salobre mar

Muerto[27], la playa cubierta de guijarros donde se arrastraban aquellos

inmundos, lentos y excitados monstruos; el verde uniforme de aspecto venenoso de

las plantas de liquen, aquel aire enrarecido que desgarraba los pulmones: todo

contribuía a crear aquel aspecto aterrador. Hice que la máquina me llevase cien

años hacia delante; y había allí el mismo sol rojo -un poco más grande, un poco

más empañado---, el mismo mar moribundo, el mismo aire helado y el mismo

amontonamiento de los bastos crustáceos entre la verde hierba y las rojas rocas.

Y en el cielo occidental vi una pálida línea curva como una enorme luna nueva.

Viajé así, deteniéndome de vez en cuando, a grandes zancadas de mil años o más,

arrastrado por el misterio del destino de la tierra, viendo con una extraña

fascinación cómo el sol se tornaba más grande y más empañado en el cielo de

occidente, y la vida de la vieja tierra iba decayendo. Al final, a más de

treinta millones de años de aquí, la inmensa e intensamente roja cúpula del sol

acabó por oscurecer cerca de una décima parte de los cielos sombríos. Entonces

me detuve una vez más, pues la multitud de cangrejos había desaparecido, y la

rojiza playa, salvo por sus plantas hepáticas y sus líquenes de un verde lívido,

parecía sin vida. Y ahora estaba cubierta de una capa blanca. Un frío penetrante

me asaltó. Escasos copos blancos caían de vez en cuando, remolineando. Hacia el

nordeste, el relumbrar de la nieve se extendía bajo la luz de las estrellas de

un cielo negro, y pude ver las cumbres ondulantes de unas lomas de un blanco

rosado. Había allí flecos de hielo a lo largo de la orilla del mar, con masas

flotantes más lejos; pero la mayor extensión de aquel océano salado, todo

sangriento bajo el eterno sol poniente, no estaba helada aún.

Miré a mi alrededor para ver si quedaban rastros de alguna vida animal. Cierta

indefinible aprensión me mantenía en el sillín de la máquina. Pero no vi moverse

nada, ni en la tierra, ni en el cielo, ni en el mar. Sólo el légamo verde sobre

las rocas atestiguaba que la vida no se había extinguido. Un banco de arena

apareció en el mar y el agua habíase retirado de la costa. Creí ver algún objeto

negro aleteando sobre aquel banco, pero cuando lo observé permaneció inmóvil.

juzgué que mis ojos se habían engañado y que el negro objeto era simplemente una

roca. Las estrellas en el cielo brillaban con intensidad, y me pareció que

centelleaban muy levemente.

De repente noté que el contorno occidental del sol había cambiado; que una

concavidad, una bahía, aparecía en la curva. Vi que se ensanchaba. Durante un

minuto, quizá, contemplé horrorizado aquellas tinieblas que invadían lentamente

el día, y entonces comprendí que comenzaba un eclipse. La luna o el planeta

Mercurio pasaban ante el disco solar. Naturalmente, al principio me pareció que

era la luna, pero me inclino grandemente a creer que lo que vi en realidad era

el tránsito de un planeta -interior que pasaba muy próximo a la tierra.

La oscuridad aumentaba rápidamente; un viento frío comenzó a soplar en ráfagas

refrescantes del este, y la caída de los copos blancos en el aire creció en

número. De la orilla del mar vinieron una agitación y un murmullo. Fuera de

estos ruidos inanimados el mundo estaba silencioso. ¿Silencioso? Sería difícil

describir aquella calma. Todos los ruidos humanos, el balido del rebaño, los

gritos de los pájaros, el zumbido de los insectos, el bullicio que forma el

fondo de nuestras vidas, todo eso había desaparecido. Cuando las tinieblas se

adensaron, los copos remolineantes cayeron más abundantes, danzando ante mis

ojos. Al final, rápidamente, uno tras otro, los blancos picachos de las lejanas

colinas se desvanecieron en la oscuridad. La brisa se convirtió en un viento

quejumbroso. Vi la negra sombra central del eclipse difundirse hacia mí. En otro

momento sólo las pálidas estrellas fueron visibles. Todo lo demás estaba sumido

en las tinieblas. El cielo era completamente negro.

Me invadió el horror de aquellas grandes tinieblas. El frío que me penetraba

hasta los tuétanos y el dolor que sentía al respirar me vencieron. Me estremecí,

y una náusea mortal se apoderó de mí. Entonces, como un arco candente en el

cielo, apareció el borde del sol. Bajé de la máquina para reanimarme. Me sentía

aturdido e incapaz de afrontar el viaje de vuelta. Mientras permanecía así,

angustiado y confuso, vi de nuevo aquella cosa movible sobre el banco -no había

ahora equivocación posible de que la cosa se movía- resaltar contra el agua roja

del mar. Era una cosa redonda, del tamaño de un balón de fútbol, quizá, o acaso

mayor, con unos tentáculos que le arrastraban por detrás; parecía negra contra

las agitadas aguas rojo sangre, y brincaba torpemente de aquí para allá.

Entonces sentí que me iba a desmayar. Pero un terror espantoso a quedar tendido

e impotente en aquel crepúsculo remoto y tremendo Me sostuvo mientras trepaba

sobre el sillín.

EL REGRESO DEL VIAJERO A TRAVES DEL TIEMPO

Y así he vuelto. Debí permanecer largo tiempo insensible sobre la máquina. La

sucesión intermitente de los días y las noches se reanudó, el sol salió dorado

de nuevo, el cielo volvió a ser azul. Respiré con mayor facilidad. Los contornos

fluctuantes de la tierra fluyeron y refluyeron. Las agujas giraron hacia atrás

sobre los cuadrantes. Al final vi otra vez vagas sombras de casas, los

testimonios de la Humanidad decadente. Estas también cambiaron y pasaron;

aparecieron otras. Luego, cuando el cuadrante del millón estuvo a cero, aminoré

la velocidad. Empecé a reconocer nuestra mezquina y familiar arquitectura, la

aguja de los millares volvió rápidamente a su punto de partida, la noche y el

día alternaban cada vez más despacio. Luego los viejos muros del laboratorio me

rodearon. Muy suavemente, ahora, fui parando el mecanismo.

Observé una cosa insignificante que me pareció rara. Creo haberles dicho a

ustedes que, cuando partí, antes de que mi velocidad llegase a ser muy grande,

la señora Watchets, mi ama de llaves, había cruzado la habitación, moviéndose,

eso me pareció a mí, como un cohete. A mi regreso pasé de nuevo en el minuto en

que ella cruzaba el laboratorio. Pero ahora cada movimiento suyo pareció ser

exactamente la inversa de los que había ella hecho antes. La puerta del extremo

inferior se abrió, y ella se deslizó tranquilamente en el laboratorio, de

espaldas, y desapareció detrás de la puerta por donde había entrado antes.

Exactamente en el minuto precedente me pareció ver un momento a Hilleter; pero

él pasó como un relámpago. Entonces detuve la máquina, y vi otra vez a mi

alrededor el viejo laboratorio familiar, mis instrumentos mis aparatos

exactamente tales como los dejé. Bajé de la' máquina todo trémulo, y me senté en

mi banco. Durante varios minutos estuve temblando violentamente. Luego me calmé.

A mi alrededor estaba de nuevo mi antiguo taller exactamente como se hallaba

antes. Debí haberme dormido allí, y todo esto había sido un sueño.

¡Y, sin embargo, no era así exactamente! La máquina había partido del rincón

sudeste del laboratorio. Estaba arrimada de nuevo al noroeste, contra la pared

donde la han visto ustedes. Esto les indicará la distancia exacta que había

desde la praderita hasta el pedestal de la Esfinge Blanca, a cuyo interior

habían trasladado mi máquina los Morlocks.

Durante un rato mi cerebro quedó paralizado. Luego me levanté y vine aquí por el

pasadizo, cojeando, pues me sigue doliendo el talón, y sintiéndome

desagradablemente desaseado. Vi la Pall Mall Gazette sobre la mesa junto a la

puerta. Descubrí que la fecha era, en efecto, la de hoy, y mirando el reloj vi

que marcaba casi las ocho. Oí las voces de ustedes y el ruido de los platos.

Vacilé. ¡Me sentía tan extenuado y débil! Entonces olí una buena y sana comida,

abrí la puerta y aparecí ante ustedes. Ya conocen el resto. Me lavé, comí, y

ahora les he contado la aventura.

DESPUES DEL RELATO

-Sé -dijo el Viajero a través del Tiempo después de una pausa- que todo esto les

parecerá completamente increíble. Para mí la única cosa increíble es estar aquí

esta noche, en esta vieja y familiar habitación, viendo sus caras amigas y

contándoles estas extrañas aventuras.

Miró al Doctor.

-No. No puedo esperar que usted crea esto. Tome mi relato como una patraña o

como una profecía. Diga usted que he soñado en mi taller. Piense que he meditado

sobre los destinos de nuestra raza hasta haber tramado esta ficción. Considere

mi afirmación de su autenticidad como una simple pincelada artística para

aumentar su interés. Y tomando así el relato, ¿qué piensa usted de él?

Cogió su pipa y comenzó, de acuerdo con su antigua manera, a dar con ella

nerviosamente sobre las barras de la parrilla. Hubo un silencio momentáneo.

Luego las sillas empezaron a crujir y los pies a restregarse sobre la alfombra.

Aparté los ojos de la cara del Viajero a través del Tiempo y miré a los oyentes

a mi alrededor. Estaban en la oscuridad, y pequeñas manchas de color flotaban

ante ellos. El Doctor Parecía absorto en la contemplación de nuestro anfitrión.

El Director del periódico miraba con obstinación la punta de su cigarro, el

sexto.- El Periodista sacó su reloj. Los otros, si mal no recuerdo, estaban

inmóviles.

El Director se puso en pie con un suspiro y dijo:

-¡Lástima que no sea usted escritor de cuentos! -y puso su mano en el hombro del

Viajero a través del Tiempo.

-¿No cree usted esto?

-Pues yo...

-Me lo figuraba.

El Viajero a través del Tiempo se volvió hacia nosotros

-¿Dónde están las cerillas? -dijo. Encendió una entre bocanadas de humo de su

pipa habló-: Si he decirles la verdad..., apenas creo yo mismo en ello... Y sin

embargo...

Sus ojos cayeron con una muda interrogación sobre las flores blancas marchitas

que había sobre la mesita. Luego volvió la mano con que asía la pipa, y vi que

examinaba unas cicatrices, a medio curar, sobre sus nudillos.

El Doctor se levantó, fue hacia la lámpara, y examinó las flores.

-El gineceo es raro -dijo.

El Psicólogo se inclinó para ver y tendió la mano para coger una de ellas.

-¡Que me cuelguen! ¡Es la una menos cuarto! -exclamó el Periodista-. ¿Cómo voy a

volver a mi casa?

-Hay muchos taxis en la estación -dijo el Psicólogo.

-Es una cosa curiosísima -dijo el Doctor-, pero no sé realmente a qué género

pertenecen estas flores. ¿Puedo llevármelas?

El Viajero a través del Tiempo titubeó. Y luego de pronto:

-¡De ningún modo! -contestó.

-¿Dónde las ha encontrado usted en realidad? -preguntó el Doctor.

El Viajero a través del Tiempo se llevó la mano a la cabeza. Habló como quien

intenta mantener asida una idea que se le escapa.

-Me las metió en el bolsillo Weena, cuando viajé a través del tiempo.

Miró desconcertado a su alrededor.

-¡Desdichado de mí si todo esto no se borra! Esta habitación, ustedes y esta

atmósfera de la vida diaria son demasiado para mi memoria. ¿He construido yo

alguna vez una Máquina del Tiempo, o un modelo de ella? ¿0 es esto solamente un

sueño? Dicen que la vida es un sueño, un pobre sueño a veces precioso.... pero

no puedo hallar otro que encaje. Es una locura. ¿Y de dónde me ha venido este

sueño ... ? Tengo que ir a ver esa máquina ¡Si es que la hay! Cogió presuroso la

lámpara, franqueó la puerta y la llevó, con su luz roja, a lo largo del

corredor. Le seguimos. Allí, bajo la vacilante luz dela lámpara, estaba en toda

su realidad la máquina, rechoncha, fea y sesgada; un artefacto de bronce, ébano,

marfil y cuarzo translúcido y reluciente. Sólida al tacto -pues alargué la mano

y palpé sus barras con manchas y tiznes color marrón sobre el marfil, y briznas'

de hierba y mechones de musgo adheridos a su parte in_ ferior, y una de las

barras torcida oblicuamente.

El Viajero a través del Tiempo dejó la lámpara sobre el banco y recorrió con su

mano la barra averiada.

-Ahora está muy bien -dijo-. El relato que les he hecho era cierto. Siento

haberles traído aquí, al frío.

Cogió la lámpara y, en medio de un silencio absoluto, volvimos a la sala de

fumar.

Nos acompañó al vestíbulo y ayudó al Director a ponerse el gabán. El Doctor le

miraba a la cara, y, con cierta vacilación, le dijo que debía alterarle el

trabajo excesivo, lo cual le hizo reír a carcajadas. Lo recuerdo de pie en el

umbral, gritándonos buenas noches.

Tomé un taxi con el Director del periódico. Creía éste que el relato era una

«brillante mentira». Por mi parte, sentíame incapaz de llegar a una conclusión.

¡Aquel relato era tan fantástico e increíble, y la manera de narrarlo tan

creíble y serena! Permanecí desvelado la mayor parte de la noche pensando en

aquello. Decidí volver al día siguiente y ver de nuevo al Viajero a través del

Tiempo. Me dijeron que se encontraba en el laboratorio, y como me consideraban

de toda confianza en la casa, fui a buscarle. El laboratorio, sin embargo,

estaba vacío. Fijé la mirada un momento en la Máquina del Tiempo, alargué la

mano y moví la palanca. A lo cual la masa rechoncha y sólida de aspecto osciló

como una rama sacudida por el viento. Su inestabilidad me sobrecogió

grandemente, y tuve el extraño recuerdo de los días de mi infancia cuando me

prohibían tocar las cosas. Volví por el corredor. Me encontré al Viajero a

través del Tiempo en la sala de fumar. Venía de la casa. Llevaba un pequeño

aparato fotográfico debajo de un brazo y un saco de viaje debajo del otro. Se

echó a reír al verme y me ofreció su codo para que lo estrechase, ya que no

podía tenderme su mano.

-Estoy atrozmente ocupado -dijo------ con esa cosa de allí.

_Pero ¿no es broma? -dije ¿Viajaba usted realmente a través del tiempo?

-Así es real y verdaderamente.

Clavó francamente sus ojos en los míos. Vaciló. Su mirada vagó por la

habitación.

-Necesito sólo media hora --continuó-. Sé por qué ha venido usted y es sumamente

amable por su parte. Aquí hay unas revistas. Si quiere usted quedarse a comer,

le probaré que viajé a través del tiempo a mi antojo, con muestras y todo. ¿Me

perdona usted que le deje ahora?

Accedí, comprendiendo apenas entonces toda la importancia de sus palabras; y

haciéndome unas señas con la cabeza se marchó por el corredor. Oí la puerta

cerrarse de golpe, me senté en un sillón y cogí un diario. ¿Qué iba a hacer

hasta la hora de comer? Luego, de pronto, recordé por un anuncio que estaba

citado con Richardson, el editor, a las dos. Consulté mi reloj y vi que no podía

eludir aquel compromiso. Me levanté y fui por el pasadizo a decírselo al Viajero

a través del Tiempo.

Cuando así el picaporte oí una exclamación, extrañamente interrumpida al final,

y un golpe seco, seguido de un choque. Una ráfaga de aire arremolinóse a mi

alrededor cuando abría la puerta, y sonó dentro un ruido de cristales rotos

cayendo sobre el suelo. El Viajero a través del Tiempo no estaba allí. Me

pareció ver durante un momento una forma fantasmal, confusa, sentada en una masa

remolineante -negra y cobriza-, una forma tan transparente que el banco de

detrás con sus hojas de dibujos era absolutamente claro; pero aquel fantasma se

desvaneció mientras me frotaba los ojos. La Máquina del Tiempo había partido.

Salvo un rastro de polvo en movimiento, el extremo más alejado del laboratorio

estaba vacío. Una de las hojas de la ventana acababa, al parecer, de ser

arrancada.

Sentí un asombro irrazonable. Comprendí que algo extraño había ocurrido, y

durante un momento no pude percibir de qué cosa rara se trataba. Mientras

permanecía allí, mirando aturdido, se abrió la puerta del jardín, y apareció el

criado.

Nos miramos. Después volvieron las ideas a mi mente.

-¿Ha salido su amo... por ahí? -dije.

-No, señor. Nadie ha salido por ahí. Esperaba encontrarle aquí.

Ante esto, comprendí. A riesgo de disgustar a Richardson, me quedé allí,

esperando la vuelta del Viajero a través del Tiempo; esperando el segundo

relato, quizá más extraño aún, y las muestras y las fotografías que traería él

consigo. Pero empiezo ahora a temer que habré de esperar toda la vida. El

Viajero a través del Tiempo desapareció hace tres años. Y, como todo el mundo

sabe, no ha regresado nunca.

EPILOGO

No puede uno escoger, sino hacerse preguntas. ¿Regresará alguna vez? Puede que

se haya deslizado en el pasado y caído entre los salvajes y cabelludos bebedores

de sangre de la Edad de Piedra sin pulimentar; en los abismos del mar cretáceo;

o entre los grotescos saurios, los inmensos animales reptadores de la época

jurásica. Puede estar ahora -si me permite emplear la frase vagando sobre algún

arrecife de coral Oolítico[28], frecuentado por los pleslosaurios, o cerca de los

solitarios lagos salinos de la Edad Triásica. ¿0 marchó hacia el futuro, hacia

las edades próximas, en las cuales los hombres son hombres todavía, pero en las

que los enigmas de nuestro tiempo están aclarados y sus problemas fastidiosos

resueltos? Hacia la virilidad de la raza: pues yo, por mi parte, no puedo creer

que esos días recientes de tímida experimentación de teorías incompletas y de

discordias mutuas sean realmente la época culminante del hombre. Digo, por mi

propia parte. El, lo sé -porque la cuestión había sido discutida entre nosotros

mucho antes de ser construida la Máquina del Tiempo-, pensaba, no pensaba

alegremente acerca del Progreso de la Humanidad, y veía tan sólo en el creciente

acopio de civilización una necia acumulación que debía inevitablemente venirse

abajo al final y destrozar a sus artífices. Si esto es así, no nos queda sino

vivir como si no lo fuera. Pero, para mí, el porvenir aparece aún oscuro y

vacío; es una gran ignorancia, iluminada en algunos sitios casuales por el

recuerdo de su relato. Y tengo, para consuelo mío, dos extrañas flores blancas

-encogidas ahora, ennegrecidas, aplastadas y frágiles- para atestiguar que aun

cuando la inteligencia y la fuerza habían desaparecido, la gratitud y una mutua

ternura aún se alojaban en el corazón del hombre.

FIN

NOTAS

[1] Matemático y astrónomo norteamericano (1835-1909). Fue profesor en la

universidad John Hopkins y autor de tablas de constantes astronómicas

[2] La batalla de Hastings (1066) terminó con la derrota de Haroldo II, rey de

los anglosajones, a manos de Guillermo el Conquistador, duque de Normandía, que

era uno de los pretendientes a la corona inglesa. Invadió Inglaterra, y con su

triunfo, los normandos se convirtieron en los amos de la isla.

[3] Antigua ciudad inglesa. Durante largo tiempo Burslem fue el principal centro

alfarero de Inglaterra.

[4] En español, Tubinga. Ciudad alemana, famosa por su universidad, que fue la

antigua a capital de Württemberg-Hohenzollern

[5] Se refiere a Nabucodonosor 11 (605-562 a. C.,), rey de Babilonia, según el

libro de Daniel 4, 25-34, pasó por períodos de locura y cordura en castigo por

sus pecados e iniquidades

[6] Se refiere al político británico Archibald Philip Primrose, conde de

Rosebery (1847-1929). Fue rector de tres universidades británicas, ministro de

Asuntos Exteriores, y posteriormente primer ministro de Inglaterra

[7] Ciudad de Sajonia (Alemania oriental) conocida entre otras cosas por su

cerámica de alta calidad. Fue precisamente en Sajonia donde el físico alemán

Ehrenfried Walter von Tschirnaus (1651-1700) obtuvo por primera vez en Europa la

cerámica dura mencionada por Wells

[8] El segundo río en longitud de Gran Bretaña. Atraviesa la ciudad Londres y a

partir de ahí es navegable hasta la desembocadura

[9] Mamífero desdentado de talla mediana y aspecto deforme. Tiene dos o tres

dedos con uñas muy desarrolladas, que le sirven para desplazarse generalmente en

posición colgante

[10] Utopía, obra escrita en 1516 por el inglés Thomas More (1478-1535), que

presenta un sistema ideal de gobierno y considera la propiedad privada como

fuente de todos los males

[11] Charles Grant Blairfindie, llamado Grant Allen (1848-1899), naturalista y

novelista inglés. Discípulo de Spencer y autor de varias novelas.

[12] No se refiere al célebre naturalista inglés Charles Darwin y a sus teorías

sobre la evolución de las especies, sino a su hijo sir George Howard Darwin

(1845-1912), profesor de física y astronomía en Cambridge y autor de varias

obras científicas sobre astronomía.

[13] Barrios industriales y populares de la parte oriental de Londres, o bajo

nivel de vida contrasta con los opulentos barrios residenciales del West End.

[14] Aglomeración de la zona suburbana en el sur de Londres

[15] Los carolingios. Familia franca que dominó gran parte de Europa desde

mediados del siglo VIII hasta fines del siglo ix. El autor alude al hecho de que

los monarcas carolingios llegaron a acumular en sus manos un poder inmenso que

posteriormente fueron perdiendo gradualmente (al igual que ocurre con los Eloi)

hasta convertirse en meras figuras decorativas

[16] Diosa de la venganza en la mitología helénica. Es la encargada de que los

excesos de prosperidad o de orgullo vayan seguidos de gran es desgracias.

[17] La estrella más brillante del cielo.

[18] Es el movimiento rotatorio retrógado del eje de la Tierra que Produce un

desplazamiento gradual de los equinoccios hacia el oeste. Debe señalarse que

Wells comete un error de cálculo al afirmar que se habían producido cuarenta

precesiones durante los 802.701 años que había avanzado el Viajero a través del

Tiempo: las precesiones se realizan cada 25.960 años, por lo que durante ese

lapso sólo podrían haberse producido alrededor de treinta precesiones.

[19] Thomas Carlyle (1795-1881), historiador y crítico británico, puso especial

énfasis en demostrar la influencia determinante de los grandes hombres en la

historia de la humanidad.

[20] Distrito del SO del gran Londres, en la orilla derecha del Támesis

[21] Parque situado en el SO de Londres.

[22] Género de reptiles dinosaurios fósiles del grupo de los saurópodos

[23] Museo londinense fundado en 1835. En 1899 se le cambió el nombre por el de

Victoria and Albert Museum. Conserva importantes muestras de escultura, pintura,

lacas, orfebrería, mobiliario y otros exponentes de las artes decorativas

[24] Puede ser naturalmente, que el suelo no estuviese inclinado, sino que el

museo estuviera construido en la ladera de la colina. (Nota del

Editor)

[25] Transacciones filosóficas. Publicación de la «Royal Society of London

equivalente a la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

[26] Fósil de figura cónica o de maza. Es la extremidad de la concha interna que

tenían ciertos moluscos marinos que vivieron el' los períodos jurásico y

cretáceo.

[27] Mar del Asía Occídental entre Jordania e Israel. Sus aguas están tan

cargadas de sales que resulta dificíl sumergirse en él.

[28] Dícese de la roca que contiene oolitos (cuerpos formados por envolturas

minerales de sustancias calcáreas o de óxido de hierro o de silicio).

El sabio no dice lo que sabe, y el necio no sabe lo que dice.

Si los hombres han nacido con dos ojos, dos orejas y una sola lengua es porque se debe escuchar y mirar dos veces antes de hablar

Lo que importa verdaderamente en la vida no son los objetivos que nos marcamos, sino los caminos que seguimos para lograrlo.

Hay dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana; de la primera no estoy muy seguro.

Hay dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana; de la primera no estoy muy seguro.

El nacimiento y la muerte no son dos estados distintos, sino dos aspectos del mismo estado

Las personas son como la Luna. Siempre tienen un lado oscuro que no enseñan a nadie.

Las conversaciones son siempre peligrosas si se tiene algo que ocultar

El saber y la razón hablan, la ignorancia y el error gritan.

Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de mofa

Algunas personas son tan falsas que ya no distinguen que lo que piensan es justamente lo contrario de lo que dicen.

Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha.


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
VENMARKTEC-LIBROS