venmarktec - Libro de Buen Amor

EL RINCÓN DEL LIBRO
=> Nido de Avispas
=> El Club de los Martes
=> La casa del idolo de astarte
=> Lingotes de Oro
=> Manchas de sangre en el suelo
=> Poirot infringe la ley
=> Martín Rivas
=> El Lazarillo de Tormes
=> Carmina Burana
=> Poema de mio Cid
=> El Flaustista de Hamelin
=> Robin Hood
=> Calila y dimna
=> El poema de Gilgamesh
=> Cuerpos Superiores
=> Libro de Buen Amor
=> La Vida es Sueño
=> El Médico de su Honra
=> Romeo y Julieta
=> Hamlet
=> Otelo
=> La Fierecilla Domada
=> La Tempestad
=> Los Miserables
=> El Rey se divierte
=> Amante Liberal
=> El Coloquio de los Perros
=> Entremeses
=> La Española Inglesa
=> La Fuerza de la Sangre
=> La Gitanilla
=> La Ilustre Fregona
=> Licenciado Vidriera
=> Los Baños de Argel
=> Rinconete y Cortadillo
=> Niebla
=> La tía Tula
=> Abel Sánchez
=> San Manuel Bueno,Mártir
=> Verdad y Vida
=> El Médico a Palos
=> Las Preciosas Ridículas
=> El Vendedor más grande del mundo
=> El Milagro más grande del Mundo
=> Veinte poemas de amor y una canción desesperada
=> 100 Sonetos de Amor
=> Coplas de Jorge Manrique
=> El caballero de Olmedo
=> El arte de hacer Comedia
=> Noche de San Juan
=> El Vaso de Leche
=> Egloga I
=> Egloga III
=> Sonetos
=> Cuentos
=> El Hijo
=> Divina Comedia
=> La Vida Nueva
=> El Convivio
=> Corazón
=> Palomita Blanca
=> Bodas de Sangre
=> La casa de Bernarda Alba
=> La Zapatera Prodigiosa
=> Libro de Poemas
=> Poeta en Nueva York
=> Gitano
=> Viaje a la Luna
=> Yerma
=> Cuento de Navidad
=> Historia de dos Ciudades
=> Oliver Twist
=> Tiempos Difíciles
=> El Origen de las Especies
=> El Misterio de la Atlántida
=> Las Letanias de Satan
=> Poemas en Prosa
=> Los Cuatro Siete
=> Las Enseñanzas de Don Juan
=> Una Realidad Aparte
=> Viaje a Ixtlán
=> Relatos de Poder
=> Drácula
=> El Huésped de Drácula
=> La Joya de las siete Estrellas
=> Bailén
=> Miau
=> Misericordia
=> Trafalgar
=> Tristana
=> El Ahogado
=> El Rapto del Sol
=> En la Rueda
=> Irredención
=> Las Nieves eternas
=> Vísperas de Difuntos
=> La Chascuda
=> Bajo el Puente
=> El Trueno entre las Hojas
=> Kurupí
=> Sherlock Holmes
=> El Sabueso de los Baskerville
=> El Gato del Brasil
=> El experimento de Dr. Kleinplatz
=> El caso de Lady Sannox
=> El Carbunclo Azul
=> El aristócrata solterón
=> El Mundo Perdido
=> Memorias de una Pulga
=> Robinson Crusoe
=> La Celestina
=> El gran Inquisidor
=> El Jugador
=> El sueño del Príncipe
=> Memorias del Subsuelo
=> Noches Blancas
=> Novela en nueve cartas
=> El Alguacil Endemoniado
=> El Mundo por Dentro
=> Gracias y desgracias del ojo del culo
=> Juguetes de la Niñez
=> Poemas
=> Sueño de la Muerte
=> El artista del Hambre
=> Josefina la Cantora o el pueblo de los ratones
=> La Condena
=> La Metamorfosis
=> Ser Feliz
=> Un Medico Rural
=> Varios Cuentos
=> Brevísima relación de la destrucción de las indias
=> Crepúsculos de los ídolos
=> Chile, el golpe y los gringos
=> Crónica de una muerte anunciada
=> Cuentos de Camino
=> Del amor y otros demonios
=> Doce cuentos peregrinos
=> El amor en tiempos de cólera
=> El coronel no tiene quien le escriba
=> El olor de la Güayaba
=> El otoño del Patriarca
=> En Venezuela
=> Escritos Diversos
=> La Hojarasca
=> Eréndira y su Abuela Desalmada
=> La siesta de los Martes
=> Los funerales de la Mamá grande
=> Memoria de mis putas tristes
=> Muerte constante más allá del Amor
=> Ojos de perro azul
=> Relato de un náufrago
=> Todos los Cuentos
=> Un Hombre ha muerto de muerte natural
=> Alibech o la nueva conversa
=> de las mujeres ilustres en Romance
=> Madame Bovery
=> La leyenda de san Julian el Hospitalario
=> El Horla
=> El Lobo
=> El Miedo
=> ¿Fue un Sueño?
=> La Cabellera
=> La Mano
=> El nuevo acelerador
=> La Maquina del tiempo
=> Los depredadores del mar
=> Las Habichuelas Mágicas
=> Cuentos Indiscretos
=> La Conversión de Casanova
=> Demian
=> Siddaharta
=> Cuentos Maravillosos.
=> Narciso y goldmundo
=> La Ruta Interior
=> La explicación de la tabla de la esmeralda
=> El Zarco
=> Oye Dios!
=> 26 cuentos para pensar
=> La ilíada (parte 1)
=> La ilíada (parte 2)
=> La odisea (parte 1)
=> La odisea (parte 2)
=> Don Quijote de la Mancha (Resumen)
=> Metodo silva de control mental
=> EL CÓDIGO SECRETO DE LA BIBLIA
=> ROCKEROS CELESTES
INCREIBLE
ENIGMAS?
VENMARKTEC
GALERIA
EL RINCON DE LOS NIÑOS
EL RINCÓN DE LA ABUELA
PARIS HILTON
Contacto
Encuestas
web amigas
FOTOGRAFIAS



 

Libro de Buen Amor

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita

Vida y obra de Juan Ruiz

Este libro de tan alto y significativo nombre -Libro de Buen Amor(1)- fue compuesto en aquel lugar

lamentable «donde toda incomodidad tiene su asiento, y donde todo triste ruido hace su habitación». Dígase

claro que su autor estaba preso cuando le escribió(2). Mas la aspereza y desabrimiento del lugar, no engendró

un libro amargo y desalentado, como el de Silvio Pellico, ni versos desgarradores y dolientes, como los del

autor de la Lira Focia, sino un libro claro, jocundo, desasosegado y burlón; a veces libertino, a veces

gravemente moralizador; unas, urbano, otras, transcendiendo a flores rústicas y montaraces. Se le ha

comparado con Rabelais y con Chaucer, y más cerca está de la minuciosa erudición del autor del Parlement

of foules, que de la machuna alegría gala del padre de Pantagruel. Es un libro español, y, más aún,

castellano; y al través del grave metro del mester de clerecía, ondula y vibra el espíritu nacional, elegante y

señor, sobreponiéndose y dominando a los amables horrores y libertinas licencias que relata. Y para referir

tanto suceso, el rígido y bronco romance, que en el Poema del Cid suena al paso de andar de los férreos

barraganes, y en Berceo se apoya en clericales rodrigones latinos, en este libro aparece suelto, destrabado,

ágil, gracioso, a veces un poco femenino, inflamado por una poderosa y lírica inspiración.

Su autor se llama Juan Ruiz, de menester arcipreste de Hita, en la Provincia de Guadalajara(3). Vivió a

mediados del siglo XIV, siendo arzobispo de Toledo Don Gil Albornoz (1337-1367) y reinando en Castilla

el señor rey Alfonso XI. Unos creen que fue natural de Alcalá, otros que de Guadalajara. Murió antes de

1351, pues en una donación hecha por el arzobispo D. Gil, en 7 de enero del dicho año, ordena al arcipreste

de Hita, Don Pedro Fernández, ponga en posesión al monasterio de San Blas de Villaviciosa de una casa y

heredad, objeto de la donación. Si Juan Ruiz no había muerto para esa fecha, desempeñaría otro cargo; lo

cierto es que en 1351 no era arcipreste de Hita.

Y éstas son todas las noticias biográficas que de él se conservan.

Fue el arcipreste grande de talla, de piernas y de brazos; pequeñas boca, manos y pies. La cabeza grande

y poderosa, ancho de espaldas, orejudo y velloso, y con las cejas negras y apartadas. El talante erguido y

sosegada la andadura(4).

El Libro de Buen Amor es la obra más importante del siglo XIV.

Pertrechado el autor de casi toda la erudición de su siglo, aprovecha y explota todas las canteras para la

producción de su obra. Apólogos latinos y orientales, fabliaux, el libro de Vétula, Virgilio y sus leyendas,

Ovidio y su poema, etc., todo lo utiliza, haciendo de su obra un inmenso mosaico vigorizado, animado y

espiritualizado por sus geniales atisbos y sus aciertos plenos. Tan poderosa y fecunda es su vena creadora,

que el elemento utilizado queda exhausto y sin valor junto al resultado que el arcipreste obtiene. Apenas hay

verso del largo libro que no esté lleno de jugo y vigor. Jugo y vigor, ciertamente, un poco excesivos en

algunos puntos de vista y que tienen fragancias que transcienden a flores pecaminosas, semejantes, y algunas

no inferiores, a las ficciones con que el cuentista de Florencia intentaba distraer a su galante auditorio del

espanto de la peste.

Toda la sociedad picaresca del siglo XIV aparece pintada en este libro con soberanos y definitivos trazos:

endicheras, danzaderas, tahures, troteras, etc., están descriptos en versos ágiles y nerviosos. Y, sobre todo,

esa inmortal Trotaconventos con sus arterías y trampantojos, madre de todas las Celestinas que cundieron

por la Literatura española. Y en este libro va remozado y jovial el puro espíritu castellano, sin trabas ni

ataduras, como sólo aparece más tarde en el otro arcipreste, no menos magno, autor de El Corbacho, y en el

otro clérigo, desenvuelto y audaz, que escribió la historia de la Lozana Andaluza. Visión luminosa y clara de

la vida, sin que el demasiado «recordar la natura» turbe el alto ímpetu de poderosa espiritualidad. Y esto lo

tuvo como el que más, el de Hita, siendo el precursor y el maestro de todos los castizos humoristas, antes y

después de que la desviación interna de la raza produjera aquella literatura de decadencia, amarga y ceñuda,

que floreció con los últimos Austrias. El Libro de Buen Amor es un libro picaresco, pero sin la desgarrada

implacabilidad del Gran Tacaño, ni la acedía endechosa de Mateo Alemán. Como un claro reír suenan las

coplas del arcipreste, cuya vida, toda llena del amoroso ejercicio, es característica de aquellos tiempos

revueltos y turbulentos de Alfonso XI, agigantados trágica y épicamente en los apasionados días de Pedro el

Cruel o el Justiciero. Se ha querido presentar al arcipreste como un moralizador que pinta al vivo la carroña

que le rodea, pero ya está suficientemente probado que no fue su vida, poco edificante, una excepción.

Cuatro son las Cánticas de serrana que el prodigioso arcipreste intercaló en su Libro de Buen Amor(5).

Pero la diferencia que existe entre las serranas y vaqueiras provenzales y las que encuentra el galante

arcipreste en sus andanzas por la sierra, es enorme. «El Arcipreste, más bien que imitar la poesía bucólica de

los trovadores, lo que hace es parodiarla en sentido realista. Sus serranas son invariablemente interesadas y

codiciosas, a veces feas como vestigios, y con todo eso, de una acometividad erótica digna de la serrana de la

Vera que anda en los romances vulgares.»(6) No es exclusiva esta codicia y liviandad de las serranas de Juan

Ruiz, y numerosos ejemplos de las vaqueiras y pastoras provenzales lo prueban. Poderosísima era la vena

satírica del arcipreste y profundo su espíritu parodista, pero salto tan brusco de la atildada elegancia y belleza

de las serranas portuguesas y provenzales a la fealdad monstruosa y grosera codicia de las del Libro de Buen

Amor, pueden medianamente explicarse sólo con esas dotes del autor. La casi coexistencia de esas cánticas

de serrana con la serranilla de la Zarzuela(7), muestra única de una serranilla de origen popular, indica la

existencia anterior de este tipo de serrana «feroçe, espantosa» que más tarde reaparece en Bocanegra, Mendo

de Campo, Carvajales y otros poetas cortesanos del siglo XV, aunque ya con forma puramente lírica y más

bien como motivo poético que reproducción realista(8). Queda, aparte de los verdaderos modelos y de la

cierta intención de Juan Ruiz, el arranque lírico, la sensación de tosquedad silvestre, la admirable visión

poética que aúpan el nombre del autor a la alta región de los impares. Por eso ha podido decirse con absoluta

evidencia de sus cánticas de serrana, que anticipandose «en cien años a las serranillas y a las vaqueiras de

Santillana, incapacitan a éste para figurar como el primer gran poeta lírico de Castilla»(9) y Amador de los

Ríos, aun reputando al prócer como el «rey de las serranillas, no sacó por cierto -añade- grandes ventajas a

Juan Ruiz en estas graciosas pinturas»(10).

Al mismo tiempo es J. Ruiz un alto y efusivo poeta mariano, y en las cánticas y gozos a la Virgen se

manifiesta ingenuo y fervoroso, como Berceo y los demás poetas y trovadores que en los Cancioneros han

dejado muestras de su devoción, un poco madrigal, un tanto letanía profana, por la Gloriosa.

A. ÁLVAREZ DE LA VILLA

EDICIONES

Thomas Antonio Sánchez, Colección de poesías castellanas anteriores al siglo XV, Tomo IV, Madrid,

17.

Eugenio de Ochoa, Colección de poesías castellanas anteriores al siglo XV, París, 1842.

Florencio Janer, Poetas castellanos anteriores al siglo XV, Tomo LVII de la Biblioteca de Autores

Españoles.

Jean Ducamin, Juan Ruiz, Arcipreste de Hita. Libro de Buen Amor, Tome VI de la première série de la

Bibliotèque Meridionale, Toulouse, 1901.

BIBLIOGRAFÍA

M. Menéndez Pelayo, Antología de poetas líricos castellanos, Tomo III, Madrid, 1892, págs. LIII-CXIV.

J. Amador de los Ríos, Historia crítica de la literatura española, Madrid.

Puymaigre (Comte Théodore J. de), Les vieux auteurs castillans, París-Metz, 1861-62, Tomo II, págs.

63-121.

Ferdinand J. Wolf, Studien zur Geschichte der spanischen und portugiesischen Nationalliteratur, Berlín,

1859.

R. Foulché-Delbosc, Revue Hispanique, Tomo VIII (1901), págs. 553-57.

R. Menéndez Pidal, Título que el Arcipreste de Hita dio al libro de sus poesías, en la Revista de Archivos,

Bibliotecas y Museos, Tomo II (1898), págs. 107-8.

J. Pujol y Alonso, El Arcipreste de Hita, Estudio Crítico, Madrid, 1906.

JESÚS NAZARENUS REX JUDAEORUM

Ésta es oraçión qu'el arçipreste fizo a Dios quando començó este libro suyo.

Señor Dios, que a los jodíos pueblo de perdiçión 1

sacaste de cabtivo del poder de Faraón,

a Daniel sacaste del poço de Babilón,

saca a mi coytado d'esta mala presión.

Señor, tú diste graçia a Ester la reyna, 2

ant'el rey Asuero ovo tu graçia digna,

Señor, dame tu graçia e tu merçed ayna,

sácame d'esta laçeria, d'esta presión.

Señor, tú que sacaste al Profeta del lago, 3

de poder de gentiles sacaste a Santiago,

a Santa Marina libreste del vientre del drago,

libra a mí, Dios mío, d'esta presión do yago.

Señor, tú que libreste a santa Susaña, 4

del falso testimonio de la falsa compaña,

líbrame, mi Dios, d'esta y coyta tanmaña,

dame tu misericordia, tira de mí tu saña.

A Jonás, el Profeta, del vientre de la ballena 5

en que moró tres días dentro en la mar llena,

sacástelo tú sano así como de casa buena;

Mexías, tú me salva sin culpa e sin pena.

Señor, a los tres niños de muerte los libreste, 6

del forno del grand fuego sin lesión saqueste,

de las ondas del mar a sant Pedro tomeste:

Señor, de aquesta coyta saca al tu arçipreste.

Aun tú que dixiste a los tus servidores, 7

que con ellos serías ante reyes desidores,

et los darías palabras, que fabrasen mejores,

Señor, tú sey conmigo, guárdame de traydores.

El nombre profetizado fuer grande Hemanuel, 8

Fijo de Dios muy alto Salvador de Israel,

en la salutaçión el ángel Gabriel

te fizo çierta d'esto, tú fuiste çierta d'él.

Por esta profeçía e por la salutaçión 9

por el nombre tan alto Hemanuel salvaçión,

Señora, dame tu graçia, et dame consolaçión,

gáname del tu fijo graçia et bendiçión.

Dame graçia, señora de todos los señores, 10

tira de mí tu saña, tira de mí rencores:

faz que todo se torne sobre los mezcladores,

ayúdame, Gloriosa, Madre de pecadores.

Intellectum tibi dabo, et instruam te in via hac, qua

gradieris: firmabo super te oculos meos.

El profeta David, por Espíritu Santo fablando, a cada uno de nos diçe en el psalmo triçésimo primo del

verso deçeno, que es el que primero suso escrebí. En el qual verso entiendo yo tres cosas, las quales diçen

algunos doctores filósofos que son en el alma et propriamente suyas, que son éstas: entendimiento, voluntad,

et memoria. Las quales digo, si buenas son, que trahen al alma consolaçión, e aluengan la vida al cuerpo, et

danle honra con pro e bona fama: ca por el buen entendimiento entiende hombre el bien, et sabe d'ello el

mal. Et por ende una de las petiçiones que demandó David a Dios, porque sopiese la su Ley, fuer ésta: Da

mihi intellectum, etc. Ca el home entendiendo el bien, avrá de Dios temor; el qual es comienço de toda

sabiduría, de que dise el dicho profeta: Initium Sapientiae timor Domini. Ca luego es el buen entendimiento

en los que temen a Dios, et por ende sigue la raçón el dicho David en otro logar, en que dise: Intellectus

bonus omnibus facientibus eum, etc. Otrosí dise Salomón en el libro de la Sapiençia: Qui timet Dominum,

façiet bona. Et esto se entiende en la primera raçón del verso, que yo començé en lo que dise: Intellectum tibi

dabo; et desque está informada et instruida el alma que se ha de salvar en el cuerpo limpio, e piensa, e ama, e

desea omen el buen amor de Dios, e sus mandamientos: et esto a tal, dise el dicho profeta: Et meditabar in

mandatis tuis quae dilexi: et otro si desecha, et aborresçe el alma el pecado del amor loco d'este mundo. Et

d'esto dise el psalmista: Qui diligitis Dominum, odite malum, etc. Et por ende se sigue luego la segunda

raçón del verso que dise: Et instruam te. Et desque el alma con el buen entendimiento e la buena voluntad

con buena remembranza escoge, e toma el buen amor, que es el de Dios, et pónelo en la çela de la memoria,

porque se acuerde d'ello, e determine al cuerpo a faser buenas obras, por las cuales se salva el ome. Et d'esto

dise san Juan Apóstol en el Apocalypsi de los buenos que mueren bien obrando: Beati mortui, qui in Domino

moriuntur: opera enim illorum sequuntur illos. Et dise otrosí el Profeta: Tu reddes unicuique juxta opera

sua. Et d'esto concluye la terçera raçón del verso primero, que dise: In via hac qua gradieris: firmabo super

te oculos meos. Et por ende debemos tener sin dubda, que obras siempre están en la buena memoria, que con

buen entendimiento et buena voluntad escoge el alma, et ama el amor de Dios por se salvar por ellas. Ca

Dios por las buenas obras que fase omen en la carrera de salvaçión, en que anda, firma sus ojos sobre él. Et

ésta es la sentençia del verso, que empieça primero: Breves, como quier' que a las vegadas se acuerde pecado

e lo quiera e lo obre; este desacuerdo non viene del buen entendimiento, nin tal querer non viene de la buena

voluntad, nin de la buena obra viene tal obra; ante viene de la fraquesa de la natura humana, que es en el

omen, que se non puede escapar de pecado. Ca dise Catón: Nemo sine crimine vivit. Et díselo Job: Quis

potest facere mundum de inmundo conceptum semine? Quasi dicat: Ninguno, salvo Dios. Et viene otrosí de

la mengua del buen entendimiento, que lo non ha entonçe, porque ome piensa vanidades de pecado. Et d'este

tal pensamiento dise el psalmista: Cogitationes hominum vanae sunt. E dise otrosí a los tales, mucho

disolutos et de mal entendimiento: Nolite fieri sicut equus et mulus, in quibus non est intellectus. Et aún

digo, que viene de la pobledat de la memoria, que non está instructa de buen entendimiento; ansí que non

puede amar el bien, nin acordarse d'ello para lo obrar. Et viene otrosí esto por raçón que la natura humana,

que más aparejada e inclinada es al mal que al bien, e a pecado que a bien: esto dise el Decreto. Et éstas son

algunas de las raçones, porque son fechos los libros de la ley et del derecho, e de castigos, et costumbres, et

de otras çiençias: otrosí fueron la pintura et la escritura, e las imágenes primerament' falladas por raçón que

la memoria del ome deslesnadera es: esto dise el Decreto: ca tener todas las cosas en la memoria, et non

olvidar algo, más es de la Divinidad que de la humanidad: esto dise el Decreto. Et por esto es más apropiado

a la memoria del alma, que es spíritu de Dios criado et perfecto, et vive siempre en Dios. Otrosí dise David:

Anima mea illi vivet: quaerite Dominum, et vivet anima vestra. Et non es apropiada al cuerpo humano, que

dura poco tiempo. Et dise Job: breves dies hominis sunt. Et otrosí dise: Homo natus de muliere: breves dies

hominis sunt. Et dise sobre esto David: Anni nostri sicut aranea meditabuntur, etc. Onde yo de mi poquilla

çiençia et de mucha et grand rudeza entiendo quántos bienes fasen perder el alma e el cuerpo, et los males

muchos que les aparejan e dan el amor loco del pecado del mundo. Escogiendo et amando con buena

voluntad salvaçión et gloria del paraíso para mi ánima, fis' esta chica escritura en memoria de bien: et

compuse este nuevo libro, en que son escritas algunas maneras e maestrías et sotilesas engañosas del loco

amor del mundo, que usan algunos para pecar. Las quales leyéndolas et oyéndolas omen o muger de buen

entendimiento, que se quiera salvar, descogerá, et obrar lo ha: et podrá desir con el psalmista: Viam veritatis,

etc. Otrosí los de poco entendimiento no se perderán: ca leyendo et coydando el mal que fasen o tienen en la

voluntat de faser, et los porfiosos de sus malas maestrías e descobrimiento publicado de sus muchas

engañosas maneras, que usan para pecar et engañar las mugeres, acordarán la memoria e non despreçiarán su

fama: ca mucho es cruel quien su fama menospreçia: el Derecho lo dise; et querrán más amar a sí mesmos

que al pecado: que la ordenada caridad de sí mesmo comienza; el Decreto lo dise: et desecharán et

aborreçerán las maneras et maestrías malas del loco amor, que fase perder las almas et caer en saña de Dios,

apocando la vida et dando mala fama, et desonra, et muchos daños a los cuerpos; en pero, porque es humanal

cosa el pecar, si algunos (lo que non los consejo) quisieren usar del loco amor aquí fallarán algunas maneras

para ello, e ansí este mi libro a todo omne e muger, al cuerdo e al non cuerdo, al que entendiere el bien et

escojiere salvaçión, e obrare bien amando a Dios: otrosí al que quisiere el amor loco en la carrera que

andubiere puede cada uno bien deçir: Intelleclum tibi dabo. Et ruego et consejo a quien lo viere et lo oyere,

que guarde bien las tres cosas del alma, lo primero que quiera bien entender e bien judgar la mi intençión

porque la fis', et la sentençia de lo que y dise, et non al son feo de las palabras, que, segund derecho, las

palabras sirven a la intençión et non la intençión a las palabras. Et Dios sabe que la mi intençión no fuer de

lo faser por dar manera de pecar ni por mal desir, más fuer por reduçir a toda persona a memoria buena de

bien obrar et dar ensiempro de buenas costumbres e castigos de salvaçión: et porque sean todos aperçebidos,

e se puedan mejor guardar de tantas maestrías como algunos usan por el loco amor. Ca dise sant Gregorio,

que menos fieren al ome los dardos que ante son vistos, et mejor nos podemos guardar, de lo que ante hemos

visto. Et compóselo otrosí a dar algunas lecçiones e muestra de metrificar et rimar, et de trobar: con trovas et

notas, et rimas, et decades, et versos, que fis' complidamente segund que esta çiençia requiere. Et porque de

toda buena obra es comienzo et fundamento Dios, e la fe católica, e díselo la primera decretal de las

Crementinas, que comienza: Fidei Catholicae fundamento; a do éste no es çimiento, no se puede faser obra

firme, ni firme edificio segund dise el Apóstol: por ende començé mi libro en el nombre de Dios, et tomé el

verso primero del psalmo que es el de la Santa Trinidad, et de la fe católica, que es: Quicumque vult, el verso

que dise: Ita Deus Pater, Deus Filius, etc.

Aquí diso de cómo el arçipreste rogó a Dios, que le

diese graçia que podiese faser este libro.

Dios Padre, Dios Fijo, Dios Spíritu Santo: 11

El que naçió de la Virgen, esfuerço nos dé tanto,

que siempre lo loemos en prosa et en canto,

sea de nuestras almas cobertura et manto.

El que fiso el çielo, la tierra, et el mar, 12

Él me done su graçia, e me quiera alumbrar,

que pueda de cantares un librete rimar,

que los que lo oyeren, puedan solás tomar.

Tú, Señor Dios mío, qu'el omen crieste, 13

enforma e ayuda a mí, el tu açipreste,

que pueda faser un libro de buen amor aqueste,

que los cuerpos alegre, e a las almas preste.

Si queredes, señores, oír un buen solás, 14

escuchad el romanse, sosegad vos en pas,

non vos diré mentira en quanto en él yas',

ca por todo el mundo se usa et se fas'.

Et porque mejor de todos sea escuchado, 15

fablarvos he por trobas e cuento rimado:

es un desir fermoso e saber sin pecado,

razón más plasentera, fablar más apostado.

Non tengades que es libro neçio de devaneo, 16

nin creades que es chufa algo que en él leo,

ca segund buen dinero yase en vil correo,

ansí en feo libro está saber non feo.

El axenús de fuera más negro es que caldera, 17

es de dentro muy blanco, más que la peñavera,

blanca farina está so negra cobertera,

azúcar negro e blanco está en vil cañavera.

Sobre la espina está la noble rosa flor, 18

en fea letra está saber de grand doctor;

como so mala capa yase buen bebedor,

ansí so el mal tabardo está buen amor.

Et porque de todo bien es comienço e raís 19

la Virgen Santa María, por ende yo, Juan Roís,

açipreste de Fita, d'ella primero fis'

cantar de los sus gosos siete que ansí dis'.

Gosos de Santa María.

Santa María 20

lus del día, todavía.

Tú me guía

Gáname graçia et bendiçión 21

et de Jesús consolaçión cantar de tu alegría.

que pueda con devoçión.

El primero goso que s' lea 22

en çibdad de Galilea oviste mensagería.

Nazaret creo que sea

Del ángel que a ti vino 23

Gabriel santo et digno díxote «Ave María».

tróxote mensag' divino

Tú, desque el mandado oíste 24

omilmente reçebiste; al fijo que Dios en ti envía.

luego, Virgen, conçebiste

En Belén acaeçió 25

el segund' quando nasçió de ti, Virgen, el Mexía.

e sin dolor aparesçió

El terçer cuenta las leyes, 26

quando vinieron los reyes, en tu brazo do yasçía.

e adoraron al que veyes

Ofreçiol' mirra Gaspar, 27

Melchor fue ençienso dar, al que Dios e ome seya.

oro ofreçió Baltasar

Alegría quarta e buena 28

fue quando la Magdalena qu'el tu fijo vevía.

te dixo gozo sin pena

El quinto plaser oviste, 29

quando al tu fijo viste gracias a Dios o subía.

sobir al çielo et diste

Madre, el tu goso sexto 30

quando en los discípulos presto en tu santa compañía.

fue Spíritu Santo puesto

Del septeno, Madre Santa, 31

la iglesia toda canta, al çielo e quanto y avía.

sobiste con gloria tanta

Reynas con tu fijo quisto 32

nuestro Señor Jesu Christo, en la gloria sin fallía.

por ti sea de nos visto

Gosos de Santa María.

Tú, Virgen, del çielo Reyna, 33

e del mundo melesina,

quiérasme oír muy digna por te servir.

que de tus gosos ayna

escriba yo prosa digna

Desir de tu alegría 34

rogándose todavía

yo pecador más al loor.

que a la grand culpa mía

non pares mientes, María,

Tú siete gosos oviste, 35

el primero, quando resçebiste

salutaçión Dios salvaçión.

del ángel, quando oíste

Ave María, conçebiste

El segundo fue complido, 36

quando fue de ti nasçido,

e sin dolor, por Salvador.

de los ángeles servido,

fue luego conosçido

Fue el tu goso terçero, 37

quando vino el lusero

a demostrar fue en guiar.

el camino verdadero

a los reyes compañero

Fue tu quarta alegría, 38

quando te dixo Magdalena María,

et Gabriel que viera a él.

que el tu fijo vevía,

e por señal te desía

El quinto fue de grand dulzor, 39

quando al tu fijo Señor

viste sobir de a él ir.

al çielo a su Padre mayor,

et tú fincaste con amor

Este sesto non es de dubdar, 40

los discípulos vino alumbrar

con espanto, Spíritu Santo.

tú estabas en ese lugar,

del çielo viste y entrar

El septeno non ha par 41

quando por ti quiso enviar

Dios tu Padre, como a Madre.

al çielo te fiso pujar

con él te fiso asentar:

Señora, oye al pecador,

que tu fijo el Salvador 42

por nos disçió e por nos murió.

del çielo en ti morador

el que pariste blanca flor,

Por nosotros pecadores 43

non aborrescas

pues por no ser merescas ruegal' por nos.

Madre de Dios,

ant'él connusco parescas

nuestras almas le ofrescas.

Aquí fabla de cómo todo ome entre los sus cuydados

se deve alegrar: et de la disputación que los griegos

et los romanos en uno ovieron.

Palabras son de sabio, e díxolo Catón, 44

que omen a sus coydados, que tiene en coraçón,

entreponga plaseres e alegre la raçón,

que la mucha tristeça mucho coydado pon';

et porque de buen seso non puede omen reír, 45

avré algunas burlas aquí a enxerir:

cada que las oyerdes non querades comedir,

salvo en la manera del trovar et del desir.

Entiende bien mis dichos, e piensa la sentençia, 46

non me contesca contigo como al doctor de Greçia

con 'l rivaldo romano e con su poca sabiençia,

quando demandó Roma a Greçia la sçiencia.

Ansí fuer, que romanos las leyes non avíen, 47

fueron las demandar a griegos que las teníen;

respondieron los griegos, que non los meresçíen,

nin las podrían entender, pues que tan poco sabíen(11).

Pero si las queríen para por ellas usar, 48

que ante les convenía con sus sabios disputar,

por ver si las entendíen, e meresçían levar:

esta respuesta fermosa daban por se escusar.

Respondieron romanos, que los plasía de grado; 49

para la disputaçión pusieron pleyto firmado:

mas porque non entendíen el lenguaje non usado,

que disputasen por señas, por señas de letrado.

Pusieron día sabido todos por contender, 50

fueron romanos en coyta, non sabían qué se faser,

porque non eran letrados, nin podrían entender

a los griegos doctores, nin al su mucho saber.

Estando en su coyta dixo un çibdadano, 51

que tomasen un ribaldo, un bellaco romano,

segund Dios le demostrase faser señas con la mano,

que tales las fisiese: fueles consejo sano.

Fueron a un bellaco muy grand et muy ardid: 52

dixiéronle: «Nos avemos con griegos nuestra convid'

»para disputar por señas: lo que tú quisieres pid',

»et nos dártelo hemos, escúsanos d'esta lid.»

Vistiéronlo muy bien paños de grand valía, 53

como si fuese doctor en la filosofía;

subió en alta cátedra, dixo con bavoquía;

«D'oy más vengan los griegos con toda su porfía.»

Vino ay un griego, doctor muy esmerado, 54

escogido de griegos, entre todos loado,

sobió en otra cátedra, todo el pueblo juntado,

et comenzó sus señas, como era tratado.

Levantose el griego, sosegado, de vagar, 55

et mostró sólo un dedo, que está çerca el pulgar;

luego se asentó en ese mismo lugar;

levantose el ribaldo, bravo, de mal pagar.

Mostró luego tres dedos contra el griego tendidos, 56

el polgar con otros dos, que con él son contenidos

en manera de arpón, los otros dos encogidos,

asentose el nesçio, catando sus vestidos.

Levantose el griego, tendió la palma llana, 57

et asentose luego con su memoria sana

levantose el bellaco con fantasía vana,

mostró puño çerrado; de porfia avía gana.

A todos los de Greçia dixo el sabio griego: 58

«Meresçen los romanos las leyes, yo non gelas niego.»

Levantáronse todos con pas e con sosiego;

grand honra ovo Roma por un vil andariego.

Preguntaron al griego, qué fue lo que dixiera 59

por señas al romano, e qué le respondiera

dis: «Yo dixe, que es un Dios: el romano dixo, que era verdad,

»uno et tres personas, e tal señal fesiera.

»Yo dixe, que era todo a la su voluntad; 60

»respondió, que en su poder teníe el mundo, et dis

»desque vi, que entendíen, e creíen la Trinidad,

»entendí que meresçíen de leyes çertenidad

Preguntaron al bellaco, quál fuera su antojo. 61

Dis': «Díxome, que con su dedo me quebrantaría el ojo,

»d'esto ove grand pesar, e tomé grand enojo,

»et respondile con saña, con ira e con cordojo:

»que yo l' quebrantaría ante todas las gentes 62

»con dos dedos los ojos, con el pulgar los dientes.

»Díxom' luego após esto, que le parase mientes,

»que me daría grand palmada en los oídos retinientes.

»Yo l' respondí, que l' daría una tal puñada, 63

»que en tiempo de su vida nunca la vies' vengada;

»desque vio la pelea teníe mal aparejada,

»dexos' de amenasar do non gelo presçian nada.»

Por esto dise la patraña de la vieja ardida, 64

non ha mala palabra, si non es a mal tenida;

verás, que bien es dicha, si bien fuese entendida,

entiende bien mi dicho, e avrás dueña garrida.

La bulra que oyeres, non la tengas en vil, 65

la manera del libro entiéndela sotil,

que saber bien e mal, desir encobierto e doñeguil

tú non fallarás uno de trovadores mil.

Fallarás muchas garças, non fallarás un uevo, 66

remendar bien non sabe todo alfayate nuevo,

a trobar con locura non creas que me muevo,

lo que buen amor dise, con raçón te lo pruebo.

En general a todos fabla la escritura, 67

los cuerdos con buen seso entenderán la cordura,

los mançebos livianos goárdense de locura,

escoja lo mejor el de buena ventura.

Las del buen amor son raçones encubiertas, 68

trabaja do fallares las sus señales çiertas,

si la raçón entiendes, o en el seso açiertas,

non dirás mal del libro, que agora refiertas.

Do coydares que miente, dise mayor verdat. 69

En las coplas pintadas yase la falsedat,

dicha buena o mala por puntos la jusgat,

las coplas con los puntos load o denostat.

De todos instrumentos yo libro pariente, 70

bien o mal qual puntares, tal te dirá çiertamente,

qual tú desir quisieres, y fas punto y tente,

si me puntar sopieres, siempre me avrás en miente.

Aquí dise de cómo segund natura los omes e las

otras animalias quieren aver compañía con las

fembras.

Como dise Aristóteles, cosa es verdadera, 71

el mundo por dos cosas trabaja: la primera,

por aver mantenençia; la otra era

por aver juntamiento con fembra plasentera.

Si lo dixiese de mío, sería de culpar; 72

díselo grand filósofo, non yo de rebtar;

de lo que dise el sabio non debemos dubdar,

que por obra se prueba el sabio e su fablar.

Que dis' verdat el sabio claramente se prueba 73

omes, aves, animalias, toda bestia de cueva

quieren, segund natura, compaña siempre nueva;

et quanto más el omen que a toda cosa se mueva.

Digo muy más del omen, que de toda criatura: 74

todos a tiempo çierto se juntan con natura,

el omen de mal seso todo tiempo sin mesura

cada que puede quiere faser esta locura.

El fuego siempre quiere estar en la senisa, 75

como quier' que más arde, quanto más se atisa,

el omen quando peca, bien ve que deslisa,

mas non se parte ende, ca natura lo entisa.

Et yo como soy omen como otro pecador, 76

ove de las mugeres a veses grand amor;

probar omen las cosas non es por ende peor,

e saber bien, e mal, e usar lo mejor(12).

De cómo el arcipreste fuer enamorado.

Así fuer que un tiempo una dueña me priso, 77

de su amor non fuy en ese tiempo repiso,

siempre avía d'ella buena fabla e buen riso,

nunca ál fiso por mí, ni creo que faser quiso.

Era dueña en todo, e de dueñas señora, 78

non podía estar solo con ella una hora,

mucho de omen se guardan allí do ella mora;

más mucho que non guardan los jodíos la Tora(13).

Sabe toda noblesa de oro e de seda, 79

complida de muchos bienes anda mansa e leda,

es de buenas costumbres, sosegada, e queda,

non se podría vençer por pintada moneda.

Enviel' esta cantiga que es deyuso puesta 80

con la mi mensagera, que tenía empuesta;

dise verdad la fabla, que la dueña compuesta,

si non quier'el mandado, non da buena respuesta.

Dixo la dueña cuerda a la mi mensagera: 81

«Yo veo otras muchas creer a ti, parlera,

»et fállanse ende mal: castigo en su manera,

»bien como la raposa en agena mollera.»

Enxiemplo de cómo el león estava doliente, e las

otras animalias lo venían a ver.

Dis' que yasíe doliente el león, de dolor: 82

todas las animalias viníen ver su señor,

tomó plaser con ellas, e sintiose mejor,

alegráronse todas mucho por su amor.

Por le faser plaser, et más le alegrar, 83

convidáronle todas que l' daríen a yantar,

dixeron que mandase los que quisies' matar:

mandó matar al toro, que podríe abastar.

Fis' partidor al lobo, mandó, que a todos diese, 84

él apartó lo menudo para el león que comiese,

et para sí la canal, la mejor que omen viese:

al león dixo el lobo, que la mesa bendixiese.

«Señor», dis', «tú estás flaco, esta vianda liviana 85

»cómela tú, señor, que t' será buena e sana,

»para mí et los otros la canal que es vana.»

El león fuer sañudo, que de comer avíe gana.

Alçó el león la mano por la mesa santiguar, 86

dio grand golpe en la cabeza al lobo por lo castigar:

el cuero con la oreja del casco le fuer arrancar:

el león a la raposa mandó la vianda dar.

La gulpeja, con el miedo e como es artera, 87

toda la canal del toro al león dio entera,

para sí e los otros tod' lo menudo era:

maravillose el león de tan buena egoaladera.

El león dixo: «Comadre ¿quién vos mostró a faser partisión 88

»tan buena, tan aguisada, tan drecha con raçón?»

Ella dixo: «En la cabeza del lobo tomé yo esta liçión;

»en el lobo castigué qué fesiese o qué non.»

«Por ende yo te digo, vieja e non mi amiga, 89

»que jamás a mí non vengas, nin me digas tal enemiga

»si non, yo te mostraré cómo el león castiga,

»que el cuerdo et la cuerda en mal ageno castiga

Et segund dis' Jesu Christo, non ay cosa escondida, 90

que acabo de tiempo non sea bien sabida,

fuer la mi poridad luego a la plaça salida,

la dueña muy guardada fuer luego de mi partida.

Nunca desde esa hora yo más la pude ver: 91

enviome mandar, que punase en faser

algún triste ditado, que podiese ella saber,

que cantas' con tristeza, pues la non podíe aver.

Por complir su mandado de aquesta, mi señor, 92

fise cantar tan triste como este triste amor:

cantábalo la dueña, creo que con dolor,

más que yo podría ser d'ello trovador.

Dise el proverbio viejo: «Quien matar quier' su can 93

achaque le levanta, porque no l' den del pan.»

Los que quieren partirnos como fecho lo han,

mescláronme con ella, e dixiéronle del plan.

Que me loava d'ella como de buena caça, 94

et que probava d'ella como si fuese caraça:

dis' la dueña sañuda: «Non ay paño sin raça,

»nin el leal amigo non es en toda plaça.»

Como dise la fabla, quando a otro someten, 95

quál palabra te disen, tal coraçón te meten:

posiéronle grand saña, d'esto se entremeten:

dis' la dueña: «Los novios non dan quanto prometen.»

Como la buena dueña era mucho letrada, 96

sotil, entendida, cuerda, bien mesurada,

dixo a la mi vieja, que le avía embiada,

esta fabla compuesta de Isopete sacada(14).

Dis: «Quando quier' casar ome con dueña onrada, 97

»promete e manda mucho; desque la ha cobrada,

»de quanto le prometió, o le da poco, o nada;

»fase como la tierra, quando estava finchada.»

Enxiemplo de quando la tierra bramava.

«Ainsí fuer que la tierra començó a bramar 98

»estava tan finchada, que quería quebrar;

»a quantos la oíen, podíe mal espantar,

»como dueña en parto començose de coytar.

»La gente que tan grandes bramidos oía, 99

»coydaban que era preñada: a tanto se dolía.

»Pensaban, que era grand sierpe, o grand bestia paría,

»que a todo el mundo combríe e estragaría.

»Quando ella bramava, pensava de foír, 100

»et desque vino el día que ovo de parir,

»parió un mur topo, escarnio fue de reír,

»sus bramuras e espantos en burla fueron salir.

»Et bien ansí acaesçió, a muchas e a tu amo. 101

»primeramente mucho trigo dan, poca paja, tamo,

ȍiegan muchos con el viento, vanse perder con mal ramo;

»vete, dil' que me non quiera, que no l' quiero, ni l'amo.»

Ome, que mucho fabla, fase menos a veses, 102

pone muy grant espanto, chica cosa es dos nueses:

las cosas mucho caras alguna hora son rafeses,

las viles e las rafeses son caras a las de veses.

Como por chica cosa aborreçía en grand saña, 103

arredrose de mí, físome el juego mañana,

aquél es engañado quien coyda que engaña,

d'esto, fise trova de tristesa tan maña.

Fis' luego estas cántigas de verdadera salva. 104

mandé que gelas diesen de noche o al alva:

no las quiso tomar; dixe yo: «Muy mal va,

»al tiempo se encoge mejor la yerba malva.»

De cómo todas las cosas del mundo son vanidat,

sino amar a Dios.

Como dise Salomón, e dise la verdat, 105

que las cosas del mundo todas son vanidat,

todas son pasaderas, vanse con la edat;

salvo amor de Dios, todas son liviandat.

Et yo desque vi la dueña partida e mudada, 106

dixe: «Querer do non me quieren, faría una nada:

»responder do non me llaman, es vanidat probada.»

Partime de su pleyto, pues de mí es redrada.

Sabe Dios, que aquesta dueña e quantas yo vi, 107

siempre quise guardarlas, et siempre las serví,

si servir non las pude, nunca las deserví,

de dueña mesurada siempre bien escrebí.

Mucho sería villano e torpe pajés, 108

si de la mujer noble dixiese cosa refés;

ca en muger loçana, fermosa e cortés

todo bien del mundo e todo plaser es.

Si Dios, quando formó el ome entendiera 109

que era mala cosa la mujer, non la diera

al ome por compañera, nin d'él non la fesiera,

si para bien non fuera, tan noble non saliera.

Si omen a la mujer non la quisiese bien, 110

non ternía tantos presos el amor quantos tien',

por santo nin santa que seya, non sé quién,

non codiçie compaña, si solo se mantien'.

Una fabla lo dise, que vos digo agora: 111

que una ave sola nin bien canta, nin bien llora,

el mástel sin la vela non puede estar toda hora,

nin las verças non se crían tan bien sin la noria.

Et yo como estava solo sin compañía, 112

codiçiaba tener lo que otro para sí tenía,

puse el ojo en otra non santa, más sentía,

yo cruisiava por ella, otro la avíe valdía.

Et porque yo non podía con ella ansí fablar, 113

puse por mí mensagero, coydando recabdar

a un mi compañero, sópome el clavo echar,

él comió la vianda, e a mí fiso rumiar.

Fis' con el grand pesar esta trova cazurra, 114

la dueña que la oyere, por ella non me aburra,

ca debríen me desir neçio, et más que bestia burra,

si de tan grand escarnio yo non trovase burla.

De lo que contesçió al arçipreste con Fernand

Garçía, su mensajero.

Mis ojos no verán lus 115

pues perdido he a Crus.

Crus crusada, panadera, 116

tomé por entendedera, como andalús.

tomé senda por carrera

Coydando que la avría, 117

díxelo a Fernand Garçía et fuese pleytés e dus.

que troxiese la pletesía

Díxome que l' plasía de grado 118

e físose de la crus privado, él comió el pan más dus.

a mí dio rumiar salvado

Prometiol' por mi consejo 119

trigo que tenía añejo, el traidor falso marfús.

et presentol' un conejo

Dios confonda mensajero 120

tan presto e tan ligero: que la caça ansí adús.

non medre Dios tal conejero,

Quando la crus veía, yo siempre me omillava, 121

santiguábame a ella do quier que la fallava,

el compaño de çerca en la crus adorava,

del mal de la crusada yo non me reguardava.

Del escolar goloso compañero de cucaña 122

fise esta otra trova, non vos sea estraña,

ca de ante nin después non fallé en España

quien ansí me fesiese de escarnio magadaña.

Aquí fabla de la constelaçión, et de la planeta, en que

los omes nasçen, el del juiçio del hora quando

sabios naturales dieron en el nasçimiento del fijo del

rey Alcarás.

Los antiguos astrólogos disen en la sçiençia 123

de la astrología una buena sabiençia,

qu'el omen quando nasçe luego en su nasçençia

el signo en que nasçe le jusgan por sentençia(15).

Esto dis' Tholomeo, e díselo Platón, 124

otros muchos maestros en este acuerdo son:

quál es el asçendente e la costelaçión

del que nasçe, tal es su fado et su don.

Muchos ay que trabajan siempre por cleresía, 125

deprenden grandes tiempos, espienden grant quantía,

en cabo saben poco, que su fado les guía:

non pueden desmentir a la astrología.

Otros entran en orden por salvar las sus almas, 126

otros toman esfuerzo en querer usar armas,

otros sirven señores con las sus manos ambas,

pero muchos de aquestos dan en tierra de palmas.

Non acaban en orden, nin son más caballeros, 127

nin han merçed de señores, nin han de sus dineros:

porque puede ser esto, creo ser verdaderos,

segund natural curso, los dichos estrelleros.

Porque creas el curso, d'estos signos atales, 128

desirt'he un juisio de cinco naturales,

que judgaron un niño por sus çiertas señales,

dieron juisios fuertes de acabados males.

Era un rey de moros, Alcarás nombre avía: 129

nasçiole un fijo bello, más de aquél non tenía,

embió por sus sabios, d'ellos saber querría

el signo e la planeta del fijo que l' nasçía.

Entre los estrelleros que l' vinieron a ver, 130

vinieron çinco d'ellos de más cumplido saber;

desque vieron el punto en que ovo de nasçer,

dixo el un maestro: «Apedreado a de ser.»

Judgó el otro e dixo: «Éste a de ser quemado.» 131

El terçero dise « El niño a de ser despeñado.»

El quarto dixo «El infante a de ser colgado.»

Dixo el quinto maestro: «Morrá en agua afogado

Quando oyó el rey juisios desacordados, 132

mandó que los maestros fuesen muy bien guardos;

físolos tener presos en logares apartados,

dio todos sus juisios por mintrosos probados.

Desque fue el infante a buena edat llegado, 133

pidió al rey su padre, que le fuese otorgado

de ir a correr monte, caçar algún venado;

respondiole el rey, que le plasía de grado.

Cataron día claro para ir a caçar; 134

desque fueron en el monte, óvose a levantar

un rebatado nublo, comenzó a graniçar,

e a poca de hora comenzó de apedrear.

Acordose su ayo, de cómo lo judgaron 135

los sabios naturales, que su signo acataron:

dis: «Vayámosnos, señor, que los que a vos fadaron

»non sean verdaderos en lo que adevinaron.»

Pensaron mucho ayna todos de se acoger, 136

mas como es verdat, e non puede fallesçer

en lo que Dios ordena en cómo ha de ser,

segund natural curso non se puede estorçer.

Fasiendo la grand piedra el infante aguijó, 137

pasando por la puente un grand rayo le dio,

foradose la puente, por allí se despeñó,

en un árbol del río de sus faldas se colgó.

Estando ansí colgado a do todos lo vieron, 138

afogose en el agua; acorrer non lo podieron:

los çinco fados dichos todos bien se complieron.

Los sabios naturales verdaderos salieron.

Desque vido el rey complido su pesar, 139

mandó los estrelleros de la presión soltar:

físoles mucho bien, e mandoles usar

de su astrología, en que non avíe que dubdar.

Yo creo los astrólogos verdad naturalmente; 140

pero Dios que crió natura e acidente,

puédelos demudar, et faser otramente:

segund la fe católica, yo d'esto creyente.

En creer lo de natura non es mal estança: 141

e creer muy más en Dios con firme esperança;

por que creas mis dichos e non tomes dubdança,

pruébotelo brevemente con esta semejança.

Yo creo que el rey en su regno ha poder 142

de dar fueros et leyes, e derechos faser:

d'esto manda faser libros, e quadernos componer:

para quien fase el yerro qué pena debe haber.

Acaesçe, que alguno fase grant traición, 143

ansí que por el fuero debe morir con raçón,

pero por los privados, que en su ayuda son,

si piden merçed al rey, dal' complido perdón.

O si por aventura aqueste que lo erró, 144

al rey en algund tiempo atanto le servió,

que piedat e serviçio mucho al rey movió,

porque del yerro fecho complido perdón le dio.

Et ansí como por fuero avía de morir, 145

el fasedor del fuero non lo quier' consentir,

dispensa contra el fuero e déxalo vevir;

quien puede faser leyes, puede contra ellas ir.

Otrosí puede el papa sus decretales far, 146

en que a sus súbditos manda çierta pena dar;

pero pude muy bien contra ellas dispensar,

por graçia o por serviçio toda la pena soltar.

Vemos cada día pasar esto de fecho, 147

pero por todo eso las leyes y el derecho,

et el fuero escrito non es por ende desfecho,

ante es çierta çiencia e de mucho provecho.

Bien ansí nuestro señor Dios, quando el çielo crió, 148

puso en él sus signos, et planetas ordenó,

sus poderíos çiertos et juisios otorgó,

pero mayor poder retuvo en sí que les non dio.

Ansí que por ayuno, e limosna, e oraçión, 149

et por servir a Dios con mucha contriçión

non ha poder mal signo nin su costelaçión.

El poderío de Dios tuelle la tribulaçión.

Non son por todo aquesto los estrelleros mintrosos, 150

que judgan segund natura por sus cuentos fermosos,

ellos e la çiençia son çiertos et non dubdosos,

mas no pueden contra Dios ir, nin son poderosos.

Non sé astrología, nin ende maestro, 151

nin sé astrolabio más que buey de cabestro;

mas porque cada día veo pasar esto,

por aqueso lo digo, otrosí veo aquesto.

Muchos naçen en Venus; que lo más de su vida 152

es amar las mugeres; nunca se les olvida;

trabajan et afanan mucho sin medida,

e los más non recabdan la cosa más querida.

En este signo atal creo que yo nasçí, 153

siempre puñé en servir dueñas que conoçí,

el bien que me feçieron, non lo desgradeçí,

a muchas serví mucho, que nada acabesçí.

Como quier' que he probado mi signo ser atal 154

en servir a las dueñas puñar e non en ál;

pero aunque ome non goste la pera del peral,

en estar a la sombra es plaser comunal.

Muchas noblesas ha el que a las dueñas sirve, 155

loçano fablador en ser franco se avive,

en servir a las dueñas el bueno non se esquive,

que si mucho trabaja, en mucho plaser vive.

El amor fas' sotil al ome que es rudo, 156

fásele fabrar fermoso al que antes era mudo,

al omen que es cobarde, fáselo muy atrevudo,

al peresoso fase ser presto et agudo(16).

Al mançebo mantiene mucho en mançebés, 157

e al viejo fas' perder mucho la vejés,

fase blanco e fermoso del negro como pes,

lo que non vale una nues, amor le da grand pres.

El que es enamorado, por muy feo que sea, 158

otrosí su amiga magüer que sea muy fea,

el uno et el otro non ha cosa que vea,

que tan bien le paresca, nin que tanto desea.

El babieca, el torpe, el neçio, et el pobre 159

a su amiga bueno paresçe, et rico hombre;

más noble que los otros, por ende todo cubre,

como un amor pierde, luego otro cobre.

Ca puesto que su signo sea de tal natura: 160

como es este mío, dise una escritura,

que buen esfuerzo vençe a la mala ventura,

et a toda pera dura grand tiempo la madura.

Una tacha le fallo al amor poderoso, 161

la qual a vos, dueñas, yo descobrir non oso,

mas porque non me tengades por desidor medroso,

es ésta: que el amor siempre fabla meteroso.

Ca segund vos he dicho en la otra conseja, 162

lo que en sí es torpe, con amor bien semeja,

tiene por noble cosa lo que non vale una arveja,

lo que semeja non es, oya bien tu oreja.

Si las mançanas siempre oviesen tal sabor 163

de dentro qual de fuera dan vista et color

non avríe de las plantas fruta de tal valor,

más ante pudríe que otra; pero dan buen olor.

Bien atal es el amor, que da palabra llena, 164

toda cosa que dise, paresçe mucho buena,

non es todo cantar quanto ruido suena,

por vos descobrir esto, dueña, non aya pena.

Dis', por las verdades se pierden los amigos, 165

et por las non desir se fasen desamigos,

ansí entiende sano los proverbios antiguos,

et nunca vos creades loores de enemigos.

De cómo el arçipreste fue enamorado: et del

enxiemplo del ladrón e del mastín.

Como dise el sabio, cosa dura e fuerte 166

es dexar la costumbre, el fado, et la suerte;

la costumbre es otra natura, çiertamente,

apenas non se pierde fasta que viene la muerte.

Et porque es costumbre de mançebos usada 167

querer siempre tener alguna enamorada:

por aver solás bueno del amor con amada,

tomé amiga nueva, una dueña ençerrada.

Dueña de buen linaje e de mucha noblesa, 168

todo saber de dueña sabe con sotilesa,

cuerda et de buen seso, non sabe de vilesa,

muchas dueñas e otras de buen saber las besa.

De talla muy apuesta, et de gesto amorosa, 169

loçana, doñeguil, plasentera, fermosa,

cortés, e mesurada, falaguera, donosa,

graçiosa, et donable de amor en toda cosa.

Por amor d'esta dueña fis' trovas e cantares, 170

sembré avena loca ribera de Enares;

verdat es lo que disen los antiguos retraeres,

quien en 'l arenal siembra non trilla pegujares(17).

Coydando la yo aver entre las benditas, 171

dávale de mis donas non paños, et non çintas,

non cuentas, nin sartal, nin sortijas, nin mitas,

con ello estas cántigas que son deyuso escritas.

Non quiso reçebirlo, bien fuyó de avolesa, 172

fiso de mí babieca, dis': «Non muestran peresa

»los omes en dar poco por tomar grand riquesa

»levadlo e desidle, que mal mercar non es franquesa.

»Et non perderé yo a Dios, nin al su paraíso 173

»por pecado del mundo, que es sombra de aliso:

»non soy yo tan sin seso, si algo he priso;

»quien toma, dar debe, díselo sabio enviso

Ansí contesçió a mí con la dueña de prestar, 174

como contesçió al ladrón, que entraba a furtar;

que falló un grand mastín, començole de ladrar,

el ladrón por furtar algo, començole a falagar.

Lançó medio pan al perro, que traía en la mano, 175

dentro iban las garaças, barruntolo el alano;

dis': «Non quiero mal bocado, non seríe para mí sano,

»por el pan de una noche, non perderé quanto gano.

»Por poca vianda que esta noche çenaría 176

»non perderé los manjares, nin el pan de cada día,

»si yo tu mal pan comiese, con ello me afogaría,

»tú furtarías lo que guardo, et yo grand traiçión

»al señor que me crió, non faré tal falsedat, 177

»que tú furtes su tesoro, que dexó en mi lealdat,

»tú levarís el algo, yo faría grand maldat:

»vete de aquí, ladrón, non quiero tu poridat

Començó de ladrar mucho, el mastín era masillero 178

tanto seguió al ladrón, que fuyó de aquel çillero:

así conteçió a mí, et al mi buen mensagero

con aquesta dueña cuerda, e con la otra primero.

Fueron dares baldíos, de que ove mansilla: 179

dixo: «Uno coyda el bayo, et otro lo ensilla.»

Redreme de la dueña, et creí la fabrilla,

que dis': «Por lo perdido non estés mano en megilla(18)

Ca segund vos he dicho, de tal venturo seo, 180

que si lo fas' mi signo, o si mi mal aseo,

nunca puedo acabtar lo medio que deseo,

por esto a las vegadas con el amor peleo.

De cómo el amor vino al arçipreste, et de la pelea que

con él ovo el dicho arçipreste.

Direvos una pelea, que una noche me vino, 181

pensando en mi ventura sañudo et non con vino:

un omen grande, fermoso, mesurado a mí vino:

yo le pregunté quién era, dixo: «Amor, tu vesino.»

Con saña que tenía, fuilo a denostar: 182

díxel': «Si Amor eres, no puedes aquí estar,

eres mentiroso, falso en muchos enartar,

salvar non puedes uno, puedes çient mil matar.

Con engaños et lisonjas, et sotiles mentiras 183

emponçoñas las lenguas, enerbolas tus viras,

el que mejor te sirve, a él fieres, quando tiras,

párteslo del amiga al omen que aíras.

Traes enloqueçidos a muchos con tu saber, 184

fáseslos perder el sueño, el comer, e el beber,

fases a muchos omes tanto se atrever

en ti, fasta que el cuerpo e el alma van perder.

Non tienes regla çierta, ni tienes en ti tiento, 185

a las vegadas prendes con gran arrebatamiento,

a veses poco a poco con maestrías çiento;

de quanto yo te digo, tú sabes que non miento.

Desque los omes prendes, non das por ellos nada, 186

tráeslos de hoy en cras en vida muy penada,

fases al que te cree lastar en tu mesnada,

et por plaser poquillo andar luenga jornada.

Eres tan enconado, que do fieres de golpe, 187

non lo sana mengía, emplasto, nin jarope,

non sé fuerte nin reçio que se contigo tope,

que no l' debatas luego por mucho que se enforçe.

De cómo enflaqueses las gentes e las dañas, 188

muchos libros ay d'esto, de cómo las engañas

con tus muchos doñeos e con tus malas mañas

siempre tiras la fuerça, dísenlo en fasañas.

Enxiemplo del garçón que quería casar con tres

mujeres.

Era un garçón loco, mançebo bien valiente, 189

non quería casarse con una solamente,

si non con tres mugeres; tal era su talente;

porfiaron en cabo con él toda la gente(19).

Su padre e su madre, et su hermano mayor 190

afincáronle mucho, que ya por su amor

con dos que se casase, primero con la menor,

et dende a un mes complido casase con la mayor.

Fiso su casamiento con aquesta condiçión: 191

el primer mes ya pasado dixiéronle tal raçón,

que al otro su hermano con una e con más non

quisiese que le casasen a ley e a bendiçión.

Respondió el casado, que esto non fesiesen, 192

que él tenía muger, en que ambos a dos oviesen

compaña mucho buena, e d'esto le dixiesen,

de casarlo con otra non se entremetiesen.

Aqueste omen bueno padre de aqueste neçio 193

tenía un molino de grand muela de preçio,

ante que fuese casado el garçón atán reçio,

andando mucho la muela teníala con el pie quedo.

Aquesta fuerza grande e aquesta valentía, 194

ante que fuese casado ligero la fasía.

El un mes ya pasado que casado avía,

quiso probar como ante e vino allí un día:

probó tener la muela como avía usado, 195

levantole las piernas, echolo por mal cabo,

levantose el neçio, maldíxole con mal fado,

dis: '¡Ay molino resio! Aun te vea casado.'

A la muger primera él tanto la amó, 196

que a la otra donsella nunca más la miró,

non probó más tener la muela, sol' non lo asmó,

ansí tu devaneo al garçón loco domó.

Eres padre del fuego, pariente de la llama, 197

más arde e más se quema qualquier que te más ama

Amor, quien te más sigue, quémasle cuerpo et alma

destrúyeslo del todo, como el fuego a la rama.

Los que te non probaron, en buen día nasçieron, 198

folgaron sin coydado, nunca entristeçieron,

desque a ti fallaron, todos su bien perdieron,

fueles como a las ranas, quando el rey pidieron.

Enxiemplo de las ranas, en cómo demandavan rey a

don Júpiter.

Las ranas en un lago cantavan et jugavan, 199

cosa non las nusía, bien solteras andavan,

creyeron al diablo, que d'el mal se pagavan,

pidieron rey a don Júpiter, mucho gelo rogavan.

Embioles don Júpiter una biga de lagar 200

la mayor qu'é1 pudo; cayó en ese lugar,

el grand golpe del fuste fiso las ranas callar,

mas vieron que non era rey para las castigar.

Suben sobre la biga quantas podían sobir, 201

dixieron: 'Non es este rey para lo nos servir.'

Pidieron rey a don Júpiter, como lo solían pedir:

don Júpiter con saña óvolas de oír.

Embioles por su rey cigüeña mansillera, 202

cercava todo el lago, ansí fas' la ribera,

andando pico abierta, como era ventenera,

de dos en dos las ranas comía bien ligera.

Querellando a don Júpiter, dieron voçes las ranas: 203

'Señor, señor, acórrenos, tú que matas et sanas,

'el rey, que tú nos diste por nuestras voses vanas,

'danos muy malas tardes, et peores mañanas,

'su vientre nos sotierra, su pico nos estraga, 204

'de dos en dos nos come, nos abarca, et nos astraga;

'señor, tú nos defiende, señor, tú ya nos paga,

'danos la tu ayuda, tira de nos tu plaga.'

Respondioles don Júpiter: 'Tened lo que pidistes, 205

'el rey tan demandado por quantas voses distes,

'vengue vuestra locura, ca en poco tovistes

'ser libres et sin premia: reñid, pues lo quisistes.'

Quien tiene lo que l' cumple, con ello sea pagado, 206

quien puede ser suyo, non sea enagenado,

el que non toviere premia, non quiera ser premiado

libertad e soltura non es por oro complado.

Bien ansí acaesçe a todos tus contrallos 207

do son de sí señores, tórnanse tus vasallos;

tú después nunca piensas si non por astragallos,

en cuerpos e en almas así todos tragallos(20).

Queréllanse de ti, mas non les vales nada, 208

que tan presos los tienes en tu cadena doblada,

que non pueden partirse de tu vida penada,

responde a quien te llama, vete de mi posada

non quiero tu compaña, vete de aquí, varón: 209

das al cuerpo laseria, trabajo sin raçón,

de día et de noche eres fino ladrón,

quando omen está seguro, fúrtasle el coraçón.

En punto que lo furtas, luego lo enagenas, 210

dasle a quien non le ama, torméntasle con penas,

anda el coraçón sin cuerpo en tus cadenas,

pensando e sospirando por las cosas agenas.

Fáseslo andar volando, como la golondrina, 211

revuélveslo a menudo, tu mal non adevina,

oras coyda en su saña, oras en merselina,

de diversas maneras tu queja lo espina.

En un punto lo pones a jornadas tresientas, 212

anda todo el mundo, quando tú lo retientas,

déxasle solo et triste con muchas sobervientas,

a quien no l' quiere ni l' ama, siempre gela mientas.

Varón ¿qué has conmigo? ¿quál fue aquel mal debdo, 213

que tanto me persigues? Viénesme manso e quedo,

nunca me aperçibes de tu ojo nin del dedo,

dasme en el coraçón, triste fases del ledo(21).

Non te puedo prender; tanta es tu maestría 214

et magüer te presiese, creí que te non mataría,

cada que a mí prendes, tanta es tu orgullía,

sin piedad me matas de noche et de día.

Responde: ¿qué te fis', ¿por qué me non diste dicha? 215

En quantas que amé nin de la dueña bendicha

de quanto me prometíe, luego era desdicha,

en fuerte punto te vi, la hora fue maldicha.

Quanto más aquí estás, tanto más me asaño; 216

más fallo que te diga, veyendo quanto daño

siempre de ti me vino, con tu sotil engaño,

andas urdiendo siempre cobierto so mal paño.

Aquí fabla del pecado de la cobdiçia.

Contigo siempre traes los mortales pecados, 217

con mucha cobdiçia, los omes engañados,

fáseles cobdiçiar, mucho ser denodados,

pasar los mandamientos, que de Dios fueron dados.

De todos los pecados es raís la cobdiçia: 218

ésta es tu fija mayor, tu mayordoma ambiçia,

ésta es tu alferes, et tu casa ofiçia,

ésta destruye el mundo, sostienta la justiçia.

La soberbia et ira que non falla do quepa, 219

avarisia e loxuria que arden más que estepa,

gula, embidia, açidia, que s' pegan como lepra,

de la cobdiçia nasçen, es d'ella raís et çepa.

En ti fasen morada, alevoso traydor. 220

Con palabras muy dulses, con gesto engañador,

prometen e mandan mucho los omes con amor,

por complir lo que mandan, cobdiçian lo peor.

Cobdiçian los averes, que ellos non ganaron, 221

por complir las promesas, que con amor mandaron,

muchos por tal cobdiçia lo ageno furtaron,

porque penan sus almas, e los cuerpos lasraron.

Murieron por los furtos de muerte sopitaña, 222

arrastrados et enforcados de manera estraña,

en todo eres encuentro, e de mala picaña,

quien tu cobdiçia tiene el pecado lo engaña.

Por cobdiçia feçiste a Troya destroyr, 223

por la manzana escrita que non debiera escrebir

quando la dio a Venus Paris por le indusir,

que troxo a Elena que cobdiçiaba servir.

Por tu mala cobdiçia los de Egipto morieron, 224

los cuerpos enfamaron, las ánimas perdieron,

fueron e son airados de Dios los que te creyeron,

de mucho que cobdiçiaron, poca parte ovieron.

Por la cobdiçia pierde el omen el bien que tiene, 225

coyda aver más mucho de quanto le conviene,

non a lo que cobdiçia, lo suyo non mantiene,

lo que contesçió al perro, a éstos tal les viene.

Enxiemplo del alano que llevava la pieça de carne en

la boca.

Alano carniçero en un río andava, 226

una pieça de carne en la boca pasava,

con la sombra del agua dos tanto l' semejava,

cobdiçiola abarcar, cayósele la que levava.

Por la sombra mentirosa et por su coydar vano 227

la carne que tenía, perdiola el alano,

non ovo lo que quiso, non l' fue cobdiçiar sano,

coydó ganar, et perdió lo que tenía en su mano.

Cada día contesçe al cobdiçioso atal, 228

coyda ganar contigo, et pierde su cabdal,

de aquesta raís mala nasçe todo el mal,

es la mala cobdiçia un pecado mortal.

Lo más e lo mejor, lo qu'es más preçiado, 229

desque lo tiene omen çierto et ya ganado,

nunca debe dexarlo por un vano coydado:

quien dexa lo que tiene fase grand mal recabdo.

Aquí fabla del pecado de la soberbia.

Soberbia mucha tienes a do miedo non as, 230

piensas pues non as miedo tú de qué pasarás,

las joyas para tu amiga de qué las complarás,

por esto robas et furtas, porque tú penarás.

Fases con tu soberbia acometer malas cosas, 231

robar a camineros las joyas preçiosas,

forçar muchas mugeres casadas e esposas,

vírgenes et solteras, viudas et religiosas.

Por tales malefiçios mándalos la ley matar, 232

mueren de malas muertes, non los puedes tú quitar.

Liévalos el diablo por el tu grand abeytar,

fuego infernal arde do uvías asentar.

Por tu mucha soberbia feçiste mucho perder, 233

primero muchos ángeles, con ellos Luçifer,

que por su gran soberbia e su desagradeçer

de las sillas del çielo ovieron de caer.

Magüer de su natura buenos fueron criados, 234

por la su grand soberbia fueron e son dañados;

quantos por la soberbia fueron e son dañados,

non se podrán escrebir en mil priegos contados.

Quantos fueron e son, batallas et peleas, 235

injurias e barajas et contiendas muy feas,

Amor, por tu soberbia se fasen, bien lo creas,

toda maldat del mundo es do quier que tú seas.

El omen muy soberbio et muy denodado, 236

que non a de Dios miedo, nin cata aguisado,

ante muere que otro más fraco et más lasrado,

contésçel' como al asno con el caballo armado.

Enxiemplo del caballo e del asno.

Iva lidiar en campo el caballo fasiente, 237

porque forçó la dueña el su señor valiente,

lorigas bien levadas, muy valiente se siente:

mucho delante l'iba el asno mal doliente.

Con los pies, et con las manos, et con el noble freno. 238

El caballo soberbio fasía tan grand sueno,

que a las otras bestias espanta como trueno:

el asno con el miedo quedó, et no l' fue bueno.

Estava refusando el asno con la grand carga, 239

andava mal e poco, al caballo embarga:

derribole el caballo en medio de la varga;

dis': 'Don villano nesçio, buscad carrera larga.'

Dio salto en el campo ligero, aperçebido, 240

coydó ser vençedor, et fincó él vençido.

En el cuerpo muy fuerte de lança fue ferido,

las entrañas le salen, estava muy perdido.

Desque salió del campo, non valía una çermeña; 241

a arar lo pusieron, et a traer la leña,

a veses a la noria, a veses a la aceña:

escota el soberbio el amor de la dueña.

Tenía del grand yugo desolladas las çerviçes, 242

del finojar a veses finchadas las narises,

rodillas desolladas fasiendo muchas prises,

ojos fondos, bermejos, como pies de perdises.

Los quadriles salidos, somidas las ijadas, 243

el espinaso agudo, las orejas colgadas:

vídolo el asno nesçio: rijó bien tres vegadas,

dis': 'Compañero soberbio ¿dó son tu empelladas(22)?

'¿dó es tu noble freno, et tu dorada silla? 244

'¿dó es tu soberbia, dó es la tu rensilla?

'Siempre vivrás mesquino, e con mucha mansilla,

'vengue la tu soberbia tanta mala postilla.'

Aquí tomen enxiemplo, et liçón cada día 245

los que son muy soberbios con su grand orgullía,

que fuerza e edat e onra, salud e valentía

non pueden durar siempre, vanse con mançebía.

Aquí fabla del pecado de la avarisia.

Tú eres avarisia, eres escaso mucho, 246

al tomar te alegras, al dar non lo as ducho,

non te fartaría Duero con el su aguaducho,

siempre te fallo mal cada que te escucho.

Por la grand escasesa fue perdido el rico, 247

que al poble Sant Láçaro non dio solo un çatico,

non quieres ver nin amas poble grand nin chico,

nin de los tus tesoros non le quieres dar un pico(23).

Magüer que te es mandado por santo mandamiento 248

que vistas al desnudo, et fartes al fambriento,

et des al poble posada, tanto eres avariento,

que nunca lo diste a uno, pidiéndotelo çiento.

Mesquino: ¿tú qué farás el día de la afruenta 249

quando de tus haberes et de tu mucha renta

te demandare Dios de la despensa cuenta?

Non te valdrán tesoros, nin reynos çincuenta.

Quando tú eras poble, que tenías grand dolençia, 250

entonçes sospiravas, et fasías penitençia,

pidías a Dios que te diese salud e mantenençia,

et que partirías con pobles, et non farías fallençia.

Oyó Dios tus querellas, et diote buen consejo, 251

salud, e grand riquesa, et tesoro sobejo,

quando ves el poble, cáesete el çejo,

fases como el lobo doliente en el vallejo.

Enxiemplo del lobo, e de la cabra, e de la grilla.

El lobo a la cabra comíala por merienda, 252

atravesósele un hueso, estaba en contienda,

afogarse quería, demandava corrienda

físicos et maestros, que quería faser emienda.

Prometió al que lo sacase, tesoros e grand riquesa, 253

vino la grulla de somo del altesa,

sacole con el pico el hueso con sotilesa,

el lobo fincó sano para comer sin peresa.

Dixo la grulla al lobo, que l' quisiese pagar, 254

el lobo dixo: '¡Cómo! ¿yo non te pudiera tragar,

'el cuello con mis dientes, si quisiera apertar?

'Pues séate soldada, pues non te quise matar.'

Bien ansí tú lo fases: aora que estás lleno 255

de pan e de dineros que forçaste de lo ageno,

non quieres dar al poble un poco de çenteno,

mas ansí te secarás como roçío et feno.

En faser bien al malo cosa non l'aprovecha, 256

omen desagradeçido bien fecho nunca pecha,

el buen conosçimiento mal omen lo desecha,

el bien que omen le fase, dis' que es por su derecha.

Aquí fabla del pecado de la luxuria.

Siempre está loxuria a do quier que tú seas, 257

adulterio et forniçio todavía deseas,

luego quieres pecar con qualquier que tú veas,

por complir la loxuria en guiñando las oteas.

Fesiste por loxuria al profeta David, 258

que mató a Urías, quando le mandó en la lid

poner en los primeros, quando le dixo: 'Id,

'levad esta mi carta a Joab et venid(24).'

Por amor de Bersabee la muger de Urías 259

fue el rey David omeçida, e fiso a Dios fallías:

por ende non fiso el tempro en todos los sus días,

fiso grand penitençia por las tus maestrías.

Fueron por la loxuria çinco nobles çibdades 260

quemadas e destroídas; las tres por sus maldades,

las dos non por su culpa, mas por las veçindad

por malas veçindades se pierden eredades(25).

Non te quiero por vesino, nin me vengas tan presto: 261

al sabidor Virgilio, como dise en el testo,

engañole la dueña quando lo colgó en el çesto,

coydando que lo sobía a su torre por esto(26).

Porque le fiso desonra, et escarnio del ruego, 262

el grand encantador físole muy mal juego,

la lumbre de la candela encantó et el fuego,

que quanto era en Roma en punto morió luego.

Ansí que los romanos fasta la criatura 263

non podíen ayer fuego por su desaventura,

si non lo ençendían dentro en la natura

de la muger mesquina, otro non les atura.

Si dava uno a otro fuego o la candela, 264

amatávase luego, e veníen todos a ella,

ençendíen allí todos como en grand çentella,

ansí vengó Virgilio su desonra e querella.

Después d'esta desonra et de tanta vergüeña, 265

por faser su loxuria Virgilio en la dueña

descantó el fuego que ardiese en la leña,

fiso otra maravilla qu'el omen nunca ensueña.

Todo el suelo del río de la çibdad de Roma 266

Tiberio agua cabdal que muchas aguas toma,

físole suelo de cobre, reluse más que goma,

a dueñas tu loxuria d'esta guisa las doma(27).

Desque pecó con ella, sentiose escarnida, 267

mandó faser escalera de torno enjerida

de navajas agudas, por que a la sobida

que sobiese Virgilio, acavase su vida.

Él sopo que era fecho por su escantamente, 268

nunca más fue a ella, nin la ovo talente,

ansí por la loxuria es verdaderamente

el mundo escarnido, et muy triste la gente.

De muchos ha que matas, non sé uno que sanes: 269

quantos en tu loxuria son grandes barraganes,

mátanse asimesmos los locos albardanes,

contésçeles como al águila con los neçios truanes.

Enxiemplo del águila et del caçador.

El águila cabdal canta sobre la faya, 270

todas las otras aves de allí las atalaya,

non ay péndola d'ella, que en tierra caya,

si ballestero la falla, préçiala más que saya.

Saetas e quadrillos, que trae amolados, 271

con péndolas de águila los ha empendolados,

fue como había usado a ferir los venados,

al águila cabdal diole por los costados.

Cató contra sus pechos el águila ferida, 272

e vido, que sus péndolas la habían escarnida,

dixo contra sí misma una raçón temida:

'De mí salió quien me mató, et me tiró la vida.'

El loco, el mesquino que su alma non cata, 273

usando tu locura e tu mala barata,

destruye a su cuerpo e a su alma mata,

que de sí mesmo sale quien su vida desata.

Omen, ave, o bestia, a que amor retiente, 274

desque cumple loxuria, luego se arrepiente,

entristese en punto, luego flaquesa siente,

acórtase la vida: quien lo dixo non miente.

¿Quién podríe desir quántos tu loxuria mata? 275

¿Quién diríe tu forniçio et tu mala barata?

Al que tu entendimiento e tu locura cata

el diablo lo lieva, quando non se recata.

Aquí fabla del pecado de la invidia.

Eres pura envidia, en el mundo non ha tanta, 276

con grand çelo que tienes omen de ti se espanta,

si el tu amigo te dise: 'Fabla ya quánta

'tristesa e sospecha tu coraçón quebranta.'

El çelo siempre nasçe de tu envidia pura, 277

temiendo que a tu amiga otro le fabla en locura,

por esto eres çeloso, e triste con rencura,

siempre coydas en çelos, de otro bien non as cura.

Desque avía el çelo en ti arraygar, 278

sospiros e corajes quiérente afogar,

de ti mesmo nin de otro non te puedes pagar,

el coraçón te salta, nunca estás de vagar.

Con çelo e sospecha a todos aborresçes, 279

levántasles baraja, con çelo enfraquesçes,

buscas malas contiendas, fallas lo que meresçes,

contésçete como acaesçe en la red a los peçes.

Entras en la pelea, non puedes d'ella salir, 280

estás fraco e sin fuerza, non te puedes refertir(28),

nin la puedes vençer, nin puedes ende foír,

estórvate tu pecado, fásete allí morrir.

Por envidia Caín a su hermano Abel 281

matolo, porque yase dentro en Mongibel;

Jacob a Esaú por la envidia d'él,

furtole la bendiçión, porque fue rebtado d'él(29).

Fue por la envidia mala traído Jesu Christo 282

Dios verdadero e omen, fijo de Dios muy quisto,

por envidia fue preso, et muerto et conquistado,

en ti non es un bien nin fallado, nin visto.

Cada día los omes por cobdiçia porfían, 283

con envidia e çelo omes e bestias lidian,

a do quier que tú seas, los çelos allí herían,

la envidia los parte, envidiosos los crían.

Porque tiene tu vesino más trigo que tú paja, 284

con tu mucha envidia levántasle baraja,

ansí te acaesçe por le levar ventaja

como con los pavesnos contesçió a la graja.

Enxiemplo del pavón e de la corneja.

Al pavón la corneja vídol' faser la rueda, 285

dixo con grand envidia: 'Yo faré quanto pueda,

'por ser atán fermosa' -esta locura coeda:

la negra por ser blanca contra sí se denueda(30).

Peló todo su cuerpo, su cara et su çeja; 286

de péndolas de pavón vistió nueva pelleja,

fermosa et non de suyo fuese para la iglesa:

algunas fasen esto que fiso la corneja.

Graja empavonada como pavón vestida 287

vídose bien pintada, e fuese enloqueçida,

a mejores que non ella era desagradeçida,

con los pavesnos anda la tan desconoçida.

El pavón de tal fijo espantado se fiso, 288

vido el mal engaño, et el color apostiso,

pelole toda la pluma, et echola en el carriso,

más negra paresía la graja que el eriso.

Ansí con tu envidia fases a muchos sobrar, 289

pierden lo que ganaron por lo ageno cobrar,

con la envidia quieren por los cuerpos quebrar,

non fallarán en ti si non todo mal obrar.

Quien quiere lo que non es suyo, et quiere otro paresçer 290

con algo de lo ageno ahora resplandesçer,

lo suyo e lo ageno todo se va a perder,

quien se tiene por lo que non es, loco es, va a perder.

Aquí fabla del pecado de la gula.

La golosina tienes, goloso laminero, 291

querríes a quantas veçes gostarlas tú primero,

enfrasquesçes, pecado, eres grand venternero,

por cobrar la tu fuerza, eres lobo carniçero.

Desque te conoçí, nunca te vi ayunar, 292

almuerças de mañana, non pierdas la yantar,

sin mesura meriendas, mejor quieres çenar,

si tienes qué, o puedes, a la noche çaherar.

Con la mucha vianda e vino creçe la frema, 293

duermes con tu amiga, afógate postema,

liévate el diablo, en el infierno te quema,

dises al garçón, que coma bien y non tema.

Adán el nuestro padre por gula e tragonía, 294

porque comió del fruto que comer non debía,

echole del paraíso Dios en aquese día,

por ello en el infierno desque morió yasía(31).

Mató la golosina muchos en el desierto 295

de los más mejores que y eran por çierto,

el profeta lo dise esto que te refierto:

por comer e tragar siempre estás boca abierto.

Feçiste por la gula a Lot, noble burgués, 296

beber tanto que yogó con sus fijas; pues ves

a faser tu forniçio; ca do mucho vino es,

luego es la loxuria, et todo mal después(32).

Muerte muy rebatada trahe la golosina 297

al cuerpo muy goloso e al alma mesquina;

d'esto ay muchas fablas e estorias paladina;

desírtelo he más breve por te enviar ayna.

Enxiemplo del león et del caballo.

Un caballo muy gordo pasçía en la defesa, 298

veníe el león de caza, pero con él non pesa,

el león tan goloso al caballo sopesa,

'Vasallo', dixo, 'mío, la mano tú me besa.'

Al león gargantero respondió el caballo, 299

dis': 'Tú eres mi señor, e yo tu vasallo,

'en te besar la mano yo en eso me fallo,

'mas ir a ti non puedo, que tengo un grand contrallo.

'Ayer do me ferrava un ferrero maldito, 300

'echome en este pie un clavo tan fito,

'enclavome; ven, señor, con tu diente bendito

'sácamelo, et fas de mí como de tuyo quito.'

Abaxose el león por le dar algún confuerto, 301

el caballo ferrado contra sí fiso tuerto,

las coçes el caballo lançó fuerte en çierto,

diole entre los ojos, echole frío muerto.

El caballo con el miedo fuyó aguas vivas, 302

avía mucho comido de yerbas muy esquivas,

iva mucho cansado, tomáronlo adivas:

ansí mueren los locos golosos do tú ivas.

El comedor sin mesura, et la grand venternía, 303

otrosí mucho vino con mucha beberría,

más mata que cuchillo, Ypocrás lo desía;

dises que quien bien come, bien fase garçonía(33).

Aquí fabla del pecado de la vanagloria.

Ira e vanagloria tienes; en el mundo non ay tamaña, 304

más orgullo e más brío tienes, que toda España,

si non se fase lo tuyo, tomas ira et saña,

enojo et mal querençia anda en tu compaña.

Por la grand vanagloria Nabucodonosor, 305

donde era poderoso, et de Babilonia señor,

poco a Dios preçiaba nin avía d'é1 temor(34).

Tirole Dios su poderío, e todo su honor.

Él fue muy vil tornado et de las bestias egual, 306

comía yerbas montesas, como buey paja et ál,

de cabellos cobierto, como bestia atal,

uñas crió mayores que águila cabdal.

Rencor et omeçida criados de ti son, 307

vos ved que yo soy fulano, de los garçones garçón.

Dises muchos baldones así que de rondón,

mátanse los babiecas desque tú estás, follón.

Con la grand ira Sansón, que la su fuerça perdió, 308

cuando su mujer Dalila los cabellos le cortó,

en que avía la fuerça, et desque la bien cobró,

así mesmo con ira, e a otros muchos mató(35).

Con grand ira e saña Saúl, que fue rey 309

el primero que los jodíos ovieron en su ley.

Él mesmo se mató con su espada; pues vey,

si debo fiar en ti, a la fe non ansí lo crey(36).

Quien bien te conosçiere, de ti non fiará, 310

el que tus obras viere, de ti se arredrará,

quanto más te usare, menos te preçiará,

quanto más te probare, menos te amará.

Enxiemplo del león que se mató con ira.

Ira et vanalgoria al león orgulloso, 311

que fue a todas bestias cruel e muy dañoso,

mató a sí mesmo irado, et muy sañoso,

desirte he el enxiemplo; séate provechoso.

El león orgulloso con ira e valentía, 312

quando era mançebo, todas las bestias corría,

a las unas matava, a las otras fería,

vínole grand vegedat, flaquesa e peoría.

Fueron aquestas nuevas a las bestias coseras, 313

fueron muy alegres, porque andaban solteras,

contra él vinieron todas por vengar sus denteras,

aun el asno nesçio veníe en las delanteras.

Todos en el león feríen et non poquillo, 314

el javalín sañudo, dávale del colmillo,

feríanlo de los cuernos el toro e el novillo,

el asno perezoso en él poníe su sillo.

Diole grand par de coçes, en la frente gelas pon': 315

el león con grand ira travó de su coraçón,

con sus uñas mesmas murió et con ál non,

ira e vanagloria diéronle mal gualardón.

El omen, que tiene estado, honra et grant poder 316

lo que para sí non quiere, non lo debe a otros faser

que mucho ayna, se puede todo su poder perder.

Et lo qu'é1 fiso a otros, d'ellos tal puede aver.

Aquí diçe del pecado de la açidia.

De la açidia eres mesonero et posada, 317

nunca quieres que de bondat faça nada,

desque lo ves valdío, dasle vida penada,

en pecado comiença, en tristesa acavada.

Nunca estás valdío; aquél que una ves atas, 318

fáselos pensar engaños, muchas malas baratas,

deléytase en pecados et en malas baratas,

con tus malas maestrías almas e cuerpos matas.

Otrosí con açidia traes ipocresía, 319

andas con grand simplesa pensando pletesía,

pensando estás triste, tu ojo non se ersía,

do ves la fermosa, oteas con raposía.

De quanto bien podrías, non fases de ello cosa, 320

engañas todo el mundo con palabra fermosa,

quieres lo que el lobo quiere de la raposa;

abogado de fuero: oy' fabla provechosa.

Aquí fabla del pleyto qu'el lobo e la raposa ovieron

ante don Gimio alcalde de Buxía.

[Nota(37)]

Furtava la raposa a su vesina el gallo: 321

veíalo el lobo, mandávale dexallo:

desía que non devía lo ageno furtarllo;

él non veía la hora, que estoviese en tragallo.

Lo que él más fasía, a otros lo acusava, 322

a otros retraía lo qu'él en sí loava,

lo que él más amava, aquello denostava,

desíe que non fesiesen lo qu'él más usava.

Emplasola por fuero el lobo a la comadre, 323

fueron ver su juisio ante un sabidor grande,

don Gimio avía por nomble, de Buxía alcalde,

era sotil e sabio, nunca seía de valde.

Fiso el lobo demanda en muy buena manera, 324

cierta et bien formada, clara e bien çertera,

teníe buen abogado, ligero e sotil era,

galgo, que de la raposa es grand abarredera.

'Ante vos el mucho honrado e de grand sabidoría 325

'don Gimio, ordinario alcalde de Buxía,

'yo el lobo me querello de la comadre mía,

'en juisio propongo contra su malfetría(38).

'Et digo que agora en el que pasó de feblero, 326

'era de mil e tresientos en el año primero,

'regnante nuestro señor el león masillero,

'que vino a nuestra çibdat por nomble de monedero.

'En casa de don Cabrón, mi vasallo et mi quintero, 327

'entró a furtar de noche por çima del fumero,

'sacó furtando el gallo, el nuestro pregonero,

'levolo et comiolo a mi pesar en tal ero.

'De aquesto la acuso ante vos, el buen varón, 328

'pido que la condenedes por sentençia et por ál non,

'que sea enforcada e muerta como ladrón;

'esto me ofresco probar so pena del talión.'

Seyendo la demanda en juisio leída, 329

fue sabia la gulpeja, et bien aperçebida;

'Señor,' dis' 'yo siempre de poco mal sabida,

'dadme un abogado que fable por mi vida.'

Respondió el alcalde: 'Yo vengo nuevamente 330

'a esta vuestra çibdat, non conosço la gente;

'pero yo te dó de plazo, que fasta días veinte

'ayas tu abogado, luego al plazo vente.'

Levantose el alcalde esa hora de judgar, 331

las partes cada una pensaron de buscar

quál dineros, quál prendas para el abogado dar,

ya sabía la raposa quién le había de ayudar.

El día era venido del plazo asignado, 332

vino doña Marfusa con un grand abogado,

un mastín ovejero de carrancas çercado:

el lobo quando lo vio, fue luego espantado.

Este grand abogado propuso por su parte: 333

'Alcalde, señor don Gimio, quanto el lobo departe,

'quanto demanda et pide, todo lo fas' con arte,

'que él es fino ladrón, et non falla que l' farte.

'Et por ende yo propongo contra él esençión 334

'legítima et buena, porque su petiçión

'non deve ser oída, nin tal acusación:

'el faser non la puede, ca es fino ladrón.

'A mí acaesçió con él muchas noches e días, 335

'que levava furtadas de las ovejas mías,

'vi que las degollava en aquellas erías,

'ante que las comiese, yo gelas tomé frías.

'Muchas veses de furto es de jues condenado, 336

'por sentençia et por derecho es muy enfamado,

'por ende non deve ser d'él ninguno acusado,

'nin en vuestra audiençia oído, nin escuchado.

'Otrosí le opongo, que es descomulgado 337

'de mayor descomunión por costituçión de legado,

'porque tiene barragana pública, e es casado

'con su muger doña loba, que mora en vil forado.

'Su mançeba es la mastina, que guarda las ovejas: 338

'por ende los sus dichos non valen dos arvejas,

'nin le deven dar respuesta a sus malas consejas;

'asolved a mi comadre, váyase de las callejas.'

El galgo e el lobo estaban encogidos, 339

otorgáronlo todo con miedo e amidos

dis' luego la Marfusa: 'Señor, sean tenidos

'en reconvençión, pido que mueran et non sean oídos.'

Ençerraron raçones de toda su porfía, 340

pidieron al alcalde, que les asignase día

en que diese sentençia, qual él por bien tenía;

et asignoles plazo después de Epifanía.

Don Gimio fue a su casa, con él mucha compaña, 341

con él fueron las partes, conçejo de cucaña,

ay van los abogados de la mala picaña,

por volver al alcalde, ninguno non lo engaña.

Las partes cada una a su abogado escucha, 342

presentan al alcalde quál salmón, e quál trucha,

quál copa, quál tasa en poridad aducha,

ármanse sancadilla en esta falsa lucha.

Venido es el día para dar la sentençia, 343

ante el jues las partes estavan en presençia

dixo el buen alcalde: 'Aved buena avenençia,

'ante que yo pronunçie, e vos dé la sentençia.'

Pugnan los abogados, et fasen su poder, 344

por saber del alcalde lo que quiere faser,

qué sentençia daría, o quál podría ser,

mas non podieron d'él cosa saber nin entender.

De leyes le fablavan por le faser desir 345

algo de la sentençia por su coraçón descobrir;

él mostrava los dientes, mas non era reír,

coydavan que jugava, et todo era reñir.

Dixieron las partes a los sus abogados, 346

que non podrían ser en uno acordados,

nin querrían avenençia para ser despachados,

pidíen que por sentençia fuesen de allí librados.

El alcalde letrado et de buena çiençia 347

usó bien de su oficio et guardó su conçiençia:

estando asentado en la su abdiençia

resó él por sí mismo escrita tal sentençia

'En l' nomble de Dios', el judgador desía, 348

'yo, don Gimio, ordinario alcalde de Buxía,

'vista la demanda que el lobo fasía,

'en que a la marfusa furto le aponía:

'et vistas las escusas e las defensiones, 349

'que puso la gulhara en sus esenpçiones,

'e vista la respuesta e las replicaçiones,

'que propuso el lobo en todas sus raçones:

'et visto lo que pide en su reconvençión 350

'la comadre contra el lobo çerca la conclusión:

'visto todo el proçeso, et quantas raçones en él son,

'et las partes que piden sentençia et ál non:

'por mí examinado todo el proçeso fecho, 351

'avido mi consejo, que me fiso provecho,

'con omes sabidores en fuero e en derecho

'Dios ante mis ojos nin ruego nin pecho:

'fallo, que la demanda del lobo es bien çierta, 352

'bien acta e bien formada, bien clara e bien abierta:

'fallo que la raposa es en parte bien çierta

'en sus defensiones et escusa et refierta.

'La exempçión primera es en sí perentoria, 353

'mas la descomunión es aquí dilatoria:

'diré un poco d'ella, que es grand estoria;

'¡abogado de romançe esto ten en memoria!

'La exempçión primera muy bien fue llegada, 354

'mas la descomunión fue un poco errada,

'que la constituçión deviera ser nomblada,

'et fasta nueve días deviera ser probada.

'Por caso o por testigos o por buen instrumente 355

'de público notorio debiera sin fallimente

'esta tal dilatoria probarse claramente,

'si por perentoria esto otra mente.

'Quando la descomunión por dilatoria se pone, 356

'nueve días de plazo para el que se opone

'por perentoria esto guarda, non te encone,

'que a muchos abogados se olvida e se pospone.

'Es toda perentoria la escomunión atal, 357

'quando se pon' contra testigos en pleyto criminal,

'contra jues publicado que su proceso non val',

'quien de otra guisa lo pone, yérralo, et fase mal.

'Fallo más, que la gulpeja pide más, que non debe pedir, 358

'que de egual en criminal non puede reconvenir

'por excepçión non puedo yo condepnar, nin puñir,

'nin debe el abogado tal preçio comedir.

'Magüer contra la parte o contra el mal testigo, 359

'sea excepción probada, non l' fará otro castigo,

'desecharán su demanda, su dicho non val' un figo,

'la pena ordinaria non avrá, yo vos lo digo.

'Si non fuere testigo falso, o si lo vieren variar, 360

'ca entonçe el alcalde puédele atormentar,

'non por la excepçión, mas por lo que puede far,

'en los pleytos criminales su ofiçio ha grand lugar.

'Por exepçión se puede la demanda desechar, 361

'et puédense los testigos tachar et retachar,

'por exepçión non puedo yo condepnar, nin matar,

'nin puede el alcalde más que el derecho mandar.

'Por quanto yo fallo por la su confesión 362

'del lobo ante mi dicha, et por otra cosa non,

'fallo que es probado lo que la marfusa pon':

'por ende pongo silençio al lobo en esta saçón.

'Pues por su confesión e su costumbre e uso 363

'es manifiesto e çierto lo que la marfusa puso:

'pronunçio que la demanda qu'él fiso e propuso,

'non le sea resçebida segund dicho he de suso.

'Pues el lobo confiesa, que fiso lo que acusa, 364

'et es manifiesto e çierto, que él por ello usa,

'non lo debe responder en juisio la marfusa;

'resçibo sus defensiones a la buena escusa.

'Non le preste lo que dixo que con miedo e quejura 365

'fiso la confesión cogido en angostura,

'ca su miedo era vano, et non dixo cordura,

'que a do buen alcalde juzga toda cosa es segura.

'Dó liçençia a la raposa, vaya a la salvajina; 366

'porque non la asuelvo del furto tan ayna;

'pero mando, que non furte el gallo a su vesina.'

Ella dis' que non lo tiene más que le furtará la gallina.

Non apelaron las partes, del juisio son pagados, 367

porque non pagaron costas nin fueron condenados,

esto fue porque non fueron de las partes demandados

nin fue el pleyto contestado, porque fueron escusados.

Allí los abogados dixieron contra el jues, 368

que avía mucho errado, et perdido el su buen pres,

por lo que avía dicho et suplido esta ves:

non gelo preçió don Gimio quanto vale una nues.

Díxoles, que bien podía él en su pronunçiaçión 369

complir lo que es derecho et de costituçión.

Que él de fecho ageno non fasía mensión;

tomaron los abogados del Gimio buena liçión.

Dixiéronle otrosí una derecha raçón, 370

que fecha la conclusión en criminal acusaçión,

non podía dar liçençia para aver compusiçión,

menester la sentençia çerca la conclusión.

A esto dixo el alcalde una sola responsión, 371

que él avíe poder del rey en su comisión

espeçial para todo esto et complida jurisdiçión

aprendieron los abogados en esta disputaçión.

Aquí fabla de la pelea qu'el arçipreste ovo con don

Amor.

Tal eres, como el lobo, retrahes lo que fases, 372

estrañas lo que ves, et non el lodo en que yases,

eres mal enemigo; a todos quantos plases

fablas con grant simplesa, porque muchos engañes.

A obla de piedad nunca paras mientes, 373

nin visitas los presos, nin quieres ver dolientes,

si non solteros, sanos, mançebos e valientes:

si loçanas encuentras, fáblaslas entre dientes.

Reças muy bien las oras con garçones folguynes 374

Cum his qui oderunt paçem fasta que el salterio afines.

Diçes ecce quem bonum, con sonajas, et baçines,

in noctibus stolite, después vas a maitines.

Do tu amiga mora comienças a levantar 375

domine labia mea en alta voz a cantar,

primo dierum ortu los estormentos tocar

nostras preçes ut audiat, et fáçeslos despertar.

Desque sientes a ella tu coraçón espaçias 376

con la maitinada cántate en las frurias laçias

laudes aurora luçe dasles grandes graçias

con miserere mei mucho te lo engraçias.

Et saliendo el sol comienças luego prima 377

debe in notem tuo ruegas a tu saquima

que la lieve por agua e que dé a toda çima

va en achaque de agua a verte la mala esquima.

Et si es tal que non usa andar por las callexas 378

que la lieve a las huertas por las rosas vermejas

si cree la babieca sus dichos e consejas

cueva tristis trae de quicumque vult redruexas.

Et si es dueña tu amiga que d'esto non se compone 379

tú católica e ella, cata manera que la trastorne

os, linga, mens le añade seso con ardor pospone

va la dueña a terçia caridat a longe pone.

Tú vas luego a la iglesia por le deçir tu raçón 380

más que por oír la misa, nin ganar de Dios perdón,

quieres la misa de los novios sin gloria, e sin son,

caxqueas al dar ofrenda, bien trotas el comendón.

Acabada la misa reças tú bien la sexta 381

que la vieja que tiene a tu amiga presta

comienças in verbum tuum, e diçes tú de aquésta

Sed sanctus sant' licor por la grand misa de fiesta.

Diçes quomodo dilexi nuestra fabla varona 382

susçipe me secundum, que para la mi corona

lucerna pedibus meis es la vuestra persona,

ella te diçe quam dulçia que recabdas a la nona.

Vas a reçar la nona con la dueña loçana 383

Mirabilia comienças, diçes de aquesta plana

Gresus meos dirige, responde doña fulana

Iustus es Domine tañer a nona la campana.

Nunca vi sancristán que a vísperas mexor tanga 384

todos los instierros toca con la chica manga

la que viene a tus vísperas por bien que se remanga

con virga virtutis tue faces, que de ay retanga.

Sede a destris meis diçes a la que viene; 385

cantas letatus sum, si allí se detiene;

illic enim asçenderunt a qualquier que allí se atiene.

La fiesta de seis capas contigo la Pascua tiene(39).

Nunca vi cura de almas que tan bien diga completas. 386

Vengan fermosas, o feas, quier' blancas, quier'prietas

digan te conoscas nos se grado abres las puertas

después custodinos te ruegan las encubiertas.

Fasta el quod parasti non la quieres dexar 387

ante façiem eius sabes las alxar

in gloria plebis tuae façes las aveitar

salve regina, diçes, si de ti se va quexar.

Aquí fabla de la pelea que ovo el arçipreste con don

Amor.

Con açidia traes estos males atantos 388

muchos otros pecados, antojos e espantos;

non te pagas de omes castos nin dignos santos,

a los tuyos das oblas de males e quebrantos.

El que tu obla trae, es mintroso perjuro, 389

por complir tus deseos fásesle herege duro

más cree tus lisonjas el nesçio fadeduro,

que non la fe de Dios, vete, yo te conjuro.

Non te quiero, Amor, nin cobdiçio tu fijo, 390

fásesme andar de valde, dísesme 'digo, digo',

tanto más me aquejas quanto yo más aguijo,

non me val' tu vanagloria un vil grano de mijo.

Non as miedo, nin vergüença de rey nin reyna, 391

múdaste do te pagan cada día ayna,

huésped eres de muchos, non duras so cortina,

como el fuego andas de vesina en vesina.

Con tus muchas promesas a muchos embeliñas, 392

en cabo son muy pocos a quien bien adeliñas

non te menguan lisonjas más que fojas en viñas:

más traes neçios locos que hay piñones en piñas.

Fases como folguín en tu mesma manera, 393

atalayas de lexos, e caças la primera,

al que quieres matar, sácasle de carrera,

de logar encobierto sacas çelada fiera.

Tiene omen su fija de coraçón amada, 394

loçana e fermosa, de muchos deseada,

encerrada e guardada, e con viçios criada,

do coyda tener algo, en ella tiene nada.

Cóydanse la casar como las otras gentes, 395

porque se onren d'ella su padre e sus parientes,

como mula camursia agusa rostros e dientes,

remeçe la cabeza, a mal seso tiene mientes.

Tú la ruyes a la oreja, e dasle mal consejo, 396

que faga tu mandado, et sigua tu trebejo,

los cabellos en rueda, el peyne et el espejo,

que aquel amigo oveja non es d'ella parejo.

El coraçón le tornas de mil guisas a la hora, 397

si oy casar la quieren, cras de otro se enamora,

a las veses en saya, a las veses en alcandora,

remítase la loca a do tu locura mora.

El que más a ti cree, anda más por mal cabo 398

a ellos e a ellas a todos das mal ramo,

de pecado dañoso de ál non te alabo,

tristesa e flaquesa, ál de ti non recabdo.

Das muerte perdurable a las almas que fieres, 399

das muchos enemigos al cuerpo que requieres,

fases perder la fama al que más amor dieres,

a Dios pierde e al mundo, Amor, el que más quieres.

Estruyes las personas, los averes estragas, 400

almas, cuerpos et algos como huerco las tragas,

de todos tus vasallos fases neçios fadragas,

prometes grandes cosas, poco et tarde pagas.

Eres muy grand gigante al tiempo del mandar, 401

eres enano chico quando lo as de dar,

luego de grado mandas, bien te sabes mudar,

tarde das e amidos, bien quieres demandar.

De la loçana fases muy loca et muy boba, 402

fases con tu grand fuego, como fase la loba,

el más astroso lobo al eñodio ajoba,

aquél da de la mano, e de aquél se encoba.

Ansí muchas fermosas contigo se enartan, 403

con quien se les antoja con aquel se apartan,

quier' feo, quier' natio aguisado non catan,

quanto más a ti creen, tanto peor baratan.

Fases por muger fea perder omen apuesto, 404

piérdese por omen torpe dueña de grand repuesto,

plásete con cualquier do el ojo as puesto,

bien te pueden desir antojo por denuesto.

Natura as de diablo, a do quier que tú mores 405

fases temblar los omes, e mudar sus colores,

perder seso e fabla, sentir muchos dolores,

traes los omes çiegos, que creen en tus loores.

Al bletador semejas, quando teñe su brete, 406

que canta dulçe con engaño, al ave pone aveite

fasta que le echa el laso, quando el pie dentro mete,

asegurando matas, quítate de mí, vete.

Ensiemplo del mur topo et de la rana.

Contesçe cada día a tus amigos contigo, 407

como contesçió al topo, que quiso ser amigo

de la rana pintada, quando lo levó consigo:

entiende bien la fabla, et por qué te lo digo.

Tenía el mur topo cueva en la ribera, 408

creçió tanto el río, que maravilla era,

cercó toda su cueva, que non salía de fuera,

vino a él cantando la rana cantadera.

'Señor enamorado', dixo al mur la rana, 409

'quiero ser tu amiga, tu muger, et tu cercana,

'yo te sacaré a salvo agora por la mañana,

'ponerte he en el otero, cosa para ti sana.

'Yo sé nadar muy bien, ya lo ves por el ojo: 410

'ata tu pie al mío, sube en mi finojo;

'sacarte he bien a salvo, non te faré enojo,

'ponerte he en el otero o en aquel rastrojo.'

Bien cantava la rana con fermosa raçón, 411

mas ál tiene pensado en el su coraçón,

creóselo el topo, en uno atados son,

atan los pies en uno, las voluntades non.

Non guardando la rana la postura que puso, 412

dio salto en el agua, somiose fasia yuso,

el topo cuanto podía, tiraba fasia suso,

qual de yuso, qual suso andavan a mal uso.

Andava y un milano volando desfambrido, 413

buscando qué comiese, esta pelea vido,

abatiose por ellos, subió en apellido,

al topo e a la rana levolos a su nido.

Comiolos a entrambos, non le quitaron la fambre, 414

así fase a los locos tu falsa vedegambre;

quantos tienes atados con tu mala estambre,

todos por ti peresçen por tu mala enxambre.

A los neçios e neçias, que una ves enlaças, 415

en tal guisa los trabas con tus fuertes mordaças,

que non an de Dios miedo, nin de sus amenaças;

el diablo los lieva presos en sus tenaças.

Al uno e al otro eres destroydor, 416

también al engañado como al engañador,

como el topo e la rana peresçen, o peor:

eres mal enemigo, fáseste amador.

Toda maldad del mundo e toda pestilençia 417

sobre la falsa lengua mintrosa aparesçençia,

desir palabras dulses que traen avenençia,

et faser malas obras, et tener mal querençia.

Del bien que omen dise, si a sabiendas mengua, 418

es el coraçón falso e mintrosa la lengua,

confunda Dios al cuerpo, do tal coraçón fuelga,

lengua tan enconada Dios del mundo la tuelga.

Non es para buen omen creer de ligero, 419

todo lo que l' dixieren piénselo bien primero,

non le conviene al bueno que sea lisongero,

en el buen desir sea omen firme e verdadero.

So la piel ovejuna traes dientes de lobo, 420

al que una ves travas, liévastelo en robo,

matas al que más quieres, del bien eres encovo,

echas en flacas cuestas grand peso e grand ajovo.

Pláseme bien, te digo, que algo non te debo, 421

eres de cada día logrero, e das a renuevo,

tomas la grand ballena con el tu poco çebo:

mucho más te diría, salvo que non me atrevo.

Porque de muchas dueñas mal querido sería, 422

et mucho garçón loco de mí profaçaría,

por tanto non te digo el diesmo que podría:

pues cállate e callemos, Amor, vete tu vía.»

Aquí fabla de la respuesta que don Amor dio al

arçipreste.

El Amor con mesura diome respuesta luego: 423

dis': «Arçipreste, sañudo non seyas, yo te ruego,

non digas mal de amor en verdat nin en juego,

que a las veses poca agua fase abajar grand fuego.

Por poco mal desir se pierde grand' amor, 424

de pequeña pelea nasçe muy grand' rencor,

por mala dicha pierde vasallo su señor,

la buena fabla siempre fas' de bueno mejor.

Escucha la mesura, pues dixiste baldón, 425

non debe amenazar el que atiende perdón,

do bien eres oído escucha mi raçón,

si mis dichos fases, non te dirá muger non.

Si tú fasta agora cosa non recabdeste 426

de dueñas et de otras que dises que ameste,

tórnate a tu culpa, pues por ti lo erreste,

porque a mí non veniste, nin oíste, nin prometiste.

Quesiste ser maestro ante que disçípulo ser, 427

et non sabes la manera como es deprender,

oye e leye mis castigos, e sábelos bien faser,

recabdarás la dueña, e sabrás otras tener.

Para todas mugeres tu amor non conviene, 428

non quieras amar dueñas, que a ti non aviene,

es un amor valdío, de grand locura viene,

siempre será mesquino quien amor vano tiene.

Si leyeres Ovidio el que fue mi criado, 429

en él fallarás fablas que le ove yo mostrado,

muchas buenas maneras para enamorado

Pánfilo et Nasón yo los ove castigado(40).

Si quisieres amar dueñas o otra qualquier muger, 430

muchas cosas habrás primero de aprender;

para que ella te quiera en su amor querer,

sabe primeramente la muger escoger.

Cata muger fermosa, donosa, et loçana, 431

que non sea mucho luenga, otrosí nin enana;

si podieres, non quieras amar muger villana

que de amor non sabe, es como bausana.

Busca muger de talla, de cabeça pequeña, 432

cabellos amarillos, non sean de alheña,

las çejas apartadas, luengas, altas en peña,

ancheta de caderas: ésta es talla de dueña.

Ojos grandes, fermosos, pintados, relusçientes, 433

et de luengas pestañas bien claras e reyentes,

las orejas pequeñas, delgadas, para ál mientes,

si ha el cuello alto, atal quieren las gentes.

La narís afilada, los dientes menudillos, 434

egoales, e bien blancos, un poco apretadillos,

las ensivas bermejas, los dientes agudillos,

los labros de la boca vermejos, angostillos.

La su boca pequeña así de buena guisa, 435

la su fas sea blanca, sin pelos, clara, e lisa,

puña de aver muger, que la veas de prisa

que la talla del cuerpo te dirá esto a guisa.

A la muger que enviares de ti sea parienta, 436

que bien leal te sea, non sea tu servienta,

non lo sepa la dueña porque la otra non mienta

non puede ser quien mal casa que non se arrepienta.

Puña en quanto puedas que la tu mensajera 437

sea bien rasonada, sotil e costumera

sepa mentir fermoso e siga la carrera,

ca más fierve la olla con la su cobertera

si parienta non tienes atal, toma viejas, 438

que andan las iglesias e saben las callejas,

grandes cuentas al cuello, saben muchas consejas,

con lágrimas de Moysén escantan las orejas.

Son grandes maestras aquestas paviotas, 439

andan por todo el mundo, por plaças e cotas,

a Dios alçan las cuentas, querellando sus coytas,

¡ay! ¡quánto mal saben estas viejas arlotas!

Toma de unas viejas que se fasen erveras, 440

andan de casa en casa e llámanse parteras;

con polvos e afeytes e con alcoholeras,

echan la moça en ojo e ciegan bien de veras.

E busca mesajera de unas negras pecas 441

que usan muncho frayres, monjas e beatas;

son mucho andariegas e meresçen las çapatas;

estas trotaconventos fasen muchas baratas.

Do estas mujeres están muncho se alegran 442

pocas mugeres pueden d'ellas se despagar,

porque a ti non mienta sábelas falagar,

ca tal escanto usan que saben bien çegar.

De aquestas viejas todas ésta es la mejor; 443

ruégal' que te non mienta, muéstral' buen amor,

que muncha mala bestia vende buen corredor,

e muncha mala ropa cubre buen cobertor.

Si dexier' que la dueña non tiene miembros muy grandes 444

nin los braços delgados, tú luego lo demandes

si ha los pechos chicos; si dise sí, demandes

contra la segura toda, porque más cierto andes.

Si dis' que los sobacos tiene un poco mojados 445

e que ha chicas piernas e luengos los costados,

ancheta de caderas, pies chicos, socavados,

tal muger non la fallan en todos los mercados.

En la cama muy loca, en casa muy cuerda; 446

non olvides tal dueña, mas d'ella te enamora;

esto que te castigo con Ovidio concuerda;

e para aquesta cata la fina avancuerda.

Tres cosas non te oso agora descobrir; 447

son todas encobiertas de mucho mal desir;

pocas son las mugeres que d'ellas pueden salir;

si yo las dexiese començaríen a reyr.

Guarte que non sea bellosa nin barbuda; 448

¡atal media pecada et huerco la saguda!

Si ha la mano chica, delgada, bos aguda,

atal muger, si puedes, de buen seso la muda.

En fin de las raçones fasle una pregunta: 449

si es muger alegre, de amor se respunta,

si afueras frías, si demanda quanto barrunta,

al ome si drise sí, atal muger te ayunta.

Atal es de servir e atal es de amar, 450

es muy más plasentera que otras en doñear

si tal saber podieres e la quesieres cobrar,

fas mucho por servirla en desir e en obrar;

de tus joyas fermosas cada que dar podieres, 451

quando dar non quesieres o quando non tovieres,

promete e manda muncho magüer non gelo dieres,

luego estará afusiada, fasta lo que quesieres.

Sírvela, non te enojes, sirviendo el amor crece; 452

el serviçio en el bueno nunca muere sin peresçe;

si se tarda, non se pierde, el amor nunca fallesçe,

que el grand trabajo todas las cosas vençe.

Gradésçegelo mucho lo que por ti fesiere, 453

póngelo en mayor de quanto ello valiere,

non le seas refertero en lo que te pediere,

nin le seas porfioso contra lo que te dixiere.

Requiere a menudo a la que bien quisieres 454

non ayas miedo d'ella quanto tiempo tovieres,

vergüença non te embargue quando con ella estovieres

peresoso non seas a do buena asina vieres.

Quando la muger ve al peresoso cobardo, 455

dise luego entre sus dientes: '¡Oy éste tomará mi dardo!'

Con muger non empereses nin te envuelvas en tabardo,

del vestido más chico sea tu ardit alardo.

Son en la grand peresa miedo e cobardía, 456

torpedat e vilesa, susiedat e astrosía;

por la peresa pierden muchos la mi compañía,

por peresa se pierde muger de grand valía.

Enxiemplo de los dos peresosos que querían casar

con una dueña.

Desir t'he la fasaña de los dos peresosos 457

que querían casamiento e andavan acusiosos;

amos por una dueña estavan codiçiosos

eran muy bien apuestos e verás quán fermosos.

El uno era tuerto del su ojo derecho, 458

ronco era el otro, de la pierna contrecho,

el uno del otro avía muy grand despecho.

Coydando que tenían su casamiento fecho.

Díxoles la dueña que ella quería casar 459

con el más peresoso e aquel quería tomar;

esto desíe la dueña queriéndolos abeitar.

Fabró luego el coxo, coydose adelantar.

Dixo: 'Señora, oíd primero la mi raçón: 460

'Yo soy más peresoso que este mi compañón:

'por peresa de tender el pie fasta el escalón

'caí de la escalera, finqué con esta lisión.

'Otrosí, yo pasava nadando por el río, 461

'fasía la siesta grande, mayor que ome non vido;

'perdíame de sed; tal peresa yo crío,

'que por no abrir la boca de sed perdí el fablar mío.'

Desque calló el coxo, dixo el tuerto: 'Señora, 462

'chica es la peresa que éste dixo agora,

'desir vos he la mía, non vistes tal ningund hora,

'nin ver tal la puede ome que en Dios adora.

'Yo era enamorado de una dueña en abril; 463

'estando delante ella, sosegado e muy omil,

'vínome desçendimiento a las narises muy vil,

'por peresa de alimpiarme perdí la dueña gentil.

'Mas vos diré, señora, una noche yasía 464

'en la cama despierto, e muy fuerte llovía,

'dávame una gotera del agua que fasía,

'en el mi ojo muy resia, a menudo fería.

'Yo ove grand peresa de la cabeça redrar, 465

'la gotera que vos digo, con su mucho resio dar

'el ojo, de que soy tuerto, óvomelo de quebrar;

'devedes por más peresa, dueña, conmigo casar.'

'Non sé,' dixo la dueña, 'd'estas peresas grandes, 466

'quál es la mayor, d'ellas ambos pares estades,

'véovos, torpe cojo, de quál pie cogeades,

'veo, tuerto suçio, que siempre mal catades.

'Buscad con quien casedes, que la dueña non se paga 467

'de peresoso torpe, nin que vilesa faga.'

Por ende, mi amigo, en tu coraçón non yaga,

nin tacha nin vilesa, de que dueña se despaga.

Fazle una vegada la vergüença perder 468

porque aquesto faz' mucho si la podieres aver;

desque una vez pierde vergüença la muger

más diabluras façe de quantas ome quier'.

¡Talente de mugeres quién lo podría entender 469

sus malas maestrías e su mucho mal saber!

Quando son ençendidas et mal quieren façer,

alma, e cuerpo, e fama, todo lo dexan perder.

Desque la vergüença pierde el tafur al tablero 470

si el pellote juga, jugará el braguero;

desque la cantadera dise el cantar primero

siempre le bullen los pies, et mal para el pandero.

Texedor e cantadera nunca tienen los pies quedos 471

en el telar e en la dança siempre bullen los tres dedos,

la muger sin vergüença por darle diez Toledos

non dexaría de façer sus antojos aredos.

Non olvides la dueña díchotelo e de suso, 472

muger, molino et huerta, siempre quieren grand uso,

non se pagan de disanto emporidat nin a escuso

nunca quieren olvido, probador lo compuso.

Cierta cosa es esta qu'el molino andando gana 473

huerta mexor labrada da la mexor mançana

muger mucho seguida, siempre anda loçana:

do estas tres guardares non es tu obra vana.

Enxiemplo de lo que contesçió a don Pitas Pajas,

pintor de Bretaña.

Del que olvidó la muger te diré la fazaña 474

si vieres que es burla, dime otra tal mañana;

era don Pitas Pajas un pintor de Bretaña

casose con muger moça, pagábase de compaña(41).

Ante del mes complido dixo él: 'Nostra dona 475

'yo volo ir a Flandes, portaré muita dona.'

Ella diz': 'Monseñor, andar en ora bona

'non olvidedes vuestra casa, nin la mi persona.'

Dixo don Pitas Pajas: 'Dona de fermosura 476

'yo volo façer en vos una bona figura

'porque seades guardada de toda altra locura.'

Ella diz': 'Monseñor, façed vuestra mesura.'

Pintol' so el ombligo un pequeño cordero: 477

fuese don Pitas Pajas a ser novo mercadero,

tardó allá dos años, mucho fue tardinero,

façíasele a la dona un mes año entero.

Como era la moça nuevamente casada 478

avíe con su marido fecha poca morada,

tomó un entendedor et pobló la posada,

desfízose el cordero, que d'él non finca nada.

Cuando ella oyó que venía el pintor 479

mucho de priesa embió por el entendedor,

díxole que le pintase como podiese mexor

en aquel lugar mesmo un cordero menor.

Pintole con la gran priesa un eguado carnero 480

complido de cabeça con todo su apero,

luego en ese día vino el mensajero.

Que ya don Pitas Pajas de esto venía çertero.

Cuando fue el pintor de Frandes venido 481

fue de la su muger con desdén resçebido

desque en el palaçio con ella estido

la señal que l' feçiera non la echó en olvido.

Dixo don Pitas Pajas: 'Madona, si vos plaz' 482

'mostradme la figura e afán buen solaz!'

Diz' la muger: 'Monseñor, vos mesmo la catad,

'fey y ardidamente todo lo que vollaz.'

Cató don Pitas Pajas el sobre dicho lugar 483

et vido un grand carnero con armas de prestar.

'¿Cómo es esto, madona, o cómo pode estar

'que yo pinté corder, et trobo este manjar?'

Como en este fecho es siempre la muger 484

sotil e mal sabida, diz': '¿Cómo, monseñor,

'en dos años petid corder non se façed carner?

'Vos veniésedes templano et trobaríades corder.'

Por ende te castiga non dexes lo que pides, 485

non seas Pitas Pajas, para otro non errides,

con deçilres fermosos a la muger convides,

desque telo prometa, guarda non lo olvides.

Pedro levanta la liebre, et la mueve del covil 486

non la sigue nin la toma, façe como caçador vil,

otro Pedro que la sigue et la corre más sotil

tómala, esto aconteçe a cazadores mil.

Diz' la muger entre dientes: 'Otro Pedro es aqueste 487

'más garçón e más ardit que l' primero que ameste,

'el primero apost de éste non vale más que un feste,

'con aquéste, e por éste faré yo si Dios me preste.'

Otrosí quando vieres a quien usa con ella 488

quier sea suyo o non, fáblale por amor de ella

si podieres, da l'ayo non le ayas querella

ca estas cosas pueden a la muger traella.

Por poquilla cosa del tu aver que l' dieres 489

servirte a lealmente, fará lo que quisieres

fará por los dineros todo quanto pidieres

que mucho o poco, da l' cada que podieres.

Enxiemplo de la propiedat que el dinero ha.

Mucho fas el dinero, et mucho es de amar, 490

al torpe fase bueno, et omen de prestar,

fase correr al cojo, et al mudo fabrar,

el que non tiene manos, dineros quiere tomar(42).

Sea un ome nesçio et rudo labrador, 491

los dineros le fasen fidalgo e sabidor,

quanto más algo tiene, tanto es más de valor,

el que non ha dineros, non es de sí señor.

Si tovieres dineros, avrás consolaçión, 492

plaser e alegría, del papa raçión,

comprarás paraíso, ganarás salvaçión,

do son muchos dineros, es mucha bendiçión.

Yo vi en corte de Roma, do es la santidat, 493

que todos al dinero fasen grand' homilidat,

grand' honra le fasçían con grand' solenidat,

todos a él se homillan como a la magestat(43).

Fasíe muchos priores, obispos, et abades, 494

arçobispos, doctores, patriarcas, potestades,

a muchos clérigos nesçios dávales dinidades,

fasíe de verdat mentiras, et de mentiras verdades.

Fasía muchos clérigos e muchos ordenados, 495

muchos monges e monjas, religiosos sagrados,

el dinero los dava por bien examinados,

a los pobres desían, que non eran letrados.

Dava muchos juisios, mucha mala sentençia, 496

con muchos abogados era su mantenençia,

en tener pleytos malos et faser avenençia,

en cabo por dineros avía penitençia.

El dinero quebranta las cadenas dañosas, 497

tira çepos e grillos, et cadenas plagosas,

el que non tiene dineros, échanle las posas:

por todo el mundo fase cosas maravillosas.

Yo vi fer maravilla do él mucho usava, 498

muchos meresçían muerte que la vida les dava,

otros eran sin culpa, et luego los matava,

muchas almas perdía, et muchas salvava.

Fasía perder al pobre su casa e su viña, 499

sus muebles e raíçes todo los desaliña,

por todo el mundo anda su sarna e su tiña

do el dinero juega, allí el ojo guiña.

Él fase caballeros de neçios aldeanos, 500

condes, e ricos omes de algunos villanos:

con el dinero andan todos los omes loçanos,

quantos son en el mundo, le besan hoy las manos.

Vi tener al dinero las mejores moradas, 501

altas e muy costosas, fermosas, e pintadas,

castillos, eredades, et villas entorreadas:

todas al dinero sirven, et suyas son compladas.

Comía muchos manjares de diversas naturas, 502

vistía los nobles paños, doradas vestiduras,

traía joyas preçiosas en viçios et folguras,

guarnimientos estraños, nobles cabalgaduras.

Yo vi a muchos monges en sus predicaçiones 503

denostar al dinero et a sus tentaçiones,

en cabo, por dinero, otorgan los perdones,

asuelven el ayuno, ansí fasen oraçiones.

Pero que le denuestan los monges por las plaças, 504

guárdanlo en convento en vasos et en taças:

con el dinero cumplen sus menguas, e sus raças,

más condesignos tienen que tordos nin picaças.

Como quier que los frayles et clérigos disen, que aman a Dios servir, 505

si barruntan que el rico está para morir;

quando oyen sus dineros que comienzan a retenir,

quál de ellos lo levarán, comienzan luego a reñir.

Monges, frayles, clérigos non toman los dineros, 506

bien les dan de la çeja do son sus parçioneros,

luego les toman prestos sus omes despenseros;

pues que se disen pobles, ¿qué quieren tesoreros?

Allí están esperando, quál avrá más rico tuero. 507

Non es muerto, ya disen pater noster, mal agüero,

como los cuervos al asno, quando le desuellan el cuero,

cras, cras, nos lo avremos, que nuestro es ya por fuero.

Toda muger del mundo, et dueña de altesa 508

págase del dinero et de mucha riquesa,

yo nunca vi fermosa, que quisiese poblesa,

do son muchos dineros y es mucha noblesa.

El dinero es alcalde et jues mucho loado, 509

éste es consejero et sotil abogado,

alguaçil et merino bien ardit esforzado:

de todos los ofiçios es muy apoderado.

En suma te lo digo, tómalo tú mejor, 510

el dinero del mundo es grand revolvedor:

señor fase del siervo, de señor servidor,

toda cosa del signo se fase por su amor.

Por dineros se muda el mundo e su manera 511

toda muger cobdiçiosa de algo es falaguera.

Por joyas et dineros salirá de carrera:

el dar quebranta peñas, fiende dura madera.

Derrueca fuerte muro, et derriba grant torre 512

a coyta, et a gran priesa el mucho dar acorre,

non a siervo captivo, que el dinero non le aforre:

el que non tiene que dar, su caballo non corre.

Las cosas que son graves, fáselas de ligero, 513

por ende a tu talante sé franco e llenero,

que poco o que mucho non vaya sin logrero,

non me pago de juguetes, do non anda el dinero.

Si algo non le dieres cosa mucha o poca, 514

sey franco de palabra, non le digas raçón loca,

quien no tiene miel en la orça, téngala en la boca:

mercader que esto fase, bien vende, et bien troca.

Si sabes estromentos bien tañer o templar, 515

si sabes o avienes en fermoso cantar,

a las vegadas poco en honesto lugar,

do la muger te oya, non dexes de trobar.

Si una cosa sola a la muger non muda, 516

muchas cosas juntadas façerte han ayuda,

desque lo oye la dueña mucho en ello coyda,

non puede ser que a tiempo a bien non te recubda.

Con una flaca cuerda non alzarás grand tranca, 517

nin por un solo '¡farre!' non anda bestia manca,

a la peña pesada non la mueve una palanca,

con cueros et almádanas poco a poco se arranca.

Prueba façer ligereças e façer valentía, 518

quier lo vea o non, saberlo a algund día,

non será tan esquiva que non aya mejoría,

non canses de seguirla, vençerás su porfía.

El que la mucho sigue, e el que la mucho usa 519

en el corazón la tiene magüer se le escusa,

pero que todo el mundo por esto le acusa,

en esto coyda siempre, por éste far la musa.

Quanto es más sosañada, quanto es más corrida, 520

quanto por ome es majada e ferida,

tanto más por él anda loca muerta et perdida,

non coyda ver la ora que con él seya ida.

Coyda su madre que por la sosañar, 521

por corrella et ferilla, et por la denostar,

que por ende será casta, et la fará estar:

éstos son aguijones que la façen saltar.

Debía pensar su madre de quando era donçella, 522

que su madre non quedava de ferirla e corrella,

que más la ençendía, et pues debía por ella

juzgar todas las otras, e a su fija bella.

Toda muger nasçida es fecha de tal masa, 523

lo que más la defiende aquello ante pasa,

aquello la ençiende, et aquello la traspasa,

do non es tan seguida anda más flaxa laxa.

A toda cosa brava grand uso la amansa, 524

la çierva montesina mucho corrida cansa,

caçador que la sigue tómala quando descansa:

la dueña mucho brava usándose faz' mansa.

Por una vez al día que ome gelo pida, 525

cient vegadas de noche de amor es requerida,

doña Venus gelo pide por él toda su vida,

de lo qu'él mucho pide, anda muy ençendida.

Muy blanda es el agua, mas dando en piedra dura, 526

muchas vegadas dando façe grand cavadura,

por grand' uso el rudo sabe grand letura,

muger mucho seguida olvida la cordura.

Guárdate non te abuelvas a la casamentera, 527

donear non la quieras, ca es una manera

porque te faría perder a la entendera,

ca una congrueça(44) de otro siempre tiene dentera.

De cómo el Amor enseña al arçipreste, que aya en sí

buenas costumbres, e sobre todo que se guarde de

beber mucho vino blanco e tinto.

Buenas costumbres debes en ti siempre aver. 528

guárdate, sobre todo, mucho vino beber,

que el vino fiso a Lot con sus fijas volver

en vergüenza del mundo, en saña de Dios caer(45).

Fiso cuerpo e alma perder a un hermitaño, 529

que nunca lo bebiera; probolo por su daño;

retentolo el diablo con su sotil engaño

físole beber el vino, oye enxiemplo estraño:

Era un hermitaño quarenta años avía, 530

que en todas sus oblas en yermo a Dios servía

en tiempo de su vida nunca el vino bebía,

en santidad e en ayuno et en oraçión vevía.

Tomava grand pesar el diablo con esto 531

pensó cómo podiese partirle de aquesto,

vino a él un día con sotileça presto:

'Dios te salve, buen omen,' dixo con simple gesto.

Maravillado el monge, dis': 'A Dios me acomiendo 532

'dime qué cosa eres, que yo non te entiendo.

'Grand tiempo ha, que está aquí a Dios serviendo,

'nunca vi aquí omen, con la crus me defiendo.'

Non pudo el diablo a su persona llegar, 533

seyendo arredrado comenzolo a retentar

dis: 'Aquel cuerpo de Dios, que tú deseas gustar,

'yo te mostraré manera, que lo puedas tomar.

'Non debes tener dubda, que del vino se fase 534

'la sangre verdadera de Dios, en ello yase

'sacramento muy sano, prueba, si te plase.'

El diablo al monje armado lo enlase.

Dixo el hermitaño: 'Non sé qué es vino.' 535

Respondió el diablo, presto por lo que vino,

dis: 'Aquellos taberneros, que van por el camino,

'te darán asás d'ello, ve por ello festino.'

Físole ir por el vino, et desque fue venido, 536

dixo: 'Saca d'ello, e bebe, pues lo as traído,

'prueba un poco d'ello, et desque ayas bebido,

'verás que mi consejo te será por bien avido.'

Bebió el hermitaño mucho vino sin tiento, 537

como era fuerte puro, sacol' de entendimiento;

desque vido el diablo que ya echava çimiento,

armó sotil su casa et su aparejamiento.

'Amigo,' dis, 'non sabes de noche, nin de día 538

'quál es la hora çierta, nin el mundo cómo se guía,

'toma gallo que te muestre las horas cada día,

'con él alguna fembra, que con ellas mejor cría.'

Creyó su mal consejo, ya el vino usava, 539

él estando con vino, vido cómo se juntava

el gallo a las fembras, con ellas se deleytava,

cobdiçió faser forniçio desque con vino estava.

Fue con él la cobdiçia raís de todos males, 540

luxuria e soberbia tres pecados mortales,

luego el omeçida: estos pecados tales

trae el mucho vino a los descomunales.

Desçendió de la hermita, forçó una muger, 541

ella dando muchas voçes non se pudo defender,

desque pecó con ella temió mesturado ser,

matola el mesquino, e óvose de perder.

Como diçe el proverbio, palabra es bien çierta, 542

que no hay encobierta que a mal non rebierta,

fue la su mala obra en punto descobierta,

esa hora fue el monge preso et en refierta.

Descobrió con el vino quánto mal había fecho, 543

fue luego justiçiado, como era derecho,

perdió cuerpo e alma el cuitado mal trecho:

en el beber demás y ay todo el mal provecho.

Fase perder la vista, et acortar la vida, 544

tira la fuerça toda, si s' toma sin medida,

fase tembrar los miembros, todo seso olvida:

a do es el mucho vino, toda cosa es perdida.

Fase oler el fuelgo, que es tacha muy mala, 545

huele muy mal la boca, non ay cosa que l' vala,

quema las asaduras, el fígado trascala:

si amar quieres dueña, del vino bien te guarda.

Los omes embriagos ayna envegesçen, 546

fasen muchas vilesas, todos los aborresçen,

en su color non andan, sécanse et enmagresçen,

a Dios lo yerran mucho, del mundo desfallesçen.

A do más puja el vino qu'el seso dos meajas, 547

fasen roído los beodos como puercos et grajas:

por ende vienen muertes, contiendas e barajas:

el mucho vino es bueno en cubas e en tinajas.

Es el vino muy bueno en su mesma natura, 548

muchas bondades tiene, si se toma con mesura,

al que demás lo bebe, sácalo de cordura,

toda maldat del mundo fase et toda locura.

Por ende fuye del vino, et fas buenos gestos 549

quando fablares con dueñas, diles doneos apuestos,

los fermosos retraheres tien' para desir apuestos,

sospirando la fabla, con deçires honestos.

Non fables muy apriesa, nin otro si muy paso, 550

non seas rebatado, nin vagaroso laso,

de quanto que pidiere non le seas escaso,

de lo que le prometieres non la trayas a traspaso.

Quien muy ayna fabla, ninguno non le entiende, 551

quien fabla muy paso, enójase quien le atiende

el grant arrebatamiento con locura contiende,

el mucho vagaroso de torpe non se defiende.

Nunca ome escaso recabda de ligero, 552

nin acava quanto quiere si le veyen costumero,

a quien de oy en cras fabla, non dan por verdadero,

al que manda e da luego a éste lo an primero.

En todos los tus fechos, en fablar et en ál 553

escoge la mesura, et lo que es comunal:

como en todas cosas poner mesura val',

así, sin la mesura, todo parece mal.

Non quieras jugar dados, nin seas tablagero: 554

ca es mala ganancia, peor que de logrero;

el judío al año da tres por cuatro; pero

el tablag' de un día dobla el su mal dinero.

Desque los omes están en juegos ençendidos, 555

despójanse por dados, los dineros perdidos.

Al tablagero fincan dineros et vestidos,

do non les come, se rascan los tahures amidos.

Los males de los dados dislos maestre Roldán, 556

todas sus maestrías et las tachas que an,

más alholís rematan, pero non comen pan,

que corderos la Pasqua, nin ansarones San Juan(46).

Non uses con bellacos, nin seas peleador, 557

non quieras ser caçurro, nin seas escarnidor,

nin seas de ti mismo, e de tus fechos loador

ca el que muncho se alava, de sí mismo es denostador.

Non seas maldesçiente, nin seas envidioso, 558

a tu muger si es cuerda, non le seas çeloso,

si algo no l' probares, no l' seas despechoso

non seas de su algo pedidor codiçioso.

Ante ella non alabes otra de paresçer, 559

ca en punto la farás luego entristeçer,

cuydará que a la otra querías ante vençer,

poderte ya tal achaque tu pleyto empesçer.

De otra muger non le digas, más a ella alava, 560

et trebejo, dueña non lo quiere en otra aljava,

raçón de fermosura en ella la alava:

quien contra esto fase, tarda e non recabda.

Non le seas mintroso, seyle muy verdadero, 561

quando fables con ella, non seas tú parlero,

do te fablare de amor, sey tú plasentero,

ca el que calla et aprende, éste es mansellero.

Ante otros de açerca tú muncho non la cates 562

nin la fagas señales, a sí mismo non mates,

ca muchos lo entienden que lo probaron antes

de lexos algarea, quedo non te arrebates.

Sey como la paloma, limpio et mesurado, 563

sey como el pavón, loçano sosegado,

sey cuerdo e non sañudo, nin triste, nin ayrado,

en esto se esmera el que es enamorado.

De una cosa te guarda quando amares a una: 564

non se sepa que amas otra muger alguna;

si non, todo su afán es sombra de luna,

et es como quien siembra en río o en laguna.

Piensa si consintrá tu caballo tal freno, 565

que tu entendedora amase a fray Moreno;

pues piensa por ti mesmo, e cata bien tu seno,

et por tu coraçón juzgarás el ageno.

Sobre todas las cosas fabla de su bondat, 566

non te alabes d'ella, que es grand torpedad,

muchos pierden la dueña por desir neçedat,

que quier' que por ti faga, tenlo en poridat.

Si mucho le ençelares, mucho fará por ti, 567

do fallé poridat, de grado departí,

de omen mesturero nunca me entremetí,

a muchos de las dueñas por esto los partí.

Como tiene el estómago en sí mucha vianda, 568

tenga la poridat que es mucho más blanda

Catón, sabio romano, en su libro lo manda,

dis' que la buena poridat en buen amigo anda.

Tirando con sus dientes descúbrese la çarça, 569

échanla de la viña, de la huerta e de la haça,

alçando el cuello suyo descóbrese la garça,

buen callar cient sueldos val' en toda plaça.

A muchos fase mal el omen mesturero, 570

a muchos desayuda, e a sí primero,

reselan d'él las dueñas, e danle por fasañero,

por mala dicha de uno pierde todo el tablero.

Por un mur pequeño que poco queso preso 571

disen luego: 'Los mures han comido el queso.'

Sea el mal andante, sea el mal apreso,

quien a sí e a otros estorva con mal seso.

De tres cosas que pidas a la muger falaguera, 572

deçirte ha la segunda si le guardas la primera:

si las dos bien guardares, deçirte ha la terçera:

Non pierdas a la dueña por tu lengua parlera.

Si tú guardar sopieres esto que te castigo, 573

cras te dará la puerta quien te hoy çierra el postigo

la que te hoy desama, cras te querrá amigo:

fas' consejo de amigo, fuye loor de enemigo.

Mucho más te diría, si podiese aquí estar, 574

mas tengo por el mundo otros muchos de pagar,

pésales por mi tardanza, a mí pesa del vagar,

castígate castigando, e sabrás a otros castigar

Yo Joan Ruis, el sobredicho arçipreste de Hita, 575

porque mi coraçón de trovar non se quita,

nunca fallé tal dueña como a vos Amor pinta,

nin creo que la falle en toda esta coyta.

De cómo Amor se partió del arçipreste, et de cómo

doña Venus lo castigó.

Partiose Amor de mí, e dexome dormir: 576

desque vino el alba començé de comedir

en lo que me castigó; et por verdat desir,

fallé que en sus castigos siempre usé vevir.

Maravilleme mucho desque en ello pensé, 577

de cómo en servir dueñas todo tiempo non cansé,

mucho las guardé siempre, nunca me alabé,

¿quál fue la raçón negra porque non recabdé?

Contra mi coraçón yo mismo me torné, 578

porfiando le dixe: «Agora yo te porné

»con dueña falaguera: e d'esta ves terné,

»que si bien non avengo, nunca más averné.»

Mi coraçón me dixo: «Faslo e recabdarás, 579

»si hó non recabdares, torna y luego cras,

»lo que muchos días acabado non as,

»quando non coydares, a otra ora lo avrás.»

Fasaña es usada, proverbio non mintroso, 580

más val' rato acuçioso que día perezoso:

partime de tristeza de cuydado dañoso,

busqué et fallé dueña de qual deseoso.

De talle muy apuesta, de gestos amorosa 581

doñeguil(47), muy loçana, plasentera et fermosa,

cortés et mesurada, falaguera, donosa,

graçiosa et risueña, amor de toda cosa.

La más noble figura de quantas yo aver pud', 582

viuda rica es mucho, et moça de juventud

et bien acostumbrada, es de Calataúd,

de mí era vesina, mi muerte e mi salud.

Fija de algo en todo et de alto linage, 583

poco salía de casa, segunt lo an de usage:

fuime a doña Venus que le levase mensage,

ca ella es comienzo et fin d'este viaje.

Ella es nuestra vida et ella es nuestra muerte, 584

enflaqueçe et mata al resio et al fuerte,

por todo el mundo tiene grant poder et fuerte,

todo por su consejo se fará a do apuerte.

«Señora doña Venus, muger de don Amor, 585

»noble dueña, omíllome yo, vuestro servidor

»de todas cosas sodes vos el amor señor:

»todos vos obedesçen como a su fasedor.

»Reyes, duques e condes e toda criatura 586

»vos temen e vos sirven como a vuestra fechura,

»complit los míos deseos et datme dicha e ventura,

»non me seades escasa, nin esquiva, nin dura.

»Non vos pidré grant cosa para vos me la dar, 587

»pero a mí cuitado es me grave de far:

»sin vos yo non la puedo començar nin acabar:

»yo seré bien andante por lo vos otorgar.

»ferido e llagado, de un dardo perdido, 588

»en el coraçón lo traye ençerrado et ascondido,

»non oso mostrar la laga, matarme a si la olvido,

»et aun desir non oso el nombre de quien me ha ferido.

»La llaga non se me dexa a mí catar nin ver, 589

»onde mayores peligros espera que an de ser:

»reçelo que mayores dapnos me podrán recreçer

»físico nin melesina non me puede pro tener.

»¿Quál carrera tomaré que me non vaya matar? 590

»¡Cuytado yo me faré que non la puedo catar!

»Derecha es mi querella, raçón me fase acuytar,

»pues que non fallo nin qué me pueda prestar.

»Et porque munchas cosas me embargan e empeçen, 591

»he de buscar munchos cobros segunt que me pertenesçen:

»las artes muchas vegadas ayudan, otras fallesçen,

»por las artes viven munchos, por las artes peresçen.

»Si se descubre mi llaga quál es, dónde fue venir, 592

»si digo quién me ferió, puedo tanto descobrir

»que perderé melesina so esperança de guarir:

»la esperança con conorte sabe a las veses fallir.

»E si encubre del todo su ferida e su dolor, 593

»si ayuda non demanda por aver salut mijor,

»por ventura me vernía otro peligro peor;

»morría de todo en todo, nunca vi cuyta mayor.

»Mejor es mostrar el ome su dolençia e su quejura 594

»al menge et al buen amigo que l' darán por aventura

»melesina e consejo por do pueda aver folgura,

»que non el morir sin dubda, et vevir en grant secura.

»El fuego más fuerte quexa ascondido, encobierto, 595

»que non quando se derrama esparçido e descobierto;

»pues éste es camino más seguro e más çierto,

»en vuestras manos pongo el mi coraçón abierto.

»Doña Endrina que mora aquí en mi vesindat 596

»de fermosura e donayre, et de talla e de beldat

»sobra e vençe a todas quantas ay en la çibdat.

»Si el amor no me engaña, yo vos digo la verdat.

»Esta dueña me ferió de saeta enerbolada 597

»atraviésame el coraçón, en él la tengo fincada

»toda mi fuerça pierdo, et del todo me es tirada,

»la llaga va cresçiendo, del dolor non mengua nada.

»A persona de este mundo yo non la oso fablar, 598

»porque es de grand linage, et dueña de grand solar,

»es de mejores parientes que yo e es de mejor lugar,

»en le desir mi deseo non me oso aventurar.

»Con arras e con donas ruéganla casamientos, 599

»menos los preçia todos que dos viles sarmientos,

»a do es el grand linage aí son los alçamientos,

»a do es mucho algo son los desdeñamientos.

»Rica muger e fija de un porqueriso vil 600

»escogerá marido qual quisiere entre dos mil:

»pues así aver non puedo a la dueña gentil,

»averla he por trabajo et por arte sotil.

»Todas aquestas noblesas me fasen querer, 601

»por aquesto a ella non me oso atrever,

»otro cobro non fallo que me pueda acorrer

»si non vos, doña Venus, que lo podedes faser.

»Atrevime con locura et con amor afincado, 602

»muchas veses gelo dixe, que finqué mal denostado,

»non preçia nada, muerto me trae, coytado:

»si non fuese tal mi vesina, non sería tan penado.

»Quanto más se está omen al grand fuego llegado, 603

»tanto mucho más se quema que quando está alongado,

»esto me trae muerto perdido et penado:

»así, señora doña Venus, sea de vos ayudado.

»Ya sabedes nuestros males et nuestras penas parejas, 604

»sabedes nuestros peligros, sabedes nuestras consejas,

»non me dades respuesta, nin me oyen vuestras orejas,

»oítme vos mansamente las mis coytas sobejas.

»Non ven los vuestros ojos la mi triste catadura, 605

»tira de mi coraçón tal saeta e tal ardura,

»conortadme esta llaga con juegos e folgura,

»que non vaya sin conorte mi llaga e mi quejura.

»¿Quál es la dueña tan brava et tan dura, 606

»que al su servidor non le faga mesura?

»Afinco vos pidiendo con dolor et tristura,

»el grand amor me fase perder salud e cura.

»El color he perdido, mis sesos desfallesçen, 607

»la fuerza non la tengo, mis ojos non paresçen,

»si vos non me valedes, mis membrios desfalleçen.»

Respondió doña Venus: «Servidores vençen.

»Ya fueste consejado del Amor, mi marido, 608

»d'él en muchas maneras fuste aperçebido,

»porque le fuste sañudo, contigo poco estido,

»de lo qu'él non te dixo, de mí te será repetido.

»Si algo por ventura de mí te fuere mandado 609

»de lo que mi marido te ovo aconsejado,

»serás d'ello más çierto, irás más segurado,

»mejor es el consejo de muchos acordado.

»Toda muger que mucho otea, o es risueña, 610

»dil' sin miedo tus coytas, non te embargue vergüeña,

»a penas de mil una te despreçie, más desdeña,

»amarte ha la dueña, que en ello piensa e sueña.

»Sírvela, non te enojes, sirviendo el amor creçe, 611

»serviçio en el bueno nunca muere, nin peresçe,

»si se tarda, non se pierde, el amor non fallesçe,

»el grand trabajo todas las cosas vençe.

»El amor leó a Ovidio en la escuela, 612

»que non ha muger en el mundo, nin grande nin moçuela,

»que trabajo e serviçio non la traya al espuela

»que tarde o que ayna creye que de ti se duela.

»Non te espantes d'ella por su mala respuesta, 613

»con arte o con serviçio ella la dará apuesta

»que siguiendo e serviendo en este cuidado es puesta

»el omen mucho cavando la grand peña acuesta.

»Si la primera onda del mar airada 614

»espantase al marinero, quando viene turbada,

»nunca en la mar entraríe con su nave ferrada:

»non te espante la dueña la primera vegada.

»Jura muy muchas veses el caro vendedor, 615

»que non dará la mercadoría si non por grand valor,

»afincándolo mucho el artero complador

»lieva la mercadoría por el buen corredor.

»Sírvela con arte et mucho te achaca, 616

»el can que mucho lame, sin dubda sangre saca,

»maestría e arte de fuerte fase flaca,

»el conejo por maña doñea a la vaca.

»A la muela pesada de la peña mayor 617

»maestría e arte la arrancan mejor;

»anda por maestría ligera en derredor,

»moverse ha la dueña por artero servidor.

»Con arte se quebrantan los coraçones duros, 618

»tómanse las çibdades, derríbanse los muros,

»caen las torres altas, álzanse pesos duros,

»por arte juran muchos, por arte son perjuros.

»Por arte los pescados se toman las ondas, 619

»et los pies enjutos corren por mares fondas,

»con arte e con serviçio muchas cosas abondas,

»por arte non ha cosa a que tú non respondas.

»Ome poble con arte pasa con chico ofiçio, 620

»et la arte al culpado sálvalo del malefiçio,

»el que lloraba poble canta rico en viçio,

»fase andar de caballo al peón el serviçio.

»Los señores irados de manera estraña 621

»por el mucho serviçio pierden la mucha saña,

»con buen servicio vençen caballeros de España,

»pues vençerse la dueña non es cosa tamaña.

»Non pueden dar los parientes al pariente por herençia 622

»el mester e el ofiçio, el arte e la sabiençia,

»nin pueden dar a la dueña el amor a la querençia,

»todo esto da el trabajo, el uso, e la femençia.

»Magüer te diga de non, et aunque se ensañe, 623

»non canses de seguirla, tu obra non se dañe,

»fasiéndola serviçio, tu coraçón se bañe:

»non puede ser que non se mueva campana que se tañe.

»Con aquesto podrás a tu amiga cobrar, 624

»la que te era enemiga, mucho te querrá amar;

»los logares a do suele cada día usar,

»aquellos debes mucho a menudo andar.

»Si vieres que ay lugar, dile juguetes fermosos, 625

»palabras afeytadas con gestos amorosos,

»con palabras muy dulçes, con desires sabrosos,

»creçen mucho amores, e son deseosos.

»Quiere la mançebía mucho plaser consigo, 626

»quiere la muger al ome alegre por amigo,

»al sañudo e al torpe non lo preçia un figo,

»tristesa e rensilla paren mal enemigo.

»El alegría al omen faslo apuesto e fermoso, 627

»más sotil e más ardit, más franco e más donoso:

»non olvides los sospiros, en esto sey engañoso,

»non seas mucho parlero, non te tenga por mintroso.

»Por una pequeña cosa pierde amor la muger, 628

»et por pequeña tacha, que en ti podría aver,

»tomará tan grand enojo, que te querrá aborresçer;

»a ti mesmo contesçió, et a otros podría acaesçer.

»A do fablares con ella, si vieres que ay lugar, 629

»un poquillo como a miedo no dexes de cantar:

»muchas veses cobdiçia lo que te va a negar,

»darte a lo que non coydas, si non te das vagar.

»Toda muger los ama omes aperçebidos, 630

»más desea tal omen que todos bienes complidos,

»an muy flacas las manos, los calcañares podridos

»lo poco e lo mucho fásenlo como amidos,

»Por mejor tiene la dueña de ser un poco forçada, 631

»que desir: 'fas tu talente', como desvergonçada,

»con poquilla de fuerça finca más desculpada:

»n todas las animalias esta es cosa probada.

»Todas las fembras an en sí estas maneras: 632

»al comienço del fecho siempre son referteras,

»muestran que tienen saña, e son regateras,

»amenasan, mas no fieren, en çelo son arteras.

»Magüer que fase bramuras la dueña que se doñea, 633

»nunca el buen doñeador por esto enfaronea;

»la muger bien sañuda, qu'el omen bien guerrea,

»los doñeos la vençen, por muy brava que sea.

»El miedo e la vergüença fase a las mugeres 634

»non faser lo que quieren bien como tú lo quieres,

»non finca por non querer, cada que podieres,

»toma de la dueña lo que d'ella quisieres.

»De tuyo o de ageno vele bien apostado, 635

»guarda, non lo entienda que lo llevas prestado

»que non sabe tu vesino lo que tienes condesado,

»encubre tu poblesa con mentir colorado.

»El pobre con buen seso et con cara pagada 636

»encubre su pobresa e su vida lasrada,

»coge sus muchas lágrimas en su boca çerrada,

»más val' que faserse pobre a quien non l' dará nada.

»La mentira a las de veses a muchos aprovecha, 637

»la verdad a las veses muchos en daño echa,

»muchos caminos ataja desviada estrecha,

»ante salen a la peña que por carrera derecha.

»Quando vieres algunos de los de su compaña, 638

»fasles muchos plaseres, fáblalos bien con maña,

»quando esto la dueña, su coraçón se baña,

»servidor lisonjero a su señor engaña.

»A do son muchos tisones e muchos tisonadores, 639

»mayor será el fuego e mayores los ardores:

»a do muchos le dixieren tus bienes e tus loores,

»mayor será tu quexa, et tus deseos mayores.

»En quando están ellos de tus bienes fablando, 640

»luego está la dueña en su coraçón pensando,

»si lo fará o non, en esto está dubdando,

»desque vieres que dubda, vela tú afincando.

»Si no l' dan de las espuelas al caballo farón, 641

»nunca pierde faronía, nin vale un pepión;

»asno cojo, quando dubda, corre con el aguijón,

»a muger que está dubdando, afínquela el varón.

»Desque están dubdando los omes que han de faser, 642

»poco trabajo puede sus coraçones vençer;

»torre alta desque tiembla non ay si non caer,

»la muger que está dubdando, ligera es de aver.

»Si tiene madre vieja tu amiga de beldad, 643

»non la consintirá fablar contigo en poridad,

»es de la mançebía zelosa la vejedad,

»sábelo et entiéndelo por la antigüedad.

»Mucho son mal sabidas estas viejas risoñas, 644

»mucho son de las mozas guardaderas çelosas,

»sospechan et barruntan todas aquestas cosas,

»bien saben las paranças, quien pasó por las losas.

»Por ende busca una buena medianera, 645

»que sepa sabiamente andar esta carrera,

»que entienda de vos ambos bien la vuestra manera,

»qual don Amor te dixo, tal sea la trotera.

»Guárdate, non la tengas la primera vegada, 646

»non acometas cosa porque finque espantada,

»sin su plaser non sea tañida nin trexnada,

»una ves échale çebo que venga segurada.

»Asás te e ya dicho, non puedo más aquí estar, 647

»luego que tú la vieres, comienza l' de fablar,

»mil tiempos e maneras podrás después fallar,

»el tiempo todas cosas trae a su lugar.

»Amigo mío, con este fecho, ¿qué quieres más que te diga? 648

»Sey sotil e acuçioso, e avrás tu amiga,

»non quiero aquí estar, quiérome ir mi vía.»

Fuese doña Venus, a mí dexó en fadigna.

Si le conortan no lo sanan al doliente los joglares, 649

el dolor cresçe, e non mengua, oyendo dulçes cantares,

consejo me da doña Venus, mas non me tira pesares,

ayuda otra non me queda, si non lengua e parlares.

Amigos, vo a grand pena, et puesto en la fonda, 650

vo a fablar con la dueña, quiera Dios que bien me responda,

púsome el marinero ayna en la mar fonda,

dexome solo e señero sin remos con la blava onda.

¡Coytado! ¿si escaparé? grand miedo e de ser muerto, 651

oteo a todas partes, e non puedo fallar puerto,

toda la mi esperanza e todo el mi confuerto

está en aquella sola, que me trae penado e muerto.

Ya vo rasonar con ella, quiero l' desir mi quejura, 652

porque por la mi fabla venga a faser mesura,

disiéndole de mis coytas entenderá mi rencura,

a veses de chica fabla viene mucha folgura.

Aquí dise de cómo fue fablar con doña Endrina el

arçipreste.

¡Ay Dios, y quán fermosa viene doña Endrina por la plaça! 653

¡Qué talle, qué donayre, qué alto cuello de garça!

¡Qué cabellos, qué boquilla, qué color, que buenandança!

Con saetas de amor fiere quando los sus ojos alça.

Pero tal lugar non era para fablar en amores, 654

a mí luego me vinieron muchos miedos e temblores,

los mis pies e las mis manos non eran de sí señores,

perdí seso, perdí fuerza, mudáronse mis colores.

Unas palabras tenía pensadas para le desir, 655

el miedo de las compañas me fasíen al departir,

apenas me conosçía nin sabía por dó ir,

con mi voluntat mis dichos non se podían seguir.

Fablar con muger en plaça es cosa muy descobierta, 656

a veses mal perro anda tras mala puerta abierta,

bueno es jugar fermoso, echar alguna cobierta,

a do es lugar seguro es bien fablar cosa çierta.

«Señora, la mi sobrina que en Toledo seía 657

»se vos encomienda mucho, mil saludes vos envía:

»si avies' lugar e tiempo por quanto de vos oía,

»deseavos mucho ver, et conoçer vos querría.

»Querían allá mis parientes casarme en esta saçón 658

»con una donçella rica, fija de don Pepión,

»a todos di por respuesta que la non quería, non,

»de aquella sería mi cuerpo que tiene mi coraçón.»

Abajé más la palabra, díxel' que en juego fablava, 659

porque toda aquella gente de la plasa nos mirava,

desde vi que eran idos, que omen aí non fincava,

començel' desir mi quejura del amor que me afincava.

............................................................ 660

............................................................

»Otro non sepa la fabla, d'esto fagamos,

»do se çelan los amigos, son más fieles entramos(48).

»En el mundo non es cosa que yo ame a par de vos, 661

»tiempo es ya pasado de los años más de dos

»que por vuestro amor me pena, ámovos más que a Dios.

»Non oso poner persona que lo fable entre nos.

»Con la grant pena que paso vengo a vos desir mi quexa. 662

»Vuestro amor he d'esto que me afinca e me aquexa

»non me tira, non me parte, non me suelta, non me dexa:

»tanto me da la muerte, quanto más se me alexa.

»Reçelo he que non me oídes esto que vos he fablado, 663

»fablar muncho con el sordo es mal seso e mal recabdo

»cret que vos amo tanto que non ey mayor cuydado

»esto sobre todas cosas me traye más afincado.

»Señora, yo non me trevo a desir vos más rasones 664

»fasta que me respondades a estos pocos sermones,

»Desitme vuestro talant, veremos los coraçones.»

Ella dixo: «Vuestros dichos non los preçio dos piñones.

»Bien así engañan munchos a otras munchas Endrinas, 665

»el ome tan engañoso así engaña a sus vesinas,

»non cuydedes que loca por oyr vuestras parlinas

»buscat a quien engañedes con vuestras falsas espinas.»

Yo le dixe: «Ya, sañuda, anden fermosos trebejos, 666

»son los dedos en las manos, pero non son todos parejos,

»todos los omes non somos de unos fechos nin consejos,

»la peña tiene blanco et prieto, pero todos son conejos.

»A las vegadas lastan justos por pecadores, 667

»a munchos empeesçen los agenos errores

»fas' mal culpa de malo a buenos e a mejores,

»deven tener la pena a los sus fasedores.

»El yerro que otro fiso a mí non faga mal, 668

»avet por bien que vos fable allí so aquel portal.

»Non vos vean aquí todos los que andan por la cal,

»aquí vos fablaré uno, allí vos fablaré ál

Paso a paso doñ' Endrina so el portal es entrada, 669

bien loçana e orgullosa, bien mansa e sosegada,

los ojos bayo por tierra en el poyo asentada,

yo torné en la mi fabla que tenía comenzada:

«Escúcheme, señora, la vuestra cortesía, 670

»un poquillo que vos diga la muerte mía:

»cuydades que vos fablo en engaño et en folía,

»e non sé qué me faga contra vuestra porfía.

»A Dios juro, señora, por aquesta tierra 671

»que tanto vos he dicho de la verdat non yerra:

»estades enfriada más que la nief de la sierra,

»e sodes tan moça que esto me atierra.

»Fablo en aventura con la vuestra moçedat, 672

»cuydades que vos fablo lisonja et vanidat,

»non me puedo entender en vuestra chica edat,

»querriedes jugar con la pella más que estar en poridat.

»Pero sea más noble para plasentería 673

»et para estos juegos edat de mançebía,

»la verdat en seso lieva la mejoría,

»a entender las cosas el grant tiempo las guía.

»A todas las cosas fase el grand uso entender 674

»el arte et el uso muestra todo el saber.

»Sin el uso et arte ya se va pereser,

»do se usan los omes puédense conoçer.

»Yt et venit a la fabla otro día por mesura, 675

»pues que oy non me creedes, o non es mi ventura:

»yt et venit a la fabla esa creençia atán dura:

»usando oyr mi pena, entenderedes mi quexura.

»Otorgatme ya, señora, aquesto de buena miente 676

»que vengades otro día a la fabla solamiente:

»yo pensaré en la fabla et sabré vuestro talente,

ȇl non oso demandar, vos venid seguramiente.

»Por la fabla se conosçen los más de los coraçones, 677

»yo entenderé de vos algo, et oyredes las mis rasones,

»yt, et venit a la fabla que mugeres et varones

»por las palabras se conosçen et son amigos et compañones.

»Porque omen non coma nin comienza la mançana 678

»es la color et la vista alegría palançiana,

»es la fabla et la vista de la dueña tan loçana

»al ome conorte grande et plasentería bien sana.»

Esto dixo doña Endrina, esta dueña de prestar: 679

«Onra et non desonra es cuerdamiente fablar,

»las dueñas et mugeres deven su respuesta dar

»a qualquier que las fablare o con ellas raçonar.

»Quanto esto vos otorgo a vos o a otro cualquier, 680

»fablat vos, salva mi honra, quanto fablar vos quixéredes,

»de palabras en juego direlas si las oyer',

»non vos consintré engaño cada que lo entendier'.

»Estar sola con vos solo esto yo non lo faría, 681

»non deve la muger estar sola en tal compañía,

»naçe dende mala fama, mi desonra sería

»ante testigos que nos veyan fablar vos he algún día.»

»Señora, por la mesura que agora prometedes, 682

»non sé graçias que lo valan quantas vos mereçedes;

»a la merçed que agora de palabra fasedes

»egualar non se podrían ningunas otras merçedes.

»Pero fío de Dios que aun tiempo verná 683

»que qual es el buen amigo por las obras paresçerá,

»querría fablar, non oso, tengo que vos pesará.»

Ella dixo: «Pues desildo, et veré qué tal será.»

«Señora, que me prometedes de lo que de amor queremos 684

»que si oviere logar et tiempo cuando en uno estemos,

»segund que yo deseo, vos e yo nos abraçemos:

»para vos non pido mucho et con esto pasaremos.»

Esto dixo doña Endrina: «Es cosa muy probada 685

»que por sus besos la dueña finca muy engañada,

»ençendimiento grande pone el abrazar al amada,

»toda muger es vençida desqu'esta joya es dada.

»Esto yo no vos otorgo salvo la fabla de mano, 686

»mi madre verná de misa, quiérome ir de aquí temprano,

»non sospeche contra mí que ando con seso vano,

»tiempo verná que podremos fablar vos et yo este verano.»

Fuese mi señora de la fabla su vía 687

desque yo fui naçido nunca vi mejor día,

solás tan plasentero et tan grande alegría

quiso me Dios bien guiar et la ventura mía.

Cuydados munchos me aquexan a que non fallo consejo, 688

si muncho usó la dueña con palabras de trebejo,

puede ser tanta la fama que saliría a conçejo:

así perdería la dueña que sería pesar sobejo.

Si la non digo non uso el amor se perderá, 689

si veye que la olvido, ella otro amará,

el amor con uso creçe, desusando menguará,

do la muger olvidares, ella te olvidará.

Do añadieres la leña creçe sin dubda el fuego, 690

si la leña se tirare el fuego menguará luego,

el amor et la bien querençia creçe con usar juego,

si la muger olvidares poco preçiará tu ruego.

Cuidados tan departidos créçenme de cada parte, 691

con pensamientos contrarios el mi coraçón se parte,

et a la mi muncha cuyta non sé consejo nin arte:

el amor do está firme todos los miedos departe.

Muchas veçes la ventura con su fuerza e poder 692

a muchos omes dexa su propósito faser:

por esto anda el mundo en levantar e en caer:

Dios e el trabajo grande pueden los fados vençer.

Ayuda la ventura al que bien quiere guiar, 693

et a muchos es contraria, puédeles mal estorbar,

el trabajo e el fado suélense acompañar;

pero sin Dios todo esto non puede aprovechar.

Pues que sin Dios non puede prestar cosa que sea, 694

Él guíe la mi obra, Él mi trabajo provea,

porque el mi coraçón vea lo que desea:

el que amén dixiere, lo que cobdiçia vea.

Hermano nin sobrino non quiero por ayuda, 695

quando aquel fuego viníe todo coraçón muda,

una a otro non guarda lealtat, nin la cuda,

amigança, deudo e sangre la muger lo muda.

El cuerdo con buen seso pensar deve las cosas 696

escoja las mejores et dexe las dañosas:

para mensagería personas sospechosas

nunca son a los omes buenas nin provechosas.

Busqué trotaconventos qual me mandó el Amor, 697

de todas las maestrías escogí la mejor,

Dios e la mi ventura que me fue guiador,

açerté en la tienda del sabio corredor.

Fallé una vieja qual avía menester, 698

artera e maestra e de mucho saber,

doña Venus por Pánfilo non pudo más faser

de quanto fiso aquésta por me faser plaser.

Era vieja buhona destas que venden joyas: 699

éstas echan el lazo, éstas cavan las foyas,

non hay tales maestras como éstas viejas troyas,

éstas dan la maçada: si as orejas, oyas.

Como lo an de uso estas tales buhonas, 700

andan de casa en casa vendiendo muchas donas,

non se reguardan d'ellas, están con las personas,

fasen con el mucho viento andar las ataonas.

Desque fue en mi casa esta vieja sabida, 701

díxele: «Madre señora, tan bien seades venida,

»en vuestras manos pongo mi salud e mi vida,

»si vos non me acorredes, mi vida es perdida.

»Oí desir siempre de vos mucho bien e aguisado, 702

»de quantos bienes fasedes al que a vos viene coytado

»como a bien e ayuda quien de vos es ayudado

»por la vuestra buena fama et por vos enviado.

»Quiero fablar convusco bien como en penitençia, 703

»toda cosa que vos diga, oídla en paciençia,

»si non vos, otro non sepa mi quexa e mi dolençia.»

Dis' la vieja: «Pues desidlo, e aved en mí creençia.

»Conmigo seguramente vuestro coraçón fablad, 704

»faré por vos quanto pueda, guardar e vos lealtad.

»Ofiçio de corredores es de mucha poridat,

»más encobiertas cobrimos que mesón de vesindat.

»Si a quantas d'esta villa nos vendemos las alfajas, 705

»sopiesen unos de otros, muchas serían las barajas,

»muchas bodas ayuntamos que viene arrepantajas,

»muchos panderos vendemos, que non suenan las sonajas.»

Yo le dixe: «Amo una dueña sobre quantas yo vi, 706

»ella, si me non engaña, parese que ama a mí,

»por escusar mil peligros fasta hoy lo encobrí,

»toda cosa de este mundo temo mucho e temí.

»De pequeña cosa nasçe fama en la vesindat, 707

»desque nasçe, tarde muere, magüer non sea verdat,

»siempre cada día cresçe con envidia e falsedat,

»poca cosa le empesçe al mesquino en mesquindat.

»Aquí es bien, mi vesina, ruego vos que allá vayades, 708

»et fablad entre vos ambos lo mejor que entendades,

»encobrid todo aquesto lo más mucho que podades,

»açertad aqueste fecho, pues que vierdes las voluntades.»

Dixo: «Yo iré a su casa de esa vuestra vesina, 709

»e le faré tal escanto, e le daré tal atalvina,

»porque esa vuestra llaga sane por mi melesina.

»Desidme, ¿quién es la dueña?» Yo le dixe: «Doña Endrina.»

«La çera que es mucho dura e mucho brosna e elada, 710

»desque ya entre las manos una ves está masnada,

»después con el poco fuego çient veses será doblada,

»doblarse a toda dueña, que sea bien escantada

Díxome, que esta dueña era bien su conosçienta. 711

Yo le dixe: «Por Dios, amiga, guardad vos de sobervienta

Ella dis': «Pues fue casada, creed que se non arrepienta,

»que non ay mula de albarda que la troya non consienta.

»Míembrese vos, buen amigo, de lo que desir se suele, 712

»que çibera en molino el que ante viene, muele,

»mensaje que mucho tarda, a muchos omes demuele

»el omen aperçebido nunca tanto se duele.

»Amigo, non vos durmades, que la dueña que desides, 713

»otro quier' casar con ella, pide lo que vos pedides,

»es omen de buen linage, viene donde vos venides,

»vayan ante vuestros ruegos que los agenos convides.

»Yo lo trayo estorvando por quanto non lo afinco, 714

»ca es omen bien escaso, pero que es muy rico,

»mandome por vestuario una piel e un pellico,

»Diomelo tan bien parado, que nin es grande, nin chico.

»El presente que se da luego, si es grande de valor, 715

»quebranta leyes e fueros, e es del derecho señor,

»a muchos es grand' ayuda, a muchos estorvador,

»tiempo ay que aprovecha, et tiempo ay que fas' peor.

»Esta dueña que desides, mucho es en mi poder 716

»si non por mí, non la puede omen del mundo aver,

»yo sé toda su fasienda, et quanto a de faser,

»por mi consejo lo fase más que non por su querer.

»Non vos diré más rasones, que asás vos e fablado, 717

»de aqueste ofiçio vivo, non e de otro coydado,

»muchas veses e tristesa del laserio ya pasado,

»porque me non es agradeçido, nin me es gualardonado.

»Si me diéredes ayuda de que pase algún poquillo, 718

»e esta dueña e a otras moçetas de cuello albillo,

»yo faré con mi escanto, que se vengan paso a pasillo,

»en aqueste mi farnero las traeré al sarçillo

Yo le dixe: «Madre señora, yo vos quiero bien pagar, 719

»el mi algo et mi casa a todo vuestro mandar,

»de mano tomad pellote, e id, nol' dedes vagar,

»pero ante que vayades, quiero vos yo castigar.

»Todo el vuestro cuydado sea en aqueste feccho, 720

»trabajat en tal manera porque ayades provecho.

»De todo vuestro trabajo avredes ayuda e pecho,

»pensat bien lo que fablardes con seso e con derecho.

»Del comienço fasta el cabo pensat bien lo que digades, 721

»fablat tanto et tal cosa, que non vos arrepintades,

»en la fin está la honra e la deshonra, bien creades,

»do bien acaba la cosa, allí son todas bondades.

»Mejor cosa es al ome, al cuerdo e al entendido, 722

»callar do no le empeçe, et tiénenle por sesudo,

»que fablar lo que non le cumple, porque sea arrepentido

»o piensa bien lo que fablas, o calla, o faste mudo.»

La buhona con farnero va taniendo cascaveles, 723

meniando de sus joyas, sortijas, et alfileres,

desía por fasalejas: «Comprad aquestos manteles.»

Vídola doña Endrina, dixo: «Entrad, non reçeledes.»

Entró la vieja en casa, díxole: «Señora fija, 724

»para esa mano bendicha, quered esta sortija:

»si vos non me descobrierdes, desir vos he una pastija,

»que pensé aquesta noche» (Poco a poco la aguija.)

«Fija, siempre estades en casa ençerrada, 725

»sola envegeçedes, quered alguna vegada

»salir andar en la plaça con vuestra beldat loada,

»entre aquestas paredes non vos prestará nada.

»En aquesta villa mora muy fermosa mançebía, 726

»mançebillos apostados et de buena loçanía,

»en todas buenas costumbres creçen de cada día,

»nunca ver puede omen a tan buena compañía.

»Muy bien me resçiben todos con aquesta pobledat, 727

»el mejor e el más noble de linaje e de beldat

»es don Melón de la Uerta, mançebillo de verdat,

»a todos los otros sobra en fermosura e bondat.

»Todos quantos en su tiempo en esta tierra nasçieron 728

»en riquesas e en costumbres tanto como él non creçieron,

»con los locos fásese loco, los cuerdos d'él bien dixieron,

»manso más que un cordero, nunca pelear lo vieron,

»el sabio vençer al loco con consejo no es tan poco, 729

»con los cuerdos estar cuerdo, con locos fase se loco,

»el cuerdo non enloquese por fablar al roça poco(49)

»yo lo pienso en mi pandero muchas veçes que lo toco.

»Mançebillo en la villa atal non se fallará, 730

»non estraga lo que gana, antes lo goardará,

»creo bien que tal fijo al padre semejará,

»en el beserrillo verá omen el buey que fará.

»El fijo muchas veses como el padre prueba, 731

»en semejar fijo al padre non es cosa tan nueva,

»el coraçón del ome por el coraçón se prueba,

»grand amor et grand saña non puede ser, que no se mueva.

»Ome es de buena vida, et es bien acostumbrado, 732

»creo que casaría él convusco de buen grado;

»si vos lo bien sopiésedes, quál es e quán preçiado,

»vos querríades aquesto que yo vos he fablado.

»A veçes luenga fabla tiene chico provecho, 733

»quien mucho fabla, yerra, díselo el derecho,

»et de comienço chico viene granado fecho,

»a veçes cosa chica fase muy grand despecho.

»Et a veses pequeña fabla bien dicha e chico ruego 734

»obra mucho en los fechos, a veçes recabda luego

»e de chica çentella nasçe grand llama de fuego,

»e vienen grandes peleas a veçes de chico juego.

»Siempre fue mi costumbre e los mis pensamientos 735

»levantar yo de mío, e mover casamientos,

»fablar como en juego tales somovientos

»fasta que yo entienda e vea los talentos.

»Agora, señora fija, desitme vuestro coraçón, 736

»esto que vos he fablado si vos plase o si non

»guardar vos he poridat, çelaré vuestra raçón,

»sin miedo fablat conmigo quantas cosas son.»

Respondiole la dueña con mesura et bien: 737

«Buena muger, desidme: ¿quál es ése o quién,

»que vos tanto loades e quántos bienes tien'?

»Yo pensaré en ello, si para mi convien'»

Dixo Trotaconventos: «¿Quién es, fijas señora? 738

»Es aparado bueno, que Dios vos trajo agora,

»mançebillo guisado, en vuestro barrio mora,

»don Melón de la Uerta, queredlo en buen hora.

»Creedme, fija señora, que quantos vos demandaron 739

»a par de este mançebillo ningunos non llegaron,

»el día que vos nasçistes, fadas albas vos fadaron,

»que para ese buen donayre atal cosa vos guardaron.»

Dixo doña Endrina: «Callad ese predicar, 740

»que ya ese parlero me coydó engañar,

»muchas otras vegadas me vino a retentar,

»mas de mí él nin vos non vos podredes alabar.

»La muger que vos cree las mentiras parlando, 741

»et cree a los omes con mentiras jurando,

»sus manos se contuerçe del coraçón travando,

»que mal se lava la cara con lágrimas llorando.

»Déxame de tus roídos, que yo tengo otros coydados 742

»de muchos que me tienen los mis algos forçados,

»non se viene en miente d'esos malos recabdos,

»nin te cumple agora desirme esos mandados

«A la fe», dixo la vieja, «desque vos ven viuda 743

»sola, sin compañero, non sodes tan temida:

»es la viuda sola más que vaca corrida,

»por ende aquel buen omen vos temía defendida.

»Éste vos tiraría de todos esos pelmasos, 744

»de pleytos, e de afruentas, de vergüenças e de plasos,

»muchos disen que coydan pararvos tales lasos

»fasta que non vos dexen en las puertas llumasos.

»Guardatvos mucho d'esto, señora doña Endrina, 745

»si non contesçervos puede a vos mucho ayna,

»como la abutarda, quando la golondrina

»le dava buen consejo, como buena madrina.»

Enxiemplo de la abutarda y de la golondrina.

«Érase un caçador muy sotil pajarero, 746

fue sembrar cañamones en un viçioso ero,

para faser sus cuerdas et sus lasos et redero,

andava el abutarda çerca en el sendero.

Dixo la golondrina a tórtolas e a pardales, 747

e más al abutarda estas palabras tales:

'Comed aquesta semiente de aquestos eriales,

'que es aquí sembrado por nuestros grandes males.'

Feçieron grande escarnio de lo que les fablava 748

dixieron que se fuese, que locura charlava.

La simiente nasçida, vieron cómo regava

el caçador el cáñamo(50), et non las espantava.

Tornó la golondrina e dixo al abutarda 749

que arrancase(51) la yerba que era ya pujada,

que quien tanto la riega e tanto la escarda

por su mal lo fasía, magüera que se tarda.

Dixo el abutarda: 'Loca, sandia, vana, 750

'siempre estás charlando locura de mañana,

'non quiero tu consejo, vete para villana,

'déxame esta vega tan fermosa e tan llana.'

Fuese la golondrina(52) a casa del caçador, 751

fiso allí su nido quanto pudo mijor,

como era gritadera e mucho gorgeador,

plogó al pajarero, que era madrugador.

Cogido ya el cáñamo e fecha la parança, 752

fuese el pajarero, como solía a caça,

prendió al abutarda, levola a la plaça:

dixo la golondrina: 'Ya sodes en pelaça.'

Luego los ballesteros peláronle las alas, 753

non la dexaron d'ellas si non chicas e ralas,

non quiso buen consejo, cayó en fuertes palas,

guardadvos, doña Endrina, destas paranças malas.

Que muchos se ayuntan e son de un consejo, 754

por astragar lo vuestro, e faser vos mal trebejo,

juran que cada día vos levarán a conçejo,

como al abutarda vos pelarán el pellejo.

Mas éste vos defenderá de toda esta contienda 755

sabe de muchos pleytos, e sabe de leyenda,

ayuda e difiende a quien se le encomienda,

si él non vos defiende non sé quién vos defienda.»

Comenzó su escanto la vieja coytral: 756

«Quando el que buen siglo haya seía en este portal,

»daba sombra a las casas, et relusíe la cal:

»mas do non mora ome, la casa poco val'.

»Así estades, fija viuda e mançebilla, 757

»sola et sin compañero como la tortolilla:

»d'eso creo que estades amariella et magrilla,

»que do son tandas mugeres nunca mengua rensilla.

»Dios bendixo la casa do el buen ome cría, 758

»siempre han gasajado, plaser et alegría,

»por ende tal mançebillo para vos lo querría,

»ante de munchos días veríedes la mejoría.»

Respondió la dueña, dis': «Non me estaría bien 759

»casar ante del año, que a viuda non convien'

»fasta que pase el año de los lutos que tien'

»casarse, ca el luto con esta carga vien'.

«Si yo ante casase sería enfamada, 760

»perdería la manda que a mí es mandada,

»del segundo marido non sería tan onrada,

»terníe que non podría sofrir grand temporada.»

«Fija», dixo la vieja, «el año ya es pasado, 761

»tomad aqueste marido por ome et por velado,

»audémoslo, fablémoslo, tengámoslo çelado

»hado bueno que vos tienen vuestras fadas fadado.

»¿Qué provecho vos tiene vestir este negro paño, 762

»andar envergonzada et con mucho sosaño?

»Señora, dexad duelo et faset el cabo de año,

»nunca la golondrina mejor consejó ogaño.

»Xerga por mal, señora, burel por mal marido 763

»a caballeros et a dueñas es provechos vestido;

»mas débenlo traer poco et faser chico roído,

»grand plaser et chico duelo es de todo ome querido.»

Respondió doña Endrina: «Dexat, non osaría 764

»faser lo que me desides, nin lo que él querría,

»non me digas agora más d'esa ledanía,

»non me afinques tanto luego al primero día.

»Yo non quise fasta agora muncho buen casamiento, 765

»de quantos me rogaron sabes tú amás de çiento,

»si agora tú me sacas de buen entendimiento,

»cobraré mala fama, avré arrepentimiento(53)

............................................................

Asentose el lobo, estudo atendiendo, 766

los carneros valientes vinieron bien corriendo,

cogiéronle al lobo en medio en él feriendo,

él cayó quebrantado, ellos fueron fuyendo:

a cabo de grand pieça levantose estordido, 767

dixo: «Diome el diablo el ageno roído:

»yo ove buen agüero, Dios óvomelo cumplido,

»non quise comer tosino, agora soy escarnido.»

Salió de aquel plado, corrió lo más que pudo, 768

vio en unos fornachos retoçar a menudo

cabrito con las cabras, mucho cabrón cornudo:

«A la fe», dis, «agora se cumple el estornudo(54)

Quando vieron al lobo fueron mal espantados, 769

salieron a reçebirle los más adelantados:

«¡Ay, señor guardiano!» dixieron los barbados,

«Bien venido seades a los vuestros criados.

»Quatro de nos queríamos irvos a convidar 770

»que nuestra sancta fiesta veniésedes a honrar

»desirnos buena misa, et tomar buena yantar,

»pues que Dios vos aduxo, queredla hoy cantar.

»Fiestas de seis capas et de grandes clamores, 771

»fasemos bien grande sin perros e sin pastores,

»vos cantad en vos alta, responderán los cantores,

»ofreçeremos cabritos, los más e los mejores.»

Creóselos el neçio, començó de aullar, 772

los cabrones e las cabras en alta vos balar,

oyéronlo los pastores aquel grand apellidar,

con palos e con mastines viniéronlo a buscar.

Salió más que de paso, fiso ende retorno, 773

pastores e mastines trogiéronlo en torno,

de palos e de pedradas ovo un mal sojorno.

Dixo: «Diome el diablo cantar misa en forno.»

Fuese más adelante çerca de un molino, 774

falló una puerca con mucho buen cochino,

«Ea», dis', «ya d'esta tan buen día me vino,

»que agora se cumple el mi buen adevino.»

Dixo luego el lobo a la puerca bien ansí: 775

«Dios vos dé pas, comadre, que por vos vine yo aquí.

»¿Vos e vuestros fijuelos qué fasedes ay?

»Mandad vos et faré yo, después gobernad a mí.»

La puerca, que se estaba so los sauçes loçanos, 776

fabló contra el lobo, dixo dichos non vanos:

dis: «Señor abad, compadre, con esas santas manos

»bautisat a mis fijuelos, porque mueran christianos.

»Después que vos hayades fecho este sacrifiçio, 777

»ofreçervos los e yo en graçias e en serviçio,

»et vos faredes por ellos un salto sin bolliçio,

»combredes, e folgaredes a la sombra, al viçio

Alaboxe el lobo allí so aquel sauçe 778

por tomar el cochino que so la puerca yase:

diole la puerca del rosco, echole en el cause,

en la canal del molino entró, que mal le plase.

Topolo en derredor a más andar el rodesno, 779

salió más quebrantado, pareçía pecadesno:

bueno le fuera al lobo pagarse con torresno,

non viera tantos males, nin perdiera su presno.

Omen cuerdo non quiera el ofiçio dañoso, 780

non deseche la cosa, de que está deseoso,

de lo que l' pertenese, non sea desdeñoso,

con lo que Dios diere, páselo bien fermoso.

Algunos en sus casas pasan con dos sardinas, 781

en agenas posadas demandan gollerías,

desechan el carnero, piden las adefinas,

desían que non combrían tosino sin gallinas.

Fijo, el mejor cobro de quantos vos habedes 782

es olvidar la cosa que haber non podedes:

lo que non puede ser, nunca lo porfiedes,

lo que faser se puede, por ello trabajedes.

¡Ay de mí con qué cobro tan malo me vinistes! 783

¡Qué nuevas atán malas, tan tristes me trojistes!

¡Ay vieja mata amigos! ¿por qué me lo dixistes?

Tanto bien non me faredes quanto mal me feçistes.

¡Ay viejas pitofleras! mal apresas seades, 784

el mundo revolviendo a todos engañades,

mintiendo, aponiendo, desiendo vanidades,

a los nesçios fasedes las mentiras verdades.

¡Ay! que todos mis miembros comiençan a tremer, 785

mi fuerça, e mi seso e todo mi saber,

mi salud, et mi vida, et todo mi entender

por esperança vana todo se va a perder.

¡Ay, coraçón quejoso, casa desaguisada! 786

¿Por qué matas al cuerpo do tienes tu morada?

¿Por qué amas la dueña, que non te preçia nada?

Coraçón, por tu culpa vivirás vida penada.

Coraçón que quisiste ser preso et tomado 787

de dueña que te tiene por demás olvidado,

posístete en presión, e sospiros, e coydado

penarás ¡ay coraçón! tan olvidado penado.

¡Ay ojos, los mis ojos! ¿por qué vos fustes poner 788

en dueña que non vos quiere, nin catar, nin ver?

Ojos, por vuestra vista vos quesistes perder,

penaredes, mis ojos, penar e amorteçer.

¡Ay, lengua sin ventura! ¿por qué quieres desir? 789

¿por qué quieres fablar? ¿por qué quieres departir

con dueña que non te quiere nin escuchar nin oír?

¡Ay cuerpo tan penado, cómo te vas a morir!

Mugeres alevosas de coraçón traidor, 790

que non avedes miedo, mesura, nin pavor,

de mudar do queredes el vuestro falso amor,

¡ay, muertas vos veades de tal rabia e dolor!

Pues que la mi señora con otro fue casada, 791

la vida de este mundo yo non la preçio nada,

mi vida e mi muerte ésta es señalada,

pues que aver non la puedo, mi muerte es llegada.

Dis': «Loco ¿qué avedes que tanto vos quejades? 792

»por ese quejo vano nada non ganades,

»temprad con el buen seso el pesar que ayades,

»alimpiat vuestras lágrimas, pensat qué fagades.

»Grandes artes demuestra el mucho menester, 793

»pensando los peligros podedes estorçer,

»quiçá el grand trabajo puede vos acorrer,

»Dios e el uso grande fasen los fados volver

Yo le dixe: «¿Quál arte, quál trabajo, quál sentido 794

»sanará golpe tan grande de tal dolor venido?

»Pues a la mi señora cras le darán marido,

»toda la mi esperança pereçe, e perdido.

»Fasta que su marido pueble el çementerio, 795

»non casaría conmigo, ca sería adulterio;

»en nada es tornado todo el mi laçerio,

»veo el daño grande, et demás el haçerio

Dixo la buena vieja: «En hora muy chiquilla 796

»sana dolor muy grand', e sale grand' postilla,

»después de las muchas luvias viene buen' orilla,

»en pos de los grandes nublos grand' sol e sombrilla.

»Viene salud e vida después de grand' dolençia, 797

»vienen muchos plaseres después de la tristençia,

»conortadvos, amigo, et tened buena creençia,

»cerca son vuestros gosos de la vuestra querençia.

»Doña Endrina es vuestra, e fará mi mandado, 798

»non quiere ella casarse con otro ome nado,

»todo el su deseo en vos está firmado,

»si mucho la amades, más vos tiene amado.»

«Señora madre vieja, ¿qué me desides agora? 799

»Fasedes como madre, quando el moçuelo llora,

»que le dise falagos, porque calle esa hora,

»por eso me desides, que es mía mi señora.

»Ansí fasedes, madre, vos a mí por ventura, 800

»porque pierda tristesa, dolor e amargura,

»porque tome conorte, e porque aya folgura,

»¿desídesme joguetes, o fabládesme en cordura?»

Estonçe dixo la vieja: «Ansí al amador, 801

»como al ave que sale de manos del aszor,

»en todo logar tiene, que está el caçador,

»que la quiere levar siempre tiene temor.

»Creed que verdat digo, e ansí lo fallaredes, 802

»si verdat le dixistes, e amor le avedes,

»ella verdat me dixo, quiere lo que vos queredes,

»perdet esa tristesa, que vos lo probaredes.

»La fin muchas de veses non puede recudir 803

»con el comienço suyo, nin se puede seguir;

»el curso de los fados non puede omen desir,

»sólo Dios e non otro sabe, qué es por venir.

»Estorva grandes fechos pequeña ocasión, 804

»desesperar el omen es perder coraçón,

»el grand' trabajo cumple quantos deseos son,

»muchas veses allega riquesa a montón.

»Todo nuestro trabajo et nuestra esperança 805

»está en aventura, está en la balança,

»por buen comienzo espera omen la buena andança,

»a veses viene la cosa, pero faga tardança.»

«Madre, vos non podedes conoçer o asmar 806

»si me ama la dueña, o si me querrá amar

»que quien amores tiene, no los puede çelar

»en gestos, o en sospiros, o en color, o en fablar.»

«Amigo», dis la vieja, «en la dueña lo veo, 807

»que vos quiere, e vos ama, e tiene de vos deseo:

»quando de vos le fablo, e a ella oteo,

»todo se le demuda el color, e el deseo.

»Yo a las de vegadas mucho cansada callo, 808

»ella me dis' que fable, e non quiera dexallo,

»fago que me non acuerdo, ella va començallo,

»óyeme dulçemente, muchas señales fallo.

»En el mi cuello echa los sus brazos entrambos, 809

»ansí una grand pieça en uno nos estamos,

»siempre de vos desimos, en ál nunca fablamos,

»quando alguno viene, otra raçón mudamos.

»Los labrios de la boca tíembranle un poquillo, 810

»el color se le muda bermejo e amarillo,

»el coraçón le salta ansí, a menudillo,

»apriétame mis dedos en sus manos quedillo.

»Cada que vuestro nombre yo le estó desiendo, 811

»otéame, e sospira, e está comediendo,

»aviva más el ojo, e está toda bulliendo,

»paresçe que convusco non se estaría dormiendo.

»En otras cosas muchas entiendo esta trama, 812

»ella non me lo niega, ante dis' que vos ama,

»si por vos non menguare, abajarse ha la rama,

»et verná doña Endrina, si la vieja la llama.»

«Señora madre vieja, la mi plasentería, 813

»por vos mi esperança siente ya mejoría,

»por la vuestra ayuda creçe mi alegría,

»non cansedes vos, madre, seguidla cada día.

»Tira muchos provechos a veses la peresa, 814

»a muchos aprovecha una ardit sotilesa,

»complid vuestro trabajo, y acabad la noblesa,

»perderla por tardança sería grand avolesa

«Amigo, segund creo, por mí avredes conorte, 815

»por mí verná la dueña andar al estricote,

»mas yo de vos non tengo si non este pellote,

»si buen manjar queredes, pagad bien el escote.

»A veses non fasemos todo lo que desimos, 816

»et quanto prometemos quisá non lo complimos,

»al mandar somos largos, et al dar escasos primos,

»por vanas promisiones trabajamos, servimos.»

«Madre, vos non temades que en mentira vos ande, 817

»ca engañar al poble es pecado muy grande,

»yo non vos engañaría, nin Dios nunca lo mande,

»si vos yo engañare, él a mí lo demande.

»En lo que nos fablamos, fiusa tener debemos, 818

»en la firme palabra es la fe que tenemos,

»si en algo menguamos de lo que prometemos,

»es vergüenza e mengua, si complir lo podemos.»

«Eso», dixo la vieja, «bien se dise fermoso: 819

»mas el poble coytado siempre está temeroso

»que será soberbiado del rico poderoso:

»por chica raçón pierde el poble e el coytoso.

»El derecho del poble piérdese muy ayna, 820

»al poble e al menguado e a la poble mesquina

»el rico los quebranta, su soberbia los enclina;

»non son más preçiados que la seca sardina.

»En toda parte anda poca fe e grand fallía 821

»encúbrase en cabo con mucha artería,

»non ha el aventura contra el fado valía,

»a las veses espanta la mar, e fase buen orilla.

»Lo que me prometistes póngolo en aventura, 822

»lo que yo vos prometí tomad, et habed folgura,

»quiérome ir a la dueña, rogarle he por mesura,

»que venga a mi posada a vos fablar segura.

»Si por aventura yo solos vos podíes juntar 823

»ruego vos que seades ome do fuer' lugar,

»el su coraçón de ella non sabe ál amar

»dar vos ha en chica hora lo que queredes far

Fue a casa de la dueña, dixo: «¿Quién mora aquí?» 824

Respondiole la madre: «¿Quién es que llama y

«Señora doña Rama, yo que por mi mal os vi,

»que las mis fadas negras non se parten de mí.»

Díxole doña Rama: «¿Cómo venides, amiga?» 825

«¿Cómo vengo, señora, non sé cómo lo diga,

»corrida e amarga: que me dis' toda enemiga

»uno, non sé quién es, mayor que aquella viga.

»Ándame todo el día como a çierva corriendo, 826

»como el diablo al rico omen, ansí me anda siguiendo,

»que l' lieve la sortija, que traía vendiendo,

»está lleno de doblas, fascas que non lo entiendo».

Desque oyó esto la risoña vieja 827

dexola con la fija, et fuese a la calleja,

comenzol' la buhona a desir otra conseja,

a la raçón primera tornole la pelleja.

Dis': «Ya lévase el uerco la vieja reselosa 828

»que por ello convusco fablar omen non osa;

»pues qué, fija señora ¿cómo está nuestra cosa?

»Veo vos bien loçana, bien gordilla, e fermosa».

Preguntol' la dueña: «¿Pues qué nuevas de aquél?» 829

Dis la vieja: «¿Qué nuevas? ¿Qué sé yo qué es dél?

»mesquino e magrillo non hay más carne en él

»que en pollo enverniso después de Sant Miguel.

»El grand fuego non puede cobrir la su llama, 830

»nin el grande amor non puede encobrir lo que ama,

»ya la vuestra manera entiéndela ya mi alma,

»mi coraçón con dolor sus lágrimas derrama.

»Porque veo, e conosco en vos cada vegada, 831

»que sodes de aquel omen lozanamente amada,

»su color amarillo, e la su fas mudada

»en todos los sus fechos vos trae antojada.

»Et vos dél non habedes nin coyta nin embargo, 832

»desídesme non, magüer que siempre vos encargo

»con tantas demesuras de aquel omen tan largo,

»que lo traedes muerto, perdido, e penado.

»Si anda, o si queda, en vos está pensando, 833

»los ojos façia tierra non queda sospirando,

»apretando sus manos en su cabo fablando,

»rabiosa vos veades, doledvos fasta quando.

»El mesquino siempre anda con aquesta tristesa, 834

»¡Par Dios! mal día él vido la vuestra grand duresa,

»de noche e de día trabaja sin peresa,

»mas non le aprovecha arte nin sotilesa.

»De tierra mucho dura fruta non sale buena, 835

»¿quién si non el mesquino siembra en el arena?

»Saca galardón poco, grand' trabajo, e grand' pena

»anda devaneando el pes con la ballena.

»Primero por la talla él fue de vos pagado, 836

»después con vuestra fabla fue mucho enamorado,

»por aquestas dos cosas fue mucho engañado,

»de lo que le prometistes, non es cosa guardado.

»Desque con él fablastes, más muerto lo traedes, 837

»pero que vos callades, tan bien como él ardedes

»descobrid vuestra llaga, si non ansí morredes,

»el fuego encobierto vos mata et penaredes.

»Desidme de todo en todo bien vuestra voluntat, 838

»quál es vuestro talente, desidme la verdat,

»o bien lo fagamos, o bien lo dejat,

»que venir acá cada día non sería poridat

«El grand amor me mata el su fuego parejo, 839

»pero quanto me fuerza aprémiame sobejo,

»el miedo e la vergüenza defiéndeme el trebejo,

»a la mi queja grande non le fallo consejo.»

«Fija, perdet el miedo que se toma sin raçón, 840

»en casar vos en uno, aquí non hay trayçión,

»éste es su deseo, tal es su coraçón,

»de casarse convusco a ley e bendiçión.

»Entiendo su grand coyta en más de mil maneras, 841

»dise a mí llorando palabras manselleras:

»doña Endrina me mata, e non sus compañeras,

»ella sanar me puede, e non las cantaderas.

»Desque veo sus lágrimas, e quán bien lo departe, 842

»con piedat e coyta yo lloro por quel' farte;

»pero en mi talante alégrome en parte,

»porque veo, que vos ama e vos quiere sin arte.

»En todo paro mientes, más de quanto coydades, 843

»et veo que entre amos por egual vos amades,

»con el entendimiento morides, et penades,

»pues el amor lo quiere ¿por qué non vos casades?»

«Lo que tú me demandas yo eso cobdiçio, 844

»si mi madre quisiese otorgar el ofiçio;

»más que nos ál queramos, por vos faser serviçio,

»tal lugar non habremos para plaser et viçio.

»Que yo mucho faría por mi amor de Fita, 845

»mas guárdame mi madre, de mí nunca se quita.»

Dixo Trotaconventos a la vieja Pepita:

«Ya la crus la levase con el agua bendita.

»El amor cobdiçioso quiebla caustras et puertas, 846

»vençe a todas guardas, e tiénelas por muertas:

»dexa el miedo vano e sospechas non çiertas,

»las fuertes çerraduras le paresçen abiertas.»

Dixo doña Endrina a la mi vieja paga: 847

«Mi coraçón te he dicho, mi deseo, e mi llaga,

»pues mi voluntad ves, conséjame qué faga,

»por me dar tu consejo vergüenza en ti non yaga.

»Es maldat et falsía las mugeres engañar, 848

»grand' pecado e deshonra en las ansí dañar,

»vergüenza que fagades yo he de çelar,

»mis fechos e la fama, esto me fas' dubdar.

»Mas el que contra mí por acusar me venga 849

»tómeme por palabra, a la peor se tenga,

»faga quanto podiere, en ello se atenga,

»o callará vençido, o váyase por menga.

»Venga qualsequier conmigo a departir, 850

»todo lo peor diga que podiere desir,

»que aquel buen mançebo dulçe amor e sin fallir,

»él será en nuestra ayuda que lo fará desdesir.

»La fama non sonará, yo la guardaré bien, 851

»el mormullo e el roydo que lo digan no ay quién

»sin vergüença es el fecho, pues tantas carreras tien':

»maravíllome, señora, esto porque se detien'.»

«¡Ay Dios!», dixo la dueña, «¡el coraçón del amador 852

»en quántas guisas se vuelve con miedo e con temor!

»Acá e allá lo trexna el su quejoso amor,

»et de los muchos peligros non sabe quál es peor.

»Las penas desacordadas cánsanme noche e día, 853

»lo que el amor desea mi coraçón lo querría,

»grand temor gelo defiende que mesturada sería,

»¿quál corazón tan seguido de tanto non cansaría?

»Non sabe qué se faga, siempre anda descaminado, 854

»ruega, e rogando creçe la llaga del enamorado,

»con él mi amor quejoso fasta aquí he porfiado,

»mi porfía él la vençe, es más fuerte apoderado.

»Con aquestos pesares tráeme muy quebrantada, 855

»su porfía e su grand' queja ya me trae cansada,

»alégrome con mi tristesa, lasa mas enamorada,

»más quiero morir su muerte, que vevir penada.

»Quanto más malas palabras omen dise e las entiende, 856

»tanto más en la pelea se aviva e se ençiende,

»quantas más dulçes palabras la dueña de amor atiende,

»a tanto más doña Venus la flecha e la ençiende.

»Et pues que nos non podedes amatar la vuestra llama 857

»fased bien su mandado del amor que vos ama,

»fija, la vuestra porfía a vos mata et derrama,

»los plaseres de la vida perdedes si non se mata.

»Vos de noche et de día lo vedes, bien vos digo, 858

»en el vuestro coraçón al omen vuestro amigo,

»él a vos ansí vos trae en su coraçón consigo,

»acabad vuestros deseos, matadvos con enemigo.

»Tan bien a vos como a él este coydado vos aterra, 859

»vuestras fases et vuestros ojos andan en color de tierra,

»darvos ha muerte a entrambos la tardança e la destierra,

»quien no cree los mis dichos, más lo falle e más lo yerra.

»Mas çierto, fija señora, yo creo que vos coydades 860

»olvidar o escusar aquello que más amades;

»esto vos non lo pensedes, nin coydedes, nin creades,

»que si non la muerte sola non parte las voluntades.

»Verdat es que los plaseres conortan a las deveses, 861

»por ende, fija señora, id a mi casa a veses,

»jugaremos a la pella e a otros juegos raeses,

»jugaredes, e folgaredes, e dar vos he ¡ay que nueçes!

»Nunca está mi tienda sin fruta a las loçanas, 862

»muchas peras, e durasnos ¡qué cidras e qué manzanas!

»¡qué castañas, qué piñones, e qué muchas avellanas!

»Las que vos queredes mucho éstas vos serán más sanas.

»Desde aquí a la mi tienda non ay si non una pasada 863

»en pellote vos iredes como por vuestra morada,

»toda es aquí un barrio e vesindat poblada,

»poco a poco nos iremos jugando sin reguarda.

»Id vos tan seguramente conmigo a la mi tienda 864

»como a vuestra casa a tomar buena merienda,

»nunca Dios lo quiera, fija, que de allí nasca contienda,

»iremos calla callando, que otre non nos lo entienda.»

Los omes muchas vegadas con el grand afincamiento 865

otorgan lo que non deven, mudan su entendimiento,

quando es ya fecho el daño, viene el arrepentimiento,

ciega es la muger seguida, non tiene seso nin tiento.

Muger e liebre seguida mucho corrida conquista, 866

pierde el entendimiento, çiega e pierde la vista,

non ve redes nin lasos, en los ojos tiene arista,

andan por escarneçerla, coyda que es amada e quista.

Otorgole doña Endrina de ir con ella fablar 867

a tomar de la su fruta, e a la pella jugar.

«Señora», dixo la vieja, «cras avremos buen vagar,

»yo me verné para vos, quando viere que ay logar.»

Vínome Trotaconventos alegre con el mandado, 868

«Amigo», dis' «¿cómo estades? Id perdiendo coydado;

»el encantador malo saca la culebra del forado,

»cras verná fablar convusco, yo lo dexo recabdado.

»Bien sé, que dis' verdat vuestro proverbio chico, 869

»que el romero fito que siempre saca çatico,

»sed cras omen, non vos tengan por çenico,

»tratad vuestro casamiento quando y yo non finco(55).

»Catad non emperesedes, acordadvos de la fablilla, 870

»quando te dan la cablilla, acorre con la soguilla,

»recabdat lo que queredes, non vos tenga por çestilla,

»que más mal' vergüença en fas, que en coraçón mansilla(56)

De cómo doña Endrina fue a casa de la vieja, e el

arçipreste acabó lo que quiso.

Después fue de Santiago otro día seguiente, 871

a hora de medio día, quando yanta la gente,

vino doña Endrina con la mi vieja sabiente,

entró con ella en su tienda bien sosegamente.

Como lo mi vejesuela me avía aperçebido, 872

non me detove mucho, para allá fui luego ido;

fallé la puerta çerrada, mas la vieja bien me vido:

«¡Yuy!» dis', «¿qué es aquello, que fas' aquel roído;

»es omen o es viento? Creo que es omen, non miento, 873

»vedes, vedes, cómo otea el pecado carboniento:

»es aquél, non es aquél e me semeja, yo lo siento

»a la fe, aquél es don Melón, yo lo conosco, yo lo viento.

»Aquélla es la su casa, e su ojo de becerro, 874

»catat, catat, cómo asecha, barrúntanos como perro,

»allí rabiaría agora que non puede tirar el fierro.

»Mas quebrantaría las puertas, menéalas como çencerro.

»Cierto, aquí quiere entrar; mas ¿por qué yo non le fablo? 875

»don Melón, tiradvos dende ¿tróxovos y el diablo?

»Non queblantedes mis puertas, que del abad de Sant Pablo

»las ove ganado, non posistes ay un clavo.

»Yo vos abriré la puerta, esperat, non la quebredes, 876

»et con bien e con sosiego desid si algo queredes,

»luego vos id de mi puerta, non vos alhaonedes,

»entrad mucho en buena hora, yo veré lo que faredes.»

«¡Señora doña Endrina, vos, la mi enamorada! 877

»Vieja ¿por eso teníades a mí la puerta çerrada?

»Tan buen día es hoy este que fallé a tal çelada,

»Dios et mi buena ventura me la tovieron guardada.

............................................................(57)

»Quando yo salí de casa, pues que veíades las redes, 878

»¿por qué fincábades con él sola entre estas paredes?

»A mí non rebtedes, fija, que vos lo meresçedes,

»el mejor cobro que tenedes, vuestro mal que lo calledes.

»Menos de mal será que esto poco çeledes, 879

»que non que vos descobrades, et ansí vos pregonedes,

»casamiento que vos venga por esto non lo perderedes,

»mejor me paresçe esto que non que vos enfamedes.

»Et pues que vos desides, que es el daño fecho, 880

»defiéndavos et ayúdevos a tuerto e derecho,

»fija, a daño fecho aved ruego, et pecho,

»callad, guardat la fama, non salga de so techo.

»Si non parlase la picaza más que la codornís, 881

»non la colgarían en la plaza, nin reirían de lo que dis';

»castigadvos, amiga, de otra tal contraís,

»que todos los omes fasen como don Melón Ortís.»

Doña Endrina le dixo: «¡Ay, viejas tan perdidas! 882

»a las mugeres traedes engañadas, vendidas;

»ayer mil cobros me dabas, mil artes, mil salidas,

»hoy, que escarnida, todas me son fallidas

Si las aves lo podiesen bien saber et entender, 883

quántos lazos los paran, non las podrían prender

quando el laso ven, ya las lievan a vender,

mueren por el poco çebo, non se pueden defender,

si los peçes de las aguas, quando ven el ansuelo, 884

ya el pescador los tiene, et los trae por el suelo;

la muger ve su daño quando ya finca con duelo,

non la quieren los parientes, padre, madre, nin abuelo.

El que la ha desonrada, déxala, non la mantiene, 885

vase perder por el mundo, pues otro cobro non tiene,

pierde el cuerpo e el alma, a muchos esto aviene;

pues otro cobro non he, así faser me conviene.

Está en los antiguos seso e sabiençia, 886

es en el mucho tiempo el saber e la çiençia,

la mi vieja maestra hobo ya conçiençia,

et dio en este pleyto una buena sentençia.

El cuerdo gravemente non se debe quejar, 887

quando el quejamiento non le puede pro tornar;

lo que nunca se puede reparar nin emendar,

débelo cuerdamente sofrir e endurar.

A las grandes dolençias, a las desaventuras, 888

a los acaesçimientos, a los yerros de locuras,

debe buscar consejo, melesinas, e curas:

el sabidor se prueba en coytas e en presuras.

La ira, la discordia a los amigos mal fas', 889

pone sospechas malas en el cuerpo do yas',

habed entre vos ambos concordia e pas,

el pesar et la saña tornadlo en buen solás.

«Pues que por mí, desides, que el daño es venido, 890

»por mí quiero que sea el vuestro bien habido:

»vos sed muger suya, e él vuestro marido,

»todo vuestro deseo es bien por mí complido.»

Doña Endrina e don Melón en uno casados son, 891

alégranse las compañas en las bodas con raçón,

si villanías he dicho, haya de vos perdón,

que lo feo del estoria dis' Pánfilo e Nasón.

Del castigo qu'el arçipreste da a las dueñas, e de los

nombles del alcagüeta.

Dueñas, abed orejas, oíd buena liçión, 892

entendet bien las fablas, e guardatvos del varón,

guardatvos, non vos contesca, como con el león

al asno sin orejas e sin su coraçón.

El león fue doliente, dolíale la testa, 893

quando fue sano della que la traía en fiesta,

todas las animalias un domingo en la siesta

vinieron ant'él todos a faser buena fiesta.

Estaba y el burro, fesieron dél joglar, 894

como estaba bien gordo comenzó a retozar,

su atambor taniendo bien alto a rebusnar

al león e a los otros queríales atronar.

Con las sus cazurrías el león fue sañudo, 895

quiso abrillo todo, alcanzar non lo puedo,

su atambor taniendo fuese, más y non estudo,

sentiose por escarnido el león del orejudo.

El león dixo luego, que merçed le faría, 896

mandó que lo llamasen, que la fiesta honraría,

quanto él demandase, tanto le otogaría;

la gulhara juglara dixo, que l' llamaría.

Fuese la raposilla donde el asno andaba 897

paçiendo en un prado, también lo saludaba:

«Señor», dixo, «confrade, vuestro solás honraba

»a todos, e agora non vale una fava.

»Más valía vuestra albuélvola e vuestro buen solás, 898

»vuestro atambor sonante, los sonetes que fas',

»que toda nuestra fiesta; al león mucho plas',

»que tornedes al juego en salvo e en pas.»

Creó falsos falagos, él escapó peor, 899

tornose a la fiesta baylando el cantador,

non sabía la manera el burro de señor,

escota juglar neçio el son del atambor.

Como el león tenía sus monteros armados, 900

prendieron a don burro, como eran castigados,

al león le troxieron, abriol' por los costados,

de la su seguranza son todos espantados.

Mandó el león al lobo con sus uñas parejas 901

que lo guardase todo mejor que las ovejas:

quanto el león traspuso una o dos callejas,

el coraçón el lobo comió e las orejas.

Quando el león vino por comer saborado, 902

pidió al lobo el asno que le había encomendado;

sin coraçón e sin orejas tróxolo desfigurado,

el león contra el lobo fue sañudo e airado.

Dixo el león al lobo, que'l asno tal nasçiera, 903

que si él coraçón et orejas toviera,

entendiera sus mañas, e sus nuevas oyera,

mas que lo non tenía, e por ende veniera.

Así, señoras dueñas, entended el romançe, 904

guardadvos de amor loco, non vos prenda, nin alcance,

abrid vuestras orejas, vuestro coraçón se lançe

en amor de Dios limpio, amor loco no l' trançe.

La que por desaventura es e fue engañada, 905

guárdese que non torne al mal otra vegada:

de coraçón et de orejas non quiera ser menguada,

en agena cabeza sea bien castigada.

En muchas engañadas castigo e seso tome, 906

non quieran amor falso, loco riso non asome,

ya oístes que asno de muchos lobos lo comen,

non me maldigan algunos que por esto se encone.

De fabla chica dañosa guárdese muger falaguera, 907

que de un grano de agrás se fase mucha dentera:

de una nues chica nasçe grand árbor de noguera,

e muchas espigas nasçen de un grano de çibera.

Andan por todo el pueblo della muchos desires, 908

muchos después la enfaman con escarnios e reíres:

dueña, por te desir esto non te asañes, nin te aíres,

mis fablas e mis fasañas, ruégote, que bien las mires.

Entiende bien mi estoria de la fija del Endrino 909

díxela por te dar ensiempro, non porque a mí vino,

guárdate de falsa vieja, de riso de mal vesino.

Sola con ome non te fíes, nin te llegues al espino.

Seyendo yo después desto sin amor e con cuidado, 910

vi una apuesta dueña ser en su estrado,

mi coraçón en punto levómelo forzado,

de dueña que yo viese nunca fui tan pagado.

De talla la mejor de quantas yo ver pud', 911

niña de pocos días, rica et de vertud,

fermosa, fidalga, e de mucha joventud,

nunca vi tal como ésta, Dios me dé salud.

Apuesta et lozana e dueña de linaje, 912

poco salía de casa, era como salvaje.

Busqué trotaconventos, que siguiese este viaje

que éstas son comienzo para el loco pasaje.

Sabed que non busqué otro Fernand García, 913

nin lo coydo buscar para mensajería,

nunca se omen bien falla de mala compañía,

de mensajero malo guárdeme Santa María.

Aquesta mensajera fue vieja bien leal, 914

cada día llegava la fabla, mas non ál:

en esta pleytesía puso femençia tal,

que çerca de la villa puso el arrabal.

Luego en el comienço fis' aquestos cantares, 915

levógelos la vieja con otros adamares:

«Señora», dis', «compradme aquestos almajares

La dueña dixo: «Pláseme desque me los mostrares.»

Començó a encantalla, díxole: «Señora fija, 916

»catad aquí que vos trayo esta preciosa sortija,

»dan vos ésta (poco a poco la aguija)

»si me non mesturades, diré vos una pastija

Dis': «Yo sé quién vos querría más cada día ver, 917

»que quien le diese esta villa con todo su aver;

»señora, non querades tan horaña ser,

»quered salir al mundo, aquí vos Dios fiso nasçer(58)

Encantola de guisa, que la enveleñó, 918

diole aquestas cántigas, la cinta le ciñó,

en dándole la sortija del ojo le guiñó,

somoviola ya quanto, e bien lo adeliñó.

Como dise la fabla, que del sabio se saca, 919

que çedaçuelo nuevo tres días en estaca,

díxome esta vieja (por nombre ha Urraca)

que non querría ser más rapaça nin bellaca(59).

Yo le dixe como en juego: «Picaça parladera, 920

»non tomes el sendero, e dexes la carrera,

»sirve do avrás pro, pues sabes la manera,

»que non mengua cabestro a quien tiene çibera

Non me acordé estonçe d'esta chica parlilla, 921

que juga jugando dise el omen grand mansilla:

fue sañuda la vieja tanto que a maravilla,

toda la poridat fue luego descobrilla.

Fue la dueña guardada quanto su madre pudo, 922

non la podía ver así tan a menudo:

ayna yerra omen que non es aperçebudo;

o piensa bien qué fables, o calla, faste mudo,

probelo en Urraca, dótelo por consejo, 923

que nunca mal retrayas a furto nin en conçejo,

desque tu poridat yase en tu pellejo,

que como el verdadero non ay tan mal trebejo.

A la tal mensajera nunca(60) le digas maça, 924

bien o mal como gorgee, nunca le digas picaça,

señuelo, cobertera, almadana, coraça,

aldaba, trainel, cabestro, nin almohaça.

Garabato, nin tía, cordel, nin cobertor, 925

escofina, avancuerda, nin rascador,

pala, agusadera, freno, nin corredor,

nin badil, nin tenasas, nin ansuelo pescador.

Campana, travilla, alcahueta, nin porra, 926

jáquima, adalid, nin guía, nin andorra,

nunca le digas trotera, aunque por ti corra:

creo, que si esto goardares, que la vieja te acorra.

Aguijón, escalera, nin avejón, nin losa, 927

traílla, nin trechón, nin registro, nin glosa:

desir todos sus nombles es a nos fuerte cosa,

nombles e maestrías más tienen que raposa.

Como dise un dicho, que coyta non ay ley 928

coytándome Amor, mi señor et mi rey,

doliéndome de la dueña mucho esto non crey

que estaba coytada como oveja sin grey.

Ove con la grand' coyta rogar a la mi vieja, 929

que quisies' perder saña de la mala conseja:

la liebre del covil sácala la comadreja,

de prieto fasen blanco, volviéndole la pelleja.

«Alahe», dis', «arcipreste, vieja con coyta trota, 930

»e tal fasedes vos, porque non tenedes otra,

»tal vieja para vos guardadla, que conorta,

»que mano besa ome, que la querría ver corta.

»Nunca jamás vos contesca e lo que dixe apodo: 931

»yo lo desdiré muy bien, e lo desfaré del todo,

»así como se desfase entre los pies el lodo,

»yo daré a todo çima, e lo traeré a rodo.

»Nunca digas nombre malo nin de fealdat, 932

»llamatme buen amor, e faré yo lealtat,

»ca de buena palabra, págase la vesindat,

»el buen desir non cuesta más que la neçedat.»

Por amor de la vieja e por desir raçón, 933

buen amor dixe al libro e a ella toda saçón:

desque bien la guarde, ella me dio mucho don:

non ay pecado sin pena, nin bien sin galardón.

Fiso grand maestría et sotil travesura, 934

físose loca pública andando sin vestidura,

dixo luego la gente: «Dé Dios mala ventura

»a vieja de mal seso, que fase tal locura.»

Disen por cada cantón, que sea mal apreso, 935

quien nunca vieja loca creyese tal mal seso

de lo que ante creían, fue cada uno represo,

dixe yo: «En mano de vieja nunca di mejor beso.»

Fue a pocos de días amatada la fama, 936

a la dueña non la guardan su madre nin su ama;

torneme a mi vieja como a buena rama,

quien tal vieja toviere, guárdela como al alma.

Físose corredera de las que venden joyas, 937

ya vos dixe que éstas paran cabas et foyas,

non ay tales maestras como estas viejas troyas:

éstas dan la maçada: si as orejas, oyas.

Otrosí vos dixe, que estas tales buhonas 938

andan de casa en casa vendiendo muchas donas,

non se guarda d'ellas, están con las personas,

fasen con el su viento andar las ataonas.

La mi leal Urraca, que Dios me la mantenga, 939

tovo en lo que puso, non lo fas' toda menga,

dis: «Quiero me aventurar a quiquier que me venga,

»et faser que la pella en rodar non se tenga.

»Agora es el tiempo, pues que ya non la guardan, 940

»con mi buhonera de mí non se guardan,

»quanto de vos dixieron, yo faré que lo padan,

»ca do viejos non lidian, los cuervos non gradan

Si la enfechisó, o si le dio atincar, 941

o si le dio rainela, o si le dio mohalinar,

o si le dio ponçoña, o algund adamar,

mucho ayna la sopo de su seso sacar(61).

Como fase venir el señuelo al falcón, 942

así fiso venir Urraca la dueña al rincón,

ca dis' vos, amigo, que las fablas verdat son:

sé que el perro viejo non ladra a tocón.

Como es natural cosa el nasçer e el morir, 943

ovo por mal pecado la dueña a fallir,

murió a pocos días, non lo puedo desir:

Dios perdone su alma, e quiérala resçebir.

Con el triste quebranto et con el grand pesar 944

yo caí en la cama, e coydé peligrar,

pasaron bien dos días, que me non pud' levantar,

dixe yo: «¡Qué buen manjar, si non por el escotar

De la vieja que vino al arçipreste y de lo que le

contesçió con ella.

El mes era de março, salido el verano 945

vínome ver una vieja, díxome luego de mano:

«Moço malo, moço malo, más val' enfermo que sano.»

Yo trabé luego d'ella, et fablele en seso vano.

Con su pesar la vieja díxome muchas veses:

«Arçipreste, más es el roído que las nueses.» 946

Dixe yo: «¡Diome el diablo estas viejas raheses,

»desque an bebido el vino, disen mal de las feses!»

De toda la laseria et de todo este cojijo 947

fis' cantares caçurros de quanto mal me dixo;

non fuyan d'ello las dueñas, nin los tengo por lijo,

ca nunca los oyó dueña, que d'ellos mucho non rijo.

A vos, dueñas señoras, por vuestra cortesía 948

demando vos perdón, que sabed que non querría

aver saña de vos: ca de pesar morría,

consentid entre los sesos una tal bavoquía.

Por me lo otorgar, señoras, escrebirvos he grand saçón 949

de dicho e de fecho e de todo coraçón,

non puede ser que non yerre omen en grand raçón,

el oidor cortés tenga presto el perdón.

De cómo el arçipreste fue a provar la sierra e de lo

que le contesçió con la serrana.

Provar todas las cosas el apóstol lo manda: 950

fui a provar la sierra, e fis loca demanda:

luego perdí la mula, non fallava vianda,

quien más de pan de trigo busca, sin seso anda.

El mes era de março, día de Sant Meder 951

pasado el puerto Loçoya fui camino prender

de nieve e de graniso non ove do me absconder

quien busca lo que non pierde, lo que tien debe perder(62).

Ençima de este puerto vime en rebata, 952

fallé una vaquerisa çerca de una mata:

preguntele, quién era respondiome la chata:

«Yo la chata resia, que a los omes ata(63).

»Yo goardo el portadgo et el peage cojo, 953

»el que de grado me paga, non le fago enojo,

»el que non quiere pagar, priado lo despojo;

»págame, si non verás, cómo trillan rastrojo.»

detúvome el camino, como era estrecho, 954

una vereda estrecha, vaqueros la avían fecho,

desque me vi en coyta, arresido, mal trecho,

«Amiga», díxel', «amidos fase el can barbecho,

»déxame pasar, amiga, darte he joyas de sierra, 955

»si quieres, dime quáles usan en esta tierra,

»ca, segund es la fabla, quien pregunta non yerra,

»et por Dios dame posada, que el frío me atierra.»

Respondiome la chata: «Quien pide non escoge, 956

»prométeme que quiera antes que me enoje,

»non temas, si m' das algo, que la nieve mucho moje

»conséjote que te avengas antes que te despoje.»

Como dise la vieja quando bebe su madeja; 957

«Comadre, quien más non puede amidos morir se dexa.»

Yo desque me vi con miedo, con frío e con quexa

mandele pancha con broncha e con çorrón de coneja,

echome a su pescueso por las buenas respuestas, 958

et a mí non me pesó, porque me llevó a cuestas:

escusome de pasar los arroyos et las cuestas,

fis' de lo que y pasó las copras de yuso puestas.

Cántica de serrana.

Pasando una mañana por el puerto de Malagosto 959

salteome una serrana a la asomada del rostro,

«Fa de maja», dis' «¿dónde andas, qué buscas o qué demandas

»por aqueste puerto angosto?(64)»

Díxele yo a la pregunta: «Vome fasia Sotos albos.» 960

Dis: «El pecado barruntas en fablar verbos tan blavos:

»que por esta encontrada, que yo tengo guardada,

»non pasan los omes salvos.»

Paróseme en el sendero la gaha roín heda: 961

«Alahe,», dis', «escudero, aquí estaré yo queda:

»fasta que algo me prometas, por mucho que te arremetas

»non pasarás la vereda.»

Díxele yo: «¡Por Dios, vaquera, non me estorves mi jornada, 962

»tírate de la carrera, que non tray para ti nada.»

Ella dis: «Dende te torna, por Somosierra trastorna,

»que non avrás aquí posada.»

La chata endiablada, que Santillán la confonda, 963

enaventome el dardo, dis: «Por el padre verdadero

»tú me pagarás hoy la ronda.»

Fasía nieve e granisaba, díxome la chata luego, 964

fascas que me amenasaba: «Págam', si non, verás juego

Díxel' yo: «Pardiós, fermosa, desirvos he una cosa:

»más querría estar al fuego.»

Dis': «Yo te levaré a casa, e mostrarte he el camino, 965

»faserte he fuego, e blasa, darte he del pan e del vino

»alahé, promed algo, et tenerte he por fidalgo:

»buena mañana te vino.»

Yo con miedo et arresido prometil' una garnacha, 966

et mandel' para el vestido una broncha et una pancha:

ella dis: «Dam' más, amigo, anda acá trota conmigo,

»non ayas miedo al escacha

Tomome resio por la mano, en su pescueso me puso 967

como a çurrón liviano, e levom' lo cuesto ayuso,

«¡Ha de duro! Non te espantes, que bien te daré que yantes,

»como es de la sierra uso

Púsome mucho ayna en una venta con su enhoto, 968

diome foguera de ensina, mucho gaçapo de soto,

buenas perdiçes asadas, fogaças mal amasadas,

et buena carne de choto.

De buen vino un quartero, manteca de bacas mucha, 969

mucho queso asadero, leche, natas e una trucha;

dise luego: «¡Ha de duro! comamos d'este pan duro

»después faremos la lucha.»

Después fui un poco estando, fuime desatirisiendo, 970

como me iva calentando, ansí me iva sonriendo,

oteome la pastora, dis': «Ya compañero agora,

»creo que vo entendiendo.»

La vaquera trabiesa dis:' «Caminemos un rato 971

»liévate dende apriesa, desvuélvete de aques'hato.»

Por la muñeca me priso, ove de faser quanto quiso,

creo que fis' buen barato.

De lo que le contesçió al arcipreste con la serrana.

Después d'esta aventura fuime para Segovia, 972

non a comprar las joyas para la chata novia,

fui ver una costilla de la serpiente groya

que mató al viejo Rando segund dise en Moya(65).

Estude en esa çibdat, e espendí mi cabdal, 973

non fallé poço dulçe nin fuente perenal,

desque vi la mi bolsa que se parava mal,

dixe: «Mi casilla e mi fogar çient sueldos val.»

Torné para mi casa luego al terçero día, 974

mas non vine por Loçoya, que joyas non traía,

coydé tomar el puerto que es de la Fuentfría,

erré todo el camino, como quien lo non sabía.

Por el pinar ayuso fallé una vaquera, 975

que guardaba sus vacas en aquesa ribera;

«Homíllome», dixe yo, «serrana falaguera,

»o morarme he con vusco, o mostradme la carrera.»

«Seméjasme», dis' «sandio, que ansí te convidas; 976

»non te llegues a mí, ante lo comidas,

»si non, yo te faré que mi cayada midas,

»si en lleno te cojo, bien tarde la olvidas.»

Como dise la fabla, del que de mal nos quita, 977

escarba la gallina, et falla su pepita:

probeme de llegar a la chata maldita,

diome con la cayada en la oreja fita.

Derribome la cuesta a yuso, et caí estordido, 978

allí probé, que era mal golpe el del oído:

«Confonda Dios», dixe yo, «cigüeña en el exido,

»que de tal guisa coge çigoñinos(66) en nido.»

Desque ovo en mí puesto las sus manos iradas, 979

dixo la descomulgada: «Non pises las aradas,

»non te ensañes del juego, que esto a las vegadas

»cohiérense en uno las buenas dineradas

Dis': «Entremos a la cabaña, Ferruso non lo entienda, 980

»meterte he por camino, e avrás buena merienda:

»liévate dende, cornejo, non busques más contienda.»

Desque la vi pagada, levanteme corrienda.

Tomome por la mano, e fuémosnos en uno, 981

era nona pasada, e yo estaba ayuno

desque en la choça fuimos, non fallamos ninguno;

díxome que jugasemos el juego por mal de uno.

«Pardiós», dixe yo, «amiga, más querría almorsar, 982

»que ayuno et arresido non ome podría jugar,

»si ante non comiese, non podría bien baylar.»

Non se pagó del dicho, e quísome amenasar.

Pensó de mí et della: dixe yo: «Agora se prueba, 983

»que pan et vino juega, que non camisa nueva.»

Escoté la merienda, e partime d'algueva,

díxele que me mostrase la senda, que es nueva.

Rogome que fincase con ella esa tarde, 984

ca mala es de amatar el estopa de que arde.

Díxele yo: «Estó de priesa, si Dios de mal me guarde.»

Asañose contra mí, resçelé e fui cobarde.

Sacome de la choça, et llegome a dos senderos 985

ambos son bien usados, e ambos son camineros,

andé lo más que pud' aína los oteros,

llegué con el sol templano al aldea de Ferreros.

D'esta burla pasada fis' un cantar atal, 986

non es mucho fermoso, creo que nin comunal,

fasta que el libro entiendas, d'él bien non digas nin mal,

ca tú entenderás uno, e el libro dise ál.

Cántica de serrana.

Siempre se me verná miente 987

d'esta serrana valiente

Gadea de Riofrío.

A la fuera d'esta aldea la que aquí he nomblado, 988

encontreme con Gadea, vacas guarda en el prado,

yo l' dixe: «En buena hora sea de vos cuerpo tan guisado.»

Ella me repuso: «Ca la carrera has errado,

»et andas como radío

«Radío ando, serrana, en esta grand' espesura, 989

»a las veses omen gana o pierde por aventura;

»mas quanto esta mañana del camino non he cura,

»pues vos yo tengo hermana aquí en esta verdura

»ribera de aqueste río.»

Riome como respuso la serrana tan sañuda, 990

desçendió la cuesta ayuso ¡cómo era atrebuda!

Dixo: «Non sabes el uso, como s'doma la res muda,

»quiçá el pecado puso esa lengua tan aguda,

»si la cayada te envío.»

Enviome la cayada aquí tras el pestorejo, 991

físome ir la cuestalada, derribome en el vallejo,

dixo la endiablada: «Así apilan el conejo:

»sobart'he», dis, «el albarda, si non partes del trebejo:

»liévate, vete, sandio

Ospedome et diome vianda, mas escotar <