venmarktec - El caballero de Olmedo

EL RINCÓN DEL LIBRO
=> Nido de Avispas
=> El Club de los Martes
=> La casa del idolo de astarte
=> Lingotes de Oro
=> Manchas de sangre en el suelo
=> Poirot infringe la ley
=> Martín Rivas
=> El Lazarillo de Tormes
=> Carmina Burana
=> Poema de mio Cid
=> El Flaustista de Hamelin
=> Robin Hood
=> Calila y dimna
=> El poema de Gilgamesh
=> Cuerpos Superiores
=> Libro de Buen Amor
=> La Vida es Sueño
=> El Médico de su Honra
=> Romeo y Julieta
=> Hamlet
=> Otelo
=> La Fierecilla Domada
=> La Tempestad
=> Los Miserables
=> El Rey se divierte
=> Amante Liberal
=> El Coloquio de los Perros
=> Entremeses
=> La Española Inglesa
=> La Fuerza de la Sangre
=> La Gitanilla
=> La Ilustre Fregona
=> Licenciado Vidriera
=> Los Baños de Argel
=> Rinconete y Cortadillo
=> Niebla
=> La tía Tula
=> Abel Sánchez
=> San Manuel Bueno,Mártir
=> Verdad y Vida
=> El Médico a Palos
=> Las Preciosas Ridículas
=> El Vendedor más grande del mundo
=> El Milagro más grande del Mundo
=> Veinte poemas de amor y una canción desesperada
=> 100 Sonetos de Amor
=> Coplas de Jorge Manrique
=> El caballero de Olmedo
=> El arte de hacer Comedia
=> Noche de San Juan
=> El Vaso de Leche
=> Egloga I
=> Egloga III
=> Sonetos
=> Cuentos
=> El Hijo
=> Divina Comedia
=> La Vida Nueva
=> El Convivio
=> Corazón
=> Palomita Blanca
=> Bodas de Sangre
=> La casa de Bernarda Alba
=> La Zapatera Prodigiosa
=> Libro de Poemas
=> Poeta en Nueva York
=> Gitano
=> Viaje a la Luna
=> Yerma
=> Cuento de Navidad
=> Historia de dos Ciudades
=> Oliver Twist
=> Tiempos Difíciles
=> El Origen de las Especies
=> El Misterio de la Atlántida
=> Las Letanias de Satan
=> Poemas en Prosa
=> Los Cuatro Siete
=> Las Enseñanzas de Don Juan
=> Una Realidad Aparte
=> Viaje a Ixtlán
=> Relatos de Poder
=> Drácula
=> El Huésped de Drácula
=> La Joya de las siete Estrellas
=> Bailén
=> Miau
=> Misericordia
=> Trafalgar
=> Tristana
=> El Ahogado
=> El Rapto del Sol
=> En la Rueda
=> Irredención
=> Las Nieves eternas
=> Vísperas de Difuntos
=> La Chascuda
=> Bajo el Puente
=> El Trueno entre las Hojas
=> Kurupí
=> Sherlock Holmes
=> El Sabueso de los Baskerville
=> El Gato del Brasil
=> El experimento de Dr. Kleinplatz
=> El caso de Lady Sannox
=> El Carbunclo Azul
=> El aristócrata solterón
=> El Mundo Perdido
=> Memorias de una Pulga
=> Robinson Crusoe
=> La Celestina
=> El gran Inquisidor
=> El Jugador
=> El sueño del Príncipe
=> Memorias del Subsuelo
=> Noches Blancas
=> Novela en nueve cartas
=> El Alguacil Endemoniado
=> El Mundo por Dentro
=> Gracias y desgracias del ojo del culo
=> Juguetes de la Niñez
=> Poemas
=> Sueño de la Muerte
=> El artista del Hambre
=> Josefina la Cantora o el pueblo de los ratones
=> La Condena
=> La Metamorfosis
=> Ser Feliz
=> Un Medico Rural
=> Varios Cuentos
=> Brevísima relación de la destrucción de las indias
=> Crepúsculos de los ídolos
=> Chile, el golpe y los gringos
=> Crónica de una muerte anunciada
=> Cuentos de Camino
=> Del amor y otros demonios
=> Doce cuentos peregrinos
=> El amor en tiempos de cólera
=> El coronel no tiene quien le escriba
=> El olor de la Güayaba
=> El otoño del Patriarca
=> En Venezuela
=> Escritos Diversos
=> La Hojarasca
=> Eréndira y su Abuela Desalmada
=> La siesta de los Martes
=> Los funerales de la Mamá grande
=> Memoria de mis putas tristes
=> Muerte constante más allá del Amor
=> Ojos de perro azul
=> Relato de un náufrago
=> Todos los Cuentos
=> Un Hombre ha muerto de muerte natural
=> Alibech o la nueva conversa
=> de las mujeres ilustres en Romance
=> Madame Bovery
=> La leyenda de san Julian el Hospitalario
=> El Horla
=> El Lobo
=> El Miedo
=> ¿Fue un Sueño?
=> La Cabellera
=> La Mano
=> El nuevo acelerador
=> La Maquina del tiempo
=> Los depredadores del mar
=> Las Habichuelas Mágicas
=> Cuentos Indiscretos
=> La Conversión de Casanova
=> Demian
=> Siddaharta
=> Cuentos Maravillosos.
=> Narciso y goldmundo
=> La Ruta Interior
=> La explicación de la tabla de la esmeralda
=> El Zarco
=> Oye Dios!
=> 26 cuentos para pensar
=> La ilíada (parte 1)
=> La ilíada (parte 2)
=> La odisea (parte 1)
=> La odisea (parte 2)
=> Don Quijote de la Mancha (Resumen)
=> Metodo silva de control mental
=> EL CÓDIGO SECRETO DE LA BIBLIA
=> ROCKEROS CELESTES
INCREIBLE
ENIGMAS?
VENMARKTEC
GALERIA
EL RINCON DE LOS NIÑOS
EL RINCÓN DE LA ABUELA
PARIS HILTON
Contacto
Encuestas
web amigas
FOTOGRAFIAS



 

El caballero de Olmedo

Lope de Vega

El caballero de Olmedo

1

Personas que hablan en ella:

Don ALONSO, caballero

Don RODRIGO

Don FERNANDO

Don PEDRO

El REY don Juan, el II

El CONDESTABLE

TELLO, criado gracioso

Doña INÉS, dama

Doña LEONOR

ANA, criada

FABIA, vieja hechicera y alcahueta

MENDO

Un LABRADOR

Una SOMBRA

CRIADOS

ACOMPAÑAMIENTO

GENTE

El caballero de Olmedo

2

Acto primero

Sale don ALONSO

ALONSO:

Amor, no te llame amor

el que no te corresponde,

pues que no hay materia adonde

no imprima forma el favor.

Naturaleza, en rigor,

conservó tantas edades

correspondiendo amistades;

que no hay animal perfeto

si no asiste a su conceto

la unión de dos voluntades.

De los espíritus vivos

de unos ojos procedió

este amor, que me encendió

con fuegos tan excesivos.

No me miraron altivos,

antes, con dulce mudanza,

me dieron tal confïanza,

que, con poca diferencia,

pensando correspondencia,

engendra amor esperanza.

Ojos, si ha quedado en vos

de la vista el mismo efeto,

amor vivirá perfeto,

pues fue engendrado de dos;

pero si tú, ciego dios,

diversas flechas tomaste,

no te alabes que alcanzaste

la victoria que perdiste

si de mí solo naciste,

pues imperfeto quedaste.

El caballero de Olmedo

3

Salen TELLO, criado, y FABIA

FABIA:

¿A mí, forastero?

TELLO:

A ti.

FABIA:

Debe pensar que yo

soy perro de muestra.

TELLO:

No.

FABIA:

¿Tiene alguna achaque?

TELLO:

Sí.

FABIA:

¿Qué enfermedad tiene?

TELLO:

Amor.

FABIA:

Amor, ¿de quién?

TELLO:

Allí está,

y él, Fabia, te informará

de lo que quiere mejor.

FABIA:

Dios guarde tal gentileza.

El caballero de Olmedo

4

ALONSO:

Tello, ¿es la madre?

TELLO:

La propia.

ALONSO:

¡Oh, Fabia! ¡Oh, retrato! ¡Oh, copia

de cuanto naturaleza

puso en ingenio mortal!

¡Oh, peregrino doctor,

y para enfermos de amor

Hipócrates celestial!

Dame a besar la mano,

honor de las tocas, gloria

del monjil.

FABIA:

La nueva historia

de tu amor cubriera en vano

vergüenza o respeto mío;

que ya en tus caricias veo

tu enfermedad.

ALONSO:

Un deseo

es dueño de mi albedrío.

FABIA:

El pulso de los amantes

es el rostro. Aojado estás.

¿Qué has visto?

ALONSO:

Un ángel.

FABIA:

¿Qué más?

El caballero de Olmedo

5

ALONSO:

Dos imposibles bastantes,

Fabia, a quitarme el sentido;

que es dejarla de querer

y que ella me quiera.

FABIA:

Ayer

te vi en la feria perdido

tras una cierta doncella,

que en forma de labradora

encubría el ser señora,

no el ser tan hermosa y bella;

que pienso que doña Inés

es de Medina la flor.

ALONSO:

Acertaste con mi amor;

esa labradora es

fuego que me abrasa y arde.

FABIA:

Alto has picado.

ALONSO:

Es deseo

de su honor.

FABIA:

Así lo creo.

ALONSO:

Escucha, así Dios te guarde.

Por la tarde salió Inés

a la feria de Medina,

tan hermosa que la gente

pensaba que amanecía;

rizado el cabello en lazos,

que quiso encubrir la liga,

El caballero de Olmedo

6

porque mal caerán las almas

si ven las redes tendidas.

Los ojos, a lo valiente,

iban perdonando vidas,

aunque dicen los que deja

que es dichoso a quien la quita.

Las manos haciendo tretas,

que como juego de esgrima

tiene tanta gracia en ellas,

que señala las heridas.

Las valonas esquinadas

en manos de nieve viva;

que muñecas de papel

se han de poner en esquinas.

Con la caja de la boca

allegaba infantería,

porque sin ser capitán,

hizo gente por la villa.

Los corales y las perlas

dejó Inés, porque sabía

que las llevaban mejores

los dientes y las mejillas.

Sobre un manteo francés

una verdemar basquiña,

porque tenga en otra lengua

de su secreto la cifra.

No pensaron las chinelas

llevar de cuantos la miran

los ojos en los listones,

las almas en las virillas.

No se vio florido almendro

como toda parecía;

que del color natural

son las mejores pastillas.

Invisible fue con ella

el amor, muerto de risa

de ver, como pescador,

los simples peces que pican.

Unos le ofrecieron sartas,

El caballero de Olmedo

7

y otros arracadas ricas;

pero en oídos de áspid

no hay arracadas que sirvan.

Cuál da a su garganta hermosa

el collar de perlas finas;

pero como toda es perla,

poco las perlas estima;

yo, haciendo lengua los ojos,

solamente le ofrecía

a cada cabello un alma,

a cada paso una vida.

Mirándome sin hablarme,

parece que me decía,

“No os vais, don Alonso, a Olmedo,

quedaos agora en Medina.”

Creí me esperanza, Fabia;

salió esta mañana a misa,

ya con galas de señora,

no labradora fingida.

Si has oído que el marfil

del unicornio santigua

las aguas, así el cristal

de un dedo puso en la pila.

Llegó mi amor basilisco,

y salió del agua misma

templado el veneno ardiente

que procedió de su vista.

Miró a su hermana, y entrambas

se encontraron en la risa,

acompañando mi amor

su hermosura y mi porfía.

En una capilla entraron;

yo, que siguiéndolas iba,

entré imaginando bodas.

¡Tanto quien ama imagina!

Vime sentenciado a muerte,

porque el amor me decía,

“Mañana mueres, pues hoy

te meten en la capilla.”

El caballero de Olmedo

8

En ella estuve turbado;

ya el guante se me caía,

ya el rosario, que los ojos

a Inés iban y venías.

No me pagó mal. Sospecho

que bien conoció que había

amor y nobleza en mí;

que quien no piensa no mira,

y mirar sin pensar, Fabia,

es de ignorantes, y implica

contradicción que en un ángel

faltase ciencia divina.

Con este engaño, es efecto,

le dije a mi amor que escriba

este papel; que si quieres

ser dichosa y atrevida

hasta ponerle en sus manos,

para que mi fe consiga

esperanzas de casarme,

tan en esto amor me inclina,

el premio será un esclavo

con una cadena rica,

encomienda de esas tocas,

de mal casadas envidia.

FABIA:

Yo te he escuchado.

ALONSO:

¿Y qué sientas?

FABIA:

Que a gran peligro te pones.

TELLO:

Excusa, Fabia, razones,

si no es que por dicha intentes

como diestro cirujano,

hacer la herida mortal.

El caballero de Olmedo

9

FABIA:

Tello, con industria igual

pondré el papel en su mano,

aunque me cueste la vida,

sin interés, porque entiendas

que, donde hay tan altas prendas,

sola yo fuera atrevida.

Muestra el papel. (Que primero Aparte

lo tengo de aderezar.)

ALONSO:

¿Con qué te podré pagar

la vida, el alma que espero,

Fabia, de esas santas manos?

TELLO:

¿Santas?

ALONSO:

¿Pues, no, si han de hacer

milagros?

TELLO:

De Lucifer.

FABIA:

Todos los medios humanos

tengo de intentar por ti,

porque el darme esa cadena

no es cosa que me da pena,

con confïada nací.

TELLO:

¿Qué te dice el memorial?

ALONSO:

Ven, Fabia, ven, madre honrada,

porque sepas mi posada.

El caballero de Olmedo

10

FABIA:

Tello...

TELLO:

Fabia...

FABIA:

No hables mal;

que tengo cierta morena

de extremado talle y cara.

TELLO:

Contigo me contentara

si me dieras la cadena.

Vanse. Salen doña INÉS y doña LEONOR

INÉS:

Y todos dicen, Leonor

que nace de las estrellas.

LEONOR:

De manera que sin ellas

¿no hubiera en el mundo amor?

INÉS:

Dime tú; si don Rodrigo

ha que me sirve dos años,

y su talle y sus engaños

son nieve helada conmigo,

y en el instante que vi

este galán forastero,

me dijo el alma, “Éste quiero.”

Y yo lo dije, “Sea ansí.”

¿Quién concierta y desconcierta

este amor y desamor?

El caballero de Olmedo

11

LEONOR:

Tira como ciego Amor,

yerra mucho, y poco acierta.

Demás, que negar no puedo,

aunque es de Fernando amigo

tu aborrecido Rodrigo,

por quien obligada quedo

a intercederte por él,

que el forastero es galán.

INÉS:

Sus ojos causa me dan

para ponerlos en él,

pues pienso que en ellos vi

el cuidado que me dio,

para que mirase yo

con el que también le di.

Pero ya se habrá partido.

LEONOR:

No le miro yo de suerte

que pueda vivir sin verte.

Sale ANA, criada

ANA:

Aquí, señora, ha venido

la Fabia... o la Fabiana.

INÉS:

¿Pues quién es esa mujer?

ANA:

Una que suele vender

para las mejillas grana,

y para la cara nieve.

El caballero de Olmedo

12

INÉS:

¿Quieres tú que entre, Leonor?

LEONOR:

En casas de tanto honor

no sé yo cómo se atreve;

que no tiene buena fama;

mas, ¿quién no desea ver?

IN&Eacue;S:

Ana, llama esa mujer.

ANA:

Fabia, mi señora os llama.

Vase. Sale FABIA, con una canastilla

FABIA:

(¡Y cómo si yo sabía

Aparte

que me habías de llamar!)

¡Ay! Dios os deje gozar

tanta gracia y bizarría,

tanta hermosura y donaire;

que cada día que os veo

con tanta gala y aseo,

y pisar de tan buen aire,

os echo mil bendiciones;

y me acuerdo como agora

de aquella ilustre señora

que con tantas perfecciones

fue la fénix de Medina,

fue el ejemplo de lealtad.

¡Qué generosa piedad

de eterna memoria digna!

¡Qué de pobres la lloramos!

¿A quién no hizo mil bienes?

El caballero de Olmedo

13

INÉS:

Dinos, madre, a lo que vienes.

FABIA:

¡Qué de huérfanas quedamos

por su muerte malograda!

La flor de las Catalinas

hoy la lloran mis vecinas;

no la tienen olvidada.

Y a mí, ¿qué bien no me hacía?

¡Qué en agraz se la llevó

la muerte! No se logró.

Aun cincuenta no tenía.

INÉS:

No llores, madre, no llores.

FABIA:

No me puedo consolar

cuando le veo llevar

a la muerte las mejores,

y que yo me quedo acá.

Vuestro padre, Dios le guarde,

¿está en casa?

LEONOR:

Fue esta tarde

al campo.

FABIA:

Tarde vendrá.

Si va a deciros verdades,

mozas sois, vieja soy yo...

Más de una vez me fïó

don Pedro sus mocedades;

pero teniendo respeto

a la que pudre, yo hacía,

como quien se lo debía,

El caballero de Olmedo

14

mi obligación. En efeto,

de diez mozas, no le daba

cinco.

INÉS:

¡Que virtud!

FABIA:

No es poco,

que era vuestro padre un loco;

cuanto veía, tanto amaba.

Si sois de su condición,

no admiro de que no estéis

enamoradas. ¿No hacéis,

niñas, alguna oración

para casaros?

INÉS:

No, Fabia.

Eso siempre será presto.

FABIA:

Padre que se duerme en esto,

mucho a sí mismo se agravia.

La fruta fresca, hijas mías,

es gran cosa, y no aguardar

a que la venga a arrugar

la brevedad de los días.

Cuantas cosas imagino,

dos solas, en mi opinión,

son buenas, viejas.

LEONOR:

¿Y son?

FABIA:

Hija, el amigo y el vino.

¿Veisme aquí? Pues yo os prometo

que fue tiempo en que tenía

El caballero de Olmedo

15

mi hermosura y bizarría

más de algún galán sujeto.

¿Quién no alababa mi brío?

¡Dichoso a quien yo miraba!

Pues, ¿qué seda no arrastraba?

¡Qué gasto, qué plato el mío!

Andaba en palmas, en andas.

Pues, ¡ay Dios!, si yo quería,

¿qué regalos no tenía

de esta gente de hopalandas?

Pasó aquella primavera,

no entra un hombre por mi casa;

que como el tiempo se pasa,

pasa la hermosura.

INÉS:

Espera.

¿Qué es lo que traes aquí?

FABIA:

Niñerías que vender

para comer, por no hacer

cosas malas.

LEONOR:

Hazlo ansí,

madre, y Dios te ayudará.

FABIA:

Hija, mi rosario y misa:

esto cuando estoy de prisa,

que si no...

INÉS:

Vuélvete acá.

¿Qué es esto?

FABIA:

Papeles son

El caballero de Olmedo

16

de alcanfor y solimán.

Aquí secretos están

de gran consideración

para nuestra enfermedad

ordinaria.

LEONOR:

Y esto, ¿qué es?

FABIA:

No lo mires, aunque estés

con tanta curiosidad.

LEONOR:

¿Qué es, por tu vida?

FABIA:

Una moza,

se quiere, niñas, casar;

mas acertóla a engañar

un hombre de Zaragoza.

Hase encomendado a mí...

Soy piadosa... y en fin es

limosna, porque después

vivan en paz.

INÉS:

¿Qué hay aquí?

FABIA:

Polvos de dientes, jabones

de manos, pastillas, cosas

curiosas y provechosas.

INÉS:

¿Y esto?

FABIA:

Algunas oraciones.

El caballero de Olmedo

17

¡Qué no me deben a mí

las ánimas!

INÉS:

Un papel

hay aquí.

FABIA:

Diste con él

cual si fuera para ti.

Suéltale. No le has de ver,

bellaquilla, curiosilla.

INÉS:

Deja, madre...

FABIA:

Hay en la villa

cierto galán bachiller

que quiere bien una dama;

prométeme una cadena

porque le dé yo, con pena

de su honor, recato y fama.

Aunque es para casamiento,

no me atrevo. Haz una cosa

por mí, doña Inés hermosa,

que es discreto pensamiento.

Respóndeme a este papel,

y diré que me la ha dado

su dama.

INÉS:

Bien lo has pensado

si pescas, Fabia, con él

la cadena prometida.

Yo quiero hacerte este bien.

FABIA:

Tantos los cielos te den,

El caballero de Olmedo

18

que un siglo alarguen tu vida.

Lee el papel.

INÉS:

Allá dentro,

y te traeré respuesta.

Vase

LEONOR:

(¡Que buena invención!) Aparte

FABIA:

(Apresta, Aparte

fiero habitador del centro,

fuego accidental que abrase

el pecho de esta doncella.)

Salen don RODRIGO y don FERNANDO

RODRIGO:

Hasta casarme con ella,

será forzoso que pase

por estos inconvenientes.

FERNANDO:

Mucho ha de sufrir quien ama.

RODRIGO:

Aquí tenéis vuestra dama.

FABIA:

(¡Oh necios impertinentes! Aparte

¿Quién os ha traído aquí?)

RODRIGO:

Pero, ¡en lugar de la mía

El caballero de Olmedo

19

aquella sombra!

FABIA:

Sería

gran limosna para mí;

que tengo necesidad.

LEONOR:

Yo haré que os pague mi hermana.

FERNANDO:

Si habéis tomado, señora,

o por ventura os agrada

algo de lo que hay aquí,

si bien serán cosas bajas

la que aquí puede traer

esta venerable anciana,

pues no serán ricas joyas

para ofreceros la paga,

mandadme que os sirva yo.

LEONOR:

No habemos comprado nada;

que es esta buena mujer

quien suele lavar en casa

la ropa.

RODRIGO:

¿Qué hace don Pedro?

LEONOR:

Fue al campo; pero ya tarda.

RODRIGO:

Mi señora, doña Inés...

LEONOR:

Aquí estaba... Pienso que anda

despachando esta mujer.

El caballero de Olmedo

20

RODRIGO:

(Si me vio por la ventana Aparte

¿quién duda que huyó por mí?

¿Tanto de ver se recata

quien más servirla desea?)

FERNANDO:

Ya sale.

Salga doña INÉS con un papel en la mano. [LEONOR le habla a ella]

LEONOR:

Mira que aguarda

por la cuenta de la ropa,

Fabia.

INÉS:

Aquí la traigo, hermana.

Tomad, y haced que ese mozo

la lleve.

FABIA:

¡Dichosa el agua

que ha de lavar, doña Inés,

las reliquias de la holanda

que tales cristales cubre!

[Finja que lee]

Seis camisas, diez toalla,

cuatro tablas de manteles,

dos cosidos de almohadas,

seis camisas del señor,

ocho sábanas. Mas basta;

que todo vendrá más limpio

que los ojos de la cara.

El caballero de Olmedo

21

RODRIGO:

Amiga, ¿queréis feriarme

ese papel, y la paga

fïad de mí, por tener

de aquellas manos ingratas

letra siquiera en las mías?

FABIA:

¡En verdad que negociara

muy bien si os diera el papel!

Adiós hijas de mi alma.

Vase

RODRIGO:

Esta memoria aquí había

de quedar, que no llevarla.

LEONOR:

Llévala y vuélvela, a efeto

de saber si algo le falta.

INÉS:

Mi padre ha venido ya.

Vuesas mercedes se vayan

o le visiten; que siente

que nos hablen, aunque calla.

RODRIGO:

Para sufrir el desdén

que me trata de esta suerte,

pido al Amor y a la Muerte

que algún remedio me den.

Al Amor, porque tan bien

puede templar tu rigor

con hacerme algún favor;

a la Muerte, porque acabe

mi vida; pero no sabe

El caballero de Olmedo

22

la Muerte, ni quiere Amor.

Entre la vida y la muerte

no sé qué medio tener,

pues Amor no ha de querer

que con tu favor acierte;

y siendo fuerza quererte,

quiere el Amor que te pida

que seas tú mi homicida.

Mata, ingrata, a quien te adora;

serás mi muerte, señora,

pues no quieres ser mi vida.

Cuanto vive de amor nace,

y se sustenta; de amor,

cuanto muere. Es un rigor

que nuestras vidas deshace.

Si al amor no satisface

mi pena, ni la hay tan fuerte

con que la muerte me acierte,

debo de ser inmortal,

pues no me hacen bien ni mal

ni la vida ni la muerte.

Vanse los dos

INÉS:

¡Qué de necedades juntas!

LEONOR:

¿No fue la tuya menor?

INÉS:

¿Cuándo fue discreto amor

si del papel me preguntas?

LEONOR:

¿Amor te obliga a escribir

sin saber a quién?

El caballero de Olmedo

23

INÉS:

Sospecho

que es invención que se ha hecho

para probarme a rendir

de parte del forastero.

LEONOR:

Yo también lo imaginé.

INÉS:

Si fue ansí, discreto fue.

Leerle unos versos quiero.

“Yo vi la más hermosa labradora,

en la famosa feria de Medina,

que ha visto el sol adonde más se inclina

desde la risa de la blanca aurora.

Una chinela de color, que dora

de una columna hermosa y cristalina

la breve basa, fue la ardiente mina

que vuela el alma a la región que adora.

Que una chinela fue victoriosa,

siendo los ojos del amor enojos,

confesé por hazaña milagrosa.

Pero díjele dando los despojos:

`Si matas con los pies, Inés hermosa,

¿qué dejas para el fuego de tus ojos?’”

LEONOR:

Este galán, doña Inés,

te quiere para danzar.

INÉS:

Quiere en los pies comenzar,

y pedir manos después.

LEONOR:

¿Que respondiste?

El caballero de Olmedo

24

INÉS:

Que fuese

esta noche por la reja

del huerto.

LEONOR:

¿Quién te aconseja,

o qué desatino es ése?

INÉS:

No es para hablarle.

LEONOR:

Pues, ¿qué?

INÉS:

Ven conmigo y lo sabrás.

LEONOR:

Necia y atrevida estás.

INÉS:

¿Cuándo el amor no lo fue?

LEONOR:

Huír de amor cuando empieza.

INÉS:

Nadie del primero huye,

porque dicen que le influye

la misma naturaleza.

Vanse. Salen don ALONSO, TELLO y FABIA

FABIA:

Cuatro mil palos me han dado.

El caballero de Olmedo

25

TELLO:

¡Lindamente negociaste!

FABIA:

Si tú llevaras los medios...

ALONSO:

Ello ha sido disparate

que yo me atreviese al cielo.

TELLO:

Y que Fabia fuese el ángel

que al infierno de los palos

cayese por levantarte.

FABIA:

¡Ay, pobre Fabia!

TELLO:

¿Quién fueron

los crüeles sacristanes

del facistol de tu espalda?

FABIA:

Dos lacayos y tres pajes.

Allá he dejado las tocas

y el monjil hecho seis partes.

ALONSO:

Eso, madre, no importara,

si a tu rostro venerable

no se hubieran atrevido.

¡Oh, qué necio fui en fïarme

de aquellos ojos traidores,

de aquellos falsos diamantes,

niñas que me hicieron señas

para engañarme y matarme!

Yo tengo justo castigo.

Toma este bolsillo, madre...

El caballero de Olmedo

26

y ensilla, Tello; que a Olmedo

nos hemos de ir esta tarde.

TELLO:

¿Cómo, si anochece ya?

ALONSO:

Pues, ¿qué? ¿Quieres que me mate?

FABIA:

No te aflijas, moscatel,

ten ánimo; que aquí trae

Fabia tu remedio. Toma.

ALONSO:

¿Papel?

FABIA:

¡Papel!

ALONSO:

No me engañes.

FABIA:

Digo que es suyo, en respuesta

de tu amoroso romance.

ALONSO:

Hinca, Tello, la rodilla.

TELLO:

Sin leer no me lo mandes;

que aun temo que hay palos dentro,

pues en mondadientes caben.

Lee

ALONSO:

“Cuidados de saber si sois quien presumo,

El caballero de Olmedo

27

y deseando que lo seáis, os suplico que

vais esta noche a la reja del jardín de esta

casa, donde hallaréis atado el listón verde

de las chinelas, y ponéoslo mañana en el

sombrero para que os conozca.”

FABIA:

¿Qué te dice?

ALONSO:

Que no puedo

pagarte ni encarecerte

tanto bien.

TELLO:

De esta suerte

no hay que ensillar para Olmedo.

¿Oyen, señores rocines?

Sosiéguense, que en Medina

nos quedamos.

ALONSO:

La vecina

noche, en los últimos fines

con que va expirando el día,

pone los helado pies.

Para la reja de Inés

aun importa bizarría;

que podrá ser que el amor

la llevase a ver tomar

la cinta. Voyme a mudar.

Vase

TELLO:

Y yo a dar a mi señor,

Fabia, con licencia tuya,

aderezo de sereno.

El caballero de Olmedo

28

FABIA:

Detente.

TELLO:

Eso fuera bueno

a ser la condición suya

para vestirse sin mí.

FABIA:

Pues bien le puedes dejar,

porque me has de acompañar.

TELLO:

¿A ti, Fabia?

FABIA:

A mí.

TELLO:

¿Yo?

FABIA:

Sí;

que importa a la brevedad

de este amor.

TELLO:

¿Qué es lo que quieres?

FABIA:

Con los hombres, las mujeres

llevamos seguridad.

Una muela he menester

del salteador que ahorcaron

ayer.

TELLO:

Pues, ¿no le enterraron?

El caballero de Olmedo

29

FABIA:

No.

TELLO:

Pues, ¿qué quieres hacer?

FABIA:

Ir por ella, y que conmigo

vayas solo a acompañarme.

TELLO:

Yo sabré muy bien guardarme

de ir a esos pasos contigo.

¿Tienes seso?

FABIA:

Pues, gallina,

adonde voy yo, ¿no irás?

TELLO:

Tú, Fabia, enseñada estás

a hablar al diablo.

FABIA:

Camina.

TELLO:

Mándame a diez hombres juntos

temerario acuchillar,

y no me mandes tratar

en materia de difuntos.

FABIA:

Si no vas, tengo de hacer

que él propio venga a buscarte.

TELLO:

¿Que tengo de acompañarte?

¿Eres demonio o mujer?

El caballero de Olmedo

30

FABIA:

Ven, llevarás la escalera;

que no entiendes de estos casos.

TELLO:

Quien sube por tales pasos,

Fabia, el mismo fin espera.

Vanse. Salen don RODRIGO y don FERNANDO, en hábito de noche

FERNANDO:

¿De qué sirve inútilmente

venir a ver esa casa?

RODRIGO:

Consuélase entre estas rejas,

don Fernando, mi esperanza.

Tal vez sus hierros guarnece

cristal de sus manos blancas;

donde las pone de día,

pongo yo de noche el alma;

que cuanto más doña Inés

con sus desdenes me mata,

tanto más me enciende el pecho,

así su nieve me abrasa.

¡Oh rejas, enternecidas

de mi llanto, quién pensara

que un ángel endureciera

quien vuestros hierros ablanda!

¡Oíd! ¿Qué es lo que está

aquí?

FERNANDO:

En ellos mismos atada

está una cinta o listón.

El caballero de Olmedo

31

RODRIGO:

Sin duda las almas atan

a estos hierros, por castigo

de los que su amor declaran.

FERNANDO:

Favor fue de mi Leonor.

Tal vez por aquí me habla.

RODRIGO:

Que no lo será de Inés

dice mi desconfïanza;

pero en duda de que es suyo,

porque sus manos ingratas

pudieron ponerle acaso,

basta que la fe me valga.

Dadme el listón.

FERNANDO:

No es razón,

si acaso Leonor pensaba

saber mi cuidado ansí,

y no me le ve mañana.

RODRIGO:

Un remedio se me ofrece.

FERNANDO:

¿Cómo?

RODRIGO:

Partirle.

FERNANDO:

¿A qué causa?

RODRIGO:

A que las dos le vean,

y sabrán con esta traza

El caballero de Olmedo

32

que habemos venido juntos.

Dividen el listón. Salen don ALONSO y TELLO, de noche

FERNANDO:

Gente por la calle pasa.

TELLO:

Llega de presto a la reja;

mira que Fabia me aguarda

para un negocio que tiene

de grandísima importancia.

ALONSO:

¿Negocio Fabia esta noche

contigo?

TELLO:

Es cosa muy alta.

ALONSO:

¿Cómo?

TELLO:

Yo llevo escalera,

y ella...

ALONSO:

¿Qué lleva?

TELLO:

Tenazas.

ALONSO:

Pues, ¿qué habéis de hacer?

El caballero de Olmedo

33

TELLO:

Sacar

una dama de su casa.

ALONSO:

Mira lo que haces, Tello;

no entres adonde no salgas.

TELLO:

No es nada, por vida tuya.

ALONSO:

Una doncella, ¿no es nada?

TELLO:

Es la muela del ladrón

que ahorcaron ayer.

ALONSO:

Repara

en que acompañan la reja

dos hombre.

TELLO:

¿Si están de guarda?

ALONSO:

¡Qué buen listón!

TELLO:

Ella quiso

castigarte.

ALONSO:

¿No buscara,

si fui atrevido, otro estilo?

Pues advierta que se engaña.

Mal conoce a don Alonso,

que por excelencia llaman

El caballero de Olmedo

34

“el caballero de Olmedo.”

¡Vive Dios, que he de mostrarla

a castigar de otra suerte

a quien la sirve!

TELLO:

No hagas

algún disparate.

ALONSO:

Hidalgos,

en las rejas de esa casa

nadie se arrima.

RODRIGO:

¿Qué es esto?

FERNANDO:

Ni en el talle ni en el habla

conozco este hombre.

RODRIGO:

¿Quién es

el que con tanta arrogancia

se atreve a hablar?

ALONSO:

El que tiene

por lengua, hidalgos, la espada.

RODRIGO:

Pues hallará quien castigue

su locura temeraria.

TELLO:

Cierra, señor; que no son

muelas que a difuntos sacan.

Retírenlos

El caballero de Olmedo

35

ALONSO:

No los sigas. Bueno está.

TELLO:

Aquí se quedó una capa.

ALONSO:

Cógela y ven por aquí;

que hay luces en las ventanas.

Vanse. Salen doña LEONOR, y doña INÉS

INÉS:

Apenas la blanca aurora,

Leonor, el pie de marfil

puso en las flores de abril,

que pinta, esmalta y colora,

cuando a mirar el listón

salí, de amor desvelada,

y con la mano turbada

di sosiego al corazón.

En fin, él no estaba allí.

LEONOR:

Cuidado tuvo el galán.

INÉS:

No tendrá los que me dan

sus pensamientos a mí.

LEONOR:

Tú, que fuiste el mismo hielo,

¡en tan breve tiempo estás

de esa suerte!

El caballero de Olmedo

36

INÉS:

No sé más

de que me castiga el cielo.

O es venganza o es victoria

de amor en mi condición.

Parece que el corazón

se me abrasa en su memoria.

Un punto solo no puedo

apartarla dél. ¿Qué haré?

Sale don RODRIGO, con el listón verde en el sombrero

RODRIGO:

(Nunca, amor, imaginé Aparte

que te sujetara el miedo.

Animo para vivir;

que aquí está Inés.) Al señor

don Pedro busco.

INÉS:

Es error

tan de mañana acudir;

que no estará levantado.

RODRIGO:

Es un negocio importante.

[Doña INÉS y doña LEONOR hablan aparte]

INÉS:

(No he visto tan necio amante.

LEONOR:

Siempre es discreto lo amado,

y necio lo aborrecido.)

El caballero de Olmedo

37

RODRIGO:

(¿Que de ninguna manera Aparte

puedo agradar una fiera

ni dar memoria a su olvido?)

INÉS:

(¡Ay, Leonor! No sin razón

viene don Rodrigo aquí,

si yo misma le escribí

que fuese por el listón.

LEONOR:

Fabia este engaño te ha hecho.

INÉS:

Presto romperé el papel;

que quiero vengarme en él

de haber dormido en mi pecho.)

Salen don PEDRO, su padre, y don FERNANDO con el listón verde en el

sombrero

FERNANDO:

Hame puesto por tercero

para tratarlo con vos.

PEDRO:

Pues hablaremos los dos

en el concierto primero.

FERNANDO:

Aquí está; que siempre amor

es reloj anticipado.

PEDRO:

Habrále Inés concertado

El caballero de Olmedo

38

con la llave del favor.

FERNANDO:

De lo contrario, se agravia.

PEDRO:

Señor, don Rodrigo...

RODRIGO:

Aquí

vengo a que os sirváis de mí.

Hablan bajo don PEDRO y los dos galanes. [Doña INÉS y doña LEONOR

hablan aparte]

INÉS:

(Todo fue enredo de Fabia.

LEONOR:

¿Cómo?

INÉS:

¿No ves que también

trae el listón don Fernando?

LEONOR:

Si en los dos le estoy mirando,

entrambos te quieren bien.

INÉS:

Sólo falta que me pidas

celos, cuando estoy sin mí.

LEONOR:

¿Qué quieren tratar aquí?

El caballero de Olmedo

39

INÉS:

¿Ya la palabras olvidas

que dijo mi padre ayer

en materia de casarme?

LEONOR:

Luego bien puede olvidarme

Fernando, si él viene a ser.

INÉS:

Antes presumo que son

entrambos los que han querido

casarse, pues han partido

entre los dos el listón.)

PEDRO:

Ésta es materia que quiere

secreto y espacio. Entremos

donde mejor la tratemos.

RODRIGO:

Como yo ser vuestro espere,

no tengo más que tratar.

PEDRO:

Aunque os quiero enamorado

de Inés, para el nuevo estado,

quien soy os ha de obligar.

Vanse los tres [hombres]

INÉS:

¡Qué vana fue mi esperanza!

¡Qué loco mi pensamiento!

¡Yo papel a don Rodrigo!

¿Y tú de Fernando celos!

¡Oh forastero enemigo!

¡Oh Fabia embustera!

El caballero de Olmedo

40

Sale FABIA

FABIA:

Quedo;

que lo está escuchando Fabia.

INÉS:

Pues, ¿cómo, enemiga, has hecho

un enredo semejante?

FABIA:

Antes fue tuyo el enredo,

si en aquel papel escribes

que fuese aquel caballero

por un listón de esperanza

a las rejas de tu huerto,

y el ella pones dos hombres

que le maten, aunque pienso

que a no se haber retirado

pagaran su loco intento.

INÉS:

¡Ay, Fabia! Ya que contigo

llego a declarar mi pecho,

ya que a mi padre, a mi estado

y a mi honor pierdo el respeto,

dime, ¿es verdad lo que dices?

Que siendo ansí, los que fueron

a la reja le tomaron,

y por favor se le han puesto.

De suerte estoy, madre mía,

que no puedo hallar sosiego

si no es pensando en quien sabes.

FABIA:

(¡Oh, qué bravo efecto hicieron Aparte

los hechizos y conjuros!

El caballero de Olmedo

41

La victoria me prometo.)

No te desconsueles, hija;

vuelve en ti, que tendrás presto

estado con el mejor

y más noble caballero

que agora tiene Castilla;

porque será por lo menos

el que por único llaman

“el caballero de Olmedo.”

Don Alonso en un feria

te vio, labradora Venus,

haciendo las cejas arco

y flechas los ojos bellos.

Disculpa tuvo en seguirte,

porque dicen los discretos

que consiste la hermosura

en ojos y entendimiento.

En fin, en las verdes cintas

de tus pies llevastes presos

los suyos; que ya el amor

no prende por los cabellos.

Él te sirve, tú le estimas;

él te adora, tú le has muerto;

él te escribe, tú respondes;

¿quién culpa amor tan honesto?

Para él tienen sus padres,

porque es único heredero,

diez mil ducados de renta;

y aunque es tan mozo, son viejos.

Déjate amar y servir

del más noble, del más cuerdo

caballero de Castilla,

lindo talle, lindo ingenio.

El rey en Valladolid

grandes mercedes le ha hecho,

porque él solo honró las fiestas

de su real casamiento,

Cuchilladas y lanzadas

dio en los toros como un Héctor;

El caballero de Olmedo

42

treinta precios dio a las damas

en sortijas y torneos.

Armado parece Aquiles

mirando de Troya el cerco;

con galas parece Adonis...

¡Mejor fin le den los cielos!

Vivirás bien empleada

en un marido discreto.

¡Desdichada de la dama

que tiene marido necio!

INÉS:

¡Ay, madre! Vuélvesme loca.

Pero, ¡triste!, ¿cómo puedo

ser suya, si a don Rodrigo

me da mi padre don Pedro?

Él y don Fernando están

tratando mi casamiento.

FABIA:

Los dos haréis nulidad

la sentencia de ese pleito.

INÉS:

Está don Rodrigo allí.

FABIA:

Esto no te cause miedo,

pues es parte y no jüez.

INÉS:

Leonor, ¡no me das consejo?

LEONOR:

¿Y estás tú para tomarle?

INÉS:

No sé; pero no tratemos

en público de estas cosas.

El caballero de Olmedo

43

FABIA:

Déjame a mí tu suceso.

Don Alonso ha de ser tuyo;

que serás dichosa espero

con hombre que es en Castilla

“la gala de Medina,

la flor de Olmedo.”

Acto segundo

Salen TELLO y don ALONSO

ALONSO:

Tengo el morir por mejor,

Tello, que vivir sin ver

TELLO:

Temo que se ha de saber

este tu secreto amor;

que con tanto ir y venir

de Olmedo a Medina, creo

que a los dos da tu deseo

que sentir, y aun que decir.

ALONSO:

¿Cómo puedo yo dejar

de ver a Inés, si la adoro?

TELLO:

Guardándole más decoro

en el venir y el hablar;

que en ser a tercero día,

pienso que te dan, señor,

El caballero de Olmedo

44

tercianas de amor.

ALONSO:

Mi amor

ni está ocioso, ni ese enfría.

Siempre abrasa, y no permite

que esfuerce naturaleza

un instante su flaqueza,

porque jamás se remite.

Mas bien se ve que es león

amor; su fuerza, tirana;

pues que con esta cuartana

se amansa mi corazón.

Es esta ausencia una calma

de amor, porque si estuviera

adonde siempre a Inés viera,

fuera salamandra el alma.

TELLO:

¿No te cansa y te amohina

tanto entrar, tanto partir?

ALONSO:

Pues yo, ¿qué hago en venir,

Tello, de Olmedo a Medina?

Leandro pasaba un mar

todas las noches, por ver

si le podía beber

para poderse templar;

pues si entre Olmedo y Medina

no hay, Tello, un mar, ¿qué me debe

Inés?

TELLO:

A otro mar se atreve

quien al peligro camina

en que Leandro se vio,

pues a don Rodrigo veo

tan cierto de tu deseo

El caballero de Olmedo

45

como puedo estarlo yo;

que como yo no sabía

cuya aquella capa fue

un día que la saqué...

ALONSO:

¡Gran necedad!

TELLO:

...como mía,

me preguntó, “Diga, hidalgo,

¿quién esta capa le dio?.

porque la conozco yo.”

Respondí, “Si os sirve en algo,

daréla a un crïado vuestro.”

Con esto, descolorido,

dijo, “Habíale perdido

de noche un lacayo nuestro;

pero mejor empleada

está en vos. Guardadla bien.”

Y fuése a medio desdén,

puesta la mano en la espada.

Sabe que te sirvo, y sabe

que la perdió con los dos.

Advierte, señor, por Dios,

que toda esta gente es grave,

y que están en su lugar,

donde todo gallo canta.

Sin esto, también me espanta

ver este amor comenzar

por tantas hechicerías,

y que cercos y conjuros

no son remedios seguros

si honestamente porfías.

Fui con ella, que no fuera,

a sacar de un ahorcado

una muela; puse a un lado,

como Arlequín, la escalera.

Subió Fabia, quedé al pie,

El caballero de Olmedo

46

y díjome el salteador;

“Sube, Tello, sin temor,

o si no, yo bajaré.”

¡San Pablo! Allí me caí.

Tan sin alma vine al suelo,

que fue milagro del cielo

el poder volver en mí.

Bajó, desperté turbado

y de mirarme afligido,

porque, sin haber llovido

estaba todo mojado.

ALONSO:

Tello, un verdadero amor

en ningún peligro advierte.

Quiso mi contraria suerte

que hubiese competidor,

y que trate, enamorado,

casarse con doña Inés;

pues, ¿qué he de hacer, si me ves

celoso y desesperado?

No creo en hechicerías,

que todas son vanidades;

quien concierta voluntades

son méritos y porfías.

Inés me quiere, yo adoro

a Inés, yo vivo en Inés;

todo lo que Inés no es

desprecio, aborrezco, ignoro.

Inés es mi bien; yo soy

esclavo de Inés; no puedo

vivir sin Inés; de Olmedo

a Medina vengo y voy.

porque Inés mi dueña es

para vivir o morir.

TELLO:

Sólo te falta decir,

“Un poco te quiero Inés.”

El caballero de Olmedo

47

¡Plega a Dios que por bien sea!

ALONSO:

Llama, que es hora.

TELLO:

Ya voy.

Llama en casa de don PEDRO. ANA y doña INÉS, dentro de la casa

ALONSO:

¿Quién es?

TELLO:

¡Tan presto! Yo soy.

¿Está en casa Melibea?

Que viene Calisto aquí.

ANA:

Aguarda un poco Sempronio.

TELLO:

¿Si haré falso testimonio?

INÉS:

¿Él mismo?

ANA:

Señora, sí.

Abrase la puerta y entran don ALONSO y TELLO en casa de don PEDRO

INÉS:

¡Señor mío!

El caballero de Olmedo

48

ALONSO:

Bella Inés,

esto es venir a vivir.

TELLO:

Agora no hay que decir,

“Yo te lo diré después.”

INÉS:

¡Tello, amigo!

TELLO:

¡Reina mía!

INÉS:

Nunca, Alonso de mis ojos,

por haberme dado enojos

esta ignorante porfía

de don Rodrigo esta tarde

he estimado que me vieses.

[...]

ALONSO:

Aunque fuerza de obediencia

te hiciese tomar estado

no he de estar desengañado

hasta escuchar la sentencia.

Bien el alma me decía,

y a Tello se lo contaba

cuando el caballo sacaba,

y el sol los que aguarda el día,

que de alguna novedad

procedía mi tristeza,

viniendo a ver tu belleza,

pues me dices que es verdad.

¡Ay de mí si ha sido ansí!

INÉS:

No lo creas, porque yo

El caballero de Olmedo

49

diré a todo el mundo no,

después que te dije sí.

Tú solo dueño has de ser

de mi libertad y vida;

no hay fuerza que el ser impida,

don Alonso, tu mujer.

Bajaba al jardín ayer,

y como por don Fernando

me voy de Leonor guardando,

a las fuentes, a las flores

estuve diciendo amores,

y estuve también llorando.

“Flores y aguas, les decía,

dichosa vida gozáis,

pues aunque noche pasáis,

veis vuestro sol cada día.”

Pensé que me respondía

la lengua de una azucena

—¡qué engaños amor ordena!—

“Si el sol que adorando estás

viene de noche, que es más,

Inés, ¿de qué tienes pena?”

TELLO:

Así dijo a un ciego un griego

que le contó mil disgustos,

“Pues tiene la noche gustos,

para qué te quejas, ciego?”

INÉS:

Como mariposa llego

a estas horas, deseosa

de tu luz... no mariposa,

fénix ya, pues de una suerte

me da vida y me da muerte

llama tan dulce y hermosa.

ALONSO:

¡Bien haya el coral, amén,

El caballero de Olmedo

50

de cuyas hojas de rosas,

palabras tan amorosas

salen a buscar mi bien!

Y advierte que yo también,

cuando con Tello no puedo,

mis celos, mi amor, mi miedo

digo en tu ausencia a la flores.

TELLO:

Yo le vi decir amores

a los rábanos de Olmedo;

que un amante suele hablar

con las piedras, con el viento.

ALONSO:

No puede mi pensamiento

ni estar solo ni callar;

contigo, Inés, ha de estar,

contigo hablar y sentir.

¡Oh, quién supiera decir

lo que te digo en ausencia!

Pero estando en tu presencia

aun se me olvida el vivir.

Por el camino le cuento

tus gracias a Tello, Inés,

y celebramos después

tu divino entendimiento.

Tal gloria en tu nombre siento,

que una mujer recibí

de tu nombre, porque ansí,

llamándola todo el día,

pienso, Inés, señora mía,

que te estoy llamando a ti.

TELLO:

Pues advierte, Inés discreta,

de los dos tan nuevo efeto,

que a él le has hecho discreto,

y a mí me has hecho poeta.

El caballero de Olmedo

51

Oye una glosa a un estribo

que compuso don Alonso

a manera de responso,

si los hay en muerto vivo.

“En el valle a Inés

le dejé riendo.

Si la ves, Andrés,

dile cuál me ves

por ella muriendo.”

INÉS:

¿Don Alonso la compuso?

TELLO:

Que es buena, jurarte puedo,

para poeta de Olmedo.

Escucha.

ALONSO:

Amor lo dispuso.

TELLO:

Andrés, después que las bellas

plantas de Inés goza el valle,

tanto florece con ellas

que quiso el cielo trocalle

por sus flores sus estrellas.

Ya el valle es cielo, después

que su primavera es,

pues verá el cielo en el suelo

quien vio, pues, Inés es cielo,

“en el valle a Inés.”

Con miedo y respeto estampo

el pie donde el suyo huella.

Que ya Medina del Campo

no quiere aurora más bella

para florecer su campo.

Yo la vi de amor huyendo,

cuanto miraba matando,

El caballero de Olmedo

52

su mismo desdén venciendo

y aunque me partí llorando,

“la dejé riendo.”

Dile, Andrés, que ya me veo

muerto por volverla a ver,

aunque cuando llegues, creo

que no será menester;

que me habrá muerto el deseo.

No tendrás que hacer después

que a sus manos vengativas

llegues, si una vez la ves,

ni aun es posible que vivas

“si la ves, Andrés.”

Pero si matarte olvida

por no hacer caso de ti,

dile a mi hermosa homicida

que por qué se mata en mí,

pues que sabe que es mi vida.

Dile, “Crüel, no le des

muerte si vengada estás,

y te ha de pesar después.”

Y pues no me has de ver más,

“dile cuál me ves.”

Verdad es que se dilata

el morir, pues con mirar

vuelve a dar vida la ingrata,

y así se cansa en matar,

pues da vida a cuantos mata;

pero muriendo o viviendo,

no me pienso arrepentir

de estarla amando y sirviendo;

que no hay bien como vivir

“por ella muriendo.”

INÉS:

Si es tuya, notablemente

te has alargado en mentir

por don Alonso.

El caballero de Olmedo

53

ALONSO:

Es decir,

que mi amor en versos miente.

Pues, señora, ¿qué poesía

llegará a significar

mi amor?

INÉS:

¡Mi padre!

ALONSO:

¿Ha de entrar?

INÉS:

Escondéos.

ALONSO:

¿Dónde?

Ellos se entran, y sale don PEDRO

PEDRO:

Inés mía,

¡agora por recoger!

¿Cómo no te has acostado?

INÉS:

Rezando, señor, he estado,

por lo que dijiste ayer,

rogando a Dios que me incline

a lo que fuere mejor.

PEDRO:

Cuando para ti mi amor

imposible imagine,

no pudiera hallar un hombre

como don Rodrigo, Inés.

El caballero de Olmedo

54

INÉS:

Ansí dicen todos que es

de su buena fama el nombre;

y habiéndome de casar,

ninguno en Medina hubiera,

ni en Castilla, que pudiera

sus méritos igualar.

PEDRO:

¿Cómo habiendo de casarte?

INÉS:

Señor, hasta ser forzoso

decir que ya tengo esposo,

no he querido disgustarte.

PEDRO:

¡Esposo! ¿Qué novedad

es ésta, Inés?

INÉS:

Para ti

será novedad; que en mí

siempre fue mi voluntad.

Y ya, que estoy declarada,

hazme mañana cortar

un hábito, para dar

fin a esta gala excusada;

que así quiero andar, señor,

mientras me enseñan latín.

Leonor te queda, que al fin

te dará nieto Leonor.

Y por mi madre te ruego

que en esto no me repliques,

sino que medios apliques

e mi elección y sosiego.

Haz buscar una mujer

de buena y santa opinión,

El caballero de Olmedo

55

que me dé alguna lición

de lo que tengo de ser,

y un maestro de cantar,

que de latín sea también.

PEDRO:

¿Eres tú quien habla, o quién?

INÉS:

Esto es hacer, no es hablar.

PEDRO:

Por una parte, mi pecho

se enternece de escucharte,

Inés, y por otra parte,

de duro mármol le has hecho.

En tu verdad edad mi vida

esperaba sucesión;

pero si esto es vocación,

no quiera Dios que lo impida.

Haz tu gusto, aunque tu celo

en esto no intenta el mío;

que ya sé que el albedrío

no presta obediencia al cielo.

Pero porque suele ser

nuestro pensamiento humano

tan vez inconstante y vano,

y en condición de mujer,

que es fácil de persuadir,

tan poca firmeza alcanza,

que hay de mujer a mudanza

lo que de hacer a decir,

mudar las galas no es justo,

pues no pueden estorbar

a leer latín o cantar,

ni a cuanto fuere tu gusto.

Viste alegre y cortesana;

que no quiero que Medina,

si hoy te admirare divina,

El caballero de Olmedo

56

mañana te burle humana.

Yo haré buscar la mujer

y quien te enseñe latín,

pues a mejor padre, en fin,

es más justo obedecer.

Y con esto, adiós te queda;

que para no darte enojos,

van a esconderse mis ojos

adonde llorarte pueda.

Vase, y salgan don ALONSO y TELLO

INÉS:

Pésame de haberte dado

disgusto.

ALONSO:

A mí no me pesa,

por el que me ha dado el ver

que nuestra muerte conciertas.

¡Ay, Inés! ¿Adónde hallaste

en tal desdicha, en tal pena,

tan breve remedio?

INÉS:

Amor

en los peligros enseña

una luz por donde el alma

posibles remedio vea.

ALONSO:

Éste, ¿es remedio posible?

INÉS:

Como yo agora le tenga

para que este don Rodrigo

no llegue al fin que desea

El caballero de Olmedo

57

bien sabes que breves males

la dilación los remedia;

que no dejan esperanza

si no hay segunda sentencia.

TELLO:

Dice bien, señor; que en tanto

que doña Inés cante y lea,

podéis dar orden los dos

para que os valga la Iglesia.

Sin esto, desconfïado

don Rodrigo, no hará fuerza

a don Pedro en la palabra,

pues no tendrá por ofensa

que le deje doña Inés

por quien dice que le deja.

También es linda ocasión

para que yo vaya en venga

con libertad a esta casa.

ALONSO:

¡Libertad! ¿De qué manera?

TELLO:

Pues ha de leer latín,

¿no será fácil que pueda

ser yo quien venga a enseñarla?

Y verás, ¡con qué destreza

le enseño a leer tus cartas!

ALONSO:

¡Qué bien me remedio piensas!

TELLO:

Y aún pienso que podrá Fabia

servirte en forma de dueña,

siendo al santa mujer

que con su falsa apariencia

venga a enseñarla.

El caballero de Olmedo

58

INÉS:

Bien dices;

Fabia será mi maestra

de virtudes y costumbres.

TELLO:

¡Y qué tales serán ellas!

ALONSO:

Mi bien, yo temo que el día,

que es amor dulce materia

para no sentir las horas,

que por los amantes vuelan,

nos halle tan descuidados,

que al salir de aquí me vean,

o que sea fuerza quedarme.

¡Ay Dios! ¿Qué dichosa fuerza!

Medina a la Cruz de Mayo

hace sus mayores fiestas.

Yo tengo que prevenir,

que, como sabes, se acercan;

que, fuera de que en la plaza

quiero que galán me veas,

de Valladolid me escriben

que el rey don Juan viene a verlas;

que en los montes de Toledo

le pide que se entretenga

el condestable estos días,

porque en ellos convalezca,

y de camino, señora,

que honre esta villa le ruega;

y así, es razón que le sirva

la nobleza de esta tierra.

Guárdete el cielo, mi bien.

INÉS:

Espera; que a abrir la puerta

es forzoso que yo vaya.

El caballero de Olmedo

59

ALONSO:

¡Ay, luz! ¡Ay, aurora necia,

de todo amante envidiosa!

TELLO:

Ya no aguardéis que amanezca.

ALONSO:

¿Cómo?

TELLO:

Porque ya es de día.

ALONSO:

Bien dices, si a Inés me muestras.

Pero, ¿cómo puede ser,

Tello, cuando el sol se acuesta?

TELLO:

Tú vas despacio, él aprisa;

apostaré que te quedas.

Vanse. Salen don RODRIGO y don FERNANDO

RODRIGO:

Muchas veces había reparado,

don Fernando, en aqueste caballero,

del corazón solícito avisado.

El talle, el grave rostro, lo severo,

celoso me obligaban a miralle.

FERNANDO:

Efetos son de amante verdadero;

que en viendo otra persona de buen talle,

tiene temor que si le ve su dama,

será posible o fuerza codicialle.

El caballero de Olmedo

60

RODRIGO:

Bien es verdad que él tiene tanta fama,

que por más que en Medina se encubría,

el mismo aplauso popular le aclama.

Vi, como os dije, aquel mancebo un día

que la capa perdida en la pendencia

contra el valor de mi opinión traía.

Hice secretamente diligencia

después de hablarle, y satisfecho quedo,

que tiene esta amistad correspondencia.

Su dueño es don Alonso, aquel de Olmedo,

alanceador galán y cortesano,

de quien hombres y toros tienen miedo.

Pues si éste sirve a Inés, ¿qué

intento en vano?

O cómo quiero yo, si ya le adora,

que Inés me mire con semblante humano?

FERNANDO:

¿Por fuerza ha de quererle?

RODRIGO:

Él la enamora,

y merece, Fernando, que le quiera.

¿Qué he de pensar, si me aborrece agora?

FERNANDO:

Son celos, don Rodrigo, una quimera

que se forma de envidia, viento y sombra,

con que lo incierto imaginado altera,

una fantasma que de noche asombra,

un pensamiento que a locura inclina,

y una mentira que verdad se nombra.

RODRIGO:

Pues, ¿cómo tantas veces a Medina

viene y va don Alonso? ¿Y a qué efeto

es cédula de noche en una esquina?

El caballero de Olmedo

61

Yo me quiero casar; vos sois discreto;

¿qué consejo me dais, si no es matalle?

FERNANDO:

Yo hago diferente mi conceto;

que ¿cómo puede doña Inés amalle,

si nunca os quiso a vos?

RODRIGO:

Porque es respuesta

que tiene mayor dicha y mejor talle.

FERNANDO:

Mas porque doña Inés es tan honesta,

que aun la ofendéis con nombre de marido.

RODRIGO:

Yo he de matar a quien vivir me cuesta

en su desgracia, porque tanto olvido

no puede proceder de honesto intento.

Perdí la capa y perderé el sentido.

FERNANDO:

Antes, dejarla a don Alonso, siento

que ha sido como echársela en los ojos.

Ejecutad, Rodrigo, el casamiento,

llévese don Alonso los despojos

y la victoria vos.

RODRIGO:

Mortal desmayo

cubre mi amor de celos y de enojos.

FERNANDO:

Salid galán para la Cruz de Mayo,

que yo saldré con vos; pues el rey viene,

las sillas piden el castaño y bayo.

Menos aflige el mal que se entretiene.

El caballero de Olmedo

62

RODRIGO:

Si viene don Alonso, ya Medina

¿qué competencia con Olmedo tiene?

FERNANDO:

¿Qué loco estáis!

RODRIGO:

Amor me desatina.

Vanse. Salen don PEDRO, doña INÉS [vestida en hábito], y doña LEONOR

PEDRO:

No porfíes.

INÉS:

No podrás

mi propósito vencer.

PEDRO:

Hija, ¿qué quieres hacer,

que tal veneno me das?

Tiempo te queda...

INÉS:

Señor,

¿que importa el hábito pardo

si para siempre le aguardo?

LEONOR:

Necia estás.

INÉS:

Calla, Leonor.

El caballero de Olmedo

63

LEONOR:

Por lo menos estas fiestas

has de ver con galas.

INÉS:

Mira

que quien por otras suspira,

ya no tiene el gusto en éstas.

Galas celestiales son

las que ya mi vida espera.

PEDRO:

¿No basta que yo lo quiera?

INES:

Obedecerte es razón.

Sale FABIA, con rosario y báculo y antojos

FABIA:

Paz sea en aquesta casa.

PEDRO:

Y venga con vos.

FABIA:

¿Quién es

la señora doña Inés,

que con el Señor se casa?

¿Quién es aquella que ya

tiene su esposo elegida,

y como a prenda querida

esos impulsos le da?

PEDRO:

Madre honrada, ésta que ves,

y yo su padre.

El caballero de Olmedo

64

FABIA:

Que sea

muchos años, y ella vea

el dueño que vos no veis.

Aunque en el Señor espero

que os ha de obligar piadoso

a que aceptéis tal esposo,

que es muy noble caballero.

PEDRO:

¡Y cómo, madre, si lo es!

FABIA:

Sabiendo que anda a buscar

quien venga a morigerar

los verdes años de Inés,

quien la guíe, quien la muestre

las sémitas del Señor,

y al camino del amor

como a principianta adiestre,

hice oración en verdad,

y tal impulso me dio,

que vengo a ofrecerme yo

para esta necesidad,

aunque soy gran pecadora.

PEDRO:

¿Ésta es la mujer, Inés,

que has menester?

INÉS:

Ésta es

la que he menester agora.

Madre, abrázame.

FABIA:

Quedito,

que el cilicio me hace mal.

El caballero de Olmedo

65

PEDRO:

No he visto humildad igual.

LEONOR:

En el rostro trae escrito

lo que tiene el corazón.

FABIA:

¡Oh, qué gracia! ¡Oh, qué belleza!

Alcance tu gentileza

mi deseo y bendición.

¿Tienes oratorio?

INÉS:

Madre,

comienzo a ser buena agora.

FABIA:

Como yo soy pecadora,

estoy temiendo a tu padre.

PEDRO:

No le pienso yo estorbar

tan divina pecadora.

FABIA:

En vano, infernal dragón,

la pensabas devorar.

No ha de casarse en Medina;

monasterio tiene Olmedo;

Domine, si tanto puedo,

ad juvandum me festina.

PEDRO:

Un ángel es la mujer.

TELLO, de gorrón, [habla dentro]

El caballero de Olmedo

66

TELLO:

Si con sus hijas está,

yo sé que agradecerá

que yo me venga a ofrecer.

Sale [TELLO]

El maestro que buscáis

está aquí, señor don Pedro,

para latín y otras cosas,

que dirán después su efecto.

Que buscáis un estudiante

en la iglesia me dijeron,

porque ya de esta señora

se sabe el honesto intento.

Aquí he venido a serviros,

puesto que soy forastero,

si valgo para enseñarla.

PEDRO:

Ya creo y tengo por cierto,

viendo que todo se junta,

que fue voluntad del cielo.

En casa puede quedarse

la madre, y este mancebo

venir a darte lición.

Concertadlo, mientras vuelvo,

las dos..

A TELLO

¿De dónde es, galán?

TELLO:

Señor, soy calahorreño.

El caballero de Olmedo

67

PEDRO:

¿Su nombre?

TELLO:

Martín Pelaez.

PEDRO:

Del Cid debe de ser deudo.

¿Dónde estudió?

TELLO:

En la Coruña,

y soy por ella maestro.

PEDRO:

¿Ordenóse?

TELLO:

Sí, señor,

de vísperas.

PEDRO:

Luego vengo.

Vase

TELLO:

¿Eres Fabia?

FABIA:

¿No lo ves?

LEONOR:

¿Y tú Tello?

INÉS:

¡Amigo Tello!

El caballero de Olmedo

68

LEONOR:

¿Hay mayor bellaquería?

INÉS:

¿Qué hay de don Alonso?

TELLO:

¿Puedo

fïar de Leonor?

INÉS:

Bien puedes.

LEONOR:

Agraviara Inés mi pecho

y mi amor, si me tuviera

su pensamiento encubierto.

TELLO:

Señora, para servirte

está don Alonso bueno,

para las fiestas de mayo,

tan cerca ya, previniendo

galas, caballos, jaeces,

lanza y rejones; que pienso

que ya le tiemblan los toros.

Una adarga habemos hecho,

si se conciertan las cañas,

como de mi raro ingenio.

Allá le verás, en fin.

INÉS:

¿No me ha escrito?

TELLO:

Soy un necio.

Ésta, señora es la carta.

El caballero de Olmedo

69

INÉS:

Bésola de porte y leo.

Don PEDRO [habla dentro]

PEDRO:

Pues por el coche, si está

malo el alazán.

Sale

¿Qué es esto?

[Tello habla] aparte a doña INÉS

TELLO:

(¡Tu padre! Haz que lees, y yo

haré que latín te enseño.)

Dominus...

INÉS:

Dominus...

TELLO:

Diga.

INÉS:

¿Cómo más?

TELLO:

Dominus meus.

INÉS:

Dominus meus.

El caballero de Olmedo

70

TELLO:

Ansí,

poco a poco irá leyendo.

PEDRO:

¿Tan presto tomas lición?

INÉS:

Tengo notable deseo.

PEDRO:

Basta; que a decir, Inés,

me envía el ayuntamiento

que salga a las fiestas yo.

INÉS:

Muy discretamente han hecho,

pues viene a la fiesta el rey.

PEDRO:

Pues sea con un concierto

que has de verlas con Leonor.

INÉS:

Madre, dígame si puedo

verlas sin pecar.

FABIA:

¿Pues no?

No escrupulices en eso

como algunos tan mirlados,

que piensan, de circunspectos,

que en todo ofenden a Dios,

y olvidados de que fueron

hijos de otros como todos,

cualquiera entretenimiento

que los trabajos olvide

tienen por notable exceso.

Y aunque es justo moderarlos,

El caballero de Olmedo

71

doy licencia, por lo menos

para estas fiestas, por ser

jugatoribus paternos.

PEDRO:

Pues vamos; que quiero dar

dineros a tu maestro,

y a la madre para un manto.

FABIA:

A todas cubra el del cielo,

y vos, Leonor, ¿no seréis

como vuestra hermana presto?

LEONOR:

Sí, madre, porque es muy justo

que tome tan santo ejemplo.

Vanse. Sale el REY don Juan, con acompañamiento, y el CONDESTABLE

REY:

No me traigáis al partir

negocios que despachar.

CONDESTABLE:

Contienen sólo firmar;

no has de ocuparte en oír.

REY:

Decid con mucha presteza.

CONDESTABLE:

¿Han de entrar?

REY:

Agora no.

El caballero de Olmedo

72

CONDESTABLE:

Su santidad concedió

lo que pidió vuestra alteza

por Alcántara, señor.

REY:

Que mudase le pedí

el hábito porque ansí

pienso que estará mejor.

CONDESTABLE:

Era aquel traje muy feo.

REY:

Cruz verde pueden traer.

Mucho debo agradecer

al pontífice el deseo

que de nuestro aumento muestra,

con que irán siempre adelante

estas cosas del infante

en cuanto es de parte nuestra.

CONDESTABLE:

Éstas son dos provisiones,

y entrambas notables son.

REY:

¿Qué contienen?

CONDESTABLE:

La razón

de diferencia que pones

entre los moros y hebreos

que en Castilla han de vivir.

REY:

Quiero con esto cumplir,

Condestable, los deseos

de fray Vicente Ferrer,

El caballero de Olmedo

73

que lo ha deseado tanto.

CONDESTABLE:

Es un hombre docto y santo.

REY:

Resolví con él ayer

que en cualquiera reino mío

donde mezclados están,

a manera de gabán

traiga un tabardo el judío

con una señal en él,

y un verde capuz el moro.

Tenga el cristiano el decoro

que es justo; apártese dél;

que con esto tendrán miedo

los que su nobleza infaman.

CONDESTABLE:

A don Alonso, que llaman

“el caballero de Olmedo.”

hace vuestra alteza aquí

merced de un hábito.

REY:

Es hombre

de notable fama y nombre.

En esta villa le vi

cuando se casó mi hermana.

CONDESTABLE:

Pues pienso que determina,

por servirte, ir a Medina

a las fiestas de mañana.

REY:

Decidle que fama emprenda

en el arte militar,

porque yo le pienso honrar

El caballero de Olmedo

74

con la primera encomienda.

Vanse. Sale don ALONSO

ALONSO:

¡Ay, riguroso estado,

ausencia mi enemiga,

que dividiendo el alma,

puedes dejar la vida!

¡Cuán bien por tus efetos

te llaman muerte viva,

pues das vida al deseo,

y matas a la vista!

¡Oh, cuán piadosa fueras,

si al partir de Medina

la vida me quitaras

como el alma me quitas!

En ti, Medina, vive

aquella Inés divina,

que es honra de la corte

y gloria de la villa.

Sus alabanzas cantan

las aguas fugitivas,

las aves que la escuchan,

las flores que la imitan.

Es tan bella, que tiene

envidia de sí misma,

pudiendo estar segura

que el mismo sol la envidia,

pues no la ve más vella

por su dorada cinta,

ni cuando viene a España,

ni cuando va a las Indias.

Yo merecí quererla.

¡Dichosa mi osadía!

Que es merecer sus penas

calificar mis dichas.

El caballero de Olmedo

75

Cuando pudiera verla,

adorarla y servirla,

la fuerza del secreto

de tanto bien me priva.

Cuando mi amor no fuera

de fe tan pura y limpia,

las perlas de sus ojos

mi muerte solicitan.

Llorando por mi ausencia

Inés quedó aquel día,

que sus lágrimas fueron

de sus palabras firma.

Bien sabe aquella noche

que pudiera ser mía.

Cobarde amor, ¿qué aguardas,

cuando respetos miras?

¡Ay, Dios, qué gran desdicha,

partir el alma y dividir la vida!

Sale TELLO

TELLO:

¿Merezco ser bien llegado?

ALONSO:

No sé si diga que sí;

que me has tenido sin mí

con lo mucho que has tardado.

TELLO:

Si por tu remedio ha sido,

¿en qué me puedes culpar?

ALONSO:

¿Quién me puede remediar,

si no es a quien yo le pido?

¿No me escribe Inés?

El caballero de Olmedo

76

TELLO:

Aquí

te traigo cartas de Inés.

ALONSO:

Pues hablarásme después

en lo que has hecho por mí.

Lea

“Señor mío, después que os partistes no

he vivido; que sois tan cruel, que aun

no me dejáis vida cuando os vais.”

TELLO:

¿No lees más?

ALONSO:

No.

TELLO:

¿Por qué?

ALONSO:

Porque manjar tan süave

de una vez no se me acabe.

Hablemos de Inés.

TELLO:

Llegué

con media sotana y guantes;

que parecía de aquellos

que hacen en solos los cuellos

ostentación de estudiantes.

Encajé salutación,

verbosa filatería,

dando a la bachillería

dos piensos de discreción;

El caballero de Olmedo

77

y volviendo el rostro, vi

a Fabia...

ALONSO:

Espera, que leo

otro poco; que el deseo

me tiene fuera de mí.

Lea

“Todo lo que dejastes ordenado se hizo;

sólo no se hizo que viviese yo sin vos,

porque no lo dejastes ordenado.”

TELLO:

¿Es aquí contemplación?

ALONSO:

Dime cómo hizo Fabia

lo que dice Inés.

TELLO:

Tan sabia

y con tanta discreción,

melindre e hipocresía,

que me dieron que temer

algunos que suelo ver

cabizbajo todo el día.

De hoy más quedaré advertido

de lo que se ha de creer

de una hipócrita mujer

y un ermitaño fingido.

Pues si me vieras a mí

con el semblante mirlado,

dijeras que era traslado

de un reverendo alfaquí.

Creyóme el viejo, aunque en él

se ve de un Catón retrato.

El caballero de Olmedo

78

ALONSO:

Espera; que ha mucho rato

que no he mirado el papel.

Lea

“Daos prisa a venir, para que sepáis cómo

quedo cuando os partís, y cómo estoy

cuando volvéis.”

TELLO:

¿Hay otra estación aquí?

ALONSO:

En fin, ¡tú hallaste lugar

para entrar y para hablar?

TELLO:

Estudiaba Inés en ti;

que eras el latín, señor,

y la lición que aprendía.

ALONSO:

Leonor, ¿qué hacía?

TELLO:

Tenía

envidia de tanto amor,

porque se daba a entender

que de ser amado eres

digno; que muchas mujeres

quieren porque ven querer.

Que en siendo un hombre querido

de alguna con grande afeto,

piensan que hay algún secreto

en aquel hombre escondido.

Y engáñanse, porque son

correspondencias de estrellas.

El caballero de Olmedo

79

ALONSO:

Perdonadme, manos bellas,

que leo el postrer renglón.

Lea

“Dicen que viene el rey a Medina, y dicen

verdad, pues habéis de venir vos, que

sois rey mío.”

Acabóse el papel.

TELLO:

Todo en el mundo se acaba.

ALONSO:

Poco dura el bien.

TELLO:

En fin,

le has leído por jornadas.

ALONSO:

Espera, que aquí a la margen

vienen dos o tres palabras.

Lea

“Poneos esa banda al cuello,

¡Ay, si yo fuera la banda!”

TELLO:

¡Bien dicho, por Dios, y entrar

con doña Inés en la plaza!

ALONSO:

¿Dónde está la banda, Tello?

TELLO:

A mí no me han dado nada.

El caballero de Olmedo

80

ALONSO:

¿Cómo no?

TELLO:

Pues, ¿qué me has dado?

ALONSO:

Ya te entiendo; luego saca

a tu elección un vestido.

TELLO:

Ésta es la banda.

ALONSO:

Extremada.

TELLO:

Tales manos la bordaron.

ALONSO:

Demos orden que me parta.

Pero, ¿ay, Tello!

TELLO:

¿Qué tenemos?

ALONSO:

De decirte me olvidaba

unos sueños que he tenido.

TELLO:

¿Agora en sueños reparas?

ALONSO:

No los creo, claro está;

pero dan pena.

El caballero de Olmedo

81

TELLO:

Eso basta.

ALONSO:

No falta quien llama a algunos

revelaciones del alma.

TELLO:

¿Qué te puede suceder

en una cosa tan llana

como quererte casar?

ALONSO:

Hoy, tello, al salir el alba,

con la inquietud de la noche,

me levanté de la cama,

abrí la ventana aprisa,

y mirando flores y aguas

que adornan nuestro jardín,

sobre una verde retama

veo ponerse un jilguero,

cuyas esmaltadas alas

con lo amarillo añadían

flores a las verdes ramas.

Y estando al aire trinando

de la pequeña garganta

con naturales pasajes

las quejas enamoradas,

sale un azor de un almendro,

adonde escondido estaba,

y como eran en los dos

tan desiguales las armas,

tiñó de sangre las flores,

plumas al aire derrama.

Al triste chillido, Tello,

débiles ecos del aura

respondieron, y, no lejos,

lamentando su desgracia,

su esposa, que en un jazmín

El caballero de Olmedo

82

la tragedia viendo estaba.

Yo, midiendo con los sueños

estos avisos del alma,

apenas puedo alentarme;

que con saber que son falsas

todas estas cosas, tengo

tan perdida la esperanza,

que no me aliento a vivir.

TELLO:

Mal a doña Inés le pagas

aquella heroica firmeza

con que atrevida contrasta

los golpes de la fortuna.

Ven a Medina, y no hagas

caso de sueños ni agüeros,

cosas a la fe contrarias.

Lleva el ánimo que sueles,

caballos, lanzas y galas,

mata de envidia los hombres,

mata de amores las damas.

Doña Inés ha de ser tuya

a pesar de cuantos tratan

dividiros a los dos.

ALONSO:

Bien dices. Inés me aguarda;

vamos a Medina alegres.

Las penas anticipadas

dicen que matan dos veces,

y a mí sola Inés me mata,

no como pena, que es gloria.

TELLO:

Tú me verás en la plaza

hincar de rodillas toros

delante de sus ventanas.

El caballero de Olmedo

83

Acto tercero

Suenan atabales y entran con lacayos y rejones don RODRIGO y don

FERNANDO

RODRIGO:

Poca dicha.

FERNANDO:

Malas suertes.

RODRIGO:

¡Qué pesar!

FERNANDO:

¿Qué se ha de hacer?

RODRIGO:

Brazo, ya no puede ser

que en servir a Inés aciertes.

FERNANDO:

Corrido estoy.

RODRIGO:

Yo, turbado.

FERNANDO:

Volvamos a porfïar.

RODRIGO:

Es imposible acertar

un hombre tan desdichado.

Para él de Olmedo, en efeto,

guardó suertes la Fortuna.

El caballero de Olmedo

84

FERNANDO:

No ha errado el hombre ninguna.

RODRIGO:

Que la ha de errar os prometo.

FERNANDO:

Un hombre favorecido,

Rodrigo, todo lo acierta.

RODRIGO:

Abrióle el amor la puerta,

y a mí, Fernando, el olvido.

Fuera de esto, un forastero

luego se lleva los ojos.

FERNANDO:

Vos tenéis justos enojos.

Él es galán caballero,

mas no para escurecer

los hombres que hay en Medina.

RODRIGO:

La patria me desatina;

mucho parece mujer

en que lo propio desprecia,

y de lo ajeno se agrada.

FERNANDO:

De ser de ingrata culpada

son ejemplos Roma y Grecia.

Dentro ruido de pretales y voces

VOZ 1:

¡Brava suerte!

El caballero de Olmedo

85

VOZ 2:

¡Con qué gala

quebró el rejón!

FERNANDO:

¿Qué aguardamos?

Tomemos caballos.

RODRIGO:

Vamos.

VOZ 1:

Nadie en el mundo le iguala.

FERNANDO:

¿Oyes esa voz?

RODRIGO:

No puedo

sufrirlo.

FERNANDO:

Aun no lo encareces.

VOZ 2:

¡Vítor setecientas veces

el caballero de Olmedo!

RODRIGO:

¿Qué suerte quieres que aguarde,

Fernando, con estas voces?

FERNANDO:

Es vulgo, ¿no le conoces?

VOZ 1:

Dios te guarde, Dios te guarde.

El caballero de Olmedo

86

RODRIGO:

¿Qué más dijeran al rey?

Mas bien hacen; digan, rueguen

que hasta el fin sus dichas lleguen.

FERNANDO:

Fue siempre bárbara ley

seguir aplauso vulgar

las novedades.

RODRIGO:

Él viene

a mudar caballo.

FERNANDO:

Hoy tiene

la Fortuna en su lugar.

Sale TELLO con rejón y librea, y don ALONSO

TELLO:

¡Valientes suertes, por Dios!

ALONSO:

Dame, Tello, el alazán.

TELLO:

Todos el lauro nos dan.

ALONSO:

¿A los dos, Tello?

TELLO:

A los dos;

que tú a caballo y yo a pie,

nos habemos igualado.

El caballero de Olmedo

87

ALONSO:

¡Qué bravo, Tello, has andado!

TELLO:

Seis todo desjarreté,

como si sus piernas fueran

rábanos de mi lugar.

FERNANDO:

Volvamos, Rodrigo, a entrar,

que por dicha nos esperan,

aunque os parece que no.

RODRIGO:

A vos, don Fernando, sí;

a mí no, si no es que a mí

me esperan para que yo

haga suertes que me afrenten,

o que algún toro me mate,

o me arrastre o me maltrate

donde con risa lo cuenten.

Vanse los dos

TELLO:

Aquéllos te están mirando.

ALONSO:

Ya los he visto envidiosos

de mis dichas y aun celosos

de mirarme a Inés mirando.

TELLO:

¡Bravos favores te ha hecho

con la risa! Que la risa

es lengua muda que avisa

de lo que pasa en el pecho.

No pasabas vez ninguna

que arrojar no se quería

El caballero de Olmedo

88

del balcón.

ALONSO:

¡Ay, Inés mía!

¡Si quisiese la Fortuna

que a mis padres les llevase

tal prenda de sucesión!

TELLO:

Sí harás, como la ocasión

de este don Rodrigo pase;

porque satisfecho estoy

de que Inés por ti se abrasa.

ALONSO:

Fabia se ha quedado en casa;

mientras una vuelta doy

a la plaza, ve corriendo,

y di que esté prevenida

Inés, porque en mi partida

la pueda hablar; advirtiendo

que se esta noche no fuese

a Olmedo, me han de contar

mis padres por muerto, y dar

ocasión, si no los viese,

a esta pena, no es razón;

tengan buen sueño, que es justo.

TELLO:

Bien dices; duerman con gusto,

pues es forzosa ocasión

de temer y de esperar.

ALONSO:

Yo entro.

TELLO:

Guárdete el cielo.

El caballero de Olmedo

89

Vase don ALONSO

Pues puedo hablar sin recelo

a Fabia, quiero llegar.

Traigo cierto pensamiento

para coger la cadena

a esta vieja, aunque con pena

de su astuto entendimiento.

No supo Circe, Medea,

ni Hécate lo que ella sabe;

tendrá en el alma una llave

que de treinta vueltas sea.

Mas no hay maestra mejor

que decirle que la quiero,

que es el remedio primero

para una mujer mayor;

que con dos razones tiernas

de amores y voluntad,

presumen de mocedad,

y piensan que son eternas.

Acabóse. Llego, llamo.

Fabia... Pero soy un necio;

que sabrá que el oro precio,

y que los años desamo,

porque se lo ha de decir

el de las patas de gallo.

Sale FABIA

FABIA:

¡Jesús, Tello! ¿Aquí te hallo?

¡Qué buen modo de servir

a don Alonso! ¿Qué es esto?

¿Qué ha sucedido?

TELLO:

No alteres

lo venerable, pues eres

causa de venir tan presto;

El caballero de Olmedo

90

que por verte anticipé

de don Alonso un recado.

FABIA:

¿Cómo ha andado?

TELLO:

Bien ha andado,

porque yo le acompañé.

FABIA:

¡Extremado fanfarrón!

TELLO:

Pregúntalo al rey, verás

cuál de los dos hizo más;

que se echaba del balcón

cada vez que yo pasaba.

FABIA:

¡Bravo favor!

TELLO:

Más quisiera

los tuyos.

FABIA:

¡Oh, quién te viera!

TELLO:

Esa hermosura bastaba

para que yo fuera Orlando.

¿Toros de Medina a mí?

¡Vive el cielo! Que les di

reveses, desjarretando,

de tal aire, de tal casta,

en medio de regocijo,

que hubo toro que me dijo,

“Basta, señor Tello, basta.”

El caballero de Olmedo

91

“No basta,” le dije yo,

y eché de un tajo volado

una pierna en un tejado.

FABIA:

¿Y cuántas tejas quebró?

TELLO:

Eso al dueño, que no a mí.

Dile, Fabia, a tu señora,

que ese mozo que la adora

vendrá a despedirse aquí;

que es fuerza volverse a casa,

porque no piensen que es muerto

sus padres. Esto te advierto.

Y porque la fiesta pasa

sin mí, y el rey me ha de echar

menos, que en efeto soy

su toricida, me voy

a dar materia al lugar

de vítores y de aplauso,

si me das algún favor.

FABIA:

¿Yo favor?

TELLO:

Paga mi amor.

FABIA:

¿Que yo tus hazañas cause?

Basta, que no lo sabía.

¿Qué te agrada más?

TELLO:

Tus ojos.

FABIA:

Pues daréte mis antojos.

El caballero de Olmedo

92

TELLO:

Por caballo, Fabia mía,

quedo confirmado ya.

FABIA:

Propio favor de lacayo.

TELLO:

Más castaño soy que bayo.

FABIA:

Mira cómo andas allá,

que esto de ne nos inducas

suelen causar los refrescos;

no te quite los gregüescos

algún mozo de San Lucas;

que será notable risa,

Tello, que donde lo vea

todo el mundo, un toro sea

sumiller de tu camisa.

TELLO:

Lo atacado y el cuidado

volverán por mi decoro.

FABIA:

Para un desgarro de un toro,

¿qué importa estar atacado?

TELLO:

Que no tengo a toros miedo.

FABIA:

Los de Medina hacen riza,

porque tiene ojeriza

con los lacayos de Olmedo.

El caballero de Olmedo

93

TELLO:

Como ésos ha derribado,

Fabia, este brazo español.

FABIA:

Mas, ¿qué? ¿Te ha de dar el sol

adonde nunca te ha dado?

Vanse. Ruido de plaza y grita, y digan dentro

VOZ 1:

¡Cayó don Rodrigo!

ALONSO:

¡Afuera!

VOZ 2:

¡Qué gallardo, qué animoso

don Alonso le socorre!

VOZ 1:

Ya se apea don Alonso.

VOZ 2:

¡Qué valientes cuchilladas!

VOZ 1:

Hizo pedazos el toro.

Salgan los dos; y don ALONSO teniéndole

ALONSO:

Aquí tengo yo caballo;

que los nuestros van furiosos

discurriendo por la plaza.

El caballero de Olmedo

94

Ánimo.

RODRIGO:

Con vos le cobro.

La caída ha sido grande.

ALONSO:

Pues no será bien que al coso

volváis; aquí habrá crïados

que os sirvan, porque yo torno

a la plaza. Perdonadme,

porque cobrar es forzoso

el caballo que dejé.

Vase y sale don FERNANDO

FERNANDO:

¿Qué es esto? ¡Rodrigo y solo!

¿Cómo estáis?

RODRIGO:

Mala caída,

mal suceso, malo todo;

pero más deber la vida

a quien me tiene celoso

y a quien la muerte deseo.

FERNANDO:

¡Que sucediese a los ojos

del rey y que viese Inés

que aquel su galán dichoso

hiciese el toro pedazos

por libraros!

RODRIGO:

Estoy loco.

No hay hombre tan desdichado,

El caballero de Olmedo

95

Fernando, de polo a polo.

¡Qué de afrentas, qué de penas,

qué de agravios, qué de enojos,

qué de injurias, qué de celos,

qué de agüeros, qué de asombros!

Alcé los ojos a ver

a Inés, por ver si piadoso

mostraba el semblante entonces,

que, aunque ingrato, necio adoro;

y veo que no pudiera

mirar Nerón riguroso

desde la torre Tarpeya

de Roma el incendio, como

desde el balcón me miraba;

y que luego, en vergonzoso

clavel de púrpura fina

bañado el jazmín del rostro,

a don Alonso miraba;

y que por los labios rojos

pagaba en perlas el gusto

de ver que a sus pies me potro,

de la Fortuna arrojado

y de la suya envidioso.

Mas, ¡vive Dios!, que la risa,

primero que la de Apolo

alegre el oriente y bañe

el aire de átomos de oro,

se le ha de trocar en llanto,

si hallo al hidaguillo loco

entre Medina y Olmedo.

FERNANDO:

Él sabrá ponerse en cobro.

RODRIGO:

Mal conocéis a los celos.

FERNANDO:

¿Quién sabe que no son monstruos?

El caballero de Olmedo

96

Mas lo que ha de importar mucho

no se ha pensar tan poco.

Vanse. Salen el REY, el CONDESTABLE y criados

REY:

Tarde acabaron las fiestas;

pero ellas han sido tales

que no las he visto iguales.

CONDESTABLE:

Dije a Medina que aprestas

para mañana partir;

mas tiene tanto deseo

de que veas el torneo

con que te quiere servir,

que me ha pedido, señor,

que dos días se detenga

vuestra alteza.

REY:

Cuando venga,

pienso que será mejor.

CONDESTABLE:

Haga este gusto a Medina

vuestra alteza.

REY:

Por vos sea,

aunque el infante desea,

con tanta prisa camina,

estas visitas de Toledo

para el día concertado.

CONDESTABLE:

Galán y bizarro ha estado

El caballero de Olmedo

97

el caballero de Olmedo.

REY:

¡Buenas suertes, condestable!

CONDESTABLE:

No sé en él cuál es mayor,

la ventura o el valor,

aunque es el valor notable.

REY:

Cualquiera cosa hace bien.

CONDESTABLE:

Con razón le favorece

vuestra alteza.

REY:

Él lo merece

y que vos le honréis también.

Vanse. Salen don ALONSO y TELLO, de noche

TELLO:

Mucho habemos esperado,

ya no puedes caminar.

ALONSO:

Deseo, Tello, excusar

a mis padres el cuidado.

A cualquier hora es forzoso

partirme.

TELLO:

Si hablas a Inés,

¿qué importa, señor, que estés

de tus padres cuidadoso?

El caballero de Olmedo

98

Porque os ha de hallar el día

en esas rejas.

ALONSO:

No hará;

que el alma me avisará

como si no fuera mía.

TELLO:

Parece que hablan en ellas,

y que es en la voz Leonor.

ALONSO:

Y lo dice el resplandor

que da el sol a las estrellas.

LEONOR en la reja

LEONOR:

¿Es don Alonso?

ALONSO:

Yo soy.

LEONOR:

Luego mi hermana saldrá,

porque con mi padre está

hablando en las fiestas de hoy.

Tello puede entrar; que quiere

daros un regalo Inés.

Quítase de la reja

ALONSO:

Entra, Tello.

TELLO:

Si después

cerraren y no saliere,

El caballero de Olmedo

99

bien puedes partir sin mí;

que yo te sabré alcanzar.

Ábrese la puerta de casa de don PEDRO, entra TELLO, y vuelve doña

LEONOR a la reja

ALONSO:

¿Cuándo, Leonor, podré entrar

con tal libertad aquí?

LEONOR:

Pienso que ha de ser muy presto,

porque mi padre de suerte

te encarece, que a quererte

tiene el corazón dispuesto.

Y porque se case Inés,

en sabiendo vuestro amor,

sabrá escoger lo mejor,

como estimarlo después.

Sale doña INÉS a la reja

INÉS:

¿Con quién hablas?

LEONOR:

Con Rodrigo.

INÉS:

Mientes, que mi dueño es.

ALONSO:

Que soy esclavo de Inés,

al cielo doy por testigo.

El caballero de Olmedo

100

INÉS:

No sois sino mi señor.

LEONOR:

Ahora bien, quiéroos dejar;

que es necedad estorbar

sin celos quien tiene amor.

Retírase

INÉS:

¿Cómo estáis?

ALONSO:

Como sin vida.

Por vivir os vengo a ver.

INÉS:

Bien había menester

la pena de esta partida

para templar el contento

que hoy he tenido de veros,

ejemplo de caballeros,

y de las damas tormento.

De todas estoy celosa;

que os alabasen quería,

y después me arrepentía,

de perderos temerosa.

¡Qué de varios pareceres!

¡Qué de títulos y nombres

os dio la envidia en los hombres,

y el amor en las mujeres!

Mi padre os ha codiciado

por yerno para Leonor,

y agradecióle mi amor,

aunque celosa, el cuidado;

que habéis de ser para mí

y así se lo dije yo,

aunque con la lengua no,

El caballero de Olmedo

101

pero con el alma sí.

Mas, ¡ay! ¿Cómo estoy contenta

si os partís?

ALONSO:

Mis padres son

la causa.

INÉS:

Tenéis razón;

mas dejadme que lo sienta.

ALONSO:

Yo lo siento, y voy a Olmedo,

dejando el alma en Medina.

No sé cómo parto y quedo.

Amor la ausencia imagina,

los celos, señora, el miedo.

Así parto muerto y vivo,

que vida y muerte recibo.

Mas, ¿qué te puedo decir,

cuando estoy para partir,

puesto ya el pie en el estribo?

Ando, señoras, estos días,

entre tantas asperezas

de imaginaciones mías,

consolado en mis tristezas

y triste en mis alegrías.

Tengo, pensando perderte,

imaginación tan fuerte,

y así en ella vengo y voy,

que me parece que estoy

con las ansias de la muerte.

La envida de mis contrarios

temo tanto, que aunque puedo

poner medios necesarios,

estoy entre amor y miedo

haciendo discursos varios.

Ya para siempre me privo

El caballero de Olmedo

102

de verte, y de suerte vivo,

que mi muerte presumiendo,

parece que estoy diciendo,

“Señora, aquésta te escribo.”

Tener de tu esposo el nombre

amor y favor ha sido;

pero es justo que me asombre,

que amado y favorecido

tenga tal tristeza un hombre.

Parto a morir, y te escribo

mi muerte, si ausente vivo,

porque tengo, Inés, por cierto

que si vuelvo será muerto,

pues partir no puedo vivo.

Bien sé que tristeza es;

pero puede tanto en mí,

que me dice, hermosa Inés;

“Si partes muerto de aquí,

¿cómo volverás después?

Yo parto, y parto a la muerte,

aunque morir no es perderte;

que si el alma no se parte,

¿cómo es posible dejarte,

cuanto más volver a verte?

INÉS:

Pena me has dado y temor

con tus miedos y recelos;

si tus tristezas son celos,

ingrato ha sido tu amor.

Bien entiendo tus razones;

pero tú no has entendido

mi amor.

ALONSO:

Ni tú, que han sido

estas imaginaciones

sólo un ejercicio triste

del alma, que me atormenta,

El caballero de Olmedo

103

no celos; que fuera afrenta

del hombre, Inés, que me diste.

De sueños y fantasías,

si bien falsas ilusiones,

han nacido estas razones,

que no de sospechas mías.

INÉS:

Leonor vuelve.

LEONOR sale a la reja

¿Hay algo?

LEONOR:

Sí...

ALONSO:

¿Es partirme?

A doña INÉS

LEONOR:

Claro está.

Mi padre se acuesta ya,

y me preguntó por ti.

INÉS:

Vete, Alonso, vete. Adiós.

No te quejes, fuerza es.

ALONSO:

¿Cuándo querrá Dios, Inés,

que estemos juntos los dos?

Retíranse doña INÉS [y doña LEONOR]

Aquí se acabó mi vida,

que es lo mismo que partirme.

El caballero de Olmedo

104

Tello no sale, o no puede

acabar de despedirse.

Voyme; que él me alcanzará.

Al entrar don ALONSO, una SOMBRA con una máscara negra y sombrero,

y puesta la mano en el puño de la espada, se le ponga delante

ALONSO:

¿Qué es esto? ¿Quién va? De

oírme

no hace caso. ¿Quién es? Hable.

¡Que un hombre me atemorice

no habiendo temido a tantos!

¿Es don Rodrigo? ¿No dice

quién es?

SOMBRA:

Don Alonso.

ALONSO:

¿Cómo?

SOMBRA:

Don Alonso.

ALONSO:

No es posible.

Mas otro será, que yo

soy don Alonso Manrique.

Si es invención, meta mano.

Volvió la espalda.

Vase la SOMBRA

Seguirle

desatino me parece.

¡Oh, imaginación terrible!

Mi sombra debió de ser,

mas no; que en forma visible

El caballero de Olmedo

105

dijo que era don Alonso.

Todas son cosas que finge

la fuera de la tristeza,

la imaginación de un triste.

¿Qué me quieres, pensamiento,

que con mi sombra me afliges?

Mira que temer sin causa

es de sujetos humildes.

O embustes de Fabia son,

que pretende persuadirme

porque no me vaya a Olmedo,

sabiendo que es imposible.

Siempre dice que me guarde,

y siempre que no camine

de noche, sin más razón

de que la envidia me sigue.

Pero ya no puede ser

que don Rodrigo me envidie,

pues hoy la vida me debe;

que esta deuda no permite

que un caballero tan noble

en ningún tiempo la olvida.

Antes pienso que ha de ser

para que amistad confirme

desde hoy conmigo en Medina;

que la ingratitud no vive

en buena sangre, que siempre

entre villanos reside.

En fin, es la quinta esencia

de cuantas acciones viles

tiene la bajeza humana

pagar mal quien bien recibe.

Vase. Salen don RODRIGO, don FERNANDO, MENDO y LAÍN

RODRIGO:

Hoy tendrán fin mis celos y su vida.

El caballero de Olmedo

106

FERNANDO:

Finalmente, ¿venís determinado?

RODRIGO:

No habrá consejo que su muerte impida,

después que la palabra me han quebrado.

Ya se entendió la devoción fingida,

ya supe que era Tello, su crïado,

quien le enseñaba aquel latín que ha sido

en cartas de romance traducido.

¡Qué honrada dueña recibió en su

casa

don Pedro en Fabia! ¡Oh, mísera doncella!

Disculpo tu inocencia, si te abrasa

fuego infernal de los hechizos de ella.

No sabe, aunque es discreta, lo que pasa

y así el honor de entrambos atropella.

¡Cuántas casas de nobles caballeros

han infamado hechizos y terceros!

Fabia, que puede transponer un monte;

Fabia, que puede detener un río,

y en los negros ministros de Aqueronte

tiene, como en vasallos, señorío;

Fabia, que de este mar, de este horizonte,

al abrasado clima, al norte frío

puede llevar a un hombre por el aire,

le da liciones. ¿Hay mayor donaire?

FERNANDO:

Por la misma razón yo no tratara

de más venganza.

RODRIGO:

¡Vive Dios, Fernando,

que fuera de los dos bajeza clara!

FERNANDO:

No la hay mayor que despreciar amando.

El caballero de Olmedo

107

RODRIGO:

Si vos podéis, yo no.

MENDO:

Señor, repara

en que vienen los ecos avisando

de que a caballo alguna gente viene.

RODRIGO:

Si viene acompañado, miedo tiene.

FERNANDO:

No lo creas, que es mozo temerario.

RODRIGO:

Todo hombre con silencio esté escondido.

Tú, Mendo, el arcabuz, si es necesario,

tendrás detrás de un árbol prevenido.

FERNANDO:

¡Qué inconstante es el bien, qué loco y

vario!

Hoy a vista de un rey salió lucido,

admirado de todos a la plaza,

y, ¡ya tan fiera muerte le amenaza!

Escóndense y salga don ALONSO

ALONSO:

Lo que jamás he tenido,

que es algún recelo o miedo,

llevo caminando a Olmedo.

Pero tristezas han sido.

Del agua el manso rüido

y el ligero movimiento

de estas ramas con el viento,

El caballero de Olmedo

108

mi tristeza aumentan más.

Yo camino, y vuelve atrás

mi confuso pensamiento.

De mis padres el amor

y la obediencia me lleva,

aunque ésta es pequeña prueba

del alma de mi valor.

Conozco que fue rigor

el dejar tan presto a Inés...

¡Qué escuridad! Todo es

horror, hasta que el aurora

en las alfombras de Flora

ponga los dorados pies.

Allí cantan. ¿Quién será?

Mas será algún labrador

que camina a su labor.

Lejos parece que está.

Pero acercándose va.

Pues, ¡cómo! ¡Lleva instrumento,

y no es rústico el acento,

sino sonoro y süave!

¡Qué mal la música sabe,

si está triste el pensamiento!

Canten desde lejos en el vestuario y véngase acercando la voz como que

camina

VOZ:

“Que de noche le mataron

al caballero,

la gala de Medina,

la flor de Olmedo.”

ALONSO:

¡Cielos! ¿Qué estoy escuchando?

Si es que avisos vuestros son,

ya que estoy en la ocasión,

El caballero de Olmedo

109

¿de qué me estás informando?

Volver atrás, ¿cómo puedo?

Invención de Fabia es,

que quiere, a ruego de Inés,

hacer que no vaya a Olmedo.

VOZ:

“Sombras le avisaron

que no saliese,

y le aconsejaron

que no se fuese

el caballero

la gala de Medina,

la flor de Olmedo.”

Sale un LABRADOR

ALONSO:

¡Hola, buen hombre, el que canta!

LABRADOR:

¿Quién me llama?

ALONSO:

Un hombre soy

que va perdido.

LABRADOR:

Ya voy.

ALONSO:

([Agora] todo me espanta.) Aparte

¿Dónde vas?

LABRADOR:

A mi labor.

El caballero de Olmedo

110

ALONSO:

¿Quién esa canción te ha dado,

que tristemente has cantado?

LABRADOR:

Allá en Medina, señor.

ALONSO:

A mí me suelen llamar

el caballero de Olmedo,

y yo estoy vivo.

LABRADOR:

No puedo

deciros de este cantar

más historia ni ocasión,

de que a una Fabia la oí.

Si os importa, ya cumplí

con deciros la canción.

Volved atrás. No paséis

de este arroyo.

ALONSO:

En mi nobleza,

fuera ese temor bajeza.

LABRADOR:

Muy necio valor tenéis.

Volved, volved a Medina.

ALONSO:

Ven tú conmigo.

LABRADOR:

No puedo.

Vase

El caballero de Olmedo

111

ALONSO:

¡Qué de sombras finge el miedo!

¡Qué de engaños imagina!

Oye, escucha. ¿Dónde fue,

que apenas sus pasos siento?

¡Ah, labrador! Oye, aguarda.

“Aguarda,” responde el eco.

¡Muerto yo! Pero es canción

que por algún hombre hicieron

de Olmedo, y los de Medina

en este camino han muerto.

A la mitad dél estoy.

¿Qué han de decir si me vuelvo?

Gente viene... No me pesa;

si allá van, iré con ellos.

Salgan don RODRIGO y don FERNANDO y su gente

RODRIGO:

¿Quién va?

ALONSO:

Un hombre. ¿No me ves?

FERNANDO:

Deténgase.

ALONSO:

Caballeros,

si acaso necesidad

los fuerza a pasos como éstos,

desde aquí a mi casa hay poco;

no habré menester dineros

que de día y en la calle

se los doy a cuantos veo

que me hacen honra en pedirlos.

El caballero de Olmedo

112

RODRIGO:

Quítase las armas luego.

ALONSO:

¿Para qué?

RODRIGO:

Para rendillas.

ALONSO:

¿Saben quién soy?

FERNANDO:

El de Olmedo,

el matador de los toros,

que viene arrogante y necio

a afrentar los de Medina,

el que deshonra a don Pedro

con alcahuetes infames.

ALONSO:

Si fuérades a lo menos

nobles vosotros, allá,

pues tuvistes tanto tiempo,

me hablárades, y no agora,

que solo a mi casa vuelvo.

Allá en las rejas adonde

dejastes la capa huyendo,

fuera bien, y no en cuadrilla

a media noche, soberbios.

Pero confieso, villanos,

que la estimación os debo,

que aun siendo tantos, sois pocos.

Riñan

RODRIGO:

Yo vengo a matar, no vengo

a desafíos; que entonces

El caballero de Olmedo

113

te matara cuerpo a cuerpo.

A MENDO

Tírale.

Disparen dentro

ALONSO:

Traidores sois;

pero sin armas de fuego

no pudiérades matarme.

¡Jesús!

Cae

FERNANDO:

¡Bien lo has hecho, Mendo!

Vanse don RODRIGO, don FERNANDO y su gente

ALONSO:

¡Qué poco crédito di

a los avisos del cielo!

Valor propio me ha engañado,

y muerto envidias y celos.

¡Ay de mí! ¿Qué haré en un campo

tan solo?

Sale TELLO

TELLO:

Pena me dieron

estos hombres que a caballo

van hacia Medina huyendo.

Si a don Alonso habían visto

pregunté; no respondieron.

El caballero de Olmedo

114

¡Mala señal! Voy temblando.

ALONSO:

¡Dios mío, piedad! ¡Yo muero!

Vos sabéis que fue mi amor

dirigido a casamiento.

¡Ay, Inés!

TELLO:

De lastimosas

quejas siento tristes ecos.

Hacia aquella parte suenan.

No está del camino lejos

quien las da. No me ha quedado

sangre. Pienso que el sombrero

puede tenerse en el aire

solo en cualquiera cabello.

¡Ah, hidalgo!

ALONSO:

¿Quién es?

TELLO:

¡Ay, Dios!

¿Por qué dudo lo que veo?

Es mi señor. ¡Don Alonso!

ALONSO:

Seas bien venido, Tello.

TELLO:

¿Cómo, señor, si he tardado?

¿Cómo, si a mirarte llego

hecho una fiera de sangre?

¡Traidores, villanos, perros;

volved, volved a matarme;

pues habéis, infames, muerto

el más noble, el más valiente,

el más galán caballero

El caballero de Olmedo

115

que ciñó espada en Castilla!

ALONSO:

Tello, Tello, ya no es tiempo

más que de tratar del alma.

Ponme en tu caballo presto

y llévame a ver mis padres.

TELLO:

¡Qué buenas nuevas les llevo

de las fiestas de Medina!

¿Qué dirá aquel noble viejo?

¿Qué hará tu madre y tu patria?

¡Venganza, piadosos cielos!

Llévase a don ALONSO. Salen don PEDRO, doña INÉS, doña LEONOR,

y FABIA

INÉS:

¿Tantas mercedes ha hecho?

PEDRO:

Hoy mostró con su real

mano, heroica y liberal,

la grandeza de su pecho.

Medina está agradecida,

y por la que he recibido

a besarla os he traído.

LEONOR:

¿Previene ya su partida?

PEDRO:

Sí, Leonor, por el infante,

que aguarda al rey en Toledo.

En fin, obligado quedo;

que por merced semejante

El caballero de Olmedo

116

más por vosotras lo estoy,

pues ha de ser vuestro aumento.

LEONOR:

Con razón estás contento.

PEDRO:

Alcaide de Burgos soy.

Besad la mano a su alteza.

Aparte a FABIA

INÉS:

(¡Ha de haber ausencia, Fabia!

FABIA:

Más la Fortuna te agravia.

INÉS:

No en vano tanta tristeza

he tenido desde ayer.

FABIA:

Yo pienso que mayor daño

te espera, si no me engaño,

como suele suceder;

que en las cosas por venir

no puede haber cierta ciencia.

INÉS:

¿Qué mayor mal que la ausencia,

pues es mayor que morir?)

PEDRO:

Ya, Inés, ¿qué mayores bienes

pudiera yo desear,

si tú quisieras dejar

el propósito que tienes?

No porque yo le hago fuerza;

El caballero de Olmedo

117

pero quisiera casarte.

INÉS:

Pues tu obediencia no es parte

que mi propósito tuerza.

Me admiro de que no entiendas

la ocasión.

PEDRO:

Yo no la sé.

LEONOR:

Pues yo por ti la diré,

Inés, como no te ofendas.

No la casas a su gusto.

¡Mira qué presto!

PEDRO:

Mi amor

se queja de tu rigor,

porque, a saber tu disgusto,

no la hubiera imaginado.

LEONOR:

Tiene inclinación Inés

a un caballero, después

que el rey de una cruz le ha honrado;

que esto es deseo de honor,

y no poca honestidad.

PEDRO:

Pues si él tiene calidad

y tú le tienes amor,

¿quién ha de haber que replique?

Cásate en buen hora, Inés.

Pero, ¿no sabré quién es?

LEONOR:

Es don Alonso Manrique.

El caballero de Olmedo

118

PEDRO:

Albricias hubiera dado.

¿El de Olmedo?

LEONOR:

Sí, señor.

PEDRO:

Es hombre de gran valor

y desde agora me agrado

de tan discreta elección;

que si el hábito rehusaba,

era porque imaginaba

diferente vocación.

Habla, Inés, no estés ansí.

INÉS:

Señor, Leonor se adelanta;

que la inclinación no es tanta

como ella te ha dicho aquí.

PEDRO:

Yo no quiero examinarte,

sino estar con mucho gusto

de pensamiento tan justo

y de que quieras casarte.

Desde agora es tu marido;

que me tendré por honrado

de un yerno tan estimado,

tan rico y tan bien nacido.

INÉS:

Beso mil veces tus pies.

Loca de contento estoy.

Fabia.

FABIA:

(El parabién te doy, Aparte

El caballero de Olmedo

119

si no es pésame después.)

Salen el REY, el CONDESTABLE y gente, don RODRIGO, y don

FERNANDO

LEONOR:

¡El rey!

PEDRO:

Llegad a besar

su mano.

INÉS:

¡Qué alegre llego!

PEDRO:

Dé vuestra alteza los pies,

por la merced que me ha hecho

del alcaidía de Burgos,

a mí y a mis hijas.

REY:

Tengo

bastante satisfacción

de vuestro valor, don Pedro,

y de que me habéis servido.

PEDRO:

Por lo menos lo deseo.

REY:

¿Sois casadas?

INÉS:

No, señor.

El caballero de Olmedo

120

REY:

¿Vuestro nombre?

INÉS:

Inés.

REY:

¿Y el vuestro?

LEONOR:

Leonor.

CONDESTABLE:

Don Pedro merece

tener dos gallardos yernos,

que están presentes, señor,

y que yo os pido por ellos

los caséis de vuestra mano.

REY:

¿Quién son?

RODRIGO:

Yo, señor, pretendo

con vuestra licencia, a Inés.

FERNANDO:

Y yo a su hermana le ofrezco

la mano y la voluntad.

REY:

En gallardos caballeros

emplearéis vuestras dos hijas,

don Pedro.

PEDRO:

Señor, no puedo

dar a Inés a don Rodrigo,

porque casada la tengo

El caballero de Olmedo

121

con don Alonso Manrique,

el caballero de Olmedo,

a quien hicistes merced

de un hábito.

REY:

Yo os prometo

que la primera encomienda

sea suya.

Aparte los dos

RODRIGO:

(¡Extraño suceso!

FERNANDO:

Ten prudencia.)

REY:

Porque es hombre

de grandes merecimientos.

Dentro

TELLO:

Dejadme entrar.

REY:

¿Quién da voces?

CONDESTABLE:

Con la guarda un escudero

que quiere hablarte.

REY:

Dejadle.

CONDESTABLE:

Viene llorando y pidiendo

El caballero de Olmedo

122

justicia.

REY:

Hacerla es mi oficio.

Eso significa el cetro.

Sale TELLO

TELLO:

Invictísimo don Juan,

que del castellano reino,

a pesar de tanta envidia,

gozas el dichoso imperio;

con un caballero anciano

vine a Medina, pidiendo

justicia de dos traidores;

pero el doloroso exceso

en tus puertas le ha dejado,

si no desmayado, muerto.

Con esto yo, que le sirvo,

rompí con atrevimiento

tus guardas y tus oídos;

oye, pues te puso el cielo

la vara de la justicia

en tu libre entendimiento,

para castigar los malos

y para premiar los buenos;

la noche de aquellas fiestas

que a la Cruz de Mayo hicieron

caballeros de Medina,

para que fuese tan cierto

que donde hay cruz hay pasión,

por dar a sus padres viejos

contento de verle libre

de los toros, menos fieros

que fueron sus enemigos,

partió de Medina a Olmedo,

El caballero de Olmedo

123

don Alonso, mi señor,

aquel ilustre mancebo

que mereció tu alabanza,

que es raro encarecimiento.

Quedéme en Medina yo,

como a mi cargo estuvieron

los jaeces y caballos,

para tener cuenta de ellos.

Ya la destocada noche,

de los dos polos en medio,

daba a la traición espada,

mano al hurto, pies al miedo,

cuando partí de Medina;

y al pasar un arroyuelo,

puente y señal del camino,

veo seis hombres corriendo

hacia Medina, turbados,

y, aunque juntos, descompuestos.

La luna, que salió tarde,

menguado el rostro sangriento,

me dio a conocer los dos;

que tal vez alumbra el cielo

con las hachas de sus luces

el más oscuro silencio,

para que vean los hombres,

de las maldades los dueños,

porque a los ojos divinos

no hubiese humanos secretos.

Paso adelante, ¡ay de mí!,

y envuelto en su sangre veo

a don Alonso expirando.

Aquí, gran señor, no puedo

ni hacer resistencia al llanto,

ni decir el sentimiento.

En el caballo le puse

tan animoso, que creo

que pensaban sus contrarios

que no le dejaban muerto.

A Olmedo llegó con vida

El caballero de Olmedo

124

cuanto fue bastante, ¡ay cielo!,

para oír la bendición

de dos miserables viejos,

que enjugaban las heridas

con lágrimas y con besos.

Cubrió de luto su casa

y su patria, cuyo entierro

será el del fénix, señor;

después de muerto viviendo

en las lenguas de la fama,

a quien conserven respeto

la mudanza de los hombres

y los olvidos del tiempo.

REY:

¡Extraño caso!

INÉS:

¡Ay de mí!

PEDRO:

Guarda lágrimas y extremos,

Inés, para nuestra casa.

...

INES:

Lo que de burlas te dije,

señor, de veras te ruego.

Y a vos, generoso rey,

de esos viles caballeros

os pido justicia.

A TELLO

REY:

Dime,

pues pudiste conocerlos,

¿quién son esos dos traidores?

¿Dónde están? ¡Que vive el cielo,

El caballero de Olmedo

125

de no me partir de aquí

hasta que los deje presos!

TELLO:

Presentes están, señor;

don Rodrigo es el primero,

y don Fernando el segundo.

CONDESTABLE:

El delito es manifiesto,

su turbación lo confiesa.

RODRIGO:

Señor, escucha...

REY:

¡Prendedlos!

Y en un teatro mañana

cortad sus infames cuellos;

fin de la trágica historia

del caballero de Olmedo.

El sabio no dice lo que sabe, y el necio no sabe lo que dice.

Si los hombres han nacido con dos ojos, dos orejas y una sola lengua es porque se debe escuchar y mirar dos veces antes de hablar

Lo que importa verdaderamente en la vida no son los objetivos que nos marcamos, sino los caminos que seguimos para lograrlo.

Hay dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana; de la primera no estoy muy seguro.

Hay dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana; de la primera no estoy muy seguro.

El nacimiento y la muerte no son dos estados distintos, sino dos aspectos del mismo estado

Las personas son como la Luna. Siempre tienen un lado oscuro que no enseñan a nadie.

Las conversaciones son siempre peligrosas si se tiene algo que ocultar

El saber y la razón hablan, la ignorancia y el error gritan.

Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de mofa

Algunas personas son tan falsas que ya no distinguen que lo que piensan es justamente lo contrario de lo que dicen.

Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha.


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
VENMARKTEC-LIBROS